La Concatedral de Santa María acoge la Confirmación de 80 adultos en la víspera de Pentecostés

La Concatedral de Santa María, en Castellón, ha acogido la víspera de Pentecostés la Confirmación de 82 adultos que han solicitado completar su iniciación cristiana y que a lo largo del año se han preparado en sus respectivas parroquias. El Obispo ha iniciado la celebración a las 19h asegurando que era una fiesta y motivo de gozo, y tras una hora y media, la concluía afirmando que los confirmados sentirán “la fuerza del Espíritu para seguir a Jesucristo en el día a día y también en los momentos de dificultad”.

Leer más

Imagen Cartas 320x200

Elegir bien a los padrinos

Queridos diocesanos:

El tiempo pascual es el periodo fuerte de confirmaciones en nuestra Diócesis. Es siempre una verdadera alegría servir de mediador de la efusión del Espíritu Santo a nuestros confirmandos y comprobar que, a pesar de todo, sigue habiendo muchos adolescentes, jóvenes y adultos, que desean recibir el don de Espíritu Santo para ser confirmados en la fe y vida cristiana y tener así la fuerza para confirmar y vivir su fe cristiana con alegría. Este gozo, sin embargo, se ve empañado con frecuencia, entre otras cosas, al observar la actitud, el comportamiento y la falta de participación activa de muchos padrinos en la celebración. Sin ser lo más importante, me preocupa seriamente esta situación. Por experiencia propia y ajena esto se puede decir también de los padrinos de bautismo.

Leer más

El Obispo recorre las parroquias de la Diócesis para confirmar a los jóvenes

Durante el tiempo de Pascua, Mons. Casimiro López Llorente intensifica las ceremonias en las que administra el sacramento de la confirmación en las parroquias de la Diócesis. Este fin de semana ha estado en San José de Almazora (foto principal) y L’Alcora el sábado, y Sueras (foto inferior) y el Santo Ángel de la Vall d’Uixó el domingo.

La próxima semana confirmará a jóvenes de Artana el lunes, Alquerías el viernes, Vilanova d’Alcolea y Vall d’Alba el sábado, y Eslida y La Llosa el domingo 26 de mayo. El sábado 8 de junio, víspera de Pentecostés, la Concatedral de Santa María, en Castellón, acogerá la confirmación de unos 50 adultos.

 

Imagen Cartas 320x200

Encuentro anual con los confirmandos

Queridos diocesanos:

El próximo 6 de abril vamos a celebrar por tercer año consecutivo un encuentro diocesano con los adolescentes y jóvenes que se preparan para recibir la Confirmación. Es una buena ocasión para conocerse y para compartir juntos la alegría de ser amigos de Jesús. Para mí es un verdadero gozo pasar este día con los confirmandos, escuchar sus anhelos y esperanzas, y también –claro está- sus dificultades y peticiones a nuestra Iglesia para poder ser y vivir como cristianos hoy. Y, sobre todo, es nuestro deseo ayudarles a preparar como se merece su Confirmación.

Hemos elegido como lema del encuentro las palabras de Jesús: “Venid a Mí…”. Porque en el centro de nuestro encuentro -como en todo el proceso de preparación para la Confirmación- estará el Señor Resucitado para dejarnos encontrar o reencontrar por Él o para profundizar en este encuentro personal con el Señor vivo sin el cual no se puede ser cristiano. Nos han recordado insistentemente los papas Benedicto y Francisco.

Leer más

La Hoja del 24 de febrero

La Hoja del 24 de febrero

En La Hoja del 24 de febrero:

  • Capacitados para amar. Catequesis para personas con capacidades diferentes.
  • Mons. López Llorente: “La Eucaristía, el corazón de la parroquia”.
  • Los mercedarios concluyen el jubileo de los 800 años de la orden.
  • El Obispo bendice el restaurado campanario de Atzeneta.
  • Entrevista con Enrique Fernández y Beatriz Vicent.

Puedes leerlo aquí.

discapacidad y catequesis

El encuentro de catequistas trata la atención a personas con discapacidad

El encuentro diocesano de catequistas ha abordado este sábado, 23 de febrero, la catequesis adaptada a personas con discapacidad. Para ello se ha contado con la intervención de María de la Peña Madrid, responsable de este área en la subcomisión de catequesis de la Conferencia Episcopal Española. La ponente ha invitado a “vivir sin miedo a los retos” y promover itinerarios adaptados. El Obispo, en la bienvenida, ha afirmado que la Iglesia debe ser “profética” en la inclusión y defensa de la persona, en especial las que se encuentran en una situación de fragilidad.

Leer más

Imagen Cartas 320x200

El regalo precioso del Bautismo

Queridos diocesanos:

En la Fiesta del Bautismo de Jesús, el día 13 de enero, revivimos su bautismo a orillas del río Jordán de manos de Juan Bautista. Este hecho se convierte en una solemne manifestación de su divinidad. “Y mientras oraba, se abrió el cielo, bajó el Espíritu Santo en forma de paloma, y vino una voz del cielo: ‘Tú eres mi Hijo, el amado; en ti me complazco’” (Lc 3, 21-22).  Es la voz de Dios-Padre que manifiesta que Jesús es su Hijo Unigénito, su amado y predilecto. Jesús es el enviado por Dios para liberar y salvar a su pueblo, para ser portador de justicia, de luz, de vida y de libertad. Jesús es el Cordero que toma sobre sí el pecado del mundo, el Mesías enviado para destruir el pecado y la muerte. Por su muerte redentora libera al hombre del dominio del pecado y le reconcilia con el Padre; por su resurrección salva al hombre de la muerte eterna y le hace victorioso sobre el Maligno.

En el Jordán se abre una nueva era para toda la humanidad. Este hombre, aparentemente igual a todos los demás, es Dios mismo, que viene para liberar del pecado y dar el poder de convertirse “en hijos de Dios, a los que creen en su nombre; los cuales no nacieron de sangre, ni de deseo de hombre, sino que nacieron de Dios” (Jn 1, 12-13). El bautismo de Jesús nos remite así al bautismo cristiano, a nuestro propio bautismo. En la fuente bautismal, renacemos por el agua y por el Espíritu Santo a la vida misma de Dios, que nos hace sus hijos en su Hijo unigénito; su gracia transforma nuestra existencia, liberándola del pecado y de la muerte eterna. El bautismo nos sumerge en su misterio pascual, en el misterio de su muerte y en su resurrección, que nos lava de todo pecado y nos hace renacer a una vida nueva: la vida misma de Dios. He aquí el prodigio que se repite en cada bautismo. Como Jesús, el bautizado podrá dirigirse a Dios llamándole con plena confianza: “Abba, Padre”. Sobre cada bautizado, adulto o niño, se abre el cielo y Dios dice: este es mi hijo, hijo de mi complacencia. Los bautizados entran así a formar parte de la gran familia de los hijos de Dios, la Iglesia, y podrán vivir en plenitud su vocación a la santidad, a fin de poder heredar la vida eterna.

Este es el gran don que Dios nos hace en el bautismo. No hay regalo mayor ni más precioso que podamos recibir o podamos hacer a nuestros hijos que el bautismo. La vida humana, que recibimos de Dios a través del amor de nuestros padres, es un gran regalo, pero tiene un final; la nueva vida del bautismo, por el contrario, no tiene fin: perdura para siempre, es eterna. Cuando los padres piden el bautismo para sus hijos con fe y convicción y no por mera tradición, manifiestan su fe, su gratitud y su alegría por ser hijos de Dios, por ser cristianos y por pertenecer a la Iglesia. Y, porque lo consideran un gran regalo para sí, lo quieren también para sus hijos. Otros padres bautizados, por desgracia, privan a sus hijos de este hermoso regalo, porque o no valoran el propio bautismo, han dejado de creer o se han alejado de la Iglesia.

El don de la nueva vida, recibida en el bautismo, es como semilla llamada a germinar, crecer y desarrollarse para dar frutos de santidad, de perfección en el amor y de vida eterna. Para ello, este don debe ser acogido y vivido personalmente. Es un don de amistad que implica un ‘sí’ al amigo e implica un ‘no’ a lo que no es compatible con esta amistad.  Dios quiere y espera nuestra respuesta libre; esta respuesta comienza por nuestra fe, con la que, atraída por la gracia de Dios, nos fiamos de Dios y confiamos en Él, nos adherimos de mente y de corazón a su Palabra, acogemos su gracia en los sacramentos, le amamos con todo nuestro ser y seguimos sus caminos. Todo bautizado, también los bautizados en la infancia en la fe de la Iglesia, profesada por sus padres, al ser capaz de comprender, debe recorrer personal y libremente este camino espiritual con la gracia de Dios, para que desarrolle el don recibido en el bautismo.

Nuestros niños bautizados necesitan que padres y padrinos, y toda la comunidad cristiana les ayudemos a vivir su bautismo. La riqueza de la nueva vida bautismal es tan grande que pide de todo bautizado una única tarea: Caminar según el Espíritu (cf. Ga 5, 16), es decir, a encontrarse personalmente con Jesús para vivir unidos a Él y obrar constantemente en el amor a Dios haciendo el bien a todos como Jesús. 

Con mi afecto y bendición,

+Casimiro López Llorente

Obispo de Segorbe-Castellón

curso básico catequistas

Los catequistas valoran muy positivamente el primer curso básico de formación

El lunes pasado, 17 de diciembre, se concluyó el primer módulo del Curso Básico de formación de catequistas organizado por la Delegación Diocesana en Santa María de Castellón. Las sesiones comenzaron en noviembre, y la valoración de los participantes ha sido muy positiva. Han asistido 70 personas de 21 parroquias de diversas poblaciones de la Diócesis. Carlos Asensi, delegado diocesano, adelanta que ya se está trabajando para repetirlo en Segorbe en el primer trimestre del 2019.

Leer más

catequistas Cristo del Carbonaire

Los catequistas del Cristo del Carbonaire comparten 50 años de experiencias

El viernes pasado, 30 de noviembre, los catequistas de la parroquia del Cristo del Carbonaire, en la Vall d’Uixó, se encontraron. Pero no solo los de ahora. Asistieron cerca de 100 personas en un homenaje a los que durante los 50 años de historia de la parroquia han dedicado tiempo y esfuerzos a la transmisión de la fe. El Delegado diocesano, Carlos Asensi, expuso la importancia de la catequesis en la vida de la parroquia y dio gracias por el trabajo realizado, al tiempo que animaba a continuar en la tarea de evangelización.

Leer más