Coronavirus: Oración de comunión espiritual

Debido al avance del coronavirus, y ante la obligación de cumplir la cuarentena bajo el Estado de Alarma, los católicos sufrimos la imposibilidad de acudir a nuestras parroquias para escuchar la palabra de Dios y recibir la comunión sacramental.

Pero durante estos días han surgido múltiples iniciativas de transmisión de la Santa Misa en directo a través de diferentes redes sociales, que junto a la radio y a la televisión, están siendo unas grandes y necesarias aliadas que nos facilitan la oportunidad de recibir la comunión espiritual.

En la oración del Ángelus del pasado 15 de marzo, el Papa Francisco dijo que “en esta situación de pandemia en la que nos encontramos viviendo más o menos aislados, estamos invitados a redescubrir y profundizar el valor de la comunión que une a todos los miembros de la Iglesia. Unidos a Cristo nunca estamos solos, sino que formamos un solo Cuerpo, del cual Él es la Cabeza”.

“Es una unión que se alimenta de la oración, y también de la comunión espiritual en la Eucaristía, una práctica muy recomendada cuando no es posible recibir el Sacramento. Digo esto para todos, especialmente para la gente que vive sola”, añadió.

¿En qué consiste comulgar espiritualmente?

Consiste en desear comulgar sacramentalmente, de forma que alimentamos ese deseo del mismo modo con el que nos preparamos para hacerlo en la Eucaristía.

¿Cuándo podemos hacer la comunión espiritual?

Como una preparación para la Santa Misa o en los casos en los que es imposible acudir a ella, como en el caso en el que nos encontramos actualmente.

Tomás de Kempis, en la Imitación de Cristo indica que «cuando fuere legítimamente impedido, tenga buena voluntad, y devota intención de comulgar…todo hombre devoto puede comulgar cada día y cada hora espiritualmente».

Son necesarias que se den tres condiciones:

  • Que sea un acto de fe de la presencia real de Cristo.
  • Que se de en nosotros el deseo de tomarlo sacramentalmente y de unirnos a Él.
  • Que pidamos alcanzar las mismas gracias que si estuviéramos recibiendo materialmente la hostia consagrada.

Oración de San Alfonso María de Ligorio

para recibir espiritualmente la comunión:

Creo Jesús mío que estás real y verdaderamente en el cielo

y en el Santísimo Sacramento del altar.

Os amo sobre todas las cosas y deseo vivamente recibirte dentro de mi alma

pero no pudiendo hacerlo ahora sacramentalmente,

venid al menos espiritualmente a mi corazón.

Y como si ya os hubiese recibido, os abrazo y me uno del todo a ti.

Señor, no permitas que jamás me aparte de ti.

Amén.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.