Voluntarios y trabajadores de Pastoral Caritativo-social celebran el Jubileo de la Misericordia por la Semana de la Caridad

 

El sábado unos 250 voluntarios y empleados de la Pastoral Caritativosocial  de toda la diócesis participaron en el jubileo en la Catedral de Segorbe. La Jornada comenzó a las 10h. en la iglesia del Colegio Seminario, con la acogida y el trabajo por grupos de los voluntarios. A las 12h. la peregrinación, presidida por el Obispo, Mons. Casimiro López, partió rumbo a la Catedral para pasar por la Puerta Santa y dar comienzo a la misa.eucaristia1

A los voluntarios Mons. López Llorente les interpeló: “Sed testigos de la misericordia del Señor, sed misericordiosos como el Padre, compasivos, pero no como algo que queda en el afecto, sino con una compasión que lleva a padecer con cada uno”. El Obispo asegura que la clave está en “contemplar, experimentar, para vivir la misericordia de Dios”. Leer más

El Gesto de la Semana de la Caridad visibiliza las huellas de la Misericordia

“Ya es una tradición en la Iglesia diocesana”. Así ha definido el Obispo el Gesto que cada año realizan las entidades organizadoras de la Semana de la Caridad. Esta vez la tonalidad ha estado de pleno en el Jubileo convocado por el Papa Francisco para mostrar las huellas de la Misericordia a través de las diversas obras que encarnan Cáritas, Manos Unidas, la Casa Cuna de las Siervas de la Pasión, las Terciarias Capuchinas, las Hijas de San Vicente de Paúl o Pastoral Penitenciaria, entre otros. El acto ha concluido con una celebración penitencial en la Concatedral. Leer más

La Diócesis de Segorbe-Castellón permanece firme al lado de los refugiados

Europa está siendo testigo de la mayor crisis migratoria desde la II Guerra Mundial. Miles de personas y familias tienen que huir de sus hogares y países para salvar sus vidas. Desde principios de siglo no había en el mundo un mapa de conflictos tan extenso y con tantos fuegos abiertos a la vez como el que tenemos en el presente. A ello, entre otros muchos lugares en el mundo, contribuye la guerra de Siria, en la que más de 4 millones de mujeres, hombres y niños se han visto obligados a abandonar el país en busca de una vida digna y en paz.

Pero estos cuatro millones no son sólo un número, son multitud de rostros y de historias, de personas y familias que hacen resonar en nuestra conciencia la voz de Jesús que nos impulsa con su gracia a vivir la Caridad con todos.

Esta situación que nos interpela a todos, pero especialmente a los cristianos católicos y a nuestra iglesia diocesana, llevo a nuestro obispo D. Casimiro a crear la Comisión Diocesana de Ayuda a los Refugiados y Cristianos Perseguidos.

Esta comisión, formada por el Vicario General, Cáritas Diocesana e Interparroquial de Castellón, el Secretariado de Migraciones, Manos Unidas, Hijas de la Caridad, Hermanas de la Consolación y las Angélicas, es la encargada de velar por la realidad de los refugiados que llegan a nosotros.

Así pues, la Comisión pone al servicio de estas personas y familias vivienda y los recursos necesarios para la acogida incondicional de los que viven la experiencia del exilio, pero no se olvida de concretar la fraternidad con los que allí se han quedado, enviando a los campos de refugiados 20.000 euros, recaudados de la generosidad de nuestra Iglesia diocesana, para reconstruir un poco de esperanza allí donde todo parece perdido. Esta ayuda será distribuida por Cáritas Siria.

Hay algo que preocupa sobremanera a esta Comisión, y es el riesgo que supone para la convivencia la consolidación del mensaje que se escucha por las calles de “refugiados sí, migrantes no”. Debemos ser capaces de romper este mensaje, trasladando a toda la opinión pública y a nuestros espacios y comunidades eclesiales la complejidad de las causas comunes que motivan la movilidad humana, ya se trate de refugio o de migración, como ámbitos inseparables e íntimamente relacionados.

No se puede perder de vista en ningún momento la inspiración evangélica del compromiso de todos los católicos: “En verdad os digo que cuanto hicisteis a uno de estos hermanos míos más pequeños, a mí me lo hicisteis (Mt 25,31-46).

Comienza la Semana de la Caridad

En este Año Jubilar Extraordinario de la Misericordia el papa Francisco pide practicar las obras de misericordia, las corporales y las espirituales. “Las obras de misericordia son un hermoso catálogo de actitudes y de acciones que hacen efectivo y concreto el precepto del amor fraterno, distintivo de los cristianos”, afirma Mons.  Casimiro López en su carta para la Semana de la Caridad. “Dar de comer al hambriento y de beber al sediento, visitar y cuidar a los enfermos, dar posada al forastero, inmigrante o refugiado, vestir al desnudo, visitar a los presos o a enterrar a los difuntos”, a esto llama a todos los cristianos el obispo de Segorbe-Castellón y también  “a enseñar al que no sabe, a dar buen consejo al que lo necesita, a corregir fraternalmente al que se equivoca, a perdonar de corazón al que le ofende, a consolar al triste, a sufrir con paciencia los defectos del prójimo y a rezar a Dios por los vivos y por los difuntos. Éstas son las obras de misericordia, que la Iglesia debe encarnar en cada uno de los cristianos y que efectivamente encarna a través de labor social que en esta diócesis llevan a cabo Caritas, Manos UnidasPastoral PenitenciariaJuventud Antoniana, Hijas de la Caridad, Siervas de la Pasión, Terciarias Capuchinas y Sociedad San Vicente de Paul. “La misericordia no es un añadido en la vida de la Iglesia y de los cristianos; es parte integrante de nuestro ser y de nuestra misión, que brota de la Eucaristía, manantial permanente del amor y de la misericordia de Cristo hacia todos”, afirma el obispo. De aquí emana la Semana de la Caridad, la semana anterior a la fiesta del Corpus Christi y que este año se celebra entre el 20 y el 29 de mayo. Leer más