pre-matrimoniales La Vall d'Uixó

Los cursillos pre-matrimoniales llegan a La Vall y Segorbe se prepara para recibirlos

Esta tarde 25 parejas de novios participarán en la tercera sesión de los cursillos pre-matrimoniales que la Delegación de Familia y Vida organiza en la Vall d’Uixó. Es la segunda vez que se organiza en la localidad. Mientras, en Segorbe se están preparando para acoger por primera vez estas sesiones de preparación al sacramento del matrimonio.

Estos cursillos pre-matrimoniales se llevan realizando varios años en la Diócesis con una creciente aceptación. Este curso se impartirá por primera vez en cuatro lugares: comenzó en Castellón, siguen La Vall d’Uixó, y Segorbe y concluirá, de nuevo, en marzo en la capital de la Plana.

En estos encuentros la Delegación de Familia ofrece a los novios la revista “Sí quiero”, editada por el Obispado, y que contiene indicaciones muy útiles para preparar la boda tanto a nivel práctico como en las actitudes profundas que sostienen el sacramento.

Monseñor López Llorente se reúne con el clero joven de la diócesis, en Nules

Monseñor López Llorente ha celebrado la tradicional reunión mensual con el clero joven de la Diócesis, que este mes de febrero ha tenido lugar en la Parroquia de san Bartolomé y san Jaime de Nules. La jornada comenzó con el rezo de la hora intermedia en la capilla de la Adoración Eucarística Perpetua de la localidad de la Plana Baja y continuó con la conferencia impartida por Santiago Bohigues, director del Secretariado de Espiritualidad de la diócesis de Valencia, que disertó sobre la espiritualidad sacerdotal de la que –recordó- tiene que brotar el manantial del que bebe la vida de un presbítero: “El sacerdote debe estar unido a Jesucristo, que nos eligió y que siempre nos acompaña”, ha subrayado.

La conferencia ha estado dividida en dos partes. Primero, el ponente ha reflexionado sobre la espiritualidad del sacerdote, de cómo el Concilio Vaticano II subsanó la mentalidad de secularización e historicidad que extendió una concepción falsa de lo que significa la santidad sacerdotal: “Nuestra santidad –ha afirmado- consiste en conocer el amor de Dios y cómo lo desarrollamos por medio de la Palabra, la Eucaristía y la caridad pastoral. La santidad no consiste solo en celebrar la Santa Misa, sino en vivirla; la caridad pastoral consiste en dar a cada persona el tiempo que necesite; la oración es el medio a través del cual llego a todos y en la eucaristía me ofrezco por todos”.

A continuación, Santiago Bohigues ha hablado sobre la realidad sacerdotal. El sacerdote es un hombre en relación con el Padre por medio del Espíritu, que se considera hijo de Dios. Esto le lleva a personificarse existencialmente con Jesucristo. “El sacerdote no es un francotirador; es partícipe de un cuerpo”. Está unido al obispo y a un presbiterio y se relaciona con una comunidad a la que santifica y que le santifica. La Gracia prima sobre la mera acción. El desánimo, la amargura, la falta de generosidad y entrega, son elementos que anulan la fraternidad. “Un sacerdote que no experimenta la misericordia de sus pecados no puede ser nunca misericordioso. Debemos experimentar la misericordia de Dios constantemente; si no, estaremos ideologizados y nuestra palabra no tendrá ningún fruto porque predicaremos de la misericordia de libro y no sobre la fe, que es una realidad encarnada”, ha destacado. También ha hablado de la relación del sacerdote con la sociedad, que debe ver que está implicado en una misión pero sin dejar que el mundo le engulla.

Por su parte, Monseñor López Llorente ha manifestado la necesidad de la presencia del sacerdote en la vida de la diócesis y en sus principales hitos, como es el caso de las reuniones de los arciprestazgos: “La diócesis es más que un elemento jurídico; la patria espiritual del sacerdote a la que se siente unido y por la que forma parte de un cuerpo que forma la Iglesia universal”.

La reunión ha finalizado con la habitual comida de fraternidad y un rato de animada y agradable tertulia.

Jornada contra la trata

La Iglesia vuelve su mirada y su corazón hacia las víctimas de la trata

Hoy, viernes 8 de fe­bre­ro, se ce­le­bra la Jor­na­da Mun­dial de Ora­ción y Re­fle­xión con­tra la tra­ta de per­so­nas, con el lema “Jun­tos con­tra la tra­ta”. El papa Fran­cis­co con­vo­ca esta Jor­na­da des­de el año 2015 y eli­gió el día en el que se re­cuer­da la me­mo­ria li­túr­gi­ca de San­ta Jo­se­fi­na Bakhi­ta, la re­li­gio­sa su­da­ne­sa que pa­de­ció du­ran­te su vida los su­fri­mien­tos de la es­cla­vi­tud.

La Jor­na­da de Ora­ción y Re­fle­xión 2019 pre­ten­de la im­pli­ca­ción de toda la so­cie­dad en este tema del trá­fi­co de per­so­nas. Esta Jor­na­da está pro­mo­vi­da por el Co­mi­té para la Jor­na­da Mun­dial de Ora­ción y Re­fle­xión con­tra la tra­ta, coor­di­na­do por Ta­lit­ha Kum, la Red In­ter­na­cio­nal de la Vida Con­sa­gra­da Con­tra la Tra­ta de Per­so­nas. Co­la­bo­ra la Sec­ción Mi­gran­tes y Re­fu­gia­dos del nue­vo Di­cas­te­rio para el Ser­vi­cio del Desa­rro­llo Hu­mano In­te­gral

Ac­ti­vi­da­des en Es­pa­ña

La Con­fe­ren­cia Epis­co­pal Es­pa­ño­la se une a esta jor­na­da a tra­vés del de­par­ta­men­to de Mu­je­res en la ca­lle y tra­ta, den­tro de la Co­mi­sión Epis­co­pal de Mi­gra­cio­nes. Ade­más, se pro­mue­ve en las dió­ce­sis la or­ga­ni­za­ción, en torno a es­tas fe­chas, de vi­gi­lias de ora­ción y di­fe­ren­tes ac­ti­vi­da­des.

El obis­po de Vi­to­ria y res­pon­sa­ble de este de­par­ta­men­to, Mons. Juan Car­los Eli­zal­de Es­pi­nal, en su men­sa­je para esta Jor­na­da, afir­ma que “no po­de­mos acos­tum­brar­nos a este cri­men abo­mi­na­ble de lesa ma­jes­tad. Ésta es una oca­sión pri­vi­le­gia­da para se­guir lu­chan­do con­tra esta reali­dad”. Re­cuer­da las pa­la­bras del papa Fran­cis­co el año pa­sa­do a los par­ti­ci­pan­tes en esta Jor­na­da en Roma: “hay mu­cha ig­no­ran­cia en el tema de la tra­ta. Pero a ve­ces pa­re­ce que haya tam­bién poca vo­lun­tad de com­pren­der la di­men­sión del pro­ble­ma. ¿Por qué? Por­que toca de cer­ca nues­tras con­cien­cias, por­que es es­ca­bro­so, por­que nos aver­güen­za. Hay ade­más quien, co­no­cién­do­lo, no quie­re ha­blar de ello por­que se en­cuen­tra al fi­nal de la «ca­de­na de con­su­mo», como usua­rio de los «ser­vi­cios» que son ofre­ci­dos en la ca­lle o en in­ter­net. Está, fi­nal­men­te, quien no quie­re que se ha­ble, por es­tar im­pli­ca­do di­rec­ta­men­te en las or­ga­ni­za­cio­nes cri­mi­na­les que de la tra­ta ob­tie­nen bue­nos be­ne­fi­cios”. “Es ne­ce­sa­rio ac­tuar aquí y aho­ra”, sub­ra­ya el obis­po res­pon­sa­ble.

Re­cuer­da que el sen­ti­do ge­ne­ral de la Jor­na­da se re­co­ge per­fec­ta­men­te en el lema de este año “Jun­tos con­tra la tra­ta de per­so­nas”. “Pre­ve­nir las si­tua­cio­nes de ori­gen –aña­de Mons. Eli­zal­de– es par­te de la so­lu­ción”.

Tam­bién ha es­cri­to un men­sa­je la di­rec­to­ra de la sec­ción Tra­ta de Per­so­nas en la CEE,  Mª Fran­cis­ca Sán­chez Vara. “Es un ob­je­ti­vo esen­cial -afir­ma- asu­mir el com­pro­mi­so de vi­si­bi­li­zar e in­clu­so ir mu­cho más allá, es de­cir, no so­la­men­te trans­mi­tir una in­for­ma­ción y unos he­chos, sino con­cien­ciar de la gra­ve­dad de un pro­ble­ma que nos con­cier­ne y afec­ta a to­dos, y de las gra­ves con­se­cuen­cias so­bre las per­so­nas que lo su­fren y so­bre nues­tra pro­pia so­cie­dad y con­vi­ven­cia”.

Tra­ba­jo de la Igle­sia en red con­tra la tra­ta

Las en­ti­da­des ecle­sia­les han op­ta­do por tra­ba­jar en red, ad­qui­rien­do un com­pro­mi­so con­jun­to como Igle­sia. Esta for­ma de tra­ba­jo, res­pe­tan­do las di­ver­sas iden­ti­da­des, une y for­ta­le­ce en la mi­sión; per­mi­te com­par­tir ex­pe­rien­cias; e in­ter­cam­biar in­for­ma­ción para ser más efi­ca­ces.

For­man par­te de esta red con­tra la tra­ta el gru­po San­ta Mar­ta; la sec­ción de Mi­gran­tes, Re­fu­gia­dos y Víc­ti­mas de tra­ta den­tro del Di­cas­te­rio para el Ser­vi­cio del Desa­rro­llo Hu­mano In­te­gral; Ch­ris­tian Or­ga­ni­sa­tions  Against Traf­fi­cking in Hu­man Beings Net­work  (COAT­NET); Re­li­gious in Eu­ro­pe Net­wor­king Against Traf­fi­cking and Ex­plo­ta­tion (RE­NA­TE); Foro so­bre la tra­ta; Red In­ter­na­cio­nal de la Vida Con­sa­gra­da con­tra la tra­ta de per­so­nas (TA­LI­TA KUM); el gru­po in­ter­ecle­sial con­tra la tra­ta; y el gru­po de coor­di­na­do­res dio­ce­sa­nos.

Presentación Campaña Manos Unidas

Manos Unidas presenta una campaña para ser voz de las mujeres sin voz

Pilar Acín, presidenta-delegada diocesana de Manos Unidas, recordaba que la campaña de este año, que lleva por lema “Creemos en la igualdad y en la dignidad y las personas”, quiere ser un homenaje a las militantes de la Acción Católica que hace 60 años comenzaron “la aventura de la lucha contra el hambre”. Sitúa así la mujer en el centro del mensaje:  “El espíritu de Manos Unidas es femenino”. Y añadía: “La mujer es uno de los grupos que más sufren de la pobreza, y por eso queremos ser la voz de las miles de mujeres que no la tienen”, explicaba.

El miércoles 5 se presentaba la campaña en los salones de Cajamar de Castellón. “Quisiera ser maestra y decir a mis alumnos que no se desanimen porque si queremos que nuestros hijos vivan mejor hay que pasar por la educación”. Este era el testimonio de una estudiante del colegio de las hermanas de Santo Domingo en Obout (Camerún), aportado por la misionera Elisa Ávila en el acto. Mons. López Llorente, que se ha referido a su carta del domingo pasado, ha concluido animando a colaborar: “Después de 60 años seguís denunciando la falta de aplicación de los derechos humanos, y lo hacéis con mayor apoyo. Eso es para felicitar. Ánimo y adelante”.

Los proyectos de este año

Precisamente en el norte del país africano está uno de los dos proyectos que la ONG de desarrollo de la Iglesia Católica española apadrinará en la Diócesis este año. Se trata de un proyecto de mejora de vida de jóvenes y mujeres campesinas con un presupuesto de 73.205 €. El otro sostendrá la promoción de formación para el empleo de jóvenes con 88.813 €.

Presentación de la Campaña durante el testimonio de la hna. Elisa Ávila

La hermana Elisa Ávila ha descrito los retos de la mujer en África: la sanidad, la educación y la promoción laboral. Al mismo tiempo advertía de la necesidad de un cambio cultural, ya que a pesar de que “la mujer hace mucho, no se la tiene en cuenta para las decisiones”.  La misionera ha descrito la complejidad para promover el desarrollo, ya que también entran en juego desafíos ecológicos o de planificación urbanística y de suministros.

#Yoelijo presentación campaña

Las diócesis valencianas quieren concienciar sobre la libertad de educación con la campaña #Yoelijo

Entidades y asociaciones educativas de la Comunitat Valenciana, en colaboración con las diócesis de Segorbe-Castellón, Valencia y Orihuela-Alicante, han presentado la campaña #Yoelijo, que defiende el derecho de los padres a elegir la educación de sus hijos. Vicente Morro, portavoz de la Mesa por la Educación en Libertad, explicó en el acto de presentación, celebrado ayer en el claustro de la Facultad de Teología de Valencia, que la campaña “surge de la inquietud de las familias, docentes y titulares de los centros educativos, preocupados por la educación porque de ella depende nuestro futuro”.

 En octubre pasado ya se presentó el Manifiesto “Sin educación en libertad, no hay democracia”, y ahora se concreta en la divulgación de su contenido y reivindicaciones a través de distintos instrumentos: una página web; las redes sociales y los medios de comunicación; un vídeo; recogida de firmas; visitas a centros educativos; y conferencias, entre otros medios.

El objetivo es suscitar “una verdadera movilización y concienciación social”, explica Morro, en particular a las familias, ya que “nuestra experiencia en el entorno educativo es que muchos padres se sorprenden cuando llega el momento de elegir el centro para escolarizar a sus hijos, porque es entonces cuando se dan cuenta que no pueden elegir porque su hijo no puede entrar en el centro que ellos habían elegido, y a esos padres les queremos decir que tenemos unos derechos que nos avalan y tenemos que hacerlos valer”.

Apoyo de 730 colegios y más de 150.000 familias

La campaña #Yoelijo cuenta con el apoyo de 730 colegios y más de 150.000 familias de la Comunitat Valenciana y agrupa a un amplio colectivo de ciudadanos a través del los obispados de Segorbe-Castellón, Orihuela Alicante, el Arzobispado de Valencia, la Universidad Católica de Valencia San Vicente Mártir y la Universidad CEU Cardenal Herrera, Escuelas Católicas Comunitat Valenciana, la Federación de Centros Educativos de Valencia (Feceval), CONCAPA Comunidad Valenciana y la Fundación San Vicente Mártir de Colegios Diocesanos.

abadesa clarisas La Vall d'Uixó

Las clarisas de La Vall d’Uixó eligen nueva abadesa a sor Verónica de Jesús

Esta mañana, martes 5 de febrero, la comunidad de clarisas del convento de la Divina Providencia de La Vall d’Uixó ha escogido nueva abadesa. La madre Verónica de Jesús toma el relevo por tres años de la madre Francisca  Coronado. Mons. Casimiro López Llorente, acompañado por el Visitador diocesano, Joaquín Guillamón, han asistido a la elección.

La jornada ha comenzado con una eucaristía, en la que se ha hecho memoria de la mártir Santa Águeda. Tras la elección, las religiosas han agradecido a la Virgen por la nueva abadesa y han recibido la bendición del Obispo. La comunidad está compuesta por ocho clarisas, y es muy activa en la acogida de grupos de las parroquias de la población.F

Fidelidad y testimonio

La madre Verónica de Jesús considera que las prioridades para el cenobio es “sobretodo aumentar nuestra entrega al Señor, ser generosas con Él a través de la oración, la formación de comunidad y trabajando por las vocaciones. Nosotras tenemos que acercar las jóvenes dando razón de nuestra fe con sencillez y cercanía, y Cristo es quien se encargará de llamar“.

La Hoja 3 de febrero

La Hoja del 3 de febrero

En la Hoja del 3 de febrero:

  • Sesenta años de lucha contra el hambre y por la justicia. Manos Unidas inicia la campaña de este año.
  • Mons. López Llorente: “Iguales en dignidad y derechos”.
  • Clausura del Octavario de Oración por la Unidad de los cristianos.
  • Encuentro de la Infancia Misionera.
  • Colecta Manos Unidas 2018.
  • Entrevista con Pilar Acín, presidenta-delegada de Manos Unidas

Puedes leerlo aquí.

Vida consagrada

Lo religiosos celebran el día de la Vida Consagrada en el templo jubilar vicentino de Castellón

No fue una Jornada más de la Vida Consagrada. Unos 50 religiosos de distintas congregaciones de la Diócesis participaron el 2 de febrero, fiesta de la Presentación del Señor, en una eucaristía presidida por Mons. Casimiro López Llorente, y celebrada en la parroquia de San Vicente de Castellón, uno de los templos jubilares por el VI aniversario de la muerte del santo dominico: “Ardía del amor de Dios y se dedicaba a hablar a los demás de Él. Como san Vicente, lo que hemos recibido gratis lo tenemos que dar gratis”, exhortaba el Obispo.

En la homilía, Mons. López Llorente se centró en tres palabras: consagración, encuentro y misión. Definió la primera como “la donación de la vida respondiendo a la llamada a seguir la huellas de Jesús y así encontrar la verdadera Alegría, la verdadera felicidad”. El encuentro, explicaba, es “dejarse encontrar por el Señor para enamorarnos de Él. Un encuentro que nos llena de Vida y que debemos mantener vivo”. Finalmente vinculaba la misión al amor: “El amor de Dios no se puede tener si no se ama al hermano que está a nuestro lado”.

La misa comenzó con la procesión de las candelas. Tras la homilía los religiosos  renovaron su consagración al Señor y en el ofertorio presentaron el pan y el vino como signo de la vocación de entrega a los demás. Una imagen de la cruz representó cómo los religiosos silenciosamente reparten el amor de Dios a las personas más necesitadas, y se concretó con un donativo, “signo de compartir lo que somos y tenemos con los más empobrecidos”, explica Fina Gómez, religiosa de la Consolación y presidenta de CONFER Diocesana.

Vigilia oración Venezuela

“En Venezuela estamos luchando por un paquete de arroz”

Gustavo Adolfo y Josefina dejaron Venezuela hace un año. Con una edad avanzada tuvieron que emigrar porque Gustavo sufre una dolencia cardíaca y el tratamiento era imposible por la escasez de medicamentos. Hace seis meses que viven en Castellón, donde se han integrado en la parroquia de la Sagrada Familia. Con otros venezolanos y el párroco, Miguel Abril, han organizado una vigilia de oración por su país el domingo 10 de febrero a las 18h.

“La verdad la verdad es que en Venezuela tenemos 20 años sufriendo tanto”, se lamenta Yunei. “Allá no hay comida. La gente piensa que exageramos, pero vaya cinco días y se dará cuenta de cómo están las cosas. Puedes pasar toda la noche haciendo cola para comprar alimentos, y si cuando llegas aún queda algo, no te alcanza para un paquete de arroz. ¡Estamos luchando por un paquete de arroz!. Da dolor cuando ves la policía que detiene a un joven con una bolsa negra… ¡que era para buscar en la basura desperdicios que pudiera comer!”.

La Comisión de Justicia y Paz de la Conferencia Episcopal Venezolana ha difundido recientemente un comunicado en el que describe la situación de las últimas semanas: “Las condiciones de vida del venezolano de hoy por todos conocidos en la vulneración de su derecho a la alimentación, salud , trabajo y seguridad, unido a una emigración forzada reciente, se ve ahora agravada por una represión violenta contra quienes manifiesta su descontento.”

Los obispos venezolanos piden el respeto a la vida y seguridad, la garantía de los derechos de todos los ciudadanos, y que se frene “la represión sistemática ante el descontento popular”. Ya no se trata solo de opiniones políticas. El drama está en la carestía que resulta mortal por falta de alimentos o de medicinas. Como Gustavo y Yunei, se calcula que 2,3 millones de venezolanos han tenido que abandonar sus casas.

Cáritas Española mantiene abierta una campaña de emergencia a través de la cual ha destinado en los últimos meses 100.000 € a Cáritas Venezuela. Hay que añadir 190.000 € más para sostener la tarea que en Colombia y Brasil se hace con los exiliados.U

Una luz de esperanza

María José Asensi Arnau es hermana de la Consolación. Hace un año volvió a Castellón después de 27 años de misión en América, 15 de los cuales en Venezuela. Primero estuvo en un hogar para niñas en Barcelona y en la última etapa trabajaba en la escuela que la congregación tiene en Maracai. “Hay miedo, mucha violencia y falta de libertad. Faltan alimentos básicos y medicamentos, y lo poco que se vende es inaccesible por el precio”.

Con todo, asegura que en la situación actual “hay una luz de esperanza muy distinta a la de otros momentos. Creo que está en el corazón de todos. Se ve que hay un camino posible para reconstruir el país. Pero para ello se necesita un tiempo de estabilidad y unas elecciones en las que la gente sepueda expresar libremente”.

Gustavo y Yunei tampoco se resignan a la fatalidad: “Tenemos que esperar y esperar a que todo se solucione pronto y bien. Con fe en Dios creemos que nos guardará y cuidará para poder sacar el país adelante”. Y concluyen: “Claro que nos gustaría volver. Pero de momento nos toca esperar a que todo esto pase y podamos recuperar lo que perdimos. Venezuela se volverá a levantar”.

Monseñor López Llorente: “Quien no olvida el pasado para mirar al presente, puede proyectar el futuro con firmeza”

Monseñor López Llorente ha conmemorado esta mañana el Centenario de la Caixa Rural de Vila-real con la celebración de la Santa Misa de acción de gracias en la Iglesia Arciprestal de la localidad de la Plana Baja. El obispo de Segorbe-Castellón ha animado a los miembros de dicha institución a “no olvidar el pasado para mirar al presente y poder, así, proyectar el futuro con firmeza para caminar desde esos principios que están en su origen, que tan sabiamente percibieron los fundadores, y que se pueden resumir en tres palabras: vocación, misión y el camino del amor”.

“Estáis llamados, como lo estuvieron vuestros fundadores, a vivir desde la fe, en el compromiso cristiano, unidos, para favorecer a todos aquellos que trabajan en el campo. Una caja que se denomina católica no puede estar dirigida solo por el lucro, sino que debe tener también esta sensibilidad social, como la que tenéis y debéis mantener vosotros. Porque en el centro de la obra cooperativa debe estar la persona, para que se desarrolle en todas sus dimensiones, porque así es como colaboráis a la construcción del bien común, generando aquellas condiciones que favorecen el desarrollo de las personas”, ha manifestado.

Proclamación del Evangelio.

Compromiso cristiano en la vida económica y social

El obispo de Segorbe-Castellón ha recordado que estos 100 años de historia de la Caja Rural y la Cooperativa no pueden entenderse sin la presencia del Sindicato Agrario Católico: “Hoy recordamos a aquellos catorce jóvenes que el día 30 de enero de 1919 se reunían en el Círculo de la Inmaculada de Jóvenes Obreros para fundar el Sindicato Agrario Católico y su Caja Rural. Y lo hacían desde su fe, su compromiso cristiano, llevados por las exigencias de la doctrina social de la Iglesia, alentados por el padre jesuita Vicent. Ellos tenían muy presente la doctrina social de la Iglesia, plasmada en la magna encíclica ‘Rerum Novárum’ (‘De las Cosas Nuevas’) de León XIII y, también, la ‘Quadragésimo Anno’ (‘En el Cuadragésimo Año’) del Papa Pío XI. Todo lo que, como fruto y derivación de la fe, impulsa a un cristiano a vivir su compromiso en la vida económica y social, porque la fe no pertenece al ámbito privado sino que impulsa el compromiso con los demás”.

La finalidad de la puesta en marcha del Sindicato Agrario Católico y la Caja Rural –ha subrayado- “fue ayudar a los agricultores para que accedieran a maquinaria, a plantas, a fertilizantes y para que los menos pudientes pudieran acceder a préstamos. Ese impulso social les llevó también a ampliar el sindicato, donde no solo entraron agricultores sino obreros y la misma patronal. En un momento donde la Seguridad Social no existía, ellos se preocupaban de que a los socios pobres y enfermos no les faltara dinero ni atención médica. Consideraron también como deber suyo la promoción cultural, por lo que surgió la escuela gratuita nocturna, a la que llegaron a asistir entre 150 y 200 personas. También su implicación en las obras sociales que surgían en la ciudad y su ayuda a la Iglesia de la Sangre y a la reconstrucción de San Pascual. Eso es lo que hay que recordar y agradecer”.

Vista general de los asistentes a la celebración.

Asimismo, se ha felicitado de que los actuales responsables de la institución centenaria hayan adaptado la Caja Rural y la Cooperativa a los nuevos tiempos y necesidades, al tiempo que han hecho posible el acceso a medios para el trabajo de los agricultores en un mundo globalizado, así como no haber olvidado nunca su dimensión social,”no sólo para vuestros socios de la cooperativa, sino para otras entidades como la Cruz Roja, la Joventut Antoniana y Cáritas”, ha recalcado.

Finalmente, Monseñor López Llorente se ha referido al camino del amor que nos muestra hoy san Pablo en la segunda lectura de la Santa Misa: “Ya podíais ser inmensamente ricos; si no tenéis amor, no sois nada. El amor debe ayudar también al trabajo comunitario, cooperativo, con vuestro consejo rector. Y, cuando hablamos de amor, hablamos del “agapé”, que no es hacer una simple caridad. Fijaos que san Pablo se dirige a aquella comunidad de Corinto donde los más débiles estaban marginados, y les llama la atención porque aquella situación es la que generaba envidia, avaricia, codicia, el deseo de marginar, oprimir y excluir a aquel que no tenía una condición social determinada. Por eso hemos rogado al principio de la eucaristía que El Señor nos conceda la gracia de amarle para que, así, desde Él, podamos amar a los demás. Ese mandamiento nuevo que también tiene que estar presente en vuestra cooperativa y en la caja rural. Que esta magna obra que tantos frutos ha dado en Vila-real y en toda su comarca, siga produciendo frutos de bien para todos. Que aquella andadura que comenzó hace ahora cien años siga con la bendición del Señor por muchos años más, pero sin olvidar la raíz, la condición católica. Cada uno por todos y Dios para todos”, ha concluido.