Director del Secretariado Diocesano del Apostolado del Mar

CASIMIRO LÓPEZ LLORENTE,

POR LA GRACIA DE DIOS Y LA SANTA SEDE APOSTÓLICA,

OBISPO DE SEGORBE-CASTELLON

  

Habiendo creado el Secretariado Diocesano del Apostolado del Mar, mediante decreto de 28 de los corrientes; y considerando las cualidades y las circunstancias que concurren en el interesado, en especial su condición de Párroco de San Pedro Apóstol del Grao de Castellón de la Plana; en virtud de facultades que me otorga el derecho universal de la Iglesia, y en especial el Motu propio Stella Maris, de san Juan Pablo II, de 31 de enero de 1997, (XII 2.1); por el presente,

 

NOMBRO

 

al Rvdo. D. Albert Arrufat Prades, como Director del Secretariado Diocesano del Apostolado del Mar con todos los deberes y derechos, facultades y atribuciones, que el derecho universal y particular establece, en especial con las competencias y tareas señaladas en el Decreto de creación de dicho Secretariado, de 28 de julio de 2015.

Deberá tomar posesión y emitir la profesión de fe ante mi o mi delegado.

Esperamos que, asistido por la gracia de Dios, cumpla con celo, diligencia, fidelidad, sabiduría y prudencia las tareas del ministerio que se le encomienda y por el que vincula a la Iglesia Universal y Particular.

Envíese el presente al interesado y publíquese en el Boletín Oficial del Obispado.

Y para que así conste a todos los efectos, firmo y sello el presente en Castellón de la Plana, a veintinueve días del mes de julio, del Año de Gracia del Señor de dos mil quince.

 

 

 

+Casimiro López Llorente

Obispo de Segorbe-Castellón

 

Doy fe,

 

Ángel Cumbicos Ortega

Vicecanciller- Vicesecretario General

Creación del Secretariado Diocesano del Apostolado del Mar

 CASIMIRO LÓPEZ LLORENTE,

POR LA GRACIA DE DIOS Y DE LA SANTA SEDE APOSTÓLICA,

OBISPO DE SEGORBE-CASTELLÓN

Escudo_episcDesde tiempo inmemorial, la Iglesia presta atención a las peculiares necesidades humanas y espirituales de las personas que, por motivos de diversa índole, viven y trabajan en el ambiente marítimo. En la actualidad lo hace a través de la Obra del Apostolado del Mar, integrada en el Consejo pontificio para la pastoral de los emigrantes e itinerantes. Bajo el nombre “Stella Maris”, el Apostolado del Mar está presente en muchas diócesis marítimas de todo el mundo para ofrecer la atención pastoral específica a la gente del mar y para sostener el esfuerzo de los fieles llamados a dar testimonio en ese ambiente con su vida cristiana. El Apostolado del Mar, bajo dicho nombre de “Stella Maris”, es ampliamente conocido por los marinos; ellos saben que allí encontrarán acogida, amistad, ayuda y apoyo desinteresado, sin ningún tipo de discriminación. Sean de donde sean, sean creyentes o no, cristianos o pertenecientes a otra confesión cristiana o religión, los marinos son bienvenidos y a cada uno se le intenta ayudar con la asistencia que necesita.

San Juan Pablo II en su Motu propio Stella Maris, de 31 de enero de 1997, señala que “es derecho y deber del obispo diocesano ofrecer con solícito celo la asistencia pastoral a todos los hombres de mar que, aunque sea durante breve tiempo, residan en el ámbito de su jurisdicción”, a quien corresponde “determinar las formas más aptas de prestar atención pastoral a los hombres de mar” (XII 1, 2.1). Con el fin dar respuesta a las exigencias crecientes, en el territorio de nuestra jurisdicción, de la peculiar asistencia humana, social, religiosa y pastoral que necesitan los hombres que trabajan en la marina mercante, pesquera o de otro tipo, sus familias, el personal de los puertos y todos los que emprenden un viaje por mar, hemos considerado necesario ofrecer el servicio diocesano para el Apostolado del Mar. Por todo ello por el presente

 

DECRETO

  1. La creación del Secretariado Diocesano del Apostolado del Mar en nuestra Diócesis de Segorbe-Castellón, subordinado a la Vicaría Episcopal de Pastoral. Tendrá su sede en la Parroquia de San Pedro Apóstol del Grao de Castellón de la Plana.
  2. El Secretariado Diocesano del Apostolado del Mar es el organismo diocesano para la atención humana, social, espiritual y pastoral de la gente del mar: marinos mercantes, pescadores o marinos de otro tipo, sus familias y trabajadores de los puertos. Tendrá siempre en cuenta los principios, los criterios y las directrices de la Obra del Apostolado del Mar.
  3. La misión del Apostolado del Mar es primordialmente evangelizadora y pastoral. Ello significa que pretende llevar la Buena Nueva del mensaje cristiano a todas las personas del mundo de la mar. La base de este mensaje es el amor de Dios a los hombres y sólo se puede transmitir en la medida que se esté dispuesto a dar amor y se sepa también recibirlo. Para realizar su misión, el Apostolado del Mar se inspira en la parábola del Buen Samaritano, poniendo todo su esfuerzo en ayudar a la gente de mar, en todo lo que como personas necesiten, sea cual sea su religión, creencia o ideología.
  4. El Secretariado estará presidido por un Director, nombrado por el Obispo diocesano, e integrado por voluntarios colaboradores. Si el Director no fuera sacerdote, será nombrado un Capellán del Apostolado del Mar, que formará también parte del Secretariado.
  5. El Director del Secretariado, siempre en comunión con el Obispo diocesano y de común acuerdo con el Vicario Episcopal de Pastoral, representa a la Diócesis y al Apostolado del Mar ante las autoridades y organismos portuarios y marítimos.
  6. Las principales competencias y tareas del Director y del Secretariado son:

a) Conocer la realidad de la gente del mar en el territorio de nuestra diócesis -sus necesidades y dificultades humanas, sociales, espirituales y pastorales-, para prestarles la ayuda que necesiten.

b) Ayudar a la reflexión e iluminación cristiana de la realidad y problemática del mundo del mar y de cuantos trabajan en él y de sus familias.

c) Sensibilizar a la comunidad diocesana y a la sociedad del mundo del mar, y de las necesidades humanas, sociales, espirituales y pastorales de cuantos trabajan en él y de sus familias. Para ello, informará de los diferentes servicios que puede ofrecer para hacer frente a necesidades materiales, pero sobre todo para las necesidades religiosas.

d) Ir al encuentro de los marinos y de los pescadores, visitarlos a bordo de sus embarcaciones, de acuerdo siempre con los organismos y autoridades portuarias y marítimas, y ofrecerles la asistencia humana, social, espiritual y pastoral, que precisen. Si es necesario y posible les ofrecerá las celebraciones litúrgicas que soliciten.

e) Mantener las oportunas relaciones personales e institucionales con las autoridades y organismos portuarios y marítimos con el fin de poder llevar a cabo las tareas del Apostolado del Mar. Cada uno, desde sus competencias, puede ofrecer una gran ayuda a la gente de mar.

f) Coordinar y favorecer el Apostolado del Mar de las parroquias con puertos en el territorio diocesano así como de las parroquias de marineros y pescadores y sus familias.

g) Mantener relación asidua con el Departamento del Apostolado del Mar de la Conferencia Episcopal Española y su Obispo Responsable, y participar en los organismos regionales, nacionales e internacionales del Apostolado del Mar.

 

Pongo bajo la protección solícita y maternal de Nuestra Señora, la Virgen del Carmen, las tareas y desvelos del Secretario Diocesano del Apostolado del Mar y de cuantos trabajen en él.

Publíquese en el Boletín Oficial de nuestro Obispado.

Dado en Castellón de la Plana, a veintiocho días del Año del Señor de dos mil quince.

+Casimiro López Llorente

Obispo de Segorbe-Castellón

Doy fe,

Ángel Cumbicos Ortega

Vicecanciller-Vicesecretario General

Abuelos, tesoro para la familia, la sociedad y la fe

PlumaQueridos diocesanos:

El día 26 de julio, fiesta de San Joaquín y Santa Ana, padres de la Virgen María y abuelos de Jesús, se viene celebrando “El día de los abuelos”. Os invito a tener en este día un recuerdo muy especial para los abuelos; a hacer de este día una fiesta de agradecimiento y de amor sincero hacia nuestros abuelos para que se sientan de nuevo protagonistas en nuestra familia, en nuestra sociedad y en nuestra Iglesia. Debería ser un día para una sincera acción de gracias por su sencillo, heroico y valioso testimonio. El Papa Francisco recuerda en sus alocuciones a los abuelos como custodios de sabiduría, de valores y de bondad; por ello, “un pueblo que no respeta a los abuelos, no tiene futuro, porque no tiene memoria, ha perdido la memoria”. Leer más

Renovación de los miembros del Consejo Diocesano de Pastoral

 CASIMIRO LÓPEZ LLORENTE,

POR LA GRACIA DE DIOS Y DE LA SANTA SEDE APOSTÓLICA,

OBISPO DE SEGORBE-CASTELLÓN

Escudo_episcHabiendo transcurrido el periodo de cinco años para el que fue constituido con fecha 10 de junio de 2010 el Consejo Diocesano de Pastoral, a tenor del art. 6 de los Estatutos del mismo, es necesario proceder a la constitución de un nuevo Consejo. Por todo ello, por el presente

 

DECRETO

que se proceda a la elección del grupo de los ‘miembros elegidos’ del CDP, a tenor de lo establecido en el Artículo 5 § 3 de los Estatutos de dicho Consejo. Y encargo al Sr. Vicario Episcopal de Pastoral que disponga que las personas encargadas en dicho Artículo de presidir los actos electivos procedan a la convocatoria del acto electivo correspondiente.

 

El proceso electivo deberá estar concluido el día 31 de octubre del presente año. Los presidentes de los distintos actos electivos enviarán las actas del mismo así como el nombre, apellidos y la dirección del elegido al Sr. Vicario Episcopal de Pastoral, lo más tarde el 10 de noviembre, quien presentará los elegidos al Obispo Diocesano para su confirmación, en su caso.

Comuníquese a los interesados y publíquese en el Boletín Oficial de nuestro Obispado. Consérvese en el Archivo de la Curia.

En Castellón de la Plana, a veinticinco de julio del Año del Señor de dos mil quince, Solemnidad de Santiago Apóstol, Patrono de España.

 

+Casimiro López Llorente

Obispo de Segorbe-Castellón

Doy fe,

Ángel E. Cumbicos Ortega

Vicecanciller-Vicesecretario General

Descansar en Cristo para volver a la misión

PlumaQueridos diocesanos:

Para todo cristiano, llamado por Jesús a ser su discípulo misionero, el verano es un tiempo muy apropiado para recuperar energías descansando en el Señor. Esto vale para los pastores, pero también para catequistas, profesores y padres cristianos, para todo religioso o seglar implicado en la misión de Jesús sea en la Iglesia o en el mundo.

 

El pasado domingo, el evangelio nos relataba la primera misión de Jesús a los Doce; este domingo nos narra la vuelta de los Doce de aquella primera misión. A su regreso, los apóstoles se reúnen con Jesús para hablar con él “de todo lo que habían hecho y enseñado”.  Los apóstoles le dan cuenta de su misión. Son momentos de confidencias en los que los discípulos comentan al Señor la experien­cia vivida. Así se nos muestra que toda nuestra actividad pastoral y apostólica ha de partir de Jesús y volver continuamente a él. Leer más

Tiempo de vacaciones

PlumaQueridos diocesanos y queridos turistas:

Los meses de verano se asocian normalmente con las vacaciones. Unos parten hacia otras tierras, otros se quedarán aquí y muchos serán los que nos visiten estos días para disfrutar entre nosotros de un merecido descanso.  A todos os deseamos de corazón que este tiempo vacacional os ayude a ver realizadas las esperanzas que habéis depositado en estos días. Es propio de las vacaciones poder realizar otro tipo de actividad, distinta al resto del año. Disponemos de muchas horas libres y podemos elegir qué hacer con el tiempo disponible. Se puede simplemente matar el tiempo o emplearlo bien, dejarlo pasar o aprovecharlo de forma enriquecedora. Leer más

Lourdes, la alegría de la misión

PlumaQueridos diocesanos:

El pasado fin de semana, hemos peregrinado como Iglesia diocesana al Santuario de Lourdes junto con la Hospitalidad diocesana y otros muchos peregrinos. Las palabras “Lourdes, la Alegría de la Misión” han ido marcando estos cuatro intensos días. Este lema propuesto por el Santuario era una fuerte invitación a convertirnos en discípulos misioneros, como nos ha pedido el Papa Francisco en su exhortación apostólica: “La alegría del Evangelio”.

        Como Bernadita hemos ido al encuentro con nuestra Madre, y ella nos ha llevado al encuentro con Aquel que disipa la tristeza, la desconfianza, el cansancio y el derrotismo que tan a menudo impregnan nuestras vidas. Leer más