Los arciprestes evalúan el curso y reflexionan sobre los pueblos pequeños

Los arciprestes de la Diócesis mantuvieron ayer, martes 4, una reunión de fin de curso presidida por el Obispo, Mons. Casimiro López Llorente. El primer punto del día era la  valoración-revisión del curso pastoral en las demarcaciones correspondientes y las parroquias que las componen. En un segundo momento, los asistentes hicieron sus aportaciones desde su experiencia pastoral concreta sobre la atención a los pueblos pequeños.

El arciprestazgo es la unión estable de varias parroquias cercanas entre sí para alentar y coordinar la acción pastoral común en el territorio. En Segorbe-Castellón hay 14. El arcipreste es un sacerdote, puesto por el Obispo diocesano al frente del arciprestazgo para colaborar más estrechamente con él y con los organismos diocesanos.

Promover, coordinar y moderar

Su cometido es promover, coordinar y moderar la actividad pastoral común en la demarcación del mismo, así como de preocuparse por los sacerdotes y procurar que la vida de las parroquias que lo integran vaya de acuerdo con la pastoral diocesana, de modo que la acción pastoral de la Diócesis crezca en comunión, unidad y eficacia. El cargo es por cinco años y el arcipreste es elegido por los sacerdotes de la demarcación y nombrado por el obispo.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.