Se clausura el Albergue Provisional Castalia, abierto durante el confinamiento

Con la finalización del estado de alarma, el domingo 21 de junio de 2020 se procedió al cierre del albergue provisional Castalia. Las personas que aún residían en estas instalaciones se han re-ubicado en otros recursos sociales, sobre todo de la propia Cáritas Diocesana: Centro Mare de Déu de Lledó y las viviendas residenciales de Cáritas.

El albergue provisional Castalia se puso en marcha por iniciativa del Ayuntamiento de Castellón y Cáritas Diocesana con la finalidad de que ninguna persona en situación de sin hogar quedara sin un lugar dónde pasar el confinamiento impuesto por las restricciones sanitarias del Covid-19.

Como testimonio de los momentos vividos en el Centro Castalia, los residentes quisieron plasmar sus vivencias en un emotivo vídeo. Desde Cáritas se ha manifestado el agradecimiento “a todas las personas que han contribuido a que este espacio físico se convirtiera en lugar de esperanza y puerta de nuevas oportunidades”.

El nuevo proyecto de la Diócesis para personas sin hogar en Vila-real triplicará su capacidad de acogida

Esta mañana, viernes 12 de junio, se ha presentado el nuevo proyecto que dará continuidad a la labor del centro de acogida El Pati, en Vila-real, y el acompañamiento por parte de Cáritas para ayudar a personas sin hogar a insertarse de nuevo en la sociedad. Con el nuevo complejo, que también cuenta con una capilla y locales de la parroquia de los Santos Evangelistas, se triplicará la capacidad, pudiendo acoger a 32 personas. El Obispo, D. Casimiro López Llorente, ha manifestado su satisfacción por esta iniciativa, al tiempo que recordaba que “la Iglesia siempre acoge a los más pobres”.

Leer más

La Iglesia al servicio de los más necesitados: Presentación de la Memoria de Cáritas Diocesana 2019

“Sentado a la mesa con ellos” (Lc 24,18) es la propuesta que nos hace la Conferencia Episcopal Española y Cáritas con motivo del DÍA DE LA CARIDAD.

Nos invitan a todos los cristianos, en particular a cuantos trabajamos en la acción caritativa y social, a encontrarnos con Él en el camino y a sentarnos a comer a su mesa, para que, unidos a Él, nos convirtamos en testigos de la fe, forjadores de esperanza, promotores de fraternidad y constructores de solidaridad en medio de esta situación tan dolorosa que estamos atravesando.

Con motivo de la Solemnidad del Corpus Christi, Día de Caridad, el próximo 14 de junio, los obispos nos dicen que el Señor nos llama constantemente a ser discípulos misioneros, a salir a los caminos y encrucijadas de la historia para convocar a todos, especialmente a los desesperanzados, a los pobres y excluidos, a los que experimentan la violencia y la persecución, y a los que habitan en las diferentes periferias de nuestro mundo.

Este año celebramos una Semana de la Caridad atípica, marcada por una pandemia mundial que nos ha obligado a cambiar nuestros hábitos, nuestra forma de sentir, de relacionarnos, pero que no nos ha hecho olvidar ni por un segundo la llamada que nos hace el Señor a “soñar con un mundo mejor”. Este año la programación de la Semana será toda on-line a través de nuestra web y redes sociales. Os animamos a seguirla y replicarla en vuestros medios sociales, porque #CadaGestoCuenta y el compromiso de todos y todas, mejora el mundo.

Memoria de Cáritas Diocesana 2019

La transparencia es un elemento capital en Cáritas y, por ello, cada año presentan los resultados, fruto de la labor de las personas que la conforman, unidos con el objetivo común de proteger, servir, amar y defender la dignidad de los más vulnerables.

Ese compromiso ha llevado a atender y acompañar a 14.536 participantes (un 17% más que el pasado año) y 25.537 (un 7% más) personas beneficiarias.

Los datos indican que la pobreza y la vulnerabilidad social siguen creciendo, incluso entre aquellos que han encontrado un puesto de trabajo. Se intensifica la cronificación estructural, porque la exclusión o el riesgo de sufrirla se hereda de padres hijos y se mantiene en el tiempo. No es fácil salir de la pobreza. Además, los pobres son “cada vez más pobres”, es decir aumenta la brecha entre ricos y pobres. Se produce una “espiral de pobreza” en la que un factor alimenta a otro y hace que cada vez sea más difícil extraer a esa familia del espacio de la exclusión al espacio de la integración.

El perfil que llega a Cáritas es el de familias o personas que viven en hogares donde no entra ningún salario por empleo o éste es precario, jóvenes y menores de familias en exclusión social, personas drogodependientes, enfermos crónicos, personas en situación de sin hogar, personas mayores, inmigrantes (detectando durante el 2019 un aumento de familias procedentes de países de Latinoamérica -Venezuela, Honduras y Colombia-; estas personas duplican el riesgo de pobreza y de exclusión social como resultado de un marco legal que dificulta su acceso al trabajo, lo que dificulta afrontar los gastos básicos como la vivienda, la alimentación o el vestido).

Preocupa también el tiempo de acompañamiento de las personas que acuden a nuestras Cáritas. Como ejemplo, el 52% de las mujeres acompañadas en los proyectos de mujer, permanecen una media de 3 años en nuestros recursos. Son familias cuyas condiciones de vida han sufrido dificultades en diferentes dimensiones (empleo, vivienda, salud, relaciones sociales, etc.) que necesitan acciones integrales en varias de las dimensiones afectadas, lo que explica que los acompañamientos se prolonguen en el tiempo y sean cada vez más intensos.

Un mercado laboral complejo y unos precios elevados de acceso a la vivienda que provocan la exclusión residencial, impide a las familias de la “sociedad expulsada”, pero también algunas familias de la “sociedad insegura”, salir del pozo

Como fruto de esta realidad, Cáritas Diocesana ha dedicado el 84% de sus recursos a los proyectos de Acogida y Acompañamiento para atender las necesidades básicas y de promoción de una población expulsada que acumula una gran cantidad de dificultades y problemas, intentando frenar que la espiral de la exclusión siga expulsando a estas personas de la sociedad.

En esta respuesta juegan un papel decisivo todos y cada uno de los voluntarios que hacen posible toda esta actividad al igual que los colaboradores, donantes y empresas convencidas del valor de la dimensión social de su generosidad. Gracias a estos gestos fraternos podemos estar cerca de quien más lo necesita en cada momento, defendiendo sus derechos en las tres áreas fundamentales del desarrollo: necesidades básicas, sentido de la vida y participación social.

Esta memoria es un sincero agradecimiento a quienes, de una forma u otra, colaboran y trabajan en favor de los más necesitados de una sociedad que TODOS debemos mejorar.

Memoria Cáritas Comunidad Valenciana 2019

Los datos de 2019  de Cáritas en la Comunidad Valenciana, Alicante, Castellón y Valencia, son:

DATOS

NÚMERO Cáritas Parroquiales

684

PARTICIPANTES

49.025

BENEFICIARIOS

118.150

INVERSIÓN

12.040.013

Memoria COVID-19

Desde el interior de la tempestad provocada por la pandemia de la COVID-19, Cáritas Diocesana, Iglesia al servicio de los más necesitados, ha seguido trabajando en el límite de sus posibilidades y de su capacidad para estar junto a las familias más vulnerables. Una vez más la crisis no ha sido igual para todos, los más frágiles se han visto más afectados. Pérdida de empleo por ERTE o por la paralización de la economía alternativa debido a la cuarentena, ha desplazado a muchas familias a los márgenes. La falta de alimentos, las dificultades para pagar los alquileres, la convivencia, la soledad, el ensanchamiento de la brecha educativa y digital, los problemas de salud…, completan la mirada sobre el impacto que esta crisis ha traído a las familias acompañadas por Cáritas. Se ha duplicado el número de personas atendidas en las acogidas, en dos meses y medio se han atendido a la mitad de las personas acogidas en todo el año 2019. El 90% de las personas atendidas en fase COVID, necesitaban ayuda urgente para la alimentación. Y el 35% han sido personas que nunca habían sido atendidas por Cáritas.

Un total de 8.478 personas acogidas en las Cáritas de toda la diócesis, 609 personas atendidas en el servicio de empleo, 161 personas atendidas en albergues y viviendas tuteladas, 7.679 comidas preparadas para llevar. Entre las cifras también cabe destacar que 36 personas han encontrado un empleo en los nichos laborales aflorados por la emergencia y más de 90 personas han contactado con Cáritas para hacer voluntariado en estos meses tan duros. No debemos olvidar la creación, a iniciativa de la Diócesis, de un Fondo ante el Covid-19, destinado a prestar ayuda a las Cáritas parroquiales, arciprestales o interparroquiales cuando éstas no pueden cubrir con fondos propios las peticiones de personas o familias necesitadas (alimentos, suministros, vivienda, comedores, medicamentos…).

Colecta y rendición de cuentas. Tenemos retos por delante que no podemos abordar solos

El Día de Caridad es la jornada en la que Cáritas solicita la colaboración económica de la comunidad cristiana, para sostener su actividad socio-caritativa. Por ello, todas las colectas del día del Corpus, como también las de los primeros domingos de mes, se destinan a las más de 97 Cáritas Parroquiales, 6 Cáritas Interparroquiales y a Cáritas Diocesana de Segorbe-Castellón.

Y en este ejercicio de transparencia, las diferentes Cáritas rinden cuentas ante sus comunidades informando del destino de la colaboración económica recibida y de su gestión en la acogida y el acompañamiento a las personas necesitadas, para que vean reconocidos sus derechos y puedan vivir con dignidad.

ACCEDE A LA MEMORIA AQUÍ

 

 

Semana de la Caridad: cada día, una idea

Con motivo de la Semana de la Caridad, Cáritas diocesana presenta cada día un aspecto del trabajo que realiza a través de videos divulgativos. La serie comenzó ayer lunes con la presentación de estos días previos a la solemnidad del Corpus Christi, a cargo del director diocesano, Juan Manuel Aragonés. Hoy, martes 9 de junio, un voluntario de la parroquia de San José Obrero de Castellón explica el servicio de los voluntarios acogiendo y acompañando a aquellas personas que se encuentran en una situación de vulnerabilidad.

Mañana, miércoles, se presentará la Memoria de Cáritas correspondiente al 2019. El jueves el tema previsto es la realidad de las personas sin hogar, y el viernes la economía solidaria. El video del sábado presentará la Responsabilidad Social Corporativa. El ciclo se concluirá el domingo, solemnidad de Corpus, con la presentación de las personas que forman Cáritas, tanto trabajadores como voluntarios y participantes.

Actos previstos

  • Presentación de la Memoria de Cáritas. Miércoles 10 a las 12h
  • Suplemento acción Cáritas Covid-19. Junto con la memoria se mostrará el compromiso de Cáritas con los afectados por la crisis económica y social provocada por la pandemia.
  • Visita virtual a los recursos de Cáritas.
  • Hora Santa en las parroquias el jueves 11.

Comienza la Semana de la Caridad

Con la solemnidad del Corpus Christi, el próximo domingo 14 de junio, se celebra el Día de la Caridad. Cada año ha sido el momento en que Cáritas presentaba su labor durante una semana. En esta ocasión, aunque se hayan tenido que reducir los actos, la acción caritativa organizada de la Iglesia en Segorbe-Castellón mostrará una vez más la generosidad de la gente, el trabajo que se realiza y, lamentablemente, los muchos desafíos que siguen reclamando la colaboración de todos para que nadie se quede al margen.

Hay muchas iniciativas solidarias en la sociedad. Lo peculiar de Cáritas es que en el centro, en la motivación y en la manera de hacer está Cristo que se sienta a la mesa con la humanidad, y en particular con los pobres, como evoca el lema de esta edición. Como afirma la Subcomisión Episcopal de Acción Caritativa y Social, “el Señor, compadecido de nuestra enfermedad pandémica, de nuestra desesperanza y soledad, nos invita a encontrarnos con Él en el camino y a sentarnos a comer a su mesa”.

­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­ Actos previstos

  • Presentación de la Memoria de Cáritas. Miércoles 10 a las 12h
  • Suplemento acción Cáritas Covid-19. Junto con la memoria se mostrará el compromiso de Cáritas con los afectados por la crisis económica y social provocada por la pandemia.
  • Visita virtual a los recursos de Cáritas.
  • Hora Santa en las parroquias el jueves 11.

Leer más

El Obispo, D. Casimiro, celebrará el Corpus Christi en la Catedral, en Segorbe, y en la Concatedral, en Castellón.

A pesar de las limitaciones por el coronavirus, el Obispo de Segorbe-Castellón, D. Casimiro López Llorente, no quiere dejar de celebrar la Solemnidad del Corpus Christi, como es costumbre, tanto en la Catedral diocesana en Segorbe como en la Concatedral de Santa María en Castellón de la Plana.

En la Víspera del Corpus, el sábado día 13, presidirá a las 19:00 horas la santa Misa en la Concatedral y a continuación la procesión claustral en el interior de la iglesia con la bendición del Santísimo a la Ciudad y la diócesis a la puerta del templo.

Y ya el día del Corpus, el Domingo día 14, también a las 19:00 horas lo celebrará del mismo modo en la Catedral diocesana en Segorbe, con la santa Misa, procesión claustral y bendición con el Santísimo a toda la diócesis a la puerta del templo.

Como el mismo Obispo ha comunicado hoy en una circular dirigida al Pueblo de Dios, la celebración del Corpus de este año ha de ser distinta, pero no por ello menos gozosa e intensa. “Si me apuráis, -escribe- este año deberíamos dejar que se acreciente nuestra fe y nuestra devoción en la presencia real de Cristo en la santa Eucaristía para que aumente así también nuestra caridad”. Por ello exhorta a los fieles a mostrar su caridad con los más necesitados colaborando con generosidad en la colecta extraordinaria de Cáritas de este día que ha de hacerse en todas las iglesias abiertas al culto público.

D. Casimiro invita de modo especial a los sacerdotes de la zona de Segorbe y a los párrocos y otros sacerdotes de la Ciudad de Castellón a participar en las respectivas celebraciones.

Reunión de Cáritas Comunitat Valenciana y Cáritas Murcia: “es necesaria una implicación individual y colectiva en la reconstrucción económica y social de nuestro territorio”

Los representantes de Cáritas Comunitat Valenciana y de Cáritas Cartagena-Murcia mantuvieron ayer una reunión telemática para compartir diferentes aspectos de su trabajo durante y después de la COVID-19.

En ella han analizado, entre otros asuntos, la vuelta a la normalidad que será, para muchas personas, un regreso a una situación económica y social aún más complicada de la que tenían con anterioridad a la crisis sanitaria producida por el coronavirus.

Las Cáritas de Segorbe-Castellón, Orihuela-Alicante, Valencia y Cartagena-Murcia, que abarcan un territorio de casi seis millones y medio de habitantes, han mantenido sus programas de atención a las personas en situación de mayor vulnerabilidad a lo largo de toda la pandemia, y ven con preocupación la realidad de desempleo, de la precariedad laboral y de las dificultades económicas que van a padecer miles de personas, especialmente aquellas que ya formaban parte de lo que, con la Fundación FOESSA denominamos “sociedad insegura”.

Al mismo tiempo, los responsables de las cuatro entidades han mostrado su agradecimiento a la sociedad, ya que a lo largo de estos meses han sido muchos los ofrecimientos de personas particulares y de empresas para apoyar su trabajo, con propuestas de colaboración voluntaria o de donaciones económicas o en especie.

Como miembros de la sociedad civil desde el Tercer Sector, Cáritas Comunitat Valenciana y región de Murcia proponen a las Administraciones Públicas y al resto de la ciudadanía una implicación individual y colectiva en la reconstrucción económica y social de nuestro territorio, que esté más pendiente de quienes hayan sido golpeados de manera más virulenta por la crisis sanitaria y sus consecuencias económicas.

En este sentido, las cuatro instituciones van a formar parte de las comisiones a las que sean convocadas y mantendrán su trabajo de incidencia política junto a la de atención y acompañamiento a las personas en situación de mayor vulnerabilidad, tal como ya venían haciendo.

La recomendación de Cáritas Diocesana: no abrir los roperos hasta que la situación lo permita

A través de una carta destinada a todos los equipos en la diócesis, Cáritas Diocesana de Segorbe-Castellón ha recomendado no abrir los roperos, servicio que «debe quedar en suspenso hasta que la situación lo permita».

Así mismo, se informa que para poder cubrir las necesidades de ropa están abiertas las tiendas Koopera Store en Castellón. También, la Fundació Tots Units «puede preparar pequeños pack de ropa» higienizada, para lo que es necesario conocer el tipo de ropa y la talla que se necesita.

En relación a la recogida de ropa, «se han empezado a desprecintar los contenedores, y en breve estarán disponibles en toda la Diócesis». En el caso de recibir ropa, en la carta se aconseja depositarla en los contenedores, o almacenarla y avisar a Reciplana para su recogida.

El Delegado Episcopal en Cáritas Diocesana, Sergio Mendoza, aprovecha para agradecer «todo el trabajo que estáis realizando desde vuestros equipos en favor de los preferidos de Jesús».

El Fondo Diocesano aprueba siete nuevas peticiones de ayuda de Cáritas parroquiales

Esta mañana se ha mantenido la cuarta reunión de la Comisión del Fondo Diocesano ante el Covid-19, en la que se han aprobado siete nuevas peticiones presentadas por los equipos de las Cáritas Parroquiales de San Bartolomé de Onda, Ntra. Sra. de los Ángeles de Castellón, y Jesús Obrero, El Ángel y Ntra. Sra. de Lourdes a través de la Interparroquial de La Vall d´Uixó. Por un valor total de 1.787,84 €, estas ayudas se van a destinar al pago de alquileres y de facturas de luz y agua.

En esta ocasión cabe destacar tres realidades presentadas a la Comisión, como son los empleos basados en economía sumergida, que con el estado de alarma se han tenido que paralizar sin ninguna posibilidad de apoyo a nivel de subsidio, los trámites de protección internacional, que también se han tenido que paralizar, y la necesidad de apoyo a aquellas familias que se dedicaban a la venta ambulante.

Desde la Comisión del Fondo también han querido agradecer a las Parroquias, Cofradías, a las diferentes realidades y agrupaciones de la Iglesia, así como a entidades privadas y a donantes particulares, que sigan nutriendo el Fondo con sus donaciones.

En este sentido, las muestras de solidaridad no cesan, lo que permite que se pueda seguir ayudando a las familias más necesitadas de nuestra sociedad, pero la lucha contra el Covid-19 continúa, y las consecuencias sociales y económicas son mayores cada día que pasa.

Por este motivo,  junto a Cáritas diocesana de Segorbe-Castellón, la diócesis ha realizado un vídeo con el fin de recabar los mayores recursos posibles, de una forma especial a través de la colaboración de los socios, para asegurar la asistencia a todos los afectados, porque cada gesto cuenta.