Compromiso de todos por la educación

Queridos diocesanos:

La organización católica Manos Unidas celebra su Campaña anual durante la segunda semana de este mes de Febrero, que culminará el domingo, día 11, con la celebración del Día diocesano de Manos Unidas y la Colecta en todas las iglesias de la Diócesis. El trabajo, que durante todo el año realizan las voluntarias y los voluntarios, se intensifica en estos días. Con diversas acciones pretenden avivar nuestra sensibilidad y nuestro compromiso efectivo con los problemas del subdesarrollo en el mundo.

Este año, Manos Unidas ha puesto el centro de su atención y de sus acciones en la educación; y, más en concreto, en la escolarización de todos, en especial de los niños y de las niñas en los países más pobres. La alfabetización, aprender a leer y escribir, a calcular y pensar, son condiciones básicas para la educación. Es éste un proceso que tiene como finalidad el desarrollo integral y armónico de todas las capacidades de la persona. La Doctrina Social de la Iglesia nos recuerda que el desarrollo autentico ha de ser de todo el hombre, de todos los hombres y de todas las generaciones.

El ser humano es una unidad de cuerpo y espíritu, destinado por Dios a la perfección en la unidad personal. Los bienes materiales son necesarios para vivir con dignidad, pero no pueden convertirse en fin último del desarrollo; son medios al servicio del ser y del bien integral de las personas, es decir, de la realización de su vocación. La persona está llamada a realizarse en todas sus dimensiones: en la corporal, social, cultural, espiritual y religiosa. Un desarrollo con rostro humano no olvida ninguna de estas vertientes de la persona.

Educación y desarrollo integral de la persona van unidos y se condicionan mutuamente. No es posible el desarrollo personal y comunitario sin la educación. No habrá verdadero desarrollo, mientras existan tantas personas, especialmente niñas y mujeres, sin acceso a la escolarización.

Colaboremos todos con generosidad en la Colecta de Manos Unidas en favor de la escolarización de los más pobres. Nuestra aportación será la prueba del grado real de nuestro compromiso por el desarrollo de los más pobres.

Vuestro Obispo,

 

+ Casimiro

Obispo de Segorbe-Castellón

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.