En comunión con el Papa, sucesor de Pedro

Queridos diocesanos:

 

El próximo lunes, día 29 de junio, celebramos la festividad litúrgica de San Pedro y San Pablo. Simón fue el primero entre los discípulos que confesó a Cristo como Hijo de Dios vivo, y por ello fue llamado Pedro. Pablo, convertido a la fe en su encuentro con Cristo camino de Damasco, fue el apóstol de los gentiles y predicó a Cristo crucificado a judíos y griegos. Ambos, con la fuerza de la fe y del amor a Jesucristo, anunciaron el Evangelio en Roma, donde en tiempo del emperador Nerón sufrieron el martirio. Los dos son columnas de la Iglesia y heraldos del Evangelio.

Entre los doce Apóstoles, testigos directos de la vida y, sobre todo, de la resurrección de Jesús, elegidos y enviados por Él mismo para ser sus testigos y evangelizar en su nombre, Pedro tiene por voluntad expresa de Jesús un puesto especial. Jesús le eligió y puso a la cabeza del grupo de los doce Apóstoles, sobre el que fundó su Iglesia; a Pedro le confió la misión de ser el apoyo firme de la fe y de la vida de sus discípulos. Jesús le dijo: “Tú eres Pedro y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia” (Mt 16,18) y “yo he pedido por ti, para que tu fe no se apague. Y tú, cuando te hayas convertido, confirma a tus hermanos” (Lc 22, 32). Los Apóstoles le reconocieron esta  función de presidencia en el grupo. Después de ascender Jesús al Cielo, Pedro presidía la vida y las actividades de los Doce. Pedro es testigo, fundamento y roca firme de la fe de todos los creyentes: él es la piedra sobre la que Jesús construye su Iglesia, el fundamento de la unidad en la fe y vida de toda la comunidad de los creyentes.

Después de anunciar el Evangelio en Jerusalén, Pedro marcha a Antioquia, y después a Roma. Será su primer Obispo. Roma era el centro del mundo conocido. Situarse allí era la manera de manifestar la universalidad del Evangelio de Jesús y de impulsar la difusión de la fe cristiana por todo el mundo. Hay testimonios muy antiguos de que los Obispos de todo el mundo se sentían vinculados a la tradición cristiana de Roma. La huella de Pedro ha dado a la Iglesia romana el papel de ser referencia para todas las demás Iglesias, garantía de la autenticidad y de la unidad católica de la fe y de la vida de todos los cristianos.

Como Obispo de Roma, el Papa es el sucesor de Pedro. En él se perpetúa el ministerio petrino. El Papa garantiza así la unidad en la fe de todos los Obispos, de todas las Iglesias diocesanas y de todos los fieles. Los cristianos católicos sabemos que nos encontramos dentro de la corriente viva de la fe de los Apóstoles, que arranca del mismo Cristo, si estamos en comunión amorosa y creyente con el sucesor de Pedro, con su persona y sus enseñanzas. Esta es la garantía para saber que nuestra fe es auténtica, que somos verdaderos discípulos de Jesús. Acojamos de corazón y vivamos con fidelidad lo que el Papa nos enseña. Nuestra fe ha de ser personal, sí; pero también eclesial, apostólica y en comunión afectiva y efectiva con el Papa.

En el día de la fiesta de San Pedro tengamos un recuerdo muy especial para el Papa en nuestra oración personal y comunitaria. Demos gracias a Dios por el don de su ministerio, y por el Santo Padre Francisco que nos guía ahora. Que crezca entre nosotros nuestra adhesión personal e inquebrantable al Papa. Que se acreciente nuestro amor hacia él y nuestra fidelidad a sus enseñanzas. Demos gracias a Dios por su persona y por su ministerio, insustituible para toda la Iglesia.

Necesitamos del Papa y él necesita de nosotros, de nuestra oración y apoyo filial y gozoso. Para ejercer el ministerio en favor de toda la Iglesia también necesita de nuestra ayuda económica, generosa y verdadera; son inmensas las obras que debe atender en su solicitud amorosa por los fieles y las iglesias diocesanas de todo el mundo. Otros años hacíamos en este día la colecta del ‘óbolo de San Pedro’. Este año, a causa de la pandemia y por deseo expreso del Santo Padre, la haremos el día 4 de octubre, festividad de San Francisco de Asís.

Que Dios nos guarde al Papa Francisco. Es un gran regalo suyo a toda su Iglesia santa. Dios nos ha dado un gran testigo de esperanza y caridad evangélica, un incansable defensor y servidor de todo hombre, de los más débiles, inocentes e indefensos, y un gran promotor del cuidado de toda la creación.

 

Con mi afecto y bendición,

+Casimiro López Llorente

Obispo de Segorbe-Castellón

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.