En 2019 la Diócesis concluyó 34 intervenciones de mantenimiento de patrimonio, ahorro energético y apoyo pastoral

Durante el año pasado, 2019, se realizaron 34 obras en diversas parroquias de Segorbe-Castellón que supusieron una inversión total de 1.621.285,63 €. El 71% del presupuesto lo han sumido las propias parroquias y la administración diocesana, lo que muestra el interés del Obispado en mantener y rehabilitar el patrimonio, como ha declarado el ecónomo diocesano, Tico Gómez. Una parte destacable de la inversión se ha destinado a mejorar la eficiencia energética y a instalaciones al servicio de la pastoral.

Campanario de la iglesia de El Toro

Casi la mitad de las intervenciones se realizaron en cubiertas y campanarios. Ángel Albert, arquitecto diocesano, explica la importancia de cuidar los tejados para la perdurabilidad del inmueble: “Como dice el dicho popular, quien no acude a gotera repara la casa entera. En sí no es muy cara la reparación, lo que pasa es que requiere medios auxiliares importantes como los andamiajes”, explica. Durante el 2019 se ha actuado sobre 10 cubiertas.

Respecto a los campanarios, Ángel Albert, especifica que la cuestión en este caso se refiere esencialmente a temas de seguridad: “Si se desprende una piedra o una teja y cae desde gran altura es peligroso. Para evitarlo es necesario un mantenimiento adecuado cada dos años, porque la acumulación de excrementos de animales favorecen el crecimiento de vegetación que acabaría por dañar la estructura”.

Cubierta de la ermita de los Desamparados en la Colonia Segarra de La Vall d’Uixó

 

Junto con las actuaciones de mantenimiento y rehabilitación, también se han invertido 71.111,20 € en eficiencia energética de un pabellón del Mater Dei, e iluminación en la Concatedral de Santa María y el templo parroquial de Torreblanca. “De este modo se colabora al ahorro energético al sustituir sistemas tradicionales por tecnología LED”, argumenta Ángel Albert, que también destaca a mejora de las condiciones para la celebración litúrgica y la participación de los fieles: “Para un técnico de iluminación lo importante son las bóvedas, pero eso responde a una visión museística de los templos. Para nosotros, iluminar una iglesia también pide una sensibilidad litúrgica”.

Participación de entidades públicas

Campanario de la iglesia de Zucaina

Junto con la parte de parroquias y administración diocesana, las entidades públicas han aportado un 23% del presupuesto. Esta colaboración responde a la restauración de patrimonio y al sostenimiento de actividades culturales, como ha sido el caso de las mejoras en el local dels Lluisos de Vila-real, en las que el Ayuntamiento ha participado con 109.000 €. La Diputación de Castellón ha contribuido con 60.000 € en la restauración de Ares del Maestre, y la Consellería con 120.000 € repartidos entre los campanarios de Atzeneta y Zucaina y la ermita de San Roque de Villafranca del Cid. Tico Gómez destaca así mismo el papel de las empresas privadas, que muchas veces participan con materiales y que pueden gozar de beneficios fiscales.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.