Jornada fraterna de los sacerdotes jubilados en el Santuario de la Balma

Coincidiendo con la fiesta de Jesucristo Sumo y Eterno Sacerdote, los presbíteros jubilados –que no significa que no sigan activos en diversos servicios a las comunidades cristianas – han compartido una jornada fraterna peregrinando al Santuario de la Mare de Déu de la Balma, al norte de la provincia de Castellón y ya en la diócesis de Tortosa. Los han acompañado el Obispo, Mons. Casimiro López Llorente, el vicario general, Javier Aparici, y el vicario para el clero, Marc Estela.

Leer más

Los sacerdotes diocesanos asisten, junto al Obispo, al retiro mensual del mes de mayo

Esta mañana, los sacerdotes diocesanos han participado en el retiro mensual del mes de mayo en el
Palacio Episcopal de Castellón, al que también ha asistido Monseñor López Llorente. El rector del
Seminario Diocesano “Mater Dei”, Juan Carlos Vizoso, ha sido el encargado en esta ocasión de la
predicación, que ha versado sobre las tres crismaciones que el sacerdote recibe a lo largo de su vida. Las dos primeras, igual que todo cristiano, en el Bautismo y la Confirmación, y la tercera en la ordenación sacerdotal. Leer más

Miguel Navarro: “Juan de Ávila y el Concilio de Trento comparten la idea fundamental que la Iglesia tiene una misión pastoral”

Miguel Navarro Sorní ha pronunciado la conferencia del día de la festividad de san Juan de Ávila, patrón del clero español, que han celebrado los sacerdotes del nuestra diócesis en comunión con el Obispo de Segorbe-Castellón en el Seminario “Mater Dei”. El sacerdote valenciano ha disertado sobre el tema “san Juan de Ávila y la reforma sacerdotal: claves de la santidad sacerdotal desde la perspectiva avilista” y ha manifestado que el santo español y el Concilio de Trento “comparten la idea que la Iglesia tiene, ante todo, una misión pastoral, y por ese motivo las reformas que ambos plantean están en sintonía”. Esta es la esencia de la reforma tridentina y avilista, ha comentado, el espíritu que las anima, enunciado en un principio fundamental: la salvación de las almas, “que puso en marcha una verdadera revolución en la Iglesia moderna, un giro copernicano (…) pues volvía a a situar al conjunto de la jerarquía eclesiástica en una perspectiva pastoral, poniendo en el cuidado espiritual de los fieles su principal empeño, lo que definía al clero”. Leer más

Homilía de Mons. López Llorente en la fiesta de san Juan de Ávila

Castellón de la Plana, Capilla del Seminario Diocesano Mater Dei,

10 de Mayo de 2019

 

(Ez 34,11-16; Sal 22. 1 Pt 5,1-4; Lc 22,24-30)

 

 

Amados sacerdotes, diáconos y seminaristas:

1.Con la alegría propia del tiempo de Pascual celebramos hoy la Fiesta de San Juan Avila, el Patrono de clero español. Al recordar hoy al Maestro de Ávila y Apóstol de Andalucía queremos dar gracias a Dios por el regalo de este gran santo y doctor de la Iglesia universal.

Animados por el espíritu de San Juan de Ávila queremos manifestar hoy nuestra alegría en el seguimiento del Señor en el ministerio presbiteral. Cantemos las misericordias del Señor y, con María, proclamemos su grandeza por las maravillas que ha obrado en nosotros, sacerdotes, y por los testimonios de entrega y de santidad de tantos sacerdotes de nuestro presbiterio diocesano de Segorbe-Castellón. Como Obispo vuestro, hoy doy gracias a Dios por todos vosotros, queridos sacerdotes: por vuestras personas, por el don de vuestra vocación y vuestro ministerio sacerdotal, por vuestra entrega fiel a Jesucristo, el Buen Pastor, y a las ovejas de su rebaño que Él a través de nuestra Iglesia os ha confiado.

Gracias damos a Dios de un modo muy especial por los que este año celebráis las bodas sacerdotales: por D. Joaquín Gil Gargallo y D. Marcelino Cervera Herrero, en sus bodas de diamante: por D. Joaquín Esteve Domínguez y D. José Aguilella Maneu en su bodas de oro; y por D. Vicente Paulo Gómez y D. Javier Aparici Renau, en sus bodas de plata. Mi más cordial y sentida enhorabuena a todos. El Señor ha estado grande con vosotros y con nuestra Iglesia diocesana: gracias por vuestra entrega al ministerio, gracias por vuestra fidelidad al don que un día recibisteis, gracias por nuestra cercanía y colaboración. Por la intercesión de nuestro Santo Patrono suplico a Dios que nos conceda a vosotros y a todos nosotros, pastores del pueblo de Dios, la gracia de la santidad siguiendo el ejemplo de este “maestro ejemplar por la santidad de su vida y por su celo apostólico”.

Pastores del rebaño de Dios

2.Queridos hermanos, sacerdotes: No olvidemos que somos pastores del rebaño de Dios, es decir somos un don de Dios a su pueblo. El pueblo de Dios no nos pertenece: es su pueblo, propiedad suya, no es propiedad nuestra. Los presbíteros hemos sido ungidos, consagrados y enviados para ser pastores y guías al servicio del pueblo de Dios. Somos sus pastores en nombre y representación de Jesús, el único Buen Pastor del rebaño de Dios. En él se cumple la profecía de Ezequiel: “Yo mismo apacentaré mis ovejas y las haré reposar” (Ez 34, 16). Al afirmar, pues, nuestro ser y nuestra función de pastores del pueblo de Dios, no puede en caer en olvido el lugar central de Cristo en el Pueblo de Dios y la referencia permanente de nuestro ministerio a Él; la centralidad de Jesucristo siempre debe quedar resaltada en el ejercicio y vivencia de nuestro ministerio.

No podremos ser buenos pastores del Pueblo de Dios, sin una profunda relación de amor con Dios Padre, buscando siempre su voluntad, como Cristo Jesús. Y no podremos tampoco ser buenos pastores, sin cultivar una profunda relación de amor y amistad con Cristo Jesús, el Buen Pastor, alimentada en la oración, en la Eucaristías, en la adoración, en el sacramento de la Penitencia, en el ejercicio de nuestro ministerio. Recordemos la triple pregunta de Jesús a Pedro, antes de encomendarle el pastoreo de la Iglesia: “Pedro ¿me amas?” (cf. Jn 21, 15-17). Nadie da lo que no tiene. Nadie puede transmitir y llevar a Cristo, si no está unido vital y existencialmente a Él por el amor. Si estamos desnutridos, si estamos alejados de la fuente de la  Vida, no podremos transmitir vida. Sólo desde nuestro amor a Cristo, podremos amar, cuidar y apacentar a aquellos que Él nos encomienda. Nuestra caridad pastoral será la prueba de nuestro amor a Cristo.

Según el corazón de Jesús

3.Dios quiere que seamos pastores de su pueblo según su corazón; Dios quiere que se cumpla en nosotros la promesa hecha su pueblo: “Os daré pastores según mi corazón”. (Jer 3,15). Para caminar hacia la santidad en el ejercicio de nuestro ministerio hemos de ir ajustando nuestra vida con el corazón de Dios, que se nos revela en el corazón de Jesús. Al celebrar el Centenario de la Consagración de España al Corazón de Jesús y para aproximarnos a lo que Dios quiere de nosotros, nos viene muy bien recordar y seguir el consejo de San Juan de Ávila: “Ábrele el corazón, y abrirásle el tesoro con que más se huelga. Ya abrió Dios sus entrañas y su corazón. Por aquel agujero del costado puedes ver su corazón y el amor que tiene. Ábrele el tuyo. Sobre todo, metámonos, y no para luego salir, más para morar, en las llagas de Cristo, y principalmente en su costado, que allí en su corazón, partido para nos, cabrá el nuestro y se calentará con la grandeza del amor suyo”.

Sólo permaneciendo en el corazón de Cristo se fortalece y se mantiene fresca y lozana la caridad pastoral; sólo en el corazón de Jesús aprendemos cómo cuidar del rebaño. ¿Cómo era el amor del corazón de Jesús? El Evangelio es el libro siempre abierto que nos descubre en cada una de sus líneas el corazón de Cristo. El amor de Jesús era bondadoso, compasivo y misericordioso, paciente y humilde, benigno y comprensivo. Este amor de su corazón se vuelve divinamente celoso cuando se trata de nuestra salvación. Jesús se declara nuestro Pastor, un Pastor que conoce y ama a cada una de sus ovejas y de las que dice que nadie se las arrebatará de la mano. Un amor que no se queda en palabras vacías, sino que se entrega hasta el final.

El amor de Jesús es un amor a Dios, su Padre, y a nosotros los hombres. En relación con Dios, se pasa horas y noches enteras en oración con Dios su Padre; se somete a su voluntad hasta aceptar la muerte en la cruz; se siente lleno de celo por su gloria y dice no tener más alimento que hacer la voluntad de su Padre Dios. A los hombres nos ama como a verdaderos hermanos suyos, a todos, sin excluir a ninguno; si alguna preferencia tiene es precisamente con los más alejados, con los pecadores y con los pobres. Es el suyo un amor generoso, complaciente, dulce y suave, magnánimo y tolerante. Pero es también un amor que no le deja parar cuando se trata de nuestro bien, y toda su ternura y delicadeza se convierten en audacia, valentía y decisión que no le detienen ante ningún peligro.

No olvidemos, queridos hermanos, que esa promesa de Dios de dar a su pueblo pastores según su corazón, se la hace a quienes necesitan de nuestro amor pastoral. El destinatario del compromiso de Dios no es otro que el rebaño de Cristo. Por eso, nuestro corazón sacerdotal, conformado al corazón de Cristo, es siempre un regalo de Dios a su pueblo, en concreto a este pueblo que nosotros apacentamos. No hurtemos a nuestro pueblo este don de Dios.

En eso insiste San Pedro en la segunda lectura de hoy: “pastoread el rebaño de Dios que tenéis a vuestro cargo, mirad por él, no a la fuerza, sino de buena gana, como Dios quiere; no por sórdida ganancia, sino con entrega generosa; no como déspotas con quienes os ha tocado en suerte, sino convirtiéndoos en modelos del rebaño” (1 Pt 5,2-3). “Mirad por él”: mirad por el rebaño que tenéis a vuestro cargo, nos dice Pedro; y para motivarnos en ese cuidado amoroso del rebaño nos dice: “como Dios quiere”. Eso significa que hemos de ajustar nuestra mirada al pueblo santo que cuidamos con el mirar de Dios, que es siempre un mirar desde el corazón, buscando lo que Dios quiere y pide en cada momento. Buscar siempre la voluntad de Dios, no la nuestra: en la escucha de los hombres y los acontecimientos, y en el discernimiento desde la obediencia a la Palabra de Dios.

De ahí que el nuestro ha de ser siempre un corazón que ve y contempla a nuestra gente con la mirada de Dios. San Pedro para indicarnos cómo es el querer de Dios, primero nos advierte de lo que no podemos permitirnos: “no a la fuerza” –con desgana o por cumplir-, “no por sórdida ganancia” –para enriquecerse o medrar-, “no como déspotas” –autoritarios con el rebaño-. Más claro imposible. Y después, ya en positivo, nos recomienda que lo hagamos todo “como modelos del rebaño que nos ha tocado en suerte y con entrega generosa”. Es el amor entrañable y entregado, lo que caracteriza al pastor. Ser buen pastor exige celo apostólico, entrega incondicional y amor entrañable. Nuestro único interés ha de ser Jesucristo, su Evangelio y llevar a las personas al encuentro con Cristo y su salvación.

Con una actitud de servicio

4.Pedro, al hacernos esta recomendación, interpreta muy bien a Jesús cuando le enseñó a los apóstoles como habrían de estar junto al rebaño. “Yo estoy en medio de vosotros como el que sirve” (Lc 22,27). De Jesús aprendió Pedro que apacentar el rebaño es servir, aunque en su caso con muchas dificultades para comprenderlo y asimilarlo. En realidad, no hay otro modo de participar en el sacerdocio de Cristo: “Vosotros no hagáis así, sino que el mayor entre vosotros se ha de hacer como el menor, y el que gobierna como el que sirve” (Lc 22,26). El servicio es imprescindible en los trabajos del Reino, sólo el servicio sitúa en la intención del corazón de Cristo. No servir y utilizar el sacerdocio y el ministerio para otros fines lo adultera todo y nos sitúa al margen de los verdaderos deseos de Dios en favor de los hombres.

Sólo el servicio, la actitud de servicio amoroso y desinteresado, nos abre a la conversión pastoral a la que nos llama el Papa Francisco. Sólo la actitud de servicio y de un amor apasionado como el de Jesús nos proyecta hacia las necesidades de nuestros hermanos y hermanas, de nuestras comunidades y de nuestra sociedad. El que no está dispuesto a servir, el indiferente o el acomodado, tampoco estará dispuesto a evangelizar, es decir, a tocar la carne herida de los hombres y mujeres de nuestros pueblos y ciudades. Sólo en la actitud de servicio y de compasión se puede fortalecer en nosotros el sueño misionero de llegar a todos. Esta actitud de servicio en todos crea comunión y proyecta nuestro ministerio a la misión compartida.

Dejemos que nuestra vida como nos dice San Juan de Ávila se vaya ordenando siempre más a la transformación del corazón, a imagen del corazón de Cristo, que enviado por el Padre para realizar su designio de amor se conmovió ante las necesidades humanas, salió a buscar la oveja perdida, hasta el extremo de ofrecer su vida por ellas y no vino para ser servido sino para servir. Este es nuestro reto personal y comunitario como presbiterio: que nos mantengamos en un proceso de gradual y continua configuración en Cristo, en su ser y en su hacer. Ese será el reto permanente de nuestro crecimiento interior. A partir de ahí, la misión estará siempre metida en nuestras entrañas sacerdotales y nosotros estaremos dispuestos a entrar con pasión evangelizadora en el corazón del mundo.

5.Felicito de todo corazón una vez más a nuestros hermanos en sus bodas sacerdotales. Que sigáis manifestando al mundo la alegría de vuestra entrega y fidelidad al Señor y al ministerio recibido. Que la seducción del amor de Cristo siga tan viva como el primer día. Felicito también al neopresbítero Servilien.

Recordamos en esta Santa Misa a los hermanos que partieron a lo largo de este último año a la casa del Padre: Mn. José Domnech y D. Miguel Aznar. Que el Señor les conceda su paz y la gloria para siempre.

Y que María nos acompañe a todos y cuide de nosotros para que sigamos siendo fieles a su Hijo Jesucristo, según la vocación y el ministerio que cada uno hemos recibido del Señor. Ella sabrá guiarnos, día a día, para que seamos pastores según el corazón de su Hijo, el buen Pastor. Amén.

+Casimiro López Llorente

Obispo de Segorbe-Castellón

Los sacerdotes de nuestra diócesis celebrarán mañana el día de su santo patrón en el “Mater Dei”

Los sacerdotes de nuestra Diócesis celebrarán mañana viernes, día 10 de mayo, la fiesta de su patrón, san Juan de Ávila, con una jornada de formación y fraternidad en torno al Obispo de Segorbe-Castellón, Monseñor López Llorente, que tendrá lugar en el Seminario “Mater Dei”. Leer más

Los sacerdotes jóvenes de la diócesis se reúnen con Don Casimiro en Betxí

Monseñor López Llorente ha celebrado su reunión mensual con los sacerdotes jóvenes de la diócesis en la localidad de Betxí, en el pórtico de las celebraciones litúrgicas de Semana Santa. El ponente elegido para compartir esta jornada ha sido José Pedro Manglano, sacerdote valenciano e impulsor de “Hakuna”, una asociación privada de fieles que comparten la fe y siguen a Cristo en la Eucaristía, y que ha disertado sobre la santidad sacerdotal. Leer más

Miguel Aznar

Despedida del presbítero Miguel Aznar

El viernes primero de Cuaresma, a las cuatro de la tarde, numerosos sacerdotes y centenares de fieles han asistido a la misa funeral por el eterno descanso de Miguel Aznar, presbítero, que falleció la tarde del jueves 14 de marzo a los 78 años tras una larga enfermedad. Mons. Casimiro López Llorente, que presidió el acto religioso, comenzaba la homilía diciendo que “el Padre Dios lo ha llamado a su presencia. Terminaba así Miguel su cuaresma personal, su tiempo de preparación para vivir su pascual personal, su paso definitivo al encuentro con el Señor”.

Leer más

ACEMU arzobispo siro-ortodoxo

El encuentro ecuménico ACEMU contará con el testimonio de un arzobispo sirio

El próximo fin de semana, 16-17 de marzo, la Casa de Espiritualidad del Desierto de las Palmas, en Benicasim, acogerá el Encuentro Ecuménico nacional promovido por la Asociación Centro Ecuménico Misioneras de la Unidad ( ACEMU ). Entre los ponentes participará el Arzobispo y Vicario Patriarcal de la Iglesia Siro Ortodoxa de Antioquía, mons. Nicolaos Matti Abd Alahad (foto). El Delegado Diocesano de Ecumenismo, Nuno Carvalho Vieira, asegura que es una ocasión para “insistir en lo que nos une y volver nuestra mirada hacia el que está a nuestro lado, porque aunque profese una confesión distinta, no deja de ser nuestro hermano”.

Leer más

Retiro Cuaresma sacerdotes Tales

Tales acoge el retiro de Cuaresma de los sacerdotes de la Diócesis

Los sacerdotes de la diócesis de Segorbe-Castellón participaron este lunes 11 de marzo en un retiro de Cuaresma que tuvo lugar en la casa de las Hermanas Carmelitas de Tales. El reverendo Félix del Valle Carrasquilla -director espiritual del seminario de Toledo y profesor de Antropología Teológica en el Instituto San Idelfonso– fue el encargado de dirigir las dos charlas de reflexión que se llevaron a cabo durante la mañana.

“El celibato es una promesa que hicimos a Dios cuando fuimos ordenados diáconos” recordó el ponente en su primera reflexión. Quien además añadió que “el celibato y la virginidad suponen una unión inmediata con Cristo-Esposo”. Por eso la madurez de la fe y la madurez afectiva “son imprescindibles para vivir ese amor esponsal con Cristo”, concluyó mosén Félix.

Después de las reflexiones tuvo lugar la Exposición del Santísimo Sacramento y los sacerdotes pudieron aprovechar durante una media hora larga para rezar. La jornada concluyó con una comida de fraternidad.

Don Casimiro celebra la tradicional reunión mensual con los sacerdotes jóvenes de la Diócesis

Monseñor López Llorente ha celebrado su tradicional reunión mensual con el clero joven de nuestra diócesis. En esta ocasión, nuestros sacerdotes se han reunido con el Obispo de Segorbe-Castellón en la Parroquia de Santo Tomás de Villanueva de Castellón y han reflexionado sobre la importancia de la Penitencia. Don Jaime Sancho, rector de la Basílica de la Mare de Déu dels Desamparats, ha sido el encargado de impartir la charla formativa y ha comenzado glosando para los presentes los momentos y autores más importante en la historia de la dicho sacramento, a fin de comprenderlo y reactivarlo en el momento presente.

Leer más