La Inmaculada y San José visten ya las fachadas de la Natividad de Villahermosa del Río

La iglesia parroquial de La Natividad, en Villahermosa, ha embellecido sus fachadas principal y lateral con dos nuevas imágenes: la de la Inmaculada, que evoca a la titular del templo, y la de San José. El 15 de agosto el párroco, Héctor Gozalbo, bendijo las estatuas en una celebración muy concurrida, y el 21 del mismo mes, víspera de la fiesta de María Reina, se entronizaron colocándolas en las hornacinas. Dos familias de la parroquia han asumido el coste.

Héctor Gozalbo considera que ha sido “una forma de recordar la figura de nuestra Madre, cuya titularidad ha tenido la parroquia de Villahermosa incluso ya en la primera iglesia, destruida durante la guerra de Sucesión. También es significativo porque se recuperan imágenes que el odio y la sinrazón destruyeron durante la Guerra Civil. Además, es una satisfacción ver tantas personas que se han implicado, como las familias benefactoras y los jóvenes de confirmación”.

La música acompañó la celebración

Las imágenes están realizadas en piedra artificial y polvo de mármol que, dándoles una apariencia noble, son más resistentes a las inclemencias meteorológicas y combinan mejor con las fachadas. La de la Inmaculada, en la fachada principal, mide 176 cm de altura y pesa 360 kg. La de San José, en el lateral del templo, mide un metro de altura y pesa 100 kg.  La celebración de agosto estuvo amenizada musicalmente por el guitarrista Juan Bautista Valverde y la Sociedad Musical José Pradas –que interpretó la marcha “Moró te llora”- y ofreció un repique de campanas titulado “Bajo el Pico”, en referencia al Penyagolosa.

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.