Sacerdotes evangelizadores con espíritu de misericordia

Dentro de las actividades organizadas por la Vicaría del Clero para los sacerdotes que ejercen su ministerio en la Diócesis, están los retiros mensuales que este curso siguen el programa propuesto por la Conferencia Episcopal: Evangelizadores con espíritu de misericordia. Este lunes el tema de la meditación ha sido salir de uno mismo para ir hacia todas las periferias.

D. José Antonio Morales, encargado en esta ocasión de guiar el encuentro, ha explicado que “hay que perder el miedo a equivocarse. El Papa dice que es necesario cambiar la manera de actuar y ya no se puede esperar: hay que lanzarse”. Los presbíteros se han reunido en el Palacio Episcopal, donde han dedicado un tiempo largo a la oración ante el Santísimo Sacramento expuesto.

Los colegios diocesanos promueven una pedagogía del encuentro

Los cuatro colegios diocesanos celebraron el sábado en Segorbe su segunda jornada de convivencia y formación bajo el lema “Identidad y misión”. El ponente fue el filósofo José Manuel Domínguez, que insistió en la educación como un encuentro que debe enriquecer a docente y alumno, y al ser específicamente cristiana, vivirse con Cristo en el centro. Mons. López Llorente reiteró a los asistentes la confianza de que “el Señor está en nuestra comunidad educativa acompañando y alentando nuestra tarea”.

Domínguez explicó que la capacidad de educar trasciende los conocimientos pedagógicos, por importantes que éstos sean, y que precisa un trabajo interior del propio profesor. En este sentido, expuso que en los modelos educativos más avanzados se valoran mucho las competencias espirituales, para un desarrollo integral de la persona.

Los colegios diocesanos seguirán profundizando en esta perspectiva a nivel interno para llegar a concretarlo en la práctica cotidiana. Para el profesorado de los colegios públicos, la Delegación de Enseñanza ha previsto una sesión formativa-testimonial sobre la misericordia el 26 de enero, y en octubre se celebrará el Jubileo de los profesores en la Diócesis.

Frutos de evangelización con las jóvenes madres del #ProyectoNazareth

El primer domingo del año, D. Luis Oliver, párroco de Benicasim, bautizó a X.E., de año y medio. Su entrada en la Iglesia ha sido uno de los frutos del Proyecto Nazareth, que desde hace tres años ofrece a jóvenes madres solteras y a sus hijos encuentros de ocio, formación y espiritualidad, que se están convirtiendo no solo en un apoyo a estas familias, sino también en un instrumento de evangelización. Dos chicas más se están preparando para recibir este curso la confirmación.

Con la dimensión formativa y de ocio, el Proyecto Nazareth invita a las familias a entrar en una vivencia de la fe concreta y eclesial. Así se convierte en la ocasión para que tengan una experiencia de la misericordia de Dios y que se animen a retomar su vida cristiana junto con sus hijos. Este apostolado está promovido por la Comunidad de las Bienaventuranzas y cuenta con el apoyo de la Delegación de Familia y Vida y el COF Diocesano.

Castellón, Burriana y Vila-real se unen a Segorbe con templos jubilares

Mons. Casimiro López Llorente ha emitido un decreto en el que dispone siete modos de aprovechar las indulgencias vinculadas con el Jubileo de la Misericordia convocado por el Papa Francisco desde el pasado 8 de diciembre. Entre ellos, ha concedido que junto con la Catedral de Segorbe, donde se abrió en la Diócesis la Puerta Santa, también gocen de gracias jubilares templos deCastellón, Burriana y Vila-real. Para coordinar todos los actos de este año, ha nombrado al Vicario de Pastoral, D. Javier Aparici, Delegado Diocesano.

Podrá obtenerse la indulgencia plenaria en la Concatedral de Santa María todos los días del año. En Castellón también tendrán este privilegio el Santuario-Basílica de la Virgen del Lledó los días del Triduo y Fiesta principal de la patrona de la ciudad, y la parroquia de El Salvador todos los primeros viernes de mes, donde se venera la imagen del Cristo de la Misericordia.

Igualmente, la imagen del Cristo de la Misericordia de la parroquia de Santa Isabel de Aragón, en Vila-real, justifica la obtención de indulgencia plenaria los días del Quinario (del 29 de febrero al 4 de marzo) y la Vigilia y Fiesta, el 5 y 6 de marzo. En Burriana, por la Virgen de la Misericordia, patrona de la población, la Basílica de El Salvador también será jubilar del 21 al 30 de mayo y la vigilia y fiesta el 7 y 8 de septiembre.

El decreto también establece que se podrá obtener la indulgencia plenaria donde se celebren los actos de las 24 horas para el Señor y los jubileos particulares, en los monasterios de clausura, los enfermos y ancianos en sus casas, los presos en los centros penitenciarios, por el ejercicio de las obras de misericordia, y en provecho de los difuntos.

La indulgencia plenaria va más allá del perdón de las faltas en el sacramento de la reconciliación, permitiendo curar de las huellas negativas que los pecados dejan en los comportamientos y pensamientos, y liberar de todo residuo, consecuencia del pecado, capacitando para obrar con caridad, crecer en el amor y no recaer.

Llamamiento de Cáritas para el fondo diocesano contra la pobreza

Cáritas Diocesana hace un llamamiento a participar en una campaña conjunta de todas las Cáritas españolas para sostener el Fondo diocesano contra la pobreza. Con el lema “Practica la justicia. Deja tu huella” se pretende practicar, velar y hacer posibles los derechos fundamentales para erradicar la pobreza. La iniciativa estará activa hasta la fiesta de la Candelaria, el dos de febrero.

 

Dentro del espíritu navideño, así como del recién estrenado Jubileo de la Misericordia, Cáritas desea “celebrar y sensibilizar sobre el amor de Dios a los demás, un amor desinteresado, generoso, justo”. Para ello propone en particular a las parroquias divulgar la campaña entre los fieles y organizar colectas extraordinarias. Las dos cuentas destinadas a recoger donativos –que gozan de importantes desgravaciones fiscales- son ES68-2038-6423-02-6000016977 y ES65-3058-7346-48-2720000737

Los Scouts comparten la Luz de la Paz de Belén

2804_dic27_-_Luz_de_la_Paz_princ_p7_Fotor

El viernes la Concatedral de Castellón ha recibido la Luz de la Paz de Belén en una celebración de la Palabra presidida por mons. Casimiro López Llorente y con la participación de las agrupaciones scouts de la Diócesis que la han recogido en Teruel. En los días siguientes, este signo de Jesús Mesías llegará a hospitales, asilos, familias y parroquias, como la de los Santos Evangelistas de Vila-real, que el sábado la multiplicará entre los fieles y los enfermos.

“La luz representa al mismo Jesús que viene a disipar las tinieblas de cada uno de nosotros, de las familias y de la sociedad”, explicaba el Obispo en la ceremonia de acogida. Este acontecimiento es actual, ya que “lo que ocurrió hace 2015 años vuelve a suceder hoy, porque Dios viene a nosotros para hacernos hijos y hermanos entre nosotros”, añadía mons. López Llorente.

El objetivo final es llevarla a todos, y esto se hace compartiendo, acercándose a Dios y respetando la creación, como tres jóvenes scouts representaron. Ese es el espíritu de esta iniciativa que nació en Austria y que desde 1990 extendido una luz encendida en Belén por Europa y todo el mundo. En la Diócesis hay ocho agrupaciones scouts en las que participan 700 jóvenes.

Una multitud de fieles acompaña al Obispo en la apertura de la Puerta Santa

Sacerdotes, religiosas y seglares en representación de fieles de la toda la Diócesis han acompañado a Mons. Casimiro López Llorente en la apertura de la Puerta Santa en la catedral de Segorbe. Queda abierto así el Jubileo en la Diócesis desde este sábado 12. Al final de la celebración, el Obispo ha explicado que, además de la catedral, habrá otras iglesias en momentos puntales para que todos puedan experimentar la Misericordia de Dios.

Mons. López Llorente ha descrito el Jubileo como un año de alegría, de descubrir la profundidad del amor del Padre y de convicción para crecer en el misterio insondable de la Misericordia: “No es un concepto abstracto y frío, sino la manifestación divina en la historia de salvación y su amor como un padre o una madre que se conmueve desde las entrañas por su hijo”.

El Obispo ha mencionado tres dimensiones que ayudan a vivir el Jubileo: Contemplar la misericordia en Cristo y en la Palabra de Dios, experimentarla especialmente por el perdón y la gracia de la indulgencia que sana de la herida del pecado, y vivirla por las obras espirituales y corporales de la misericordia: “Dondequiera que haya un cristiano, cualquiera debería encontrar un oasis de Misericordia”.

El Obispo ha deseado “que cada vez que atravesemos la puerta santa nos sintamos partícipes del Amor de Dios”, y ha invitado a peregrinar a la Iglesia Madre como una experiencia de conversión. Al mismo tiempo, para facilitar que todos los fieles puedan recibir la gracia del Jubileo, habrá lugares santos durante el año coincidiendo con determinadas celebraciones en lugares con una advocación específica de la misericordia, como la basílica del Salvador en Burriana o la parroquia de El Salvador de Castellón donde se venera un Cristo de la Misericordia: “Ahí donde se celebre, ese día será jubilar para que nadie se encuentre privado de la misericordia del Señor”.