Catequesis de Confirmación

Queridos diocesanos:

En breve comenzarán las catequesis en las parroquias. En pocas de ellas se ha implantado ya el proceso continuado de la iniciación cristiana para niños y adolescentes; son excepción las que ofrecen catequesis infantil. En la mayoría de  los casos se ofrece la catequesis preparatoria para la primera Comunión y Confesión, y la catequesis preparatoria para la Confirmación. Centrándonos en la de Confirmación, la mayoría de los adolescentes y jóvenes que se acercan a recibirla han estado distanciados de la práctica habitual en la comunidad cristiana, en muchos casos desde su primera Comunión.

Si queremos realmente que los adolescentes o jóvenes se preparen para que la acción del Espíritu Santo caiga en tierra buena y preparada, el primer objetivo de la catequesis de Confirmación ha de ser ayudarles a avivar y madurar su fe en Cristo, es decir, a descubrir y conocer a Aquel que es el Salva­dor del mundo, a seguir a Jesucristo resucitado que les da su Espíritu en la Iglesia viva, y a madurar en su vida cristiana. Hacia esto, que es lo principal, ha dirigirse la pastoral de la confirmación.

Pero, ¿cómo pro­vocar el deseo de Jesucristo en aquellos que, habiendo sido bautizados de niños y recibido la primera Comunión, no han tenido formación perma­nente en la fe y están distanciados de la comunidad eclesial? ¿Cómo lograr que chavales de 13 a 16 años se sientan atraídos de lleno hacia la persona de Je­sús, el Señor Resucitado, hacia su Evangelio como norma de vida, y hacerles ver esto les concierne plenamente, les pide conversión y transformación de mente, corazón y vida, para seguir a Cristo en el seno de la comunidad eclesial?

Contando siempre con la ayuda de la gracia, en el proceso catecumenal de preparación a la Confirmación hay algunos criterios que son básicos.

El primero es de carácter personal: se trata que cada joven llegue a la convicción personal de que quiere ser cristiano; es decir, que quiere creer de verdad en Cristo, seguirle en el seno de la Iglesia y ser su testigo en la Iglesia y en el mundo; para ello es muy aconsejable dedicar un tiempo -antes de comenzar con el programa de catequesis- al anuncio del kerigma que suscite y avive el encuentro personal con el Señor y la fe en Él, el deseo de conocerle, amarle y seguirle; antes de nada hay que aclarar y depurar, en su caso, con cada uno el motivo por el que desea recibir la Confirmación; si el motivo no fuera recto habrá que decirle que lo deje para más adelante.

En segundo lugar es necesario que el proceso sea personalizado, lo que no excluye la reuniones y actos catequéticos en grupo; pero cada uno ha de ser acompañado personalmente en su proceso de crecimiento en la fe y de vida cristiana (escucha de la Palabra, oración personal y comunitaria, participación en la Eucaristía dominical y en la Penitencia) así como de maduración en su vida moral. Es un proceso evolutivo y evangélico, que ha de ser realizado con ellos y no sólo para ellos.

Y, finalmente, este proceso ha de llevarse a cabo dentro de la co­munidad cristiana parroquial; y no sólo porque han de participar asiduamente en la vida de la comunidad sino también porque la misma comunidad está aludida ante este acontecimiento de Pentecostés de la Confirmación, sin el cual se apagaría la Iglesia.

La preparación para la Confirmación implica, pues, que el joven desee de forma consciente y responsable orientar su vida, centrándola en Jesucristo Resucitado que nos reúne en Iglesia. Esto requiere de su parte interés, motivación recta, seriedad en el proceso y maduración en su fe y vida cristiana, y compromiso eclesial.

Con mi afecto y bendición,

 

+Casimiro López Llorente

Obispo de Segorbe-Castellón

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.