El Día del Seminario se traslada al 3 de mayo

Ante la pandemia del coronavirus, la Comisión Episcopal para el Clero y Seminarios ha decidido aplazar la celebración del Día del Seminario al domingo 3 de mayo de 2020, 4º Domingo de Pascua, celebración del Buen Pastor. Precisamente el lema de este año es «Pastores misioneros». Esta jornada se celebra habitualmente el 19 de marzo, solemnidad de San José, pero en la Diócesis se había trasladado al domingo 22.

La oración y el compromiso con los seminarios en  las comunidades cristianas debe ser todo el año, pero esto no quita que el Día del Seminario sea “un medio muy concreto para conocer y dar a conocer a nuestros seminarios mayores, Mater Dei y Redemptoris Mater, y a nuestro seminario menor Mater Dei; un día para rezar de modo especial por los seminaristas que en ellos disciernen y maduran su vocación al sacerdocio, y para expresarles nuestra cercanía y apoyo económico”, explicaba D. Casimiro López Llorente en la carta de presentación de la jornada. Segorbe-Castellón cuenta con 20 seminaristas en los tres centros.

La Iglesia española, en sintonía con las insistentes llamadas del papa Francisco, “está empeñada en la tarea de la evangelización”, asegura el documento difundido por la Conferencia Episcopal con motivo del Día del Seminario. En este contexto, el cardenal Ricardo Blázquez, en el discurso de apertura de la Plenaria de la Conferencia Episcopal hace tres semanas, señalaba como notas preeminentes del ministerio del futuro sacerdote “el carácter comunitario y el sentido misionero”.

La renovada Ratio fundamentalis institutionis sacerdotalis, que rige la formación de los seminaristas, determina por su parte que “la formación tiene como finalidad la participación en la única misión confiada por Cristo a su Iglesia: la evangelización en todas sus formas”.

Ese es el criterio que guía la formación de los seminaristas en la Diócesis. Juan Carlos Vizoso, rector del Mater Dei, explica que el pastor se forma por la vida en comunidad y el servicio en las parroquias, pero que esencialmente es una disposición interior: “Una cosa que les repito machaconamente es que el pastor tiene que vivir todos y cada uno de los momentos de su vida de manera pastoral. Por ejemplo, cuando estudia ya debe tener los rostros de la gente delante”.

Promover la dimensión misionera

La dimensión misionera se promueve en el seminario a través de experiencias y testimonios. En este sentido, el Redemptoris Mater se define de modo específico como misionero e internacional. En todo caso, “el seminarista de hoy en día tiene que ser un chaval muy de su tiempo, que no viva dentro de un cascarón sino que sea consciente de la vida que lo rodea, de cómo está el mundo. De este modo, crecer con Cristo en ese ambiente te hace ser ya misionero y pastor”, asegura Juan Carlos Vizoso.

El modelo del pastor misionero no es una utopía. Multitud de santos sacerdotes lo han vivido en plenitud a lo largo de la historia en la Diócesis. Es cierto que padecemos un “invierno de vocaciones” – que no concierne exclusivamente a las sacerdotales -, pero como afirmaba el Cardenal Blázquez, “no queremos conformarnos con administrar la escasez; deseamos ser cauce de nuevas vocaciones a las que el Señor continúa invitando”. Por eso D. Casimiro López Llorente asegura que “la vocación es el pensamiento amoroso de Dios sobre cada uno”, y que ayudar a los niños y jóvenes a responder a la llamada de Dios con alegría y generosidad, “será muestro mejor servicio a su felicidad”.

El Día del Seminario se celebra desde el año 1935 con el objetivo de suscitar vocaciones sacerdotales mediante la sensibilización, dirigida a toda la sociedad, y en particular a las comunidades cristianas.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.