Las entidades de “Iglesia por el trabajo decente” piden condiciones laborales que protejan al trabajador

Las entidades de la iniciativa “Iglesia por el trabajo decente”, que integran a Cáritas, la Delegación de Pastoral Obrera, la Confederación de Religiosos (Confer), la Hermanadad Obrera de Acción Católica (HOAC) y la Frater, piden en el Día del Trabajo y fiesta de San José Obrero que se garanticen “unas condiciones laborales que protejan la integridad física y psíquica de la persona, y favorezca su protección social, esenciales para una vida digna”.

Ante la crisis laboral y económica provocada por la pandemia de la Covid-19, aseguran que ésta “hubiera tenido un menor impacto, sin la indecente precariedad laboral, ese “virus” que caracteriza el sistema de relaciones labores, que lesiona los derechos de las personas trabajadoras y de sus familias”.

Por ello aseguran que es necesario construir una red de protección social para que nadie se quede atrás, y un compromiso decidido con la comunidad y el buen común. Las medidas concretas que reclaman se refieren al reconocimiento de un ingreso mínimo garantizado, la prestación de desempleo para las empleadas del hogar, la regulación extraordinaria de los trabajadores “sin papeles”, un pacto de estado que apueste por la centralidad de la personas y el trabajo decente y un fortalecimiento de los derechos sociales en Europa.

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.