La diversidad de movimientos y realidades seglares de la Diócesis celebran juntos la Vigilia de Pentecostés

Durante la homilía de la Misa de Vigilia de Pentecostés, el sábado 30 de mayo, D. Casimiro López Llorente ha confesado que al inicio del acto se había emocionado al ver el Pueblo de Dios reunido– respetando los espacios de prudencia entre asistentes –  en la Concatedral de Santa María, en Castellón. Francisco Pérez, delegado diocesano de apostolado seglar, reconocía que había experimentado lo mismo. Y añadía que estaba muy satisfecho por la diversidad de movimientos y realidades eclesiales que han participado: veinticuatro. El Obispo ha destacado la vida, la verdad y la unidad como características del Espíritu Santo.

Leer más

“Ante la pandemia la gente se hace preguntas trascendentes, y la religión ayuda a dar sentido”

Mauro Soliva, Delegado Diocesano de Enseñanza

A partir del 8 de junio se abren los plazos de inscripción de los alumnos para el próximo curso. Comienza Infantil y Primaria, y a partir del 17 será el turno de Secundaria y Bachillerato. Es el momento, como cada año, de volver a escoger una educación integral para los niños y jóvenes, y ésta incluye la asignatura de Religión Católica. Es un recurso al alcance de los padres para dar herramientas a sus hijos para que sean felices.

Nueva campaña de inscripción a la clase de religión. ¿Qué aporta a los hijos la asignatura de religión católica?

– Completa la formación integral de los niños y jóvenes ayudándoles a desarrollar y madurar la dimensión espiritual que tiene toda persona, la relación con la dimensión trascendente y a plantearse las grandes preguntas que todos nos hacemos. Lo hemos visto en esta pandemia del Covid-19: la gente vuelve a plantear preguntas trascedentes, y la asignatura de religión ayuda a dar sentido a la propia vida y a descubrir que nuestra existencia está llamada a una vocación concreta que cada uno descubrirá; no somos individuos aislados, sino un regalo de Dios llamados a ser regalo para los demás. Así llegaremos a ser felices.

Leer más

Llenos de Espíritu Santo, en salida a la misión

Queridos diocesanos:

Poco antes de su Ascensión, Jesús promete a sus discípulos el don del Espíritu Santo para ser sus testigos hasta el confín de la tierra (cf. Hech 1, 8); y su última palabra fue: “Id, pues, y haced discípulos a todos los pueblos, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo; enseñándoles a guardar todo lo que yo he enseñado” (Mt 28, 19-20). Estas frases contienen una promesa, un mandato y una misión. La promesa de Jesús es el envío del Espíritu Santo; su mandato, id y salid; y su misión, hacer discípulos suyos.

Sin el Espíritu Santo es imposible cumplir el mandato y llevar a cabo la misión. Ya en la Última Cena, Jesús había prometido a sus Apóstoles que les enviaría el don del Padre: el Espíritu Santo (cf. Jn 15, 26). Esta promesa la cumplió el día de Pentecostés, cuando el Espíritu descendió sobre los discípulos en el Cenáculo. Aquel día “se llenaron todos de Espíritu Santo” (Hch 2, 4). Esa efusión, si bien extraordinaria, no fue única y limitada a ese momento. El Espíritu sopla cuando y donde quiere. Pero cada año, en la Solemnidad de Pentecostés, actualizamos la efusión del Espíritu Santo sobre la comunidad de los discípulos de Jesús de hoy. Cristo glorificado a la derecha del Padre sigue cumpliendo su promesa y enviando el Espíritu vivificante; el Espíritu sigue derramándose sobre las personas, las comunidades y sobre toda la Iglesia.

Para salir a la misión, hemos de abrir nuestros corazones a una nueva efusión del Espíritu Santo, que nos enseña, renueva, fortalece y alienta a salir a la misión. El Espíritu Santo es el alma de la Iglesia en su vida y en su misión. Él es el Maestro interior, que nos enseña a escuchar la voz del Resucitado, a seguirlo y a ser sus discípulos misioneros; Él es la memoria viviente de Jesús en la Iglesia, que recuerda y actualiza todo lo que Él dijo e hizo. El Espíritu Santo nos guía “hasta la verdad plena” (Jn 16, 13) y nos introduce en la verdad y en la belleza del evento de la salvación, la muerte y la resurrección de Jesús, como la expresión suprema del amor de Dios. Y esta realidad se convierte en Buena Noticia que se debe anunciar a todos.

El Espíritu Santo es el aliento que nos empuja a recorrer el camino del seguimiento y del anuncio de Jesús. Cuanto más generosa es nuestra respuesta, en mayor medida las palabras de Jesús se hacen vida en nosotros en actitudes, opciones, gestos y testimonio. El Espíritu Santo nos ayuda a estar con Dios en la oración, en la que Él ora en nosotros; y nos lleva a hablar con los hombres, haciéndonos ‘canales’ humildes y dóciles de la Palabra de Dios. Llenos del Espíritu de amor, podemos ser signos e instrumentos de Dios que ama, sirve y dona la vida.

El Espíritu Santo cambia nuestros corazones. Los Apóstoles son transformados por el Espíritu y salen a las calles de Jerusalén a proclamar el Kerigma. Pierden el miedo y salen a anunciar a Jesús muerto y resucitado hasta los confines del mundo. El Espíritu Santo libera nuestros corazones bloqueados; vence nuestra resistencia y mediocridad; agranda los corazones y anima a dejar la comodidad; despereza en la tibieza y mantiene joven el corazón. De este modo, el Espíritu Santo hace que renazca la alegría en la misión. “Ven, Espíritu Santo, riega nuestra tierra en sequía, sana nuestro corazón enfermo, lava nuestras manchas e infunde calor de vida en nuestro hielo”.

Jesús nos dice hoy de nuevo: “Id y haced discípulos a todos los pueblos”. Su mandato no es facultativo. La Iglesia fue convocada para ser enviada, nació “en salida” y existe para evangelizar. El mandato de Jesús tiene una finalidad bien precisa: Hacer discípulos del Señor mediante el anuncio, el bautismo y una vida conforme a lo que Jesús ha enseñado y mandado. La Iglesia somos todos los bautizados: el obispo, los sacerdotes, los diáconos, los religiosos, sí, pero también los laicos. En Pentecostés recordamos de modo especial la llamada de todos los laicos a la misión. Todos, también y especialmente los laicos, estamos invitados a comprender mejor que Dios nos ha dado la gran dignidad y la responsabilidad de anunciar a Cristo al mundo y de hacerlo accesible a la humanidad. Este es el honor más grande para cada uno de los bautizados.

“Sabed que yo estoy con vosotros todos los días, hasta el final de los tiempos” (Mt, 28, 21). Solos, sin Jesús y sin el Espíritu Santo, no podemos hacer nada. Para la misión no bastan nuestras fuerzas, recursos y estructuras. Sin la presencia del Señor y la fuerza de su Espíritu, nuestro trabajo resulta ineficaz. Su presencia es fortaleza ante la persecución, consuelo en la tribulación y aliento en el cansancio de la misión.

Con mi afecto y bendición,

+Casimiro López Llorente

Obispo de Segorbe-Castellón

La Misa Vigilia de Pentecostés se podrá seguir por los canales diocesanos de Facebook y Youtube

La Concatedral de Santa María acogerá mañana, sábado 30 de mayo a las 20h, la Misa de Vigilia de Pentecostés presidida por el Obispo, D. Casimiro López Llorente. Por respeto a las medidas sanitarias que restringen el aforo, la Delegación de Apostolado Seglar ha dirigido una invitación solo a los presidentes y dos acompañantes de las diversos movimientos y realidades diocesanas. Sin embargo todos los fieles podrán seguir la celebración a través de las redes sociales del Obispado.

Leer más

La recomendación de Cáritas Diocesana: no abrir los roperos hasta que la situación lo permita

A través de una carta destinada a todos los equipos en la diócesis, Cáritas Diocesana de Segorbe-Castellón ha recomendado no abrir los roperos, servicio que «debe quedar en suspenso hasta que la situación lo permita».

Así mismo, se informa que para poder cubrir las necesidades de ropa están abiertas las tiendas Koopera Store en Castellón. También, la Fundació Tots Units «puede preparar pequeños pack de ropa» higienizada, para lo que es necesario conocer el tipo de ropa y la talla que se necesita.

En relación a la recogida de ropa, «se han empezado a desprecintar los contenedores, y en breve estarán disponibles en toda la Diócesis». En el caso de recibir ropa, en la carta se aconseja depositarla en los contenedores, o almacenarla y avisar a Reciplana para su recogida.

El Delegado Episcopal en Cáritas Diocesana, Sergio Mendoza, aprovecha para agradecer «todo el trabajo que estáis realizando desde vuestros equipos en favor de los preferidos de Jesús».

El Obispo presidirá, el próximo 27 de junio, un funeral por los difuntos de la pandemia en la Concatedral de Santa María de Castellón

Como ya se había anunciado desde hace semanas, D. Casimiro López Llorente tenía la intención de celebrar una Misa funeral por los difuntos de la pandemia del coronavirus en la Diócesis. Con las condiciones sanitarias que ya hacen posible un acto como este, se ha fijado la fecha: será el sábado 27 de junio a las 11h en la Concatedral de Santa María, en Castellón. Paralelamente, Segorbe-Castellón secundará la iniciativa de la Comisión Ejecutiva de la Conferencia Episcopal Española (CEE) de organizar una Jornada por los afectados de la pandemia.

Leer más

El Consejo Diocesano de Juventud agradece en un vídeo la labor de la Iglesia ante el coronavirus

Varios miembros del Consejo Diocesano de Juventud de la diócesis de Segorbe-Castellón han elaborado un vídeo en el que agradecen la labor de la Iglesia durante esta pandemia del coronavirus.

Han querido agradecer la labor de los religiosos y religiosas, por su trabajo y oración; de los sacerdotes, por ponerse al servicio de los feligreses; de los obispos, por su fortaleza; de todos los voluntarios que están ayudando en las parroquias; así como de los catequistas, por mantener el contacto con los niños y jóvenes.

El delegado de Juventud, José Miguel Sala, agradece en el vídeo el trabajo de tantos voluntarios que ayudan en las Cáritas, atendiendo a las familias más vulnerables de nuestra sociedad. El subdelegado, Manuel Díaz, pone de relieve la tarea que están desarrollando los capellanes de hospital, atendiendo a los enfermos y a sus familiares.

Los jóvenes pertenecen a varios grupos y movimientos, como TeenStar, Jóvenes en el Corazón de Cristo por María, Hakuna, Scouts de Europa, Movimiento Scout Católico, Equipos de Nuestra Señora, Cursillos de Cristiandad y Opus Dei.

El vídeo concluye con la oración del Papa Francisco ante el coronavirus:

Oh María, tú resplandeces siempre en nuestro camino
como signo de salvación y de esperanza.

Confiamos en ti, Salud de los enfermos, que junto a la cruz te asociaste al dolor de Jesús, manteniendo firme tu fe.

Tú, salvación del pueblo romano, sabes lo que necesitamos y estamos seguros de que proveerás para que, como en Caná de Galilea, pueda volver la alegría y la fiesta después de este momento de prueba.

Ayúdanos, Madre del Divino Amor, a conformarnos a la voluntad del Padre y hacer lo que nos diga Jesús, que ha tomado sobre sí nuestros sufrimientos y se ha cargado con nuestros dolores para llevarnos, a través de la cruz, a la alegría de la resurrección. Amén.

Bajo tu amparo nos acogemos, santa Madre de Dios; no deseches las oraciones que te dirigimos en nuestras necesidades, antes bien, líbranos de todo peligro,

 ¡oh Virgen gloriosa y bendita!

 ¡Amén!

Mari Carmen Alfonso, Hermana de la Consolación en Eslovaquia: “Descubrí que la única razón de mi existencia era vivir por Dios  y para Dios”

Mari Carmen Alfonso pertenece a la Congregación de Hermanas de Ntra. Sra. de la Consolación, es de Onda, aunque lleva casi 10 años en la ciudad eslovaca de Žilina, en el norte del país.

¿Cómo conociste a las Hermanas de la Consolación?, ¿Por qué elegiste el carisma de Consolar?

Conozco a las hermanas desde muy pequeña, ya que estudié en nuestro colegio, y allí María Rosa Molas se convirtió en alguien muy cercano para mí, en alguien que alentaba y empujaba mi vida a ser mejor y a amar más. Fui a los grupos del COM (etapa juvenil), me comprometí como monitora, y poco a poco el Carisma de la Consolación se convirtió en un estilo de vida, un ideal y una necesidad urgente que veía y experimentaba, tanto en mí como en los otros. Sencillamente… era el mío.

¿Hermana de la Consolación?, ¿Por qué una decisión así?

En la universidad estudié Trabajo Social, y allí pude acercarme más a la pobreza y al sufrimiento de la gente, tuve momentos de crisis en los que las respuestas eran pocas, y solo las pude encontrar en Dios. Después de una Pascua, el sentido de mi vida cambió, y poco apoco fui profundizando en este nuevo mirar y vivir desde una esperanza y confianza en Dios y en el hombre.

Tras la Jornada Mundial de la Juventud de Roma comprendí en mi interior que en mi vida faltaba algo, me sentía tan llena de Dios y de los otros (familia, amigos…), que no podía más que darlo todo para que otros también puedan conocer lo que yo había descubierto. Y aunque me costó bastante dar el paso descubrí que la única razón de mi existencia era vivir por Dios  y para Dios.

¿Qué significa para ti ser hermana de la Consolación?, ¿Cómo vives tu vocación hoy?

Actualmente estoy en Eslovaquia, llevo casi 10 años aquí, acercándome a la realidad de la gente de la calle y con la misión de Consolar a esta gente, lo que no es nada fácil. Todo lo que he vivido hasta ahora hace descalzarme para escuchar el grito de los que, por circunstancias de la vida y malas elecciones, se encuentran en las encrucijadas del abandono, de la soledad, de la dependencia, de la falta de esperanza, de la pérdida de un horizonte mejor.

Para mí, ser hermana hoy  es caminar y acercar al Dios del Consuelo a estas realidades concretas, porque sólo Él es el que da sentido, y llena de esperanza y caridad nuestros gestos y palabras.

¿Qué les dirías hoy a los jóvenes?

 

Que tengan grandes ideales, que no se cansen de luchar por un mundo mejor, que no se cansen de soñar y que confíen en ese Dios de la Consolación que nos ayuda, nos alienta, y nos enseña a mirar, a entender, a acoger y a amar como Él…, porque  siguiéndole a Él somos la mejor versión de nosotros mismos.

 

 

 

 

Los delegados diocesanos en el Congreso de Apostolado Seglar comparten su experiencia

Los delegados diocesanos que participaron en el Congreso Nacional del Apostolado Seglar se sienten responsables de transmitir al resto de la Diócesis lo que fue este evento excepcional en la Iglesia Española. Al regresar de Madrid, en febrero, el delegado de Apostolado Seglar, Francisco Pérez, junto con el vicario de Pastoral, Miguel Abril, preveían un encuentro diocesano para Pentecostés, que es cuando se celebra la Jornada del Apostolado Seglar. La situación provocada por la pandemia ha obligado a cambiar los planes, pero no se resignan.

Leer más