Encuentro Diocesano de Catequistas: Servidores del evangelio de la Caridad

El encuentro ha congregado hoy a los catequistas de la diócesis en el Seminario Mater Dei, donde han podido profundizar, junto al Obispo, en el evangelio de la Caridad en la catequesis.

Carlos Asensi, delegado diocesano de Catequesis, ha recordado la importancia del evento, «es muy importante que todos los catequistas que vivimos la fe y la transmitimos a los demás, nos juntemos en un encuentro para sentirnos acompañados y apoyados, y también reforzados por la Eucaristía con la que ha empezado el encuentro». «Si no llegamos al Señor con el corazón, si no nos encontramos con Él, de nada va a valer la catequesis  y esa transmisión» ha añadido.

En la homilía, Casimiro López Llorente ha hecho hincapié en tres palabras: conversión, seguimiento y misión. «Nosotros somos los primeros que estamos llamados a la conversión, que significa volver la mirada y el corazón al Señor para que Él ocupe el centro de nuestra vida, como cristianos, como catequistas y como pastores, lo que comienza con un encuentro personal».

«La conversión ordena nuestra vida, y nos lleva a la reconciliación, en la que Él sana y cura  nuestras heridas para que el seguimiento esté centrado en el Señor, lo que nos ayuda en nuestra tarea y en nuestra misión de llevar y acompañar a otros al encuentro personal con Él», decía.

 

 

 

Tras la Eucaristía, el rector del Seminario Mater Dei, Juan Carlos Vizoso, ha expuesto el tema de reflexión, para lo que ha señalado varias características del catequista con respecto a la caridad, y extraídas del episodio de la revelación de Cristo resucitado a los discípulos de Emaús.

«Hacer descubrir la caridad al catequizando parte de tratarlo y acompañarlo desde la caridad, y es una verdad del corazón humano que difícilmente puede abrazar quien no se siente abrazado, de ahí que las manifestaciones de caridad de Cristo en su catequesis camino de Emaús sean el modelo de un catequista» ha explicado Vizoso.

Las características del catequista que ha nombrado son:

  • Hacerse presente en la tristeza y los límites de los catequizandos.
  • Iluminar la historia, y por ello también las cruces del niño o del joven haciéndolas gloriosas.
  • Ser instrumento para encender el corazón, ya que nuestro entusiasmo es el medio con el que el Espíritu es capaz de reavivar el corazón de los catequizandos. “Reaviva el carisma que hay en ti” pide San Pablo a Timoteo.
  • Y descubrir a Cristo en la Eucaristía y el perdón que sana. A los discípulos se les hace evidente la presencia de Cristo, y eso les lleva al deseo de reconciliación, manifestado en la vuelta urgente a la comunidad/familia de la fe.

Una vez finalizada la charla se ha realizado el trabajo por grupos, cada uno de ellos moderado por alguna de las diferentes realidades presentes en la diócesis, como son, entre otros, el oratorio de niños pequeños, Teen Star, catequesis de postcomunión, catequesis prematrimoniales, catequesis de iniciación cristiana, o el Centro Diocesano de Orientación Familiar, con el objetivo de sacar algunas conclusiones concretas con las que transmitir el amor de Dios.

Este completo programa ha concluido con la puesta en común y con varios testimonios de actividad catequética relacionada con la caridad.

 

“Para que en Él tengan vida”

Queridos diocesanos:

Acabamos de iniciar el tiempo de la Cuaresma, un tiempo de gracia para prepararnos a la celebración gozosa de la Pascua del Señor. El papa Francisco, en su Mensaje para la Cuaresma de este año, nos exhorta a volver continuamente nuestra mirada y nuestro corazón al misterio pascual, a la muerte y resurrección del Señor. Porque la Pascua es un acontecimiento siempre actual por la fuerza del Espíritu Santo. “Este Misterio -dice el Papa- no deja de crecer en nosotros en la medida en que nos dejamos involucrar por su dinamismo espiritual y lo abrazamos, respondiendo de modo libre y generoso”. Así podremos renacer a la vida misma de Dios y crecer en ella.

La muerte y la resurrección del Jesús es fuente de vida. “Yo he venido para que tengan vida y la tengan en abundancia. Yo soy el Buen Pastor. El buen pastor da su vida por sus ovejas”, dice Jesús de sí mismo (Jn 10. 10-11). “Para que tengan vida” es el objetivo de su venida. Es más; Jesús afirma: “Yo soy la resurrección y la vida” (Jn 11,25). Para mostrarlo devolvió a la vida terrena a Lázaro que yacía en el sepulcro. Sus curaciones muestran que Él ejerce su poder en favor de la vida. Donde está Jesús prospera la vida; donde Él no está se extienden las fuerzas del mal y de la muerte. Pero con la expresión “y la tengan en abundancia”, Jesús va más allá: se refiere a la vida que Él, como Hijo de Dios, posee: la vida misma de Dios, la “vida eterna”, la vida plena y feliz, inmortal y gloriosa. Comunicarnos esta vida es el objetivo último de su venida: no viene para que poseamos simplemente la vida de este mundo, que acaba con la muerte corporal, sino para que poseamos ya desde ahora la vida eterna, que no tiene fin. “Esta es la voluntad de mi Padre: que todo el que vea al Hijo y crea en él, tenga vida eterna y yo lo resucite el último día” (Jn 6,40).

Jesús, que muere en la cruz y resucita del sepulcro al tercer día, resucita con toda su humanidad, y así nos involucra, a cada hombre, en su paso de la muerte a la vida. La vida eterna comienza ya aquí; y, como Jesús, hemos de acoger, cuidar y promover la vida y la dignidad de todo ser humano, de los pueblos y de sus culturas, y de toda la creación. Pero sin olvidar que estamos de camino hacia la casa del Padre. En la oración después de la comunión del 2º Domingo de Adviento pedimos a Dios que nos enseñe “a sopesar con sabiduría los bienes de la tierra y amar intensamente los del cielo”.

Las citadas palabras de Jesús fueron comprendidas en todo su alcance por los apóstoles después de la resurrección de Cristo. Constituyen el mensaje central de su predicación como muestra el discurso misionero de Pedro el día de Pentecostés. Pedro proclama a Jesús constituido Señor y Mesías por el Padre. Reconocer a Jesús muerto y resucitado, como Señor y Mesías, lleva a la conversión por la fe en Él y al bautismo en su nombre para la salvación eterna. Este es el contenido del kerigma de los Apóstoles.

“Para que en Él tengan vida”, son las palabras elegidas también para la Jornada de Hispanoamérica que celebramos en España este I Domingo de Cuaresma. En este día oramos para que la fe y vida cristiana de nuestros hermanos de Hispanoamérica se mantenga, se cuide y se fortalezca. Allí se encuentra el mayor número de católicos del mundo. De ellos puede depender en gran parte la evangelización de los lugares en los que todavía Cristo no es conocido. Allí es donde mas misioneros españoles hay: hombres y mujeres, sacerdotes y religiosas, seglares y familias enteras que han partido a esos países para mantener viva la llama de la fe en las personas que allí viven. Son un gran regalo para la Iglesia misionera y para nuestra Iglesia diocesana.

El lema de este año se hace eco de lo que el papa Francisco intenta alentar una y otra vez: el cuidado de la ecología integral, el deseo de promover el respeto a la dignidad de las personas, de los pueblos y de toda la creación. Pero poniendo la mirada en Aquel que puede dar la vida, la vida de verdad, la única que sacia la sed de eternidad que tiene el hombre: Cristo Jesús, nuestro Señor. Es Jesus, que es el Camino, la Verdad y la Vida, el único que puede hacer que la dignidad de cada persona y de la creación entera sean respetadas y estén por encima de intereses económicos, partidistas o ideológicos, que tanto hacen sufrir a los pueblos de Hispanoamérica. Ante ello, Cristo y su Evangelio son la respuesta y la solución. Oremos y trabajemos para que en Cristo, los pueblos de Hispanoamérica, tengan vida y la tengan en abundancia.

Con mi afecto y bendición,

    +Casimiro López Llorente

            Obispo de Segorbe-Castellón

Los órganos de la Arciprestal de San Jaime dialogarán en el I Ciclo de conciertos de Cuaresma

Mañana, sábado 29 de febrero, la iglesia arciprestal de San Jaime de Vila-real, inaugura un nuevo ciclo de conciertos de órgano. Se ha bautizado como Música de Cuaresma, y durante cuatro sábados se ofrecerá la posibilidad de asistir a la interpretación de temas cuaresmales o meditativos con los órganos barroco y romántico, éste último restaurado y bendecido en septiembre del año pasado. El 14 de marzo será una combinación de música y meditaciones para ayudar a vivir este tiempo litúrgico. El evento comienza a las ocho de la tarde.

Leer más

El Obispo se reúne con la subdelegación de Pastoral Universitaria

Casimiro López Llorente se reunió, durante la mañana de ayer, con la subdelegación diocesana de Pastoral Universitaria, encabezada por su responsable, Recaredo Salvador.

La reunión tuvo como objetivo el análisis de la situación actual de esta pastoral en la diócesis, concretamente en la Universitat Jaume I (UJI) y en la Universidad CEU Cardenal Herrera. Aunque también se habló de  los retos que se plantean en la actualidad cultural y del desafío de la relación entre fe y razón.

El centro Mare de Déu del Lledó celebra el Miércoles de Ceniza

El pasado miércoles, alrededor de 30 personas alojadas en el Centro de Acogida Temporal Mare de Déu del Lledó de Castellón acudieron a la imposición de la ceniza.

La celebración fue presidida por el párroco de San Juan, Vicente Paulo,  parroquia a la que pertenece el centro gestionado por Cáritas Diocesana, y contó con el acompañamiento del coro de San Vicente Ferrer.

«El Señor nos vuelve a conceder este año un tiempo propicio para prepararnos a celebrar, con el corazón renovado, el gran misterio de la muerte y resurrección de Jesús, fundamento de la vida cristiana personal y comunitaria», dijo Paulo a los asistentes.

«Estamos invitados a salir al encuentro de los demás, al encuentro de los más solos y abandonados, de los que más necesitan, de los más pobres y olvidados. Aquí está la principal razón de ser de Cáritas», añadió.

 

Nueva conferencia de la delegación de Juventud “¿Qué es lo que tus ojos ven? Dejando los cuentos de hadas”

Hoy a las 20:30h, los salones de la Concatedral de Santa María de Castellón acogerán la quinta conferencia dentro del ciclo de sobre cristianismo y postmodernidad que ha organizado Jóvenes en el Corazón de Cristo por María (JECCxM), con el apoyo de la delegación diocesana de Infancia y Juventud y de la Asociación Católica de Propagandistas.

Bajo el título “¿Qué es lo que tus ojos ven? Dejando los cuentos de hadas”, en esta ocasión será Diego Blanco Albarova, escritor, guionista y productor de televisión, quien hablará sobre los mensajes que esconden las series y películas, así como de la forma en la que estos pueden afectar a nuestra forma de pensar y de vivir.

Según Jesús Grao, miembro de JECCxM, «es bien sabido que desde siempre, el arte, el cine y la televisión, han sido utilizados como transmisores de ideas y valores que se fundamentan en una visión determinada de la vida y del hombre, por ejemplo – continúa – las ideas del bien y del mal, o del bueno y el malo, siempre han estado bien definidas, pero ahora los personajes tradicionalmente malos ya no son tan malos, o directamente son los buenos, y viceversa».

Grao lanza una serie de preguntas para que el consumidor de series y de cine se interrogue, «¿tenemos cuidado con lo que vemos?, ¿sabemos que antropología y que valores transmite la industria audiovisual?, ¿realmente afectan a nuestra forma de ser y de pensar?».

Últimos nombramientos diocesanos

El Excmo. y Rvdmo. Mons. Casimiro López Llorente, Obispo de Segorbe-Castellón, con fecha 12 de febrero de 2020 ha firmado los siguientes nombramientos:

 

D. Daniel Orlando Castro Cortesi, Diácono Permanente, adscrito a la Parroquia Santa María de Castellón de la Plana.

D. Vicente Pascual Cerisuelo García, Diácono Permanente, adscrito a la Parroquia Santa Sofía de Vila-real.

D. Guillem Farré Rodríguez, Diácono Permanente, adscrito a la Parroquia Santo Tomás de Villanueva de Benicàssim.

D. Alejandro Juan Bonet, Diácono Permanente, adscrito a la Parroquia Santo Tomás de Villanueva de Castellón de la Plana y  a la Delegación de Pastoral Familiar y de la Vida.

D. Carlos Ribera Mulet, Diácono Permanente, adscrito a las Parroquias San Bartolomé de  Torreblanca, San Bartolomé de  Villanueva de Alcolea y La Asunción de Nuestra Señora de Benlloch.

D. Francisco Roig Juárez, Diácono Permanente, como adscrito a la Parroquia La Asunción de Nuestra Señora de Benasal y a la Subdelegación Diocesana de Pastoral Penitenciaria y Cáritas Diocesana.

D. Julio Sevilla Ruiz, Diácono Permanente, adscrito a la Parroquia La Sagrada Familia de Castellón de la Plana, a la Capellanía para los Tanatorios de la ciudad de Castellón de la Plana y a la Delegación Diocesana  Pastoral de la Salud.

D. Manuel Zarzo Castelló, Diácono Permanente, adscrito a la Parroquia Nuestra Señora del Carmen del Puerto de Burriana y a la Subdelegación de Pastoral Universitaria.

El Encuentro de Catequistas dejará un elenco de medidas para transmitir el amor de Dios

La Jornada Diocesana de Catequesis convoca el sábado que viene, 29 de febrero, al millar de hombres y mujeres que en las parroquias tienen encomendada la función de acompañar el proceso de iniciación cristiana de niños, jóvenes y cada vez más adultos. El encuentro, que se realizará en el Seminario Mater Dei,  dejará en esta edición un elenco de propuestas para transmitir la experiencia de la caridad. El lema del evento es “Catequistas, servidores del Evangelio de la Caridad”.

Programa de la jornada

El programa comenzará con la Eucaristía a las diez de la mañana, presidida por el Obispo diocesano. A continuación D. Casimiro López Llorente presentará la jornada y el rector del Seminario Mater Dei, Juan Carlos Vizoso, expondrá el tema de reflexión. A partir de las 12:30h será el trabajo en grupo que se concluirá con la puesta en común, testimonios de actividad catequética relacionada con la caridad e informaciones varias.

Imposición de la ceniza a los alumnos del IES Cueva Santa y de los colegios diocesanos de Segorbe

Esta mañana, la catedral de Segorbe ha acogido la celebración de la Misa con la imposición de la ceniza, presidida por el Obispo, y a la que han asistido los alumnos de los colegios diocesanos del Seminario y de La Milagrosa, así como el IES Cueva Santa, además de numerosos fieles.

En la homilía, Casimiro López Llorente ha hecho hincapié en «cinco palabras sobre las que profundizar en este tiempo en el que caminamos al encuentro con el Señor: Cuaresma, conversión, oración, ayuno y limosna».

CUARESMA

De la Cuaresma, decía, se trata de «un tiempo de cuarenta días que nos lleva a la Pascua del Señor», explicando el significado de su duración, «durante cuarenta años, el pueblo de Israel peregrinó por el desierto hacia la tierra prometida […] eran esclavos y fueron liberados por Dios», pero también «fueron cuarenta días los que Jesús, previos a su misión pública, se retiró al desierto, ayunando, y fue tentado por el diablo para que no acogiese la voluntad de Dios».

CONVERSIÓN

El Obispo ha hablado de la importancia de aprovechar este tiempo para la conversión, «para volver nuestra mirada y nuestro corazón a Dios y a los hermanos», recordado la importancia de escuchar la Palabra, «hemos de volver a Dios para que Él  ocupe el centro de nuestra vida».

ORACIÓN

«Difícilmente podemos volver nuestra mirada a Dios si no lo escuchamos, si no oramos, porque Él nos habla cuando proclamamos la Sagrada Escritura», les decía tras proponerles la lectura diaria de un fragmento de la Biblia junto a sus padres.

AYUNO

También les ha recordado la importancia de hacer ayuno, especialmente en la jornada de hoy y el Viernes Santo, «hay que ayunar, porque no todo se reduce a comer y a tener, hay cosas más importantes», citando las palabras que Jesucristo le dice al diablo tras ser tentado: “No sólo de pan vive el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios’” (Mt. 4, 4). Igualmente, les ha propuesto realizar ayuno de móvil y de televisión.

LIMOSNA

Con la limosna, «podemos ayudar a aquellos que lo necesitan, a una persona que necesita para comer, o que está enferma, a una persona que está sola, o que sufre, y esta será la prueba de que en el centro de nuestra vida hemos puesto a Dios», citando el capítulo 25 del  Evangelio de Mateo: “cuanto hicisteis a unos de estos hermanos míos más pequeños, a mí me lo hicisteis”.

El equipo diocesano de la Frater presenta su programación al Obispo

El equipo diocesano de la Fraternidad de Cristiana de personas con Discapacidad (Frater) ha presentado al Obispo su programación de este año. El objetivo general lo han tomado del diocesano: “Vivir el mandamiento del amor y el compromiso por la justicia como servicio a los más necesitados y como testimonio de fe”. D. Casimiro López Llorente les ha animado a seguir en su misión como movimiento especializado.

Leer más