El Encuentro de Catequistas refuerza los lazos de comunión y la alegría de la misión

Un  malabarista de reputación internacional que comienza a vivir para Dios en serio gracias a la catequesis de confirmación. Con el sentido testimonio de Paul Ponce y su familia, más de 300 catequistas concluyeron su encuentro diocesano con la alegría de constatar los frutos de su labor. El primero en reconocerlo fue el Obispo, que ya en la eucaristía agradecía su presencia y los animaba a ser educadores de la fe: “Esa es la misión fundamental que la Iglesia pone en vuestra manos”.

El delegado de catequesis, Carlos Asensi, introducía la jornada subrayando la dimensión de encuentro: “Como catequistas, como miembros de la Diócesis de Segorbe-Castellón, y con Jesucristo, que es el encuentro principal”. Mons. Casimiro López Llorente lo ratificaba en su homilía minutos después: “Para ser testigos del Señor, antes que nada nos tenemos que encontrar con Él”.

Leer más

Lecturas y comentario del Lunes VIII del Tiempo Ordinario.

17.02.27 Lunes JC Vizoso1ª LECTURA

Eclesiástico 17, 24-29

A los que se arrepienten Dios les permite volver y consuela a los que han perdido la esperanza, y los hace partícipes de la suerte de los justos.
Retorna al Señor y abandona el pecado, reza ante su rostro y elimina los obstáculos.
Vuélvete al Altísimo y apártate de la injusticia y detesta con toda el alma de abominación.
Reconoce los justos juicios de Dios, permanece en la suerte que te ha asignado y en la oración al Dios altísimo.
En el Abismo, ¿quién alabará al Altísimo como lo hacen los vivos y quienes le dan gracias?
Para el muerto, como quien no existiera, desaparece la alabanza, solo el que está vivo y sano alaba al Señor.
¡Qué grande es la misericordia del Señor, y su perdón para los que retornan a él!

 

Salmo: Sal 31, 1-2. 5. 6. 7
R. Alegraos, justos, y gozad con el Señor.

Dichoso el que está absuelto de su culpa, a quien le han sepultado su pecado;
dichoso el hombre a quien el Señor no le apunta el delito y en cuyo espíritu no hay engaño. R.
Había pecado, lo reconocí, no te encubrí mi delito;
propuse: «Confesaré al Señor mi culpa», y tú perdonaste mi culpa y mi pecado. R.
Por eso, que todo fiel te suplique en el momento de la desgracia:
la crecida de las aguas caudalosas no lo alcanzará. R.
Tú eres mi refugio, me libras del peligro,
me rodeas de cantos de liberación. R.

 

EVANGELIO

Marcos 10, 17-27

En aquel tiempo, cuando salía Jesús al camino, se le acercó uno corriendo, se arrodilló ante él y le preguntó:
«Maestro bueno, ¿qué haré para heredar la vida eterna?». Jesús le contestó:
«¿Por qué me llamas bueno? No hay nadie bueno más que Dios. Ya sabes los mandamientos: no matarás, no cometerás adulterio, no robarás, no darás falso testimonio, no estafarás, honra a tu padre y a tu madre». Él replicó:
«Maestro, todo eso lo he cumplido desde juventud». Jesús se le quedó mirándolo, lo amó y le dijo:
«Una cosa te falta: anda, vende lo que tienes, dáselo a los pobres, así tendrás un tesoro en el cielo, y luego ven y sígueme». A estas palabras, él frunció el ceño y se marchó triste porque era muy rico.
Jesús, mirando alrededor, dijo a sus discípulos:
«¡Qué difícil les será entrar en el reino de Dios a los que tienen riquezas!» Los discípulos quedaron sorprendidos de estas palabras. Pero Jesús añadió:
«Hijos, ¡qué difícil es entrar en el reino de Dios. Más fácil le es a un camello pasar por el ojo de una aguja, que a un rico entrar en el reino de Dios». Ellos se espantaron y comentaban:
«Entonces, ¿quién puede salvarse?». Jesús se les quedó mirando y les dijo:
«Es imposible para los hombres, no para Dios. Dios lo puede todo».

Lecturas y comentario del Domingo VIII del Tiempo Ordinario.

17.02.26 Domingo Yago Gallo1ª LECTURA

Isaías 49, 14-15

Sión decía:
«Me ha abandonado el Señor, mi dueño me ha olvidado».
¿Puede una madre olvidar al niño que amamanta, no tener compasión del hijo de sus entrañas?
Pues, aunque ella se olvidara, yo no te olvidaré.

Salmo: Sal 61, 2-3. 6-7. 8-9ab(R.: 6a)
R. Descansa sólo en Dios, alma mía.

Sólo en Dios descansa mi alma, porque de él viene mi salvación;
sólo él es mi roca y mi salvación; mi alcázar: no vacilará. R.
Descansa sólo en Dios, alma mía, porque él es mi esperanza;
sólo él es mi roca y mi salvación, mi alcázar: no vacilará. R.
De Dios viene mi salvación y mi gloria, él es mi roca firme, Dios es mi refugio. Pueblo suyo, confiad en él,
desahogad ante él vuestro corazón. R.

2ª LECTURA

1ª Corintios 4, 1-5

Hermanos:
Que la gente sólo vea en nosotros servidores de Cristo y administradores de los misterios de Dios. Ahora, o que se busca en los administradores es que sean fieles. Para mí lo de menos es que me pidáis cuentas vosotros o un tribunal humano; ni siquiera yo me pido cuentas. La conciencia, es verdad, no me remuerde; pero tampoco por eso quedo absuelto: mi juez es el Señor. Así, pues, no juzguéis antes de tiempo: dejad que venga el Señor. Él iluminará lo que esconden las tinieblas y pondrá al descubierto los designios del corazón; entonces cada uno recibirá de Dios lo que merece.

EVANGELIO

Mateo 6, 24-34

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
«Nadie puede servir a dos señores. Porque despreciará a uno y querrá al otro; o, al contrario, se dedicará al primero y no hará caso del segundo. No podéis servir a Dios y al dinero.
Por eso os digo: no estéis agobiados por la vida pensando qué vais a comer, ni por el vuestro cuerpo pensando con qué os vais a vestir. ¿No vale más la vida que el alimento, y el cuerpo que el vestido? Mirad a los pájaros del cielo: ni siembran, no siembran ni siegan, ni almacenan y, sin embargo, vuestro Padre celestial los alimenta. ¿No valéis vosotros más que ellos?
¿Quién de vosotros, a fuerza de agobiarse, podrá añadir una hora al tiempo de su vida?
¿Por qué os agobiáis por el vestido? Fijaos cómo crecen los lirios del campo: ni trabajan ni hilan. Y os digo que ni Salomón, en todo su fasto, estaba vestido como uno de ellos. Pues, si a la hierba, que hoy está en el campo y mañana se arroja al horno, Dios la viste así, ¿no hará mucho más por vosotros, gente de poca fe? No andéis agobiados pensando qué vais a comer, o qué vais a beber, o con qué os vais a vestir. Los paganos se afanan por esas cosas. Ya sabe vuestro Padre celestial que tenéis necesidad de todo eso. Buscad sobre todo el reino de Dios y su justicia; y todo esto se os dará por añadidura. Por tanto, no os agobiéis por el mañana, porque el mañana traerá su propio agobio. A cada día le basta su desgracia».

Lecturas y comentario del Sábado VII del Tiempo Ordinario.

17.02.25 Sábado Marc Estela1ª LECTURA

Eclesiástico 17, 1-13

El Señor creó al se humano de la tierra, y a ella lo hará volver de nuevo.
Concedió a los humanos días contados y un tiempo fijo, y les dio autoridad sobre cuanto hay en la tierra. Los revistió de una fuerza como la suya y los hizo a su propia imagen.
Hizo que todo ser viviente los temiese, para que dominaran sobre fieras y aves.
Discernimiento, lengua y ojos, oídos y corazón les dio para pensar.
Los llenó de ciencia y entendimiento, y les enseñó el bien y el mal.
Puso su mirada en sus corazones, para mostrarles la grandeza de sus obras, y les concedió gloriarse por siempre de sus maravillas.
Por eso alabarán su santo nombre, para contar la grandeza de sus obras.
Puso delante de ellos la ciencia, y les dejó en herencia una ley de vida. Estableció con ellos una alianza eterna, y les enseño sus decretos.
Sus ojos vieron la grandeza de su gloria y sus oídos oyeron su voz gloriosa.
Les dijo: «Guardaos de toda iniquidad», y les dio a cada uno preceptos acerca del prójimo. La conducta humana está siempre ante Dios, no puede ocultarse a sus ojos.

Salmo: Sal 102, 13-14. 15-16. 17-18a
R. La misericordia del Señor dura siempre, para los que cumplen sus mandatos.

Como un padre siente ternura por sus hijos, siente el Señor ternura por los que lo temen; porque él conoce
nuestra masa, se acuerda de que somos barro. R.
Los días del hombre duran lo que la hierba, florecen como flor del campo,
que el viento la roza, y ya no existe, su terreno no volverá a verla. R.
Pero la misericordia del Señor dura desde siempre y por siempre, para aquellos que lo temen;
su justicia pasa de hijos a nietos: para los que guardan la alianza. R.

EVANGELIO

Marcos 10, 13-16

En aquel tiempo, le acercaban a Jesús niños para que los tocara, pero los discípulos los regañaban.
Al verlo, Jesús se enfadó y les dijo:
«Dejad que los niños se acerquen a mi: no se lo impidáis; pues de los que son como ellos es el reino de Dios. En verdad os digo que quien no reciba el reino de Dios como un niño, no entrará en él». Y tomándoles en brazos los bendecía imponiéndoles las manos.

El camino cuaresmal

Queridos diocesanos:

Con la imposición de la ceniza el próximo miércoles iniciamos el tiempo cuaresmal. La Cuaresma es un camino que nos lleva a una meta segura: la Pascua de la Resurrección del Señor, a la victoria de Cristo sobre el pecado y de la Vida sobre la muerte. La Palabra de Dios nos invita y exhorta en este tiempo a ponernos en camino hacia la Pascua con una vida convertida, reconciliada y renovada. Este tiempo santo nos ofrece a todos los bautizados la oportunidad de renovar nuestra fe y de avivar nuestro amor a Dios y a los hermanos. La Cuaresma es éste un tiempo de gracia y de salvación: “Ahora es el tiempo favorable, ahora es el día de la Salvación” (2 Cor 6,2). Leer más

Asamblea diocesana de la Hospitalidad de Lourdes en La Vilavella

Como cada año, la Hospitalidad de Lourdes celebra una asamblea diocesana en un lugar distinto. Este año, el acto tuvo lugar el pasado domingo, 19 de febrero, en la parroquia de La Sagrada Familia de La Vilavella, al que acudió nuestro Obispo, don Casimiro López.

La Hospitalidad de Nuestra Señora de Lourdes es una asociación de personas que se ofrecen voluntarias para servir tanto a sanos como enfermos que peregrinan al santuario de Lourdes. Leer más

Convivencia de migraciones en Valdelinares

Como todos los años, el Secretariado de Migraciones de la Diócesis de Segorbe-Castellón ha organizado una convivencia de migraciones en Valdelinares con el fin de encontrarse y conocerse los diferentes grupos y nacionalidades presentes en nuestra diócesis, que tuvo lugar el segundo sábado de febrero.

“Ha sido una buena oportunidad para recompensar, sobre todo los más pequeños que se implicaron en la Jornada Mundial de las Migraciones, así como en la Jornada de la Infancia Misionera“, manifiesta don Juan Crisóstomo Nangagahigo, Delegado diocesano de este secretariado.

Leer más

Lecturas y comentario del Viernes VII del Tiempo Ordinario.

17.02.24 Viernes Álex Díaz1ª LECTURA

Eclesiástico 6, 5-17

Una palabra amable multiplica los amigos, y aleja a los enemigos, y la lengua afable multiplica los saludos.
Sean muchos los que estén en paz contigo, pero tus confidentes, solo uno entre mil. Si haces un amigo, ponlo a prueba, y no tengas prisa en confiarte a él. Porque hay amigos de ocasión, que no resisten en en día de la desgracia.
Hay amigos que se convierten en enemigo y te avergüenzan descubriendo tus litigios.
Hay amigos que comparten tu mesa y no resisten en el día de la desgracia.
Cuando las cosas van bien, es como otro tú, e incluso habla libremente con tus familiares.
Pero si eres humillado, se pone contra ti y se esconde de tu presencia.
Apártate de tus enemigos y sé cauto incluso con tus amigos.
Un amigo fiel es un refugio seguro, y quien lo encuentra ha encontrado un tesoro. Un amigo fiel no tiene precio y su valor es incalculable.
Un amigo fiel es medicina de vida, y los que temen al Señor lo encontrarán.
El que teme al Señor afianza su amistad, porque, según sea él, así será su amigo.

Salmo: Sal 118, 12. 16. 18. 27. 34. 35
R. Guíame, Señor, por la senda de tus mandatos.

Bendito eres, Señor, enséñame tus decretos. R.
Tus decretos son mi delicia, no olvidaré tus palabras. R.
Ábreme los ojos, y contemplaré las maravillas de tu voluntad. R.
Instrúyeme en el camino de tus mandatos, y meditaré tus maravillas. R.
Enséñame a cumplir tu ley y a guardarla de todo corazón. R.
Guíame por la senda de tus mandatos, porque ella es mi gozo. R.

EVANGELIO

Marcos 10, 1-12

En aquel tiempo, Jesús se marchó a Judea y a Transjordania; otra vez se le fue reuniendo gente por el camino, y según su costumbre les enseñaba. Acercándose unos fariseos, le preguntaron para ponerlo a prueba:
«¿Le es lícito al hombre repudiar a su mujer?». Él les replicó:
«¿Qué os ha mandado Moisés?». Contestaron:
«Moisés permitió escribir el acta de divorcio y repudiarla». Jesús les dijo:
«Por la dureza de vuestro corazón dejó escrito Moisés este precepto. Pero al principio de la creación Dios los creó hombre y mujer. Por eso dejará el hombre a su padre y a su madre, se unirá a su mujer, y serán los dos una sola carne. De modo que ya no son dos, sino una sola carne. Pues lo que Dios ha unido, que no lo separe el hombre».
En casa, los discípulos volvieron a preguntarle sobre lo mismo. Él les dijo:
«Si uno repudia a su mujer y se casa con otra, comete adulterio contra la primera. Y si ella repudia a su marido y se casa con otro, comete adulterio».

El malabarista internacional Paul Ponce, invitado en el Encuentro de Catequistas de este sábado

El Encuentro Diocesano de Catequistas del sábado que viene contará con un testimonio excepcional de vida, fe y familia: el del malabarista internacional Paul Ponce. Por eso reproducimos la entrevista publicada en La Hoja del 9 de agosto de 2015.

Una foto: Malabarista, sexta generación de una familia de circenses que no ha pasado más de diez meses en un mismo lugar, vive de noche actuando en casinos y hoteles de todo el mundo o en compañías como el Cirque du Soleil. Otra foto: Joven que dedica un año de su vida a Dios, esposo devoto que durante diez años consagró diariamente a su futura esposa, padre de familia numerosa que cada día procura ir a misa y rezar el rosario. No hemos cambiado de entrevistado; se trata de la misma persona: Paul Ponce, nacido en Argentina – por casualidad – en 1972.

Leer más

Los confirmandos de Sueras crearán un coro juvenil

Los nueve jóvenes que el Obispo confirmó en Sueras el 18 de febrero crearán un coro juvenil parroquial. El párroco, D. José Pla, ha manifestado su alegría por esta continuidad al final del proceso de iniciación cristiana. Los confirmandos han seguido durante más de dos años catequesis con una vinculación decidida con la comunidad católica de La Asunción. De hecho, tres de ellos no viven en la población durante la semana, pero han querido comprometerse con la parroquia del pueblo aportando sus talentos musicales.

 

Por otra parte, este año la comunidad parroquial celebrará el 50 aniversario de la consagración del altar mayor. Debajo está enterrado desde 1983 el sacerdote D. Jose-Vicente Lapica Calduch, que fue párroco de 1903 a 1945 y que sigue siendo muy recordado “por sus frutos conseguidos en la  acción pastoral y por sentir en su propia persona los desvelos y las ilusiones de este pueblo de Sueras”, explica mossèn Pla.