Entrevista a Isaac, seminarista del Mater Dei

Isaac Huguet Escrihuela tiene 20 años y es de Castellón. Es el segundo de cuatro hermanos y ha estudiado desde los 3 años en el colegio de la Consolación de Castellón. Su parroquia de origen es Santo Tomás de Villanueva, en la que se casaron sus padres, y en la que recibió la comunión y la confirmación. Además de la parroquia y el colegio ha bebido mucho de la espiritualidad de los Carmelitas del Desert de les Palmes, de los Scouts de Europa y del Club Moreres. Ha entrado este año en el seminario Mater Dei después de haber estado dos años haciendo el discernimiento, mientras estudiaba filosofía en la Universidad de Navarra gracias a la ayuda económica del CARF.

 ¿Cómo descubriste tu vocación al sacerdocio?

La verdad es que he sentido la llamada del Señor desde que era pequeño, en el seno de mi familia, en la que siempre hemos vivido una vida de fe. Sin embargo, no fue hasta que tuve 17 años, tras un viaje a Roma con el Club Moreres, cuando me decidí a dar definitivamente el sí. Allí tuve la suerte de ver al Papa Francisco y de hablar con muchas personas que me ayudaran en este sí.

¿Fue difícil decirle sí?, ¿Qué dijeron tus padres y amigos?

Los primeros recuerdos que tengo sobre la llamada del Señor, como he dicho antes, son de cuando era muy pequeño, pero nunca quise decir que sí. Posponía la respuesta pensando que llegaría un día en el que se me pasaría, pero por más que intentaba llenar mi vida de cosas no podía apagar esta inquietud en mi corazón, pero al reconocer este vacío pude dejarme guiar por el Señor, gracias a sacerdotes y a amigos que me ayudaron a dar este sí.

Tengo que dar muchas gracias a Dios por mis padres, ellos me han dado todo en esta vida, incluida la fe. Así que siempre me han apoyado y ayudado en este camino de mi vocación. Mi grupo de amigos, los mismos con los que he ido al colegio en la Consolación si que se sorprendieron más, aunque yo creo que algunos ya se lo esperaban. Ellos, aunque no comparten la fe, ojalá algún día el señor les de este don, también me han apoyado y comprendido en la medida de sus posibilidades.

¿Por qué y para qué quieres ser sacerdote?

Quiero ser sacerdote porque creo que el Señor me ha llamado, y si así lo confirma la Iglesia seré sacerdote para servirle como quiera ser servida.

¿Qué invitación harías a los jóvenes que tienen esa inquietud?

¡Que no tengan miedo! Si esa es la vocación a la que el Señor les llama, Él les dará todo lo que necesitan. La vida está para darla a los demás, no para quedártela.

¿Quién o quiénes te han transmitido la fe?

Mis padres, ellos son quienes me enseñaron a rezar cuando era pequeño, y ahora me siguen enseñando con su ejemplo de vida. Además, también han estado muy presentes en este proceso de transmisión de la fe mis abuelos; Don José Antonio, cuando fue párroco en Santo Tomás de Villanueva; Fray Juanjo, Carmelita Descalzo en el convento de Burriana; el grupo de Scouts de Europa y las hermanas de Ntra. Sra. de la Consolación.

¿Cuál es la historia que el Señor está haciendo contigo?

En esta etapa del seminario, el Señor me está ayudando, sirviéndose de los profesores y de los formadores para prepararme intelectual, afectiva y espiritualmente, para poder en un futuro servir de verdad a la Iglesia y a los demás.

En los Evangelios vemos que es Jesús el que elige a sus discípulos, ¿por qué crees que se fijó en ti?

¿Por qué eligió a Pedro o a Pablo? No lo sé, tampoco sé porque se ha fijado en mí, un chico de Castellón, de notas en el colegio más que mediocres, muy tímido, el segundo de cuatro hermanos. Lo que sí tengo muy claro es que no ha sido por méritos propios.

¿Qué es lo que más te gusta del Seminario?  

Lo que más disfruto del seminario es la amistad que se da entre los seminaristas, tanto los del Mater Dei como con los del Redemptoris Mater, o los chicos del Seminario Menor. Esos momentos en la comida, las clases o los ratos de deporte muestran la unión y la fraternidad entre nosotros, que vivimos además de los sacramentos en nuestra vida ordinaria.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.