Vivir la alegría del amor en la familia

Queridos diocesanos:

En Navidad, Dios, que es amor y comunión de amor, se hace hombre para hacer partícipes al hombre y a la mujer de su misma vida y amor. Y lo hace en el seno de una familia humana, la de Nazaret. Por ello, en el tiempo navideño celebramos la Fiesta de la Sagrada Familia, este año el día 30 de diciembre. En el silencio del hogar de Nazaret, Jesucristo nos ha enseñado, sin palabras, la dignidad y el valor primordial del matrimonio y la familia. Con su vida y sus palabras, Jesús ha devuelto su verdadero sentido el amor, el matrimonio y la familia. Fiel al Evangelio de Jesús, la Iglesia proclama que la familia se funda, según el plan de Dios, en la unión indisoluble entre un hombre y una mujer, quienes, en su mutua y total entrega en el amor, han de estar responsablemente y siempre abiertos a la vida y a la tarea de educar a sus hijos. Leer más

Decreto sobre el Consejo Parroquial de Asuntos Económicos y su Estatuto-marco

CASIMIRO LÓPEZ LLORENTE,

POR LA GRACIA DE DIOS Y DE LA SANTA SEDE APOSTÓLICA,

OBISPO DE SEGORBE-CASTELLÓN

 

Escudo_episc

Uno de los mayores frutos de la doctrina teológica del Concilio Vaticano II es la renovación eclesiológica que se deriva de la conciencia de la Iglesia entendida como comunión, que impulsa la participación activa de todos los fieles en la vida y misión del Pueblo de Dios. También la parroquia, que “de alguna manera representa a la Iglesia visible establecida por todo el orbe” (Sacrosanctum Concilium 42), está llamada a “renovarse, reformarse y adaptarse continuamente” (cf. Ecclesia in America 41, Evangelii Gaudium 28). Y en este esfuerzo se requiere desarrollar en toda su riqueza los espacios de comunión y participación surgidos en el Concilio y en el tiempo postconciliar, entre ellos el Consejo Parroquial de Asuntos Económicos.

Leer más

Clausura Diocesana del Jubileo de la Misericorida. ¡Es la hora de la acción de gracias!

 

Queridos todos en el Señor: sacerdotes, diáconos, religiosos/as y seglares

El Año Santo de la Misericordia va tocando a su fin. El Papa Francisco lo clausurará para toda la Iglesia el día 20 de noviembre, Festividad de Jesucristo, Rey del Universo. En nuestra Diócesis lo haremos un poco antes, el sábado, día 12 de noviembre con una Santa Misa en la Catedral en Segorbe a las 12:00 horas.

 

Sí. Es la hora de dar gracias a Dios por tantos dones recibidos a lo largo de este Jubileo de la Misericordia. Ha sido un tiempo en el que hemos podido ver y experimentar, casi palpar en muchos casos, la Misericordia de Dios en muchas personas, que se han sentido consoladas, compadecidas, perdonadas y sanadas por Dios; en definitiva, todo aquel que ha abierto su corazón al amor misericordioso de Dios, que se ha dejado conmover por la mirada misericordiosa de Dios en su Hijo Jesus, su misericordia encarnada, ha experimentado que Dios le ama personalmente y nunca le abandona. A través de las personas ha quedado agraciada y fortalecida toda nuestra Iglesia diocesana en sus comunidades, grupos, movimientos y asociaciones. Ha sido un verdadero año de gracia del Señor.

Leer más

Convocatoria Sagrado Orden del Presbiterado

CASIMIRO LÓPEZ LLORENTE,

POR LA GRACIA DE DIOS Y DE LA SANTA SEDE APOSTÓLICA,

OBISPO DE SEGORBE-CASTELLÓN

 

Escudo_episcPor el presente y a tenor de la normativa eclesial anuncio que el próximo día 10 de diciembre de 2016 a las 11:00 horas, administraré en nuestra Santa Iglesia Concatedral de Santa María de Castellón el sagrado Orden del Presbiterado a aquellos candidatos, que, reuniendo las condiciones establecidos en la normativa canónica, habiendo cursado y superado los estudios eclesiásticos así como habiéndose preparado humana y espiritualmente bajo la orientación y guía de sus formadores y la autoridad del Obispo, aspiren a la recepción del Presbiterado.

Leer más

Declaración de un Año Mariano de Ntra. Sra. de Gracia en la Villa de Altura

 

CASIMIRO LÓPEZ LLORENTE,

POR LA GRACIA DE DIOS Y DE LA SANTA SEDE APOSTÓLICA,

OBISPO DE SEGORBE-CASTELLÓN

 

 

El próximo año del Señor de 2017, la Parroquia y Villa de Altura de nuestra Diócesis de Segorbe-Castellón celebrará 500 años de culto ininterrumpido y de veneración fervorosa a la Santísima Virgen, bajo la advocación de Nuestra Señora de Gracia. En efecto, en el año 1517 se construyó en esta parroquia -cuyo origen data del año 1249- la primera Capilla dedicada a Nuestra Señora de Gracia y fue erigida la consiguiente Capellanía. Más tarde, el 7 abril 1549, el Obispo de Segorbe erigió el beneficio con el título “Nuestra Señora de Gracia” para atender el culto a la Virgen, que se ha mantenido ininterrumpidamente hasta nuestros días gracias a la profunda devoción y al gran amor a la Virgen de Gracia de los fieles cristianos de esta población. Así mismo, desde su inicio en el año 1636 se viene celebrando la Santa Misa en honor de la Virgen todos los sábados a primeras horas del día de forma ininterrumpida y con gran participación de fieles. Leer más

El Obispo traza el encuentro con Cristo en la fiesta de la Patrona de la Diócesis

Tras una introducción sobre las lecturas dominicales, Mons. Casimiro López Llorente ha mostrado cómo poner por obra el objetivo pastoral de la Diócesis para este año: “Me centraré en la parábola del hijo pródigo o el padre misericordioso para que cada uno, personalmente, experimente la misericordia, el encuentro con Jesucristo el Señor”. El marco era la celebración de la Patrona de la Diócesis, la Virgen de la Cueva Santa, que de facto se ha convertido en la antesala de la inauguración del curso.

Leer más

Consejo Parroquial de Pastoral y nuevo estatuo marco

 

 CASIMIRO LÓPEZ LLORENTE,

POR LA GRACIA DE DIOS Y DE LA SANTA SEDE APOSTÓLICA,

OBISPO DE SEGORBE-CASTELLÓN

 

Escudo_episcTodos los fieles cristianos, ungidos y consagrados por el Espíritu Santo, por medio de los sacramentos de la iniciación cristiana, “para formar un templo espiritual y un sacerdocio santo” (LG 10), son llamados por el mismo Cristo Señor a cooperar activamente en la misión salvífica de todo el Pueblo de Dios (cf. LG 33;  AA 3; AG 11), en la comunión orgánica de la Iglesia y según su propia condición en la Iglesia (cf. AA 2; LG 32; PO. 2). Así pues, la misión de salvación de todo el pueblo de Dios no se puede limitar exclusivamente a la misión de los pastores. Todos los fieles tienen su parte de responsabilidad, conforme a su condición en la Iglesia. Los pastores “saben que su excelsa función consiste en pastorear a los fieles y reconocer sus servicios y carismas, de tal manera que todos, cada uno a su manera, colaboren unánimemente en la tarea común” (LG 30).

 

El mismo Concilio Vaticano II ofreció varios cauces para esta colaboración: entre otros, a nivel diocesano, el Consejo Diocesano de Pastoral, vivamente recomendado en el Decreto Christus Dominus (27; y AA 26), y, a nivel parroquial, el Consejo Parroquial de Pastoral, al que se refiere de un modo explícito el Decreto sobre el apostolado de los laicos Apostolicam Actuositatem: “Si es posible, han de establecerse estos consejos (destinados a ayudar a la labor apostólica de la Iglesia) también en el ámbito parroquial…” (n. 26). El Código de derecho canónico recoge este deseo del Concilio y establece que “si es oportuno, a juicio del obispo diocesano, oído el consejo presbiteral, se constituirá en cada parroquia un consejo pastoral, que preside el Párroco, y en el cual los fieles, junto con aquellos que participan por su oficio en la cura pastoral de la parroquia, presten su colaboración para el fomento de la actividad pastoral” (c. 536 § 1 CIC).

 

En virtud de esta facultad que concede el Código al obispo diocesano, nuestro predecesor en el ministerio episcopal, Mons. José María Cases Deordal, una vez consultado el Consejo Presbiteral Diocesano, decretó con fecha 21 de noviembre de 1986 (BO Obispado [1986] 207: Vademecum parroquial, 71-74) que se constituyera el Consejo Pastoral en todas las parroquias con una población superior a mil habitantes y aprobó un Estatuto Marco por el que se debían regir los mismos. Con la experiencia de casi treinta años de vigencia del decreto y del Estatuto Marco hemos considerado necesario proceder a su revisión, para subsanar lagunas y aclarar algunas cuestiones así como para dar un nuevo impulso a la implantación del Consejo Pastoral en las parroquias donde todavía no se ha constituido y revitalizarlo allá donde ya exista. Recordemos que el vigente Plan Diocesano de Pastoral tiene como objetivo principal Ayudar a la parroquia en su misión de anuncio, celebración y testimonio de la fe a la luz de la Evangelii Gaudium y una de las acciones para el presente curso pastoral es Crear o revitalizar el Consejo de Pastoral Parroquial.

 

El Consejo de Pastoral es un instrumento especialmente valioso para que los distintos sectores de personas de una comunidad parroquial, especialmente los fieles laicos, participen y se responsabilicen en la vida y misión de la Iglesia en el ámbito de la parroquia. Su acogida cordial, su implantación real y su correcto funcionamiento ayudarán sin duda en nuestro común objetivo de hacer de la parroquia una comunidad cristiana más evangelizada y más evangelizadora y misionera. Hay que recordar en este contexto la llamada de atención a una valoración más convencida, amplia y decidida de los consejos pastorales parroquiales, que hizo San Juan Pablo II en su Exhortación Apostólica Christifideles Laici de 30 de diciembre de 1988: “La indicación conciliar respecto al examen y solución de los problemas pastorales «con la colaboración de todos», debe encontrar un desarrollo adecuado y estructurado en la valorización más convencida, amplia y decidida de los Consejos pastorales parroquiales, en los que han insistido, con justa razón, los Padres sinodales. En las circunstancias actuales, los fieles laicos pueden y deben prestar una gran ayuda al crecimiento de una autentica comunión eclesial en sus respectivas parroquias, y en el dar nueva vida al afán misionero dirigido hacia los no creyentes y hacia los mismos creyentes que han abandonado o limitado la práctica de la vida cristiana” (n. 27, c y d).

 

Por todo ello, examinadas las circunstancias actuales de nuestra Diócesis de Segorbe-Castellón y habiendo consultado al Colegio Episcopal y al Consejo Presbiteral Diocesano, y en virtud de la facultad que me confiere el Derecho universal (c. 536 § 2 CIC), por el presente

 

DECRETO

  1. La promulgación del presente Estatuto Marco del Consejo Parroquial de Pastoral, vigente para toda nuestra Diócesis de Segorbe-Castellón, a partir de la fecha de su firma. Queda derogado el Estatuto Marco de 21 de noviembre de 1986.

 

  1. El Consejo Parroquial de Pastoral será constituido en todas las parroquias de nuestra Diócesis con una población superior a 200 habitantes, en el plazo de cinco meses a partir de la fecha del presente decreto.

En las parroquias con una población inferior a 200 habitantes, en que no se constituya el Consejo Parroquial de Pastoral, sus funciones serán asumidas por el Consejo Parroquial de Asuntos Económicos o por una Asamblea parroquial, que, con voto consultivo, realizará las tareas propias del Consejo Parroquial de Pastoral.

Las parroquias que cuenten ya con Consejo Pastoral no han de constituirlo de nuevo, si no que pueden esperar a que transcurra el periodo del actual Consejo.

 

  1. Los Párrocos o equiparados a él en derecho comunicarán en todo caso al Vicario Episcopal de Pastoral la constitución y composición del respectivo Consejo Parroquial de Pastoral.

 

  1. Todo Consejo Parroquial de Pastoral contará con sus propios Estatutos, que serán elaborados bajo la responsabilidad del Párroco o equiparado a él en derecho de acuerdo con el presente Estatuto Marco y serán presentados al Ordinario diocesano para su aprobación.

Los Estatutos de los Consejos de Pastoral parroquiales existentes en la actualidad deberán ser adaptados al presente Estatuto Marco en el plazo de cinco meses a partir de la fecha del presente decreto y serán presentados al Ordinario diocesano para su aprobación.

 

ESTATUTO MARCO DEL CONSEJO PARROQUIAL DE PASTORAL

Capítulo I

NATURALEZA Y FUNCIONES DEL CONSEJO PARROQUIAL DE PASTORAL

 

Artículo 1º

  • 1. El Consejo Parroquial de Pastoral es un organismo representativo, permanente y consultivo que, presidido por el Párroco o equiparado a él en derecho (Administrador parroquial, Cura Encargado, Moderador) y en comunión con el Obispo diocesano, con el Arciprestazgo y con toda la Iglesia diocesana, colabora para realizar la unidad de presbíteros, religiosos y laicos y promover la actividad pastoral en la parroquia, a fin de asumir la responsabilidad de todos los fieles en la vida y misión de la Iglesia en su ámbito (cf. c. 536 § 1 CIC).
  • 2. Es propio de este Consejo estudiar todo lo que está en relación con el trabajo pastoral, sopesarlo y deducir las conclusiones prácticas para promover la actividad pastoral y la conformidad de vida y acciones del pueblo de Dios con el Evangelio (cf. MP Ecclesiae Sanctae, 16, 1; c. 536 § 1 CIC).

 

Artículo 2º

El Consejo Parroquial de Pastoral es un organismo:

  1. Representativo de toda la comunidad parroquial, de los grupos, asociaciones y movimientos y, en la medida de lo posible, de los diversos sectores y ambientes pastorales de la parroquia.
  2. Permanente, compuesto por miembros estables, designados para el tiempo establecido en los Estatutos.
  3. Consultivo por su propia naturaleza, en el que los acuerdos se toman en un clima de colaboración y comunión, pero sin anular las competencias de las personas y de los grupos, asociaciones o movimientos de la parroquia. También podrá ser órgano ejecutivo de sus propios acuerdos.
  4. Servidor de la comunidad y de la comunión, vida y misión de la Iglesia en el ámbito parroquial en relación integradora con el Arciprestazgo y la Diócesis.
  5. Promotor de la corresponsabilidad de todos los fieles en la vida y en la misión de la Iglesia en el ámbito parroquial.

 

Artículo 3º.

Son funciones del Consejo Parroquial de Pastoral:

  1. Analizar en todos sus aspectos la realidad de la comunidad parroquial y del pueblo o barrio, ámbito inmediato de la acción evangelizadora de la parroquia, y buscar las respuestas pastorales más adecuadas.
  2. Recoger iniciativas, detectar problemas y ofrecer respuestas en la vida y misión parroquial hacia adentro y hacia afuera de la parroquia.
  3. Elaborar cada año, al inicio de curso, la programación pastoral de la parroquia (objetivos, acciones, responsables, calendario) en sintonía con el Plan pastoral diocesano y arciprestal, así como hacer seguimiento del mismo y dinamizarlo.
  4. Coordinar el trabajo eclesial de todos los grupos, asociaciones y movimientos con presencia en la parroquia y animar su dimensión evangelizadora y misionera.
  5. Revisar, a final de curso, la acción pastoral realizada y el cumplimiento de la programación pastoral de la parroquia.
  6. Elegir al menos un representante en el Consejo Pastoral Arciprestal.

 

Artículo 4º

El Párroco o equiparado a él en derecho debe oír al Consejo Parroquial de Pastoral en los asuntos de mayor importancia, que incidan en la actividad pastoral de la comunidad parroquial.

 

Artículo 5º

El Consejo Parroquial de Pastoral se rige por el derecho universal, por el presente Estatuto-Marco y los propios Estatutos, que adaptarán este Estatuto-Marco a las circunstancias concretas de cada parroquia (cf. c. 536 § 2 CIC).

 

Artículo 6º

El Consejo Parroquial de Pastoral nunca podrá proceder sin el Párroco o equiparado en derecho, al que asesora; el voto del Consejo es consultivo (cf. c. 536 § 2 CIC).

 

 

Capítulo II

COMPOSICIÓN DEL CONSEJO PARROQUIAL DE PASTORAL

 

Artículo 7º

La composición del Consejo Parroquial de Pastoral se determinará en los Estatutos atendiendo a las dimensiones y circunstancias de cada parroquia, de modo que sea representativo de los distintos grupos, movimientos, cofradías, asociaciones, sectores pastorales y servicios (Palabra, Liturgia, Acción caritativa y social). El número de sus miembros no será inferior a cinco ni superior a quince.

 

Artículo 8º

En cualquier caso serán miembros del Consejo Parroquial de Pastoral:

  1. El Párroco o el equiparado a él en derecho, que es el presidente nato del Consejo.
  2. Los clérigos con ministerio pastoral encomendado en la parroquia.
  3. Un representante del Consejo Parroquial de Asuntos Económicos, elegido por dicho Consejo.
  4. Un representante de la/s comunidad/es religiosa/s de vida activa, establecida/s en la parroquia o con actividad pastoral en ella, elegido por dicha/s comunidad/es.
  5. Al menos tres laicos elegidos por la comunidad parroquial, o por los distintos sectores pastorales, o designados libremente por el Párroco, o equiparado a él en derecho, de modo que se logre la representatividad de toda la comunidad parroquial.

 

Artículo 9º

  • 1. Los miembros del Consejo Parroquial de Pastoral han de ser fieles católicos, con domicilio o cuasi-domicilio en la parroquia o implicados habitualmente en tareas parroquiales, de fe sincera y practicada, con madurez y equilibrio de juicio, y dispuestos a participar responsablemente en las tareas pastorales de la parroquia.
  • 2. No podrá ser miembro del Consejo Parroquial de Pastoral quien haya rechazado públicamente la fe católica, se haya apartado públicamente de la comunión eclesiástica, haya sido apartado de la comunión eclesial o no lleve una vida moral conforme con las enseñanzas de la Iglesia.

 

 

Capítulo III

 

LOS ÓRGANOS DEL CONSEJO PARROQUIAL DE PASTORAL Y SUS FUNCIONES

 

Artículo 10º

Los órganos del Consejo Parroquial de Pastoral son el Pleno y la Comisión Permanente.

 

Artículo 11º

  • 1. El Pleno del Consejo Parroquial de Pastoral lo constituyen todos sus miembros, cuando, legítimamente citados con la correspondiente cédula, en la que consten el lugar, el día, la hora y el orden del día de la sesión, asisten en su mayoría absoluta.
  • 2. Las funciones del Pleno son las establecidas en el art. 3 del presente Estatuto-Marco.
  • 3. El Pleno se reunirá en sesión ordinaria, al menos, tres veces al año: al inicio, en la mitad y al final del curso pastoral; y en sesión extraordinaria, cuando, a juicio del Párroco o equiparado a él en derecho, lo pidan las circunstancias.

 

Artículo 12º

  • 1. La Comisión Permanente del Consejo Parroquial de Pastoral se creará para aquellos Consejos con un número elevado de miembros (en torno o superior a 10 miembros). Cuando no exista, asumirán sus funciones el Presidente y el Secretario.
  • 2. La Comisión Permanente está formada por el Presidente, el Secretario y tres miembros elegidos por el Pleno.
  • 3. Las funciones de la Comisión Permanente serán:
  1. Preparar las sesiones del Pleno y ayudar al Párroco a elaborar el orden del día.
  2. Designar moderador para las sesiones del Pleno.
  3. Ejecutar las tareas que el Pleno le encomiende.
  4. Designar comisiones para el tratamiento de temas específicos en el Pleno.
  5. Tratar temas urgentes, que no pueden esperar a ser tratados por el Pleno.

 

Artículo 13º

  • 1. El Presidente nato del Consejo Parroquial de Pastoral es el Párroco o equiparado a él en derecho.
  • 2. Son funciones del Presidente:
  1. Convocar y presidir las sesiones del Pleno y de la Comisión Permanente, si la hubiere.
  2. Fijar el orden del día de las sesiones del Pleno y de la Comisión Permanente, según los Estatutos.
  3. Designar los miembros del Consejo a tenor del art. 8 de este Estatuto-Marco.
  4. Interpretar los Estatutos del Consejo Parroquial de Pastoral, oído el Pleno.
  5. Hacer público lo tratado en las sesiones del Pleno y de la Comisión Permanente.

 

Artículo 14º

  • 1. El Secretario es elegido por el Pleno de entre sus miembros.
  • 2. Las funciones del Secretario serán:
  1. Llevar el Libro de Actas del Consejo Parroquial de Pastoral que quedará en el Archivo Parroquial junto con el resto de documentación relativa al Consejo,.

2ª. Levantar acta de las sesiones del Pleno y de la Comisión permanente, si hubiera, y trasladarlas al Libro de Actas una vez aprobadas por el Pleno o por la Comisión Permanente.

  1. Cursar en nombre del Presidente las convocatorias con el orden del día para las sesiones del Pleno y de la Comisión Permanente, con la suficiente antelación para que los miembros puedan preparar la sesión.
  2. Recabar y recoger sugerencias e informaciones de los miembros del Consejo. 5. Responder a la correspondencia del Consejo y hacer público lo tratado, cuando así se lo encomiende el Presidente o el Pleno.
  3. Transmitir a los miembros del Consejo cuanto se refiere al mismo y cuanto le encomienden el Presidente, el Pleno o la Comisión Permanente.

 

Capítulo IV

DURACIÓN Y CESE DEL CONSEJO PARROQUIAL DE PASTORAL Y DE SUS MIEMBROS

 

 

Artículo 15º

  • 1. El Consejo Parroquial de Pastoral tendrá una duración de cinco años a partir de su primera sesión constitutiva, de la que se levantará acta y se transcribirá en el Libro de Actas.
  • 2. Los miembros elegidos o designados para este Consejo lo serán también por el mismo periodo de cinco años

 

Artículo 16º

El Consejo Parroquial de Pastoral cesará:

  1. Por transcurso del periodo de los cinco años, para el que fue constituido; el Párroco o equiparado a él en derecho puede prorrogar sus funciones hasta la constitución de un nuevo Consejo.
  2. Por decreto del Ordinario diocesano, a propuesta del Párroco o equiparado a él en derecho, cuando así lo aconseje el bien pastoral de la Parroquia.
  3. En caso de cese del Párroco o equiparado a él en derecho, el sucesor decidirá si continúa el Consejo Pastoral Parroquial hasta finalizar el periodo de cinco años o si se constituye un nuevo Consejo.

 

Artículo 17º

Los miembros del Consejo Parroquial de Pastoral cesarán:

  1. Por el cese en el ministerio pastoral encomendado en la Parroquia.
  2. Por el transcurso del tiempo para el que fueron elegidos.
  3. Por el cese del Consejo Parroquial de Pastoral.
  4. Por la pérdida de los requisitos establecidos en el art. 9 de este Estatuto Marco.
  5. Por dejar de pertenecer al grupo, sector, movimiento, etc. por el que fueron elegidos o designados.
  6. A petición razonada del interesado, con el Visto Bueno del Presidente.

En el caso de los nn. 4, 5 y 6 se puede elegir o designar a otro miembro por el tiempo restante de duración del Consejo.

 

Capítulo V

OTRAS DISPOSICIONES

 

Artículo 18º

Para todo lo referente a elecciones y otras votaciones se estará a lo dispuesto en los cánones 119, 127 y 165-168 del Código de Derecho canónico.

 

Artículo 19º

Todo Consejo Pastoral Parroquial debe tener sus propios Estatutos acordes con el presente Estatuto Marco, que deberán contar con la aprobación del Ordinario diocesano.

 

 

Publíquese el presente decreto en el Boletín de nuestro Obispado y en los medios diocesanos de comunicación y envíese a los interesados para su conocimiento y aplicación.

 

Dado en Castellón de la Plana, a treinta y un días de marzo del Año del Señor de dos mil dieciséis, Jueves de la Octava de Pascua de Resurrección.

 

+Casimiro López Llorente

Obispo de Segorbe-Castellón

 

Doy fe,

Ángel Cumbicos Ortega

Vicecanciller-Vicesecretario General

 

Estatuto-Marco para la Asociación Pública de Fieles ( asociaciones, cofradías y hermandades)

 

CASIMIRO LOPEZ LLORENTE,

POR LA GRACIA DE DIOS Y DE LA SANTA SEDE APOSTOLICA,

OBISPO DE SEGORBE-CASTELLÓN

 

Escudo_episcLa rica y variada vida asociada en nuestra Diócesis de Segorbe-Castellón y, en especial, la relacionada con la piedad y religiosidad popular cristiana ha ocupado siempre un lugar destacado en la solicitud pastoral de nuestra Iglesia diocesana y de su Obispo, en comunión con la Iglesia universal.

 

Ya el Concilio Vaticano II nos legó diversas y claras disposiciones sobre las formas organizadas del Apostolado seglar, principalmente en el Decreto «Apostolicam actuositatem» (nn.18-19). El Código de Derecho Canónico, de 23 de enero 1983, por su parte, contiene una amplia normativa sobre las asociaciones de fieles, privadas y públicas, de obligado cumplimiento en toda la Iglesia. Más tarde, el Directorio sobre la piedad popular y la liturgia de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, de 17 de diciembre de 2001, nos ofrece claras orientaciones pastorales, con el fin de ayudar a que la piedad popular, en sus expresiones personales, comunitarias y asociadas, sea purificada permanentemente desde el Evangelio y sea potenciada como medio evangelizador y como camino para vivir, expresar y profundizar la fe cristiana.

 

Valoramos todo lo mucho y bueno que las asociaciones, cofradías y hermandades han aportado y siguen aportando a la vida y a la misión evangelizadora de nuestra Iglesia diocesana, de las parroquias y de los mismos asociados, cofrades o hermanos, sea en el ámbito del anuncio de la Palabra, del culto, de la caridad, de la formación y del apostolado en general. Pero no es menos cierto que si no se cuidan con esmero estas realidades, se pueden producir desviaciones que oscurecen su auténtica identidad y misión así como su contribución a la vida y misión de la comunidad eclesial.

 

Para favorecer precisamente la razón de ser, la vida y misión de las asociaciones públicas de fieles (asociaciones, cofradías o hermandades) y de los cofrades así como su inserción en la comunión y misión de la Iglesia universal, diocesana y parroquial se ofrece ahora el presente Estatuto-Marco. En él se deja amplio margen a la iniciativa e idiosincrasia de cada una de ellas, pero se fijan aquellos elementos comunes que el derecho de la Iglesia universal y diocesana establecen para todas ellas y que por todas han de ser observados en los propios estatutos.

 

Muchas  asociaciones, cofradías y hermandades se han preocupado de revisar sus estatutos para adaptarlos a las disposiciones del Código de Derecho Canónico de 1983 y a las orientaciones de la Iglesia universal y particular; otras, por el contrario, aún no lo han hecho, conservando en sus estatutos normas no concordes al derecho y orientaciones de la Iglesia universal y diocesana; finalmente, muchas de ellas se encuentran con frecuencia con dificultades a la hora de revisar sus estatutos o de redactar estatutos para nuevas asociaciones, cofradías o hermandades, tomando modelos que no corresponden a la naturaleza, fines, organización y funcionamiento propios de una asociación canónica pública de fieles, lo que pide que se les ofrezca una ayuda.

 

No podemos olvidar que las asociaciones de fieles cristianos, sean cofradías, hermandades o asociaciones de otro tipo, son instituciones de naturaleza eclesial, con una finalidad religiosa y eclesial, que han sido y son para muchos creyentes camino de santificación, estímulo para amar más a Jesucristo, a la Iglesia y a sus hermanos. Éstas son erigidas como asociaciones públicas de fieles (cc. 301 § 1 y c. 312 CIC) que se proponen transmitir la doctrina cristiana en nombre de la Iglesia (dimensión profética), promover el culto público (dimensión cultual-litúrgica) u otros fines reservados por su misma naturaleza a la autoridad eclesiástica (dimensión comunional). En consecuencia, y a tenor del Derecho Canónico vigente y de las normas diocesanas, para todas ellas deberán exigirse unos requisitos mínimos que expresamente se determinan en este Estatuto-Marco, normativo para todas la asociaciones públicas de fieles en nuestra Diócesis de Segorbe-Castellón.

 

Por todo ello, y después de haber hecho las consultas pertinentes a los servicios jurídicos del Obispado así como al Consejo Episcopal de Gobierno, en virtud de las facultades que me concede el derecho, por el presente decreto

 

APRUEBO Y PROMULGO

el presente Estatuto-Marco para las Asociaciones públicas de fieles (asociaciones, cofradías, hermandades) de la Diócesis de Segorbe-Castellón. Así mismo dispongo que todas las Asociaciones públicas de fieles, incluidas cofradías y hermandades, deberán adaptar sus estatutos al presente Estatuto­-Marco en un plazo no superior a los tres años, contados a partir de la fecha del presente Decreto.

 

Publíquense este decreto y el Estatuto-Marco en el Boletín Oficial del Obispado en los medios de comunicación propios de la Diócesis.

 

Dado en Castellón de la Plana, a diecisiete de febrero del Año del Señor  dos mil dieciséis.

 

+Casimiro López Llorente

Obispo de Segorbe-Castellón

Ante mi,

 

Ángel Cumbicos Ortega

Vicecanciller-Vicesecretario general


DIÓCESIS DE SEGORBE-CASTELLÓN

ESTATUTO-MARCO Y MODELO DE ESTATUTO PARA LAS ASOCIACIONES DE FIELES CON PERSONALIDAD JURÍDICA PÚBLICA[1]

(ASOCIACIONES, COFRADÍAS, HERMANDADES)

 

 

PREÁMBULO

 

Cada Asociación, Cofradía o Hermandad elaborará un breve preámbulo, en que se puede hacer constar las características propias de cada una, su historia, las relaciones mantenidas con otras instituciones eclesiásticas o civiles, si ya obtuvo otras aprobaciones eclesiásticas en el pasado, y, en general, todos aquellos datos que sirvan de introducción al texto jurídico que comienza con el Título I.

 

 

Título I.

 

NATURALEZA Y DOMICILIO DE LA ASOCIACIÓN

 

Artículo 1º. Denominación y naturaleza

  • 1. La … [2] es una asociación pública de fieles, con personalidad jurídica canónica pública, sin ánimo de lucro, canónicamente erigida en la diócesis de Segorbe-Castellón, al amparo de lo establecido por los cánones 301 y 313 del Código de Derecho Canónico.
  • 2. La … (Asociación, Cofradía, Hermandad)[3] se regirá por los presentes Estatutos y por las disposiciones del Derecho Canónico universal y particular vigente de la Iglesia Católica y por aquellas otras del ordenamiento civil que sean acordes con su naturaleza.
  • 3. La … (Asociación, Cofradía, Hermandad) podrá adquirir personalidad jurídica civil mediante su inscripción en el Registro de Entidades Religiosas del Ministerio de Justicia, según el acuerdo entre el Estado Español y la Santa Sede sobre Asuntos Jurídicos.

 

Artículo 2º. Domicilio social

  • 1. La … (Cofradía, Hermandad, Asociación) tiene su domicilio social en … [4].
  • 2. La Asamblea General podrá determinar el cambio de domicilio dentro del territorio de la Diócesis de Segorbe-Castellón, lo que deberá ser comunicado al Ordinario del lugar.

 

 

Título II

 

FINES DE LA ASOCIACIÓN

 

Artículo 3º. Fines

La … (Asociación, Cofradía, Hermandad) …[5] se propone:

1) (En el caso de Cofradías y Hermandades) Promover, desarrollar e incrementar, según las normas de la Iglesia, el culto público y privado en honor a

(Jesucristo, la Eucaristía, La Santísima Virgen María.), bajo el título (o advocación) de… .         (En el caso de otras Asociaciones póngase el fin principal).

2) Promover entre sus miembros una vida cristiana más perfecta e impregnar el orden temporal con el espíritu evangélico.

3) Fomentar la participación en la vida litúrgica, en los sacramentos y en los actos de piedad.

4) Ofrecer una sólida formación cristiana a sus miembros mediante medios a este fin.

5) Promover la participación en la misión evangelizadora de la Iglesia.

6) Favorecer las obras de caridad, no sólo entre sus miembros, sino sobre todo con los enfermos y los más necesitados, y ayudar a la Iglesia diocesana y a la parroquia en sus necesidades.

7) (Otros fines…).

 

Artículo 4º. Actividades

Para el logro de los fines propuestos, la … (Asociación, Cofradía, Hermandad ) desarrollará las siguientes actividades[6]:

1) …

2) …

etc.

 

 

Título III

 

MIEMBROS DE LA ASOCIACIÓN

 

 

Artículo 5º. Clases de miembros

La … (Asociación, Cofradía, Hermandad) cuenta con distintas clases de miembros …[7].

 

Artículo 6º. Altas de los miembros

  • 1. Podrán ser miembros de la … (Asociación, Cofradía, Hermandad) aquellos católicos de cualquier condición, edad y sexo que reúnan las condiciones exigidas por el derecho común[8] y que así lo soliciten, previa aceptación de estos Estatutos y del espíritu de la … (Asociación, Cofradía, Hermandad).

Entre las condiciones exigidas[9], el candidato deberá:

– Ser católico, lo que deberá justificarse mediante certificado de bautismo.

– No haber rechazado públicamente la fe católica.

– No haberse apartado públicamente de la comunión eclesiástica.

– No encontrarse en curso de una excomunión impuesta o declarada.

– Llevar una vida moral conforme con las enseñanzas de la Iglesia.

Asimismo para ser admitido como miembro se requiere …[10].

  • 2. Los menores de edad necesitarán autorización escrita de aquella o aquellas personas que ejerzan la patria potestad, hasta que ellos por sí mismos puedan renovar el compromiso de … (socio, cofrade, hermano).
  • 3. Para ser miembro de la … (Asociación, Cofradía, Hermandad), el interesado deberá presentar una solicitud, por escrito, a la Junta Directiva, en la que solicite el ingreso y se obligue a observar los Estatutos y el espíritu de la … (Asociación, Cofradía, Hermandad).
  • 4. Corresponde a la … (Asamblea general o Junta Directiva)[11], sopesadas todas las circunstancias, acordar la admisión del candidato.

 

Artículo 7º. Derechos y obligaciones de los miembros

  • 1. Son derechos de los miembros:

1) Participar con voz y voto en las Asambleas Generales, si han cumplido la mayoría de edad. Los menores de edad tendrán sólo derecho a participar con voz.

2) Elegir y ser elegidos para los cargos directivos, si han cumplido la mayoría de edad.

3) Participar activamente, conforme a la norma de los Estatutos, en las actividades, reuniones y actos que organice la … (Asociación, Cofradía, Hermandad) en cumplimiento de sus fines, especialmente en los de carácter formativo, litúrgico, caritativo o apostólico.

4) Disfrutar de los beneficios que obtenga la … (Asociación, Cofradía, Hermandad) .

5) …

6) …

  • 2. Son obligaciones de los miembros:

1) Aceptar y cumplir las disposiciones de los Estatutos, las decisiones y acuerdos adoptados válidamente por las Asambleas Generales y por la Junta Directiva.

2) Colaborar y participar en las actividades que organice la … (Asociación, Cofradía, Hermandad) para el cumplimiento de sus fines.

3) Contribuir puntualmente con la cuota que fije la Asamblea General.

4) Asistir a las reuniones de la Asamblea General.

5) No hacer uso indebido o impropio del hábito, signos o símbolos de representativos de la … (Asociación, Cofradía, Hermandad).

7) Guardar el debido orden y compostura en todos aquellos actos o actividades organizadas por la … (Asociación, Cofradía, Hermandad), especialmente en los actos litúrgicos y en las procesiones.

  • 3. Los miembros … (honoríficos, bienhechores, etc.) gozarán de todas las prerrogativas o privilegios reconocidos en estos Estatutos. No obstante, no podrán disfrutar de los derechos reconocidos en los nn. … del art. 7º § 1. Están asimismo dispensados del cumplimiento de las obligaciones establecidas en los nn. … del art. 7º § 2.[12]

 

Artículo 8º. Bajas de los miembros

  • 1. Los miembros de la … (Asociación, Cofradía, Hermandad) podrán causar baja:
  1. a) por decisión del propio interesado;
  2. b) por sanción legítimamente impuesta y
  3. c) por fallecimiento.
  • 2. La expulsión de un miembro legítimamente admitido sólo podrá ser acordada por causa justa (cf. c. 308 CIC).
  • 3. Se consideran causas de expulsión:

1) El abandono público de la fe católica.

2) El alejamiento público de la comunión eclesiástica.

3) La imposición por la legítima autoridad de una pena canónica.

4) … (Otras relacionadas con la vida moral y con la integridad de las costumbres)[13].

5) El incumplimiento reiterado e injustificado de las normas estatutarias.

  • 4. Para proceder a la expulsión, la Junta Directiva deberá incoar un expediente en el que ha de constar: a) la previa admonición escrita y motivada al interesado; b) si éste persistiera en su actitud, se dará audiencia a la persona afectada, levantando acta de sus explicaciones. Contra la resolución adoptada por la … (Asamblea general o Junta Directiva)[14], el interesado podrá recurrir al Ordinario del lugar en el plazo de un mes.

 

 

Título IV

 

ÓRGANOS DE GOBIERNO

 

 

Artículo 9º. Asamblea General

La Asamblea General es el órgano supremo de gobierno de la … (Asociación, Cofradía, Hermandad) y está constituido por todos los miembros de pleno derecho de la misma. Está presidida por el Presidente de la Asociación, asistido por el Secretario y demás miembros de la Junta Directiva.

 

Artículo 10º. Competencias de la Asamblea General

Corresponde a la Asamblea General:

1) Elegir al Presidente de la Asociación y a los miembros de la Junta directiva[15]. El presidente elegido deberá ser “confirmado” por el Obispo diocesano.

2) Conocer y aprobar, en su caso, la gestión de la Junta Directiva.

3) Decidir sobre los asuntos que le sean sometidos por la Junta Directiva para el buen funcionamiento de la … (Asociación, Cofradía, Hermandad).

4) Aprobar la memoria anual de las actividades de la … (Asociación, Cofradía, Hermandad) y fijar las líneas y el plan de actuaciones anuales, así como las orientaciones para los programas a realizar.

5) Examinar y, en su caso, aprobar el estado de cuentas del ejercicio económico anual y el presupuesto ordinario y extraordinario.

6) Acordar el cambio de domicilio de la Asociación.

7) Fijar la cuota ordinaria y extraordinaria que han de abonar los socios.

8) Admitir los nuevos miembros de la Asociación y decidir la baja de los miembros a tenor del art. 7º de los Estatutos[16].

9)  Interpretar las disposiciones de los Estatutos de la … (Asociación, Cofradía, Hermandad).

10) Aprobar el Reglamento de régimen interno de la  … (Asociación, Cofradía, Hermandad) y la revisión del mismo, siempre en conformidad con lo dispuesto en los Estatutos.

11) Aprobar las modificaciones de los Estatutos, que serán presentadas a la aprobación del Obispo diocesano.

12) Acordar la extinción de la … (Asociación, Cofradía, Hermandad).

13) Decidir sobre cualquier otra cuestión importante referente al gobierno o a la dirección de la … (Asociación, Cofradía, Hermandad).

 

Artículo 11º. Reuniones y convocatoria de la Asamblea General 

  • 1. Las reuniones de la Asamblea General pueden ser ordinarias y extraordinarias.
  • 2. La Asamblea General se reunirá en sesión ordinaria al menos una vez al año[17]. Será convocada por el Presidente con, al menos, quince días de antelación, mediante citación escrita que el Secretario dirigirá a su propio domicilio a todos los miembros con derecho a participar en la Asamblea. En la cédula de convocatoria deberá constar el día, hora, lugar y orden del día de la reunión.
  • 3. La Asamblea General se reunirá en sesión extraordinaria cuando lo considere oportuno el Presidente de la Asociación, lo acuerde la Junta Directiva o lo solicite al Presidente una quinta parte de los miembros con derecho a voz y voto de la … (Asociación, Cofradía, Hermandad). En la cedula de convocatoria, hecha por escrito y quince días antes de su celebración, deberá constar el orden del día de la misma y demás aspectos organizativos indicados en el parágrafo anterior.
  • 4. El Consiliario o Capellán deberá ser convocado a todas las reuniones de la Asamblea General, en las que tendrá voz, pero no voto.

 

Artículo 12º. Constitución y acuerdos de la Asamblea General

  • 1. La Asamblea General quedará válidamente constituida, en primera convocatoria, cuando esté presente la mayoría absoluta de los miembros con derecho a participar, es decir, la mitad más uno, de la … (Asociación, Cofradía, Hermandad). En segunda convocatoria, media hora más tarde, quedará válidamente constituida con los miembros presentes.
  • 2. Los acuerdos, para su validez, se adoptarán por mayoría absoluta de los votos de los miembros presentes en los dos primeros escrutinios y por mayoría relativa en el tercer escrutinio. En caso de empate, puede resolverlo el Presidente con su voto (cf. c. 119, 2º CIC).
  • 3. Cuando se trata de elecciones, se requiere la mayoría absoluta de los votos de los presentes; después de dos escrutinios ineficaces se ha de hacer la votación sobre los dos candidatos que hubieran obtenido el mayor número de votos, o, si son más de dos, sobre los de más edad. Si persiste el empate después del tercer escrutinio, queda elegido el de más edad (cf. c. 119, 1º CIC).
  • 4. Para la modificación de los Estatutos, la extinción de la … (Asociación, Cofradía, Hermandad), para los actos de administración extraordinaria y para casos especiales que la Asamblea determine, los acuerdos deberán ser tomados, en un único escrutinio válido, con la mayoría de los dos tercios de los presentes.

 

Artículo 13º. Junta Directiva

  • 1. La Junta directiva es el órgano ejecutivo de la … (Asociación, Cofradía, Hermandad) y está integrada por el Presidente, Vicepresidente, Secretario, Tesorero o Administrador, Archivero y por … [18] Vocales.
  • 2. Los miembros de la Junta Directiva serán elegidos por la Asamblea General, por un periodo de … años[19], pudiendo ser reelegidos indefinidamente.
  • 3. Todos los cargos de la Junta Directiva son honoríficos (gratuitos, no sujetos a retribución).
  • 4. Como responsables de una organización eclesial y para estímulo de los demás asociados, los miembros de la Junta Directiva deberán mostrar una vida cristiana coherente con la fe. No podrán ser elegidos miembros de la Junta Directiva aquellos asociados cuya vida esté pública y notoriamente en contradicción con la fe y moral cristiana en lo personal, moral y social.

Artículo 14º. Competencias de la Junta Directiva

Son competencias y funciones de la Junta Directiva:

1) Vigilar la observancia de los Estatutos.

2) Ejecutar los acuerdos válidos de la Asamblea General, que no se encarguen a una comisión especial o persona concreta, y llevar el seguimiento de los mismos.

3) Organizar las actividades de la … (Asociación, Cofradía, Hermandad) en conformidad con las directrices marcadas por la Asamblea General.

5) Preparar la memoria y el plan anuales de actividades de la … (Asociación, Cofradía, Hermandad).

6) Preparar el orden del día de las Asambleas Generales.

7) Admitir los nuevos miembros de la Asociación y decidir la baja de los miembros, a tenor del art. 6º de los Estatutos[20].

8) Preparar el balance de cuentas anuales y los presupuestos anuales que han de someterse a la aprobación de la Asamblea General.

9) Acordar la administración de los fondos, la apertura y cancelación de cuentas corrientes ordinarias y facultar a las personas que puedan disponer de las mismas.

10) Otorgar poderes notariales y delegar las facultades necesarias para legitimar actuaciones respecto de terceros, y otorgar poderes a abogados y procuradores de los Tribunales para defender y representar a la … (Asociación, Cofradía, Hermandad) en asuntos judiciales.

 

Artículo 15º. Reuniones de la Junta Directiva

  • 1. La Junta Directiva se reunirá, al menos, dos veces al año[21], una al comienzo y otra al final del año; y siempre que lo considere oportuno el Presidente o lo solicite un tercio de los miembros de la Junta.
  • 2. La Junta Directiva será convocada, al menos, con cinco días de antelación, mediante citación escrita que el Secretario dirigirá a todos los miembros en la que deberá constar el día, hora, lugar y orden del día de la reunión.
  • 3. El Consiliario o Capellán deberá ser convocado a las reuniones de la Junta Directiva, en las que tendrá voz, pero no voto.

 

Artículo 16º. Acuerdos de la Junta Directiva

  • 1. Para poder tomar válidamente acuerdos en la Junta Directiva será necesaria la presencia de … [22] de sus miembros.
  • 2. Para los acuerdos y las elecciones se procederá conforme a lo establecido en el art. 12º §§ 2 y 3 de este Estatuto Marco, si los Estatutos de la … (Asociación. Cofradía, Hermandad) no establece otra cosa. En caso de empate, puede resolverlo el Presidente con su voto de calidad.

 

Artículo 17º. Presidente[23]

  • 1. El Presidente de la … (Asociación, Cofradía, Hermandad) será elegido por votación en la Asamblea General entre los miembros que tengan reconocido derecho a voto. La elección se efectuará según lo establecido en el c. 119, 1º del CIC.
  • 2. Sólo podrán ser elegidos Presidente los miembros de la … (Asociación, Cofradía, Hermandad) con derecho a voz y voto, que cumplan las condiciones exigidas en el art. 6º § 1 de este Estatuto-Marco, con una antigüedad mínima en la misma de cinco años, hayan cumplido la mayoría de edad, y estén reconocidos por su vida cristiana y sentido eclesial, por su responsabilidad personal y sus dotes organizativas.
  • 3. En las Asociaciones públicas de fieles, que se ordenan directamente al ejercicio del apostolado, no puede ser Presidente quien desempeñe cargos de dirección en partidos políticos (cf. c. 317 § 4 CIC).
  • 4. Aceptada la elección por el elegido, deberá solicitarse su confirmación al Obispo diocesano, a quien debe comunicarse la elección en el plazo de ocho días hábiles a partir del día de la aceptación de la elección. Hasta que el elegido no sea confirmado por el Obispo, la elección no surte efecto.
  • 5. Antes de tomar posesión de su cargo, el candidato elegido deberá comprometerse solemnemente a cumplir y hacer cumplir fielmente los Estatutos de la … (Asociación, Cofradía, Hermandad) así como sus usos y legítimas costumbres, los reglamentos y las disposiciones de sus órganos de gobierno.

 

Artículo 18º. Competencias del Presidente

Son propias del Presidente las competencias y funciones siguientes:

1) Dirigir y representar legalmente a la … (Asociación, Cofradía, Hermandad) en todo tipo de actuaciones.

2) Nombrar a los restantes miembros de la Junta Directiva de la … (Asociación, Cofradía, Hermandad), cuando no corresponda a la Asamblea General[24].

3) Convocar, presidir, moderar y levantar las reuniones de la Asamblea General y de la Junta Directiva.

4) Fijar el orden del día de las reuniones de la Asamblea General y de la Junta Directiva.

5) Cumplir y hacer cumplir las normas estatutarias y reglamentos.

6) Ejecutar los acuerdos válidamente adoptados por la Asamblea General y la Junta Directiva.

7) Visar los actos y certificados emitidos por el Secretario de la … (Asociación, Cofradía, Hermandad).

8) Comunicar al Ordinario del lugar los miembros elegidos o nombrados para la Junta Directiva.

9) Presentar al Obispo diocesano el estado anual de las cuentas, el cambio de domicilio social, las modificaciones de los Estatutos y la extinción de la … (Asociación, Cofradía, Hermandad), a los efectos pertinentes.

10) Solicitar al Obispo diocesano el nombramiento de un Consiliario o Capellán.

11) Poner su firma junto a la del Tesorero para disponer de los fondos de la Asociación.

12) Velar para que se mantenga el espíritu, los fines y el carácter eclesial de la … (Asociación, Cofradía, Hermandad)).

13) … [25].

 

Artículo 19º. Vicepresidente

  • 1. El Vicepresidente sustituirá al Presidente en caso de vacante del cargo o de ausencia o enfermedad del Presidente y asumirá todas las funciones que hubieran sido delegadas en su persona.
  • 2. En caso de producirse la vacante del cargo de Presidente, el Vicepresidente ocupará este cargo interinamente y en el plazo de tres meses convocará la Asamblea General extraordinaria para elegir nuevo Presidente.

 

Artículo 20º. Secretario

El Secretario de la Asociación, que lo será también de la Junta Directiva, ejerce las siguientes funciones:

1) Cursar, por orden del Presidente, las convocatorias para las reuniones de las Asambleas Generales y de la Junta Directiva, así como otras comunicaciones o notificaciones que se hicieren con motivo de la celebración de cualquier tipo de actos de la … (Asociación, Cofradía, Hermandad)

2) Levantar acta de las reuniones y sesiones de la Asamblea General y de la Junta Directiva, en la que han de constar los temas tratados y los acuerdos adoptados, que, una vez aprobada, trasladará al Libro de Actas.

3) Llevar el registro de altas y bajas de los miembros de la … (Asociación, Cofradía, Hermandad).

4) Custodiar los libros, ficheros y demás documentos del archivo de la … (Asociación, Cofradía, Hermandad).

5) Redactar la memoria anual de actividades, de acuerdo con la Junta Directiva. 6) Certificar documentos de la … (Asociación, Cofradía, Hermandad) con el visto bueno del Presidente.

 

Artículo 21º. Administrador o Tesorero

El Administrador o Tesorero de la … (Asociación, Cofradía, Hermandad) está obligado a cumplir su función con diligencia. Tiene las siguientes competencias y tareas:

1) Vigilar para que los bienes encomendados a su cuidado no perezcan en modo alguno ni sufran ningún daño.

2) Administrar los bienes de la … (Asociación, Cofradía, Hermandad) de acuerdo con lo decidido por la Asamblea General y lo establecido en las normas canónicas y civiles, que le sean aplicables.

3) Cuidar de que la propiedad de los bienes de la … (Asociación, Cofradía, Hermandad) se asegure por los modos civilmente válidos.

4) Realizar diligente y oportunamente los cobros y los pagos.

5) Llevar con orden los libros de entradas y salidas.

6) Ordenar debidamente y guardar en un archivo idóneo los documentos e instrumentos en los que se fundan los derechos de la … (Asociación, Cofradía, Hermandad).

7) Hacer y/o mantener actualizado el inventario de los bienes muebles e inmuebles de la … (Asociación, Cofradía, Hermandad).

8) Preparar con la Junta Directiva el presupuesto anual de entradas y salidas.

9) Elaborar el estado de cuentas del ejercicio económico de cada año, para su presentación a la Junta Directiva y posterior aprobación, en su caso, por la Asamblea General. Una vez aprobadas las cuentas anuales, la … (Asociación, Cofradía, Hermandad) debe presentarlas al Obispo diocesano, que encargará su revisión al Consejo de Asuntos Económicos de la Diócesis.

10) Solicitar la preceptiva licencia a la autoridad eclesiástica competente según derecho para aquellos actos de administración extraordinaria que se requieren a tenor de los cc. 1281, 1291 y 1292 del CIC.

 

Artículo 22º.  Consiliario o Capellán

  • 1. El Consiliario o Capellán es nombrado por el Obispo Diocesano, previa consulta a la Junta directiva, si lo considera oportuno[26]. Podrá ser removido por el Obispo Diocesano a tenor de lo establecido en el Derecho canónico vigente[27].
  • 2. El Consiliario o Capellán será convocado a todas las Asambleas Generales y reuniones de la Junta directiva. En ellas tendrá voz, pero no voto.
  • 3. Son funciones del Consiliario o Capellán:

1) Ejercer el ministerio pastoral en favor de la … (Asociación, Cofradía, Hermandad).

2) Cuidar de la animación espiritual y de la formación de los miembros de la … (Asociación, Cofradía, Hermandad).

3) Presidir los actos de culto y procesiones de la … (Asociación, Cofradía, Hermandad).

4) Contribuir a que la … (Asociación, Cofradía, Hermandad) mantenga siempre su naturaleza y fines eclesiales.

5) Fomentar la participación de la … (Asociación, Cofradía, Hermandad) en los planes pastorales parroquiales y diocesanos, de acuerdo con los objetivos de la misma.

6) Asistir a las Asambleas Generales y a las reuniones de la Junta Directiva con voz, pero sin voto.

  • 4. En las cuestiones que afecten al culto público, a las parroquias y en materia de fe y costumbres, el Consiliario o Capellán tendrá derecho de veto.

 

 

Título V

 

ADMINISTRACIÓN DE LOS BIENES

 

Artículo 23º. Capacidad patrimonial de la … (Asociación, Cofradía, Hermandad)

  • 1. La … (Asociación, Cofradía, Hermandad ) puede adquirir, poseer, administrar y enajenar bienes temporales, sin ánimo de especulación ni de lucro, para alcanzar sus propios fines, en conformidad con las disposiciones de sus propios Estatutos y del Derecho canónico vigente.
  • 2. Podrá adquirir bienes temporales mediante donaciones, herencias o legados que sean aceptados por la Junta directiva

 

Artículo 24º. Bienes de la  … (Asociación, Cofradía, Hermandad)

  • 1. Son propiedad de la … (Asociación, Cofradía, Hermandad) todos los bienes que hubieran sido legítimamente adquiridos en su nombre y los que se puedan adquirir en el futuro por los modos justos de derecho natural o positivo que estén permitidos a otros sujetos.
  • 2. Dichos bienes tienen la calificación de bienes eclesiásticos y su administración se regirá según los Estatutos y lo establecido en el libro V del CIC[28].

De modo particular:

1) Como asociación pública de fieles, legítimamente erigida, la … (Asociación, Cofradía, Hermandad) ha de administrar los bienes de su propiedad conforme a la norma de los Estatutos y bajo la superior dirección de la autoridad eclesiástica competente (cf. c. 319 § 1 CIC).

2) A los efectos del c. 1280 del CIC, la… (Asociación, Cofradía, Hermandad) deberá contar con un Consejo de Asuntos Económicos, que ayude al administrador en el cumplimiento de su función[29].

3) La … (Asociación, Cofradía, Hermandad) hará inventario de los bienes inmuebles, de los bienes muebles tanto preciosos como de algún modo pertenecientes al patrimonio cultural, y de cualesquiera otros, con la descripción y tasación de los mismos. De ese inventario se dará traslado a la Curia Diocesana (cf. c. 1283, 2º CIC).

4) Se ha de pedir licencia al Ordinario del lugar para la aceptación de cosas o derechos gravados con una carga o una condición (cf. c. 1267 § 2 CIC).

5) Se ha de pedir también licencia al Ordinario del lugar para la enajenación de bienes inmuebles y para realizar actos de administración extraordinaria (cf. cc. 1281 § 1 y 1291 CIC).

6) Anualmente, la … (Asociación, Cofradía, Hermandad) rendirá cuentas de la administración al Obispo Diocesano. Igualmente debe dar cuenta exacta a la misma autoridad del empleo de las ofrendas y limosnas recibidas (cf. cc. 319 y 1287 § 1 CIC).

7) Igualmente, y de acuerdo con el plan diocesano de economía, la … (Asociación, Cofradía, Hermandad) hará anualmente una contribución económica, adaptada a su situación, a la Iglesia diocesana según determine el Obispo diocesano (cf. c. 1263).

 

Artículo 25º. Actos de administración ordinaria

Serán considerados actos de administración ordinaria:

1) Los actos que tengan por finalidad atender a las necesidades ordinarias de la… (Asociación, Cofradía, Hermandad) o que se presenten habitualmente en la misma, así como los que miren por la simple conservación o manutención de los bienes, derechos o intereses que forman su patrimonio.

2) Los actos que entren dentro de los límites de la propia competencia de la Junta Directiva, según lo establecido en estos Estatutos y en las normas del Código de Derecho Canónico, sin necesidad de licencia o formalidades especiales.

3) Los actos previstos en el presupuesto anual ordinario de la… (Asociación, Cofradía, Hermandad), una vez aprobado conforme a lo dispuesto en los Estatutos.

 

Artículo 26º. Actos de administración extraordinaria

  • 1. Se consideran actos de administración extraordinaria:

1) Los gastos que no estén previstos en el presupuesto ordinario aprobado conforme a derecho por la Asamblea General.

2) La enajenación de bienes pertenecientes al patrimonio estable de la … (Asociación, Cofradía, Hermandad) cuyo valor supera la cantidad establecida por el derecho[30].

3) La enajenación de bienes que, sin pertenecer al patrimonio estable de la Asociación, superen los límites de valor señalados periódicamente por las normas de la Conferencia Episcopal Española.

4) La enajenación de bienes de especial significación religiosa, artística o histórica[31].

5) Los actos que modifiquen substancialmente o supongan un riesgo notable para la estructura del patrimonio de la … (Asociación, Cofradía, Hermandad)[32].

6) Los gastos superiores a la cantidad establecida en la Diócesis por el Obispo diocesano[33].

7) La inversión de dinero y los cambios de las inversiones hechas, siempre que supongan alteración notable en la naturaleza de los bienes que se invierten o riesgo grave para la inversión, cuando su valor exceda el límite mínimo fijado por la Conferencia Episcopal a efectos del c. 1292 CIC[34] .

8) La aceptación de oblaciones que estén gravadas por una carga modal o una condición (c. 1267 § 2 CIC).

9) Aquellos actos cuya ejecución hubiere de prolongarse por más de cinco años.

10) Los que impliquen una disminución de hasta el 40% en el patrimonio de la… (Asociación, Cofradía, Hermandad).

11) La enajenación de bienes inmuebles.

  • 2. Los actos de administración extraordinaria requerirán para su validez la previa autorización, dada por escrito, del Obispo diocesano y la aprobación de la Asamblea General, por mayoría absoluta.

 

Artículo 27º. Bienes relacionados con el culto

  • 1. Los ornamentos, imágenes y demás objetos relacionados con el culto, no pueden venderse, transferirse ni prestarse, sin la licencia escrita del Ordinario del lugar.
  • 2. En caso de no ser de utilidad para la … (Asociación, Cofradía, Hermandad), se informará a la misma Autoridad, que los recibirá en depósito y les dará el uso que pastoralmente juzgue más conveniente.

 

Artículo 28º. Responsabilidad en los actos de administración de bienes

  • 1. La … (Asociación, Cofradía, Hermandad) no responderá de los actos de administración realizados inválidamente por los miembros de la Junta Directiva, a no ser que hayan reportado algún beneficio o provecho para la misma. Aun en este supuesto, la responsabilidad de la … (Asociación, Cofradía, Hermandad) se limitará exclusivamente a la medida de dicho beneficio o provecho.
  • 2. De los actos de administración realizados válida pero ilícitamente por los miembros de la Junta Directiva, responderá la … (Asociación, Cofradía, Hermandad).

 

 

 

Título VI

 

MODIFICACIÓN DE LOS ESTATUTOS

 

Artículo 29º. Modificación de los Estatutos

Compete a la Asamblea General aprobar la propuesta de modificación de los Estatutos, presentada por la Junta directiva, en único escrutinio válido, con la mayoría de los dos tercios de los votos de los presentes. Una vez aprobada la propuesta por la Asamblea, precisan para su validez y entrada en vigor, de la aprobación del Obispo Diocesano.

 

 

 

Título VII

 

EXTINCIÓN Y DISOLUCIÓN DE LA ASOCIACIÓN

 

Artículo 30º. Extinción y disolución de la … (Asociación, Cofradía, Hermandad)  

  • 1. La … (Asociación, Cofradía, Hermandad) tiene por su misma naturaleza una duración indefinida. No obstante, podrá extinguirse o disolverse por las siguientes causas[35]:

1) Por decisión del derecho.

2) Por la supresión legítima decidida por la autoridad competente a tenor de lo establecido en el c. 320 del CIC.

3) Por haber cesado su actividad por espacio de cien años.

4) Por decisión de sus miembros tomada y decidida en Asamblea General, en único escrutinio válido con la mayoría de los dos tercios de votos de los presentes, sancionada por Decreto del Obispo diocesano.

  • 2. La … (Asociación, Cofradía, Hermandad) podrá ser disuelta por decisión del Obispo diocesano si su actividad causa grave daño a la doctrina católica, a la disciplina eclesiástica o es causa de escándalo para los fieles.

 

Artículo 31º. Destino de los bienes[36]

  • 1. En caso de extinción o disolución de la Asociación, los bienes de la misma serán entregados a instituciones eclesiales con fines similares a los que figuran en los presentes Estatutos, a la parroquia en la que la … (Asociación, Cofradía, Hermandad) está radicada o a la Diócesis de Segorbe-Castellón.
  • 2. Para ejecutar lo prescrito en el parágrafo anterior, la Junta directiva se constituirá en Junta de Disolución.

 

 

Título VIII

 

FACULTADES DE LA AUTORIDAD ECLESIÁSTICA

 

Artículo 32º. Facultades del Obispo diocesano

  • 1. Corresponden al Obispo diocesano las siguientes facultades:

1) El derecho de visita y de inspección de todas las actividades de la … (Asociación, Cofradía, Hermandad) para que se conserve y acreciente la integridad de la fe y de las costumbres y se evite la introducción de abusos en la disciplina eclesiástica.            2) Nombramiento[37] y remoción[38] del Consiliario o Capellán de la … (Asociación, Cofradía, Hermandad).

3) Confirmar al Presidente, elegido por la Asamblea General[39].

4) La interpretación auténtica de los Estatutos.

5) La aprobación definitiva de las cuentas anuales de la … (Asociación, Cofradía, Hermandad), así como la facultad de exigir en cualquier momento rendición detallada de cuentas[40].

6) La aprobación de las modificaciones de los Estatutos[41].

7) Suprimir o disolver la Asociación conforme a las normas del Derecho[42].

8) Conceder la licencia preceptiva y necesaria para aquellos actos de administración extraordinaria y de enajenación de bienes de la … (Asociación, Cofradía, Hermandad), a tenor del Código de Derecho Canónico[43] y de estos Estatutos.

9) Otras facultades que el Derecho canónico vigente le atribuya.

  • 2. Cuando concurra una causa justa, el Obispo diocesano puede remover de su cargo al Presidente de la Asociación, después de haber oído al mismo y a los miembros de la Junta directiva[44].
  • 3. Cuando lo exijan razones graves, el Obispo diocesano podrá designar un Comisario para que, en su nombre, dirija temporalmente la Asociación[45]. Entre otras se consideran causas graves:

1) Escándalo producido por actuaciones de la … (Asociación, Cofradía, Hermandad).

2) Precaria situación económica debida a una negligente administración del patrimonio.

3) Graves divisiones internas.

4) Introducción de abusos contrarios a la disciplina eclesiástica que no son corregidos por los órganos de gobierno de la … (Asociación, Cofradía, Hermandad).

  • 4. En estas circunstancias, el Comisario gobierna la … (Asociación, Cofradía, Hermandad) con arreglo a los Estatutos y a la naturaleza y fines de la misma.

 

 

 

Título IX

 

DISPOSICIONES FINALES

 

Artículo 33º.

Las normas contenidas en estos Estatutos deberán interpretarse y cumplirse de buena fe, atendiendo fundamentalmente a su tenor literal y realidad social del tiempo en que deban ser aplicadas, siempre que no contradigan el espíritu y finalidad de las mismas.

 

Artículo 34º .

Para cualquier cuestión que no se encuentre prevista en estos Estatutos, se atendrá a lo dispuesto por:

1) Los usos y costumbres legítimos de la … (Asociación, Cofradía, Hermandad).

2) En su defecto, por las normas del CIC vigente que puedan ser aplicables, y fundamentalmente a los cc. 113-123 del CIC y a las normas contenidas en los Títulos I, II y III del libro V.

3) En defecto de las dos fuentes anteriores, se estará a lo que determinen la Junta Directiva o la Asamblea General, si resulta de su competencia.

 

Artículo 35º.

Los presentes Estatutos entrarán en vigor a los 15 días de su aprobación por la autoridad eclesiástica competente.

 

___________

 

NOTA

A los títulos y artículos que figuran en este Estatuto-Marco pueden añadirse otros cuando el caso lo requiera, o si a juicio de la Asociación, Cofradía o Hermandad  se ve procedente, como por ejemplo:

– ACTIVIDADES, PROCESIONES Y OTROS ACTOS DE LA ASOCIACIÓN.        – EMBLEMA, GUIÓN, HÁBITO Y PASO TITULAR DE LA ASOCIACIÓN.

– FALTAS Y SANCIONES

– SERVICIOS ESPECÍFICOS.

[1]  Derecho canónico aplicable: Código de derecho canónico: cc.114-123 (De las personas jurídicas); cc. 298-311 (Normas comunes de las Asociaciones de fieles); cc. 312-320 (De las Asociaciones públicas de fieles); cc. 1254-1298 (De los bienes temporales de la Iglesia; De la adquisición de los bienes; De la administración de los bienes; De los contratos y principalmente de la enajenación); cc. 1189-1190 (Reparación, restauración y enajenación de imágenes y reliquias).

[2]   Asociación, Cofradía, Hermandad…, etc., escribiendo el nombre completo de la entidad.

[3]  En este y sucesivos casos, dejar sólo lo que corresponda: Asociación o Cofradía o Hermandad.

[4]    Hacer constar el tipo de vía, el nombre y número de la misma, así como la localidad y el código postal donde la Asociación, Cofradía o Hermandad tiene su sede social: lugar donde se realiza las reuniones, recibe la correspondencia, guarda su archivo. Se ha de tener en cuenta que la fijación del domicilio de una Asociación, Cofradía o Hermandad en la parroquia en la que está radicada o a la que está vinculada puede plantear problemas futuros que conviene evitar; en este caso, puede ser conveniente formalizar un documento escrito entre la parroquia y la Asociación de fieles en el que se expresen las condiciones para el uso de locales parroquiales y las necesarias contraprestaciones; dicho documento debe recibir la aprobación escrita del Ordinario.

[5]    Se han de enumerar aquí los fines de cada Asociación, Cofradía o Hermandad, que han de ser siempre coherentes con la misión propia de la Iglesia y con los fines previstos en el Código de Derecho Canónico: c. 298 § 1: “fomentar una vida más perfecta, promover el culto público, o la doctrina cristiana, o realizar otras obras apostolado, a saber, iniciativas para la evangelización, el ejercicio de obras de piedad o de caridad o la animación con espíritu cristiano del orden temporal”; c. 301 § 1: “transmitir la doctrina cristiana en nombre de la Iglesia, o promover el culto público”. Además de los fines específicos de cada Asociación, Cofradía o Hermandad, ninguna puede olvidar la dimensión formativa, espiritual y caritativa de los asociados. En relación con la formación cristiana se trata de aprovechar los vínculos asociativos para enriquecer el conocimiento de la doctrina y del Magisterio de la Iglesia, y para favorecer la práctica de los sacramentos y la implicación en la misión evangelizadora de la Iglesia. El culto público se promueve, entre otras, mediante la cooperación en la organización de actos litúrgicos, de procesiones, y fomentando las devociones religiosas populares, etc. Entre los fines caritativos están la asistencia a enfermos, marginados, inmigrantes, etc., la colaboración en cáritas, etc. y ayudar a la Iglesia diocesana y a la parroquia en sus necesidades.

[6]   Enumerar, si así se desea. No es preceptivo que consten en los Estatutos; pueden constar en el Reglamento.

[7]   Señalar aquí, si las hubiere, las distintas clases de socios, como por ejemplo: miembros de pleno derecho o de número, socios adscritos, miembros de honor u honoríficos, bienhechores, etc., indicando los elementos fundamentales que los caracterizan: derecho de voz y voto en las reuniones, asistencia a las mismas, grado de integración y de participación en los actos de la asociación, etc. Si no los hubiere, se suprimirá este artículo en los Estatutos.

[8]   Cf. c. 316 §§ 1-2 CIC.

[9]   Cf. cc. 209  y 316 §§ 1-2 CIC.

[10]  Pueden añadirse otros requisitos, que no vayan contra derecho.

[11]  Optar en los Estatutos si es la Asamblea General o la Junta directiva la que tiene la competencia para la admisión de los nuevos socios.

[12]    Este párrafo vale sólo para las asociaciones, cofradías o hermandades que tengan tipos de miembros, distintos a los ordinarios o de pleno derecho. Si no es el caso, ha de su suprimirse este párrafo. Si los tuvieran, en los Estatutos deberán fijarse los derechos del art. 7º § 1 de que disfrutan y las obligaciones del art. 7º § 2 de que están dispensados.

[13]   Concretar en los Estatutos.

[14]   Concretar en los Estatutos; debe ser el mismo órgano competente para la admisión.

[15]  La elección del Presidente siempre ha de ser competencia de la Asamblea General; la elección y nombramiento del resto de los miembros de la Junta Directiva puede ser competencia de la Asamblea o del Presidente. Esto ha de determinarse en los Estatutos de cada Asociación, Cofradía o Hermandad.

[16]   En el caso de que en los Estatutos se decida que la Asamblea General sea la competente de la admisión de nuevos miembros.

[17]   Los Estatutos pueden determinar que la Asamblea General se reúna más de una vez al año.

[18]   Determinar en los Estatutos el número que se desee.

[19]    Determinar en los Estatutos el número de años de duración de la Junta Directiva. En los Estatutos se puede determinar también si un número determinado (por ejemplo, la mitad) de los cargos se han de renovar cumplida la mitad de los años del periodo; en este caso, se ha indicar cuáles.

[20]  Poner sólo en el caso de que esta competencia no se otorgue a la Asamblea General.

[21]   En los Estatutos se puede determinar si la Junta Directiva ha de reunirse más de dos veces al año.

[22]   En los Estatutos hay que indicar el número: puede determinarse que han de estar presentes la mayoría absoluta de los miembros de la Junta Directiva o un número inferior.

[23]    Los directivos de la Asociación, Cofradía o Hermandad son nombrados libremente por sus miembros, a tenor de los Estatutos, pero teniendo en cuenta lo que se manda en el c. 317 §§ 3-4 CIC.

[24]    Determinar en los Estatutos de cada Asociación, Cofradía o Hermandad: ver Art.10, 1 de este Estatuto-Marco.

[25]    Pueden añadirse otras competencias.

[26]   C. 317 § 1 CIC.

[27]   C. 318; cf. c. 572 y 563 CIC.

[28]   C. 1257 § 1 CIC.

[29]   Si la asociación tiene escasa entidad económica, bastará con que la Asamblea general o la Junta directiva nombre dos consejeros que ayuden al administrador en el cumplimiento de su función (cf. c. 1280 CIC).

[30]   C. 1291 CIC.

[31]   C. 1292 §§ 2-3 CIC.

[32]   C. 1295 CIC; Art. 16 del Segundo Decreto General de la Conferencia Episcopal Española sobre las normas complementarias al nuevo Código de derecho canónico de 1 de diciembre de 1984.

[33]    En este momento la cantidad establecida son 3.000 €: cf. Vademecum parroquial. Obispado de Segorbe-Castellón, págs. 141-142.

[34]    Cf. Art. 16, 3 del Segundo Decreto General de la Conferencia Episcopal Española sobre las normas complementarias al nuevo Código de derecho canónico de 1 de diciembre de 1984.

 

[35]    Cf. c. 120 CIC.

[36]    C. 123 CIC.

[37]    C. 317 § 1 CIC.

[38]    C. 318 § 2 CIC.

[39]    C. 317 § 1 CIC.

[40]    Cf. c. 319 §§ 1-2 CIC.

[41]    C. 314 CIC.

[42]    C. 320 §§ 2-3 CIC.

[43]    Cf. cc. 1281, 1291 y 1292 CIC.

[44]    C. 318 § 2 CIC

[45]    C. 318 § 1 CIC.

Templos para ganar indulgencia plenaria en el Jubileo de la Misericordia (ampliación)

 

CASIMIRO LÓPEZ LLORENTE,

POR LA GRACIA DE DIOS Y DE LA SANTA SEDE APOSTÓLICA,

OBISPO DE SEGORBE-CASTELLÓN

 

Escudo_episcEn el decreto sobre el don de las indulgencias en el Jubileo de la Misericordia, de 11 de diciembre pasado, quedaban fijados los lugares y los días dónde, cumplidas las condiciones de costumbre, podía ganarse el don de la indulgencia plenaria. Con posterioridad a la fecha de dicho decreto se ha solicitado que pueda lucrarse la indulgencia plenaria también en determinadas fechas en la Basílica-Santuario de Santa María del Lledó en Castellón de la Plana y en la Iglesia Arciprestal de San Jaime de Vila-real. Debidamente estudiadas estas solicitudes y por las circunstancias que concurren en ambos casos, por el presente

 

DISPONGO

que, además de los lugares establecidos en el n. 3 del citado decreto de once de diciembre pasado, pueda ganarse también la indulgencia plenaria en el Jubileo de la Misericordia, en las condiciones acostumbradas, en:

– Basílica-Santuario de Santa María del Lledó en Castellón de la Plana los días del Solemne Triduo (28, 29 y 30 de abril), el día de la Fiesta Mayor (1 de mayo), el resto de los días del mes de mayo así como en las siguientes fiestas: Presentación del Señor, (2 de febrero), la Anunciación del Señor (4 de abril), la Asunción de la Virgen (15 de agosto) y de Nuestra Señora la Virgen de los Dolores, todos del presente año;

– Iglesia Arciprestal de San Jaime de Vila-real desde el 13 al 18 de marzo de este año con motivo de la presencia de la imagen del Santísimo Cristo del Hospital en este templo.

 

Se recuerda a los rectores de estos templos, que tienen la obligación de velar para que se ofrezca adecuada y oportunamente la celebración del Sacramento de la Penitencia

 

Comuníquese el presente a los interesados, publíquese en el Boletín Oficial del Obispado y en otros medios diocesanos de comunicación.

 

Dado en Castellón de la Plana a veintidós de enero del Año del Señor dos mil dieciséis.

+Casimiro López Llorente

Obispo de Segorbe-Castellón

Ante mi,

Ángel Cumbicos Ortega

Vicecanciller-Vicesecretario general

Indulgencias en el Jubileo de la Misericordia

 

CASIMIRO LÓPEZ LLORENTE,

POR LA GRACIA DE DIOS Y DE LA SANTA SEDE APOSTÓLICA,

OBISPO DE SEGORBE-CASTELLÓN

Escudo_episcEl papa Francisco ha convocado mediante la Bula Misericordiae vultus del pasado 11 de abril de 2015 la celebración en toda la Iglesia de un Año Santo Extraordinario, el Jubileo de la Misericordia, que será un tiempo y camino de gracia especial para la Iglesia y para el mundo. El Año Santo comienza el 8 de diciembre de este año, Solemnidad de Inmaculada Concepción, día en que será inaugurado por el Santo Padre con la apertura de la Puerta Santa en la Basílica Vaticana de San Pedro, y concluirá el 20 de noviembre de 2016, Solemnidad de Nuestro Señor Jesucristo, Rey del Universo.

 

El mismo papa Francisco en Carta de 1 de septiembre de 2015, dirigida a Mons. Rino Fisichella, Presidente del Consejo pontificio para la promoción de la nueva evangelización ha concedido la posibilidad de lucrar el don de las Indulgencias durante el Jubileo Extraordinario de la Misericordia.

 

A tenor de lo dispuesto en la Bula Misericordiae vultus y la citada Carta, así como de las facultades que se confieren al Obispo diocesano, con el fin de facilitar que la celebración del Año Santo sea un auténtico momento de encuentro con la Misericordia de Dios para todos los creyentes y que éstos puedan acceder a las gracias del Año de la Misericordia, por el presente

 

DISPONGO

  1. El comienzo del Año de la Misericordia en nuestra Diócesis de Segorbe-Castellón tendrá lugar el día 12 de diciembre de 2015, víspera del Domingo III de Adviento, con la apertura de la Puerta Santa y la celebración solemne de la Santa Misa en la Santa Iglesia Catedral-Basílica Diocesana de Segorbe.

 

  1. La clausura del Año de la Misericordia tendrá lugar el día 20 de noviembre de 2016, solemnidad de Nuestro Señor Jesucristo, Rey del Universo, con una solemne celebración de la Eucaristía en la Santa Iglesia Catedral-Basílica Diocesana de Segorbe.

 

  1. De acuerdo con la Carta del Santo Padre, para vivir y obtener la indulgencia los fieles están llamados a realizar una breve peregrinación hacia la Puerta Santa, abierta en la S.I. Catedral-Basílica, como signo del deseo profundo de auténtica conversión. Con este fin se han programado peregrinaciones y celebraciones del Jubileo por Arciprestazgos, a cuya participación invito a todos los fieles a unirse a la peregrinación de su respectivo Arciprestazgo. Es importante que este momento esté unido, ante todo, al Sacramento de la Reconciliación y a la celebración de la santa Eucaristía con una reflexión sobre la misericordia. Será necesario acompañar estas celebraciones con la profesión de fe y con la oración por el Santo Padre y las intenciones que lleva en el corazón para el bien de la Iglesia y de todo el mundo.

 

Podrá también obtenerse la indulgencia plenaria, con las condiciones señaladas, peregrinando a los siguientes templos de nuestra Diócesis:

– S.I. Concatedral de Santa María en Castellón, todos los días del año.

– Iglesia parroquial de El Salvador en Castellón de la Plan, donde se venera la imagen del  Cristo de la Misericordia, todos los primeros viernes de mes.

– Basílica de El Salvador de Burriana, población que tiene como Patrona a la Virgen de la Misericordia, los días del 21 al 30 de mayo de 2016 así como el 7 y 8 de septiembre de 2016, Vigilia y Fiesta de la Patrona.

– Iglesia parroquial de Santa Isabel de Aragón en Vila-real,  donde se venera la imagen del Cristo de la Misericordia, los días del Quinario (del 29 de febrero al 4 de marzo de 2016) y la Vigilia y Fiesta del Cristo de la Misericordia (5 y 6 de marzo de 2016).

– Santuario-Basílica de la Virgen del Lledó de Castellón de la Plana, Patrona de la Ciudad, los días del Triduo y de la Fiesta principal de la Virgen del Lledó .

 

Así mismo podrá obtenerse la indulgencia plenaria, con las condiciones señaladas, peregrinando a los templos de nuestra Diócesis, donde se celebre las 24 horas para el Señor y el Jubileo de la Misericordia para los distintos grupos: sacerdotes y diáconos permanentes, vida consagrada, niños, jóvenes, enfermos, catequistas, voluntarios de Cáritas, maestros y profesores de religión.

 

Y, finalmente, para facilitar la celebración de las monjas de clausura, también podrá obtenerse la indulgencia plenaria, con las condiciones señaladas, peregrinando a los templos de los Conventos y Monasterios de Clausura en nuestra Diócesis, el día de la Fiesta del Titular del Convento o Monasterio, el día de Fiesta del Fundador o Fundadora de la Orden o Congregación respectiva y el día de la Solemnidad de Nuestro Señor Jesucristo, Rey del Universo

 

En todos los lugares donde puedan lucrarse las gracias del Año de la Misericordia se ofrecerá adecuadamente a los fieles el Sacramento de la Penitencia y se observarán las disposiciones generales de la Iglesia en esta materia contenidas en el Código de Derecho Canónico y en la última edición del Enchiridium indulgentiarum.

 

  1. Los fieles verdaderamente arrepentidos, que por diversos motivos estén imposibilitados de llegar a la Puerta Santa, podrán obtener igualmente la indulgencia. En primer lugar los enfermos y las personas ancianas y solas, a menudo en condiciones de no poder salir de casa. Para ellos será de gran ayuda vivir la enfermedad y el sufrimiento como experiencia de cercanía al Señor que en el misterio de su pasión, muerte y resurrección indica la vía maestra para dar sentido al dolor y a la soledad. Vivir con fe y gozosa esperanza este momento de prueba, recibiendo la comunión o participando en la santa Misa y en la oración comunitaria, también a través de los diversos medios de comunicación, será para ellos el modo de obtener la indulgencia jubilar.

 

  1. También para los presos, que experimentan la limitación de su libertad, el Jubileo siempre ha sido la ocasión de una gran amnistía, destinada a hacer partícipes a muchas personas que, incluso mereciendo una pena, sin embargo han tomado conciencia de la injusticia cometida y desean sinceramente integrarse de nuevo en la sociedad dando su contribución honesta. Que a todos ellos llegue realmente la misericordia del Padre que quiere estar cerca de quien más necesita el perdón.

 

Los presos podrán ganar la indulgencia en la capilla de la Cárcel de Castellón I (Castellón), cada vez que atraviesen la Puerta Santa, que será abierta el 24 de enero de 2016, y cumplan el resto de la condiciones establecidas. Así mismo los presos podrán ganar la indulgencia -como ha dispuesto el papa Francisco- cada vez que atraviesen la puerta de su celda, dirigiendo su arrepentimiento y la oración al Padre, de modo que este gesto pueda ser para ellos el paso de la Puerta Santa, porque la misericordia de Dios, capaz de convertir los corazones, es también capaz de convertir las rejas en experiencia de libertad.

 

  1. El Santo Padre nos llama a redescubrir en este tiempo jubilar las riquezas contenidas en las obras de misericordia corporales y espirituales. La experiencia de la misericordia, en efecto, se hace visible en el testimonio de signos concretos como Jesús mismo nos enseñó. Cada vez que un fiel viva personalmente una o más de estas obras obtendrá ciertamente la indulgencia jubilar. De aquí el compromiso a vivir de la misericordia para obtener la gracia del perdón completo y total por el poder del amor del Padre que no excluye a nadie. Será, por lo tanto, una indulgencia jubilar plena, fruto del acontecimiento mismo que se celebra y se vive con fe, esperanza y caridad.

 

  1. La indulgencia jubilar, por último, se puede ganar también para los difuntos. A ellos estamos unidos por el testimonio de fe y caridad que nos dejaron. De igual modo que los recordamos en la celebración eucarística, también podemos, en el gran misterio de la comunión de los santos, rezar por ellos para que el rostro misericordioso del Padre los libere de todo residuo de culpa y pueda abrazarlos en la bienaventuranza que no tiene fin.

 

  1. El Santo Padre también ha concedido a todos los sacerdotes para el Año jubilar, no obstante cualquier cuestión contraria, la facultad de absolver del pecado del aborto a quienes lo han practicado y, arrepentidos de corazón, piden por ello perdón. Los sacerdotes se deben preparar para esta gran tarea sabiendo conjugar palabras de genuina acogida con una reflexión que ayude a comprender el pecado cometido, e indicar un itinerario de conversión verdadera para llegar a acoger el auténtico y generoso perdón del Padre que todo lo renueva con su presencia.

 

Publíquese en el Boletín Oficial y otros medios diocesanos de comunicación.

 

Dado en Castellón de la Plana a once de diciembre del Año del Señor de dos mil quince.

 

+Casimiro López Llorente

Obispo de Segorbe-Castellón

Ante mi,

Ángel Cumbicos Ortega

Vicecanciller-Vicesecretario general