Colabora con tu Iglesia: Pon la X en la Declaración de la Renta

Queridos diocesanos:

La misión espiritual de la Iglesia descansa en último término en Dios. El es quien la sostiene por medio de Jesucristo y por la fuerza del Espíritu Santo. Pero el Señor Jesús puso la tarea ingente de la evangelización en manos de los Apóstoles y en manos de su Iglesia, que formamos todos los cristianos. La misión de nuestra Iglesia corresponde, pues, a todos los bautizados y para realizarla necesita de la colaboración activa y responsable de todos sus miembros. Esta colaboración va desde la vivencia personal, coherente y testimoniante de la propia fe, pasa por la implicación en las tareas de la Iglesia e incluye también nuestra colaboración económica.

Nuestra Iglesia, que no es de este mundo pero está en el mundo, necesita recursos económicos para poder llevar a cabo su misión. Son muchas las necesidades de nuestra Iglesia para cumplir su misión, para seguir haciendo el bien. Ahí están la atención espiritual y humana a todo aquél que lo necesita, el culto, el mantenimiento de los templos, la atención de numerosos servicios caritativos y sociales, la remuneración de los sacerdotes, religiosos y seglares, las actividades pastorales para adultos, jóvenes y niños, o la evangelización y la ayuda al Tercer Mundo. Muchas son las tareas, pero pocos los recursos económicos de que disponemos.

Todo católico tiene el deber de ayudar a su Iglesia en sus necesidades y de colaborar económicamente con ella. La financiación de nuestra Iglesia depende de todos cuantos la formamos. Desde la primera comunidad cristiana, la financiación de la Iglesia ha dependido siempre de la colaboración económica de sus fieles. Y más aún lo es ahora que el Estado no completará ya lo que se recaude por la asignación tributaria.

En el periodo de la Declaración de la Renta, en que no encontramos, una forma sencilla, pero necesaria, de colaborar y de cumplir con este deber es poner la X en el impreso de la Declaración de la Renta en la casilla correspondiente a la Iglesia católica. Al poner la X no se paga más; una muy pequeña parte de lo que en cualquier caso se pagará a Hacienda pasa a la Iglesia. No cuesta nada poner la X en la Declaración. También hay que poner la X si sale a devolver, porque tampoco nos van a devolver menos.

Nos hemos de preocupar personalmente de poner la X o, si nos hacen la declaración, nos hemos de asegurar de que se ponga. Gracias en nombre de tu Iglesia.

Con mi afecto y bendición,

 

+ Casimiro López  Llorente

Obispo de Segorbe-Castellón

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.