Comienza el Mes Misionero Extraordinario para estimular la evangelización

El Mes Misionero Extraordinario (MME), convocado por el Papa Francisco en el centenario de la Maximum Illud, se ha inaugurado en la Diócesis el primer día de octubre en el monasterio del Sagrado Corazón de las carmelitas de Las Alquerías del Niño Perdido. La elección del lugar no es baladí. En los años ochenta fue un equipo de esta comunidad contemplativa el que fundó la orden del Carmelo en Burkina Faso, fruto de la relación entre el obispo José Pont y Gol con el titular de Safané, mons Lesourd.

El acto de apertura ha consistido en el rezo solemne de vísperas, presididas por el Vicario de Pastoral, Miguel Abril, delegado por Mons. López Llorente. En la homilía ha afirmado que “la misión ad gentes nos estimula en la evangelización”. Miguel Abril asegura que es un reto que excede a nuestras fuerzas, y por ello “debemos venir ante el Señor para que Él nos impulse a ser testigos alegres y convincentes”. Citando la carta del Obispo dedicada al Mes Misionero, ha recordado que “hay mucho publicado, pero sobre todo es necesario llenarse más el corazón del amor de Cristo que quiere comunicarse”.

La apertura del MME ha tenido por escenario en varias diócesis un convento de carmelitas. Salvador Prades, delegado de misiones, justifica la elección porque, a pesar de ser religiosas contemplativas de clausura, están muy vinculadas con la misión: la patrona de las misiones, junto con San francisco Javier, es la carmelita Santa Teresa del Niño Jesús y la Santa Faz, cuya fiesta es el 1 de octubre.

La madre María Rosa de la Eucaristía, superiora del Carmelo de Las Alquerías, explica que la misión siempre ha estado muy vinculada con su carisma: “La Santa Madre decía a las hermanas que daría 1.000 vidas por salvar un alma”. En la actual comunidad, compuesta por 13 religiosas, vive la hermana Blandine de la Santa Faz, maliniense que ingresó en la orden de Santa Teresa en Safané: “Para nosotras es una prolongación de aquella obra misionera”, afirma la madre María Rosa.

Objetivos y actividades

El objetivo del MME es dar un nuevo impulso al compromiso misionero de anunciar el Evangelio en todo el mundo. El deseo del delegado diocesano es que ayude a “revitalizar la consciencia misionera de nuestras comunidades parroquiales, religiosas y educativas. También difundir el conocimiento de las distintas realidades misioneras de nuestra Diócesis, compartir experiencias, carismas, y la vida de los misioneros tanto sacerdotes, como religiosas y religiosas, y seglares”.

La delegación diocesana de Misiones ha organizado con motivo del MME una exposición itinerante que se inaugurará el viernes 4 de octubre  a las 19h en la Concatedral de Santa María. La muestra proseguirá durante el mes de noviembre en el museo catedralicio de Segorbe. El 12 de octubre, Domingo de las Misiones (DOMUND), Mons. Casimiro López Llorente presidirá la eucaristía en la Concatedral de Santa María de Castellón a las 12h.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.