Las parroquias responden con gestos a la primera Jornada Mundial de los Pobres

Varias parroquias de la Diócesis han acogido la invitación del Papa Francisco para organizar actos concretos de cercanía con los necesitados a raíz de la I Jornada Mundial de los Pobres, el próximo domingo. Cáritas Diocesana ha ampliado la sensibilización a toda la semana hasta la Jornada de las Personas sin Hogar el 26 de noviembre. El Obispo presidirá una Eucaristía ese día en la Arciprestal de San Jaime en Vila-real. La misma tarde, la parroquia de los Santos Evangelistas organiza una merienda. Por su parte, la Sagrada Familia de Castellón ha previsto actos para este mismo fin de semana.

Juan Crisóstomo Nangagahigo, párroco de los Santos Evangelistas, explica que cada mes se organiza una merienda con los personas atendidas en los proyectos parroquiales de Cáritas. En esta ocasión, sin embargo, quieren marcar de manera especial el encuentro. Los voluntarios han preparado un pack con dos kilos de harina, 1 de azúcar y un litro de aceite para los participantes. Se quedará por la tarde y, junto con los dulces, se comentará el mensaje del Papa. A continuación se participará en la Misa presidida por Mons. López Llorente.

En la parroquia de la Sagrada Familia de Castellón, las Conferencias de San Vicente de Paúl promueven este mismo viernes 17 una oración junto con algunas de las personas atendidas que culminará con la Misa. Así mismo, en la celebración dominical voluntarios y personas usuarias de Cáritas tendrán una participación activa.

Fruto del Jubileo de la Misericordia

La Jornada Mundial de los Pobres es una iniciativa del Papa Francisco al final del Jubileo de la Misericordia del año pasado. Su  objetivo es, en primer lugar, estimular a los creyentes para que reaccionen ante la cultura del descarte y del derroche, haciendo suya la cultura del encuentro. Al mismo tiempo, anuncia Francisco, “es una invitación dirigida a todos, independientemente de su confesión religiosa, para que se dispongan a compartir con los pobres a través de cualquier acción de solidaridad, como signo concreto de fraternidad”. Por eso el Pontífice invita en su mensaje a abandonarse al amor de una manera auténtica, “no de palabra y de boca, sino de verdad y con obras”.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.