1ª LECTURA

Hechos de los Apóstoles 16,1-10
En aquellos días, Pablo fue a Derbe y luego a Listra. Había allí un discípulo que se llamaba Timoteo, hijo de una judía creyente, pero de padre griego. Los hermanos de Listra y de Iconio daban buenos informes de él. Pablo quiso que fuera con él y, puesto que todos sabían que su padre era griego,por consideración a los judíos de la región, lo tomó y lo hizo circuncidar. Al pasar por las ciudades, comunicaban las decisiones de los apóstoles y presbíteros de Jerusalén, para que las observasen. Las Iglesias se robustecían en la fe y crecían en número de día en día. Atravesaron Frigia y la región de Galacia, al haberles impedido el Espíritu Santo anunciar la palabra en Asia. Al llegar cerca de Misia, intentaron entrar en Bitinia, pero el Espíritu de Jesús no se lo consintió. Entonces dejaron Misia a un lado y bajaron a Tróade. Aquella noche Pablo tuvo una visión: se le apareció un macedonio,
de pie, que le rogaba: «Pasa a Macedonia y ayúdanos».
Apenas tuvo la visión, inmediatamente tratamos de salir para Macedonia, seguros de que Dios nos llamaba a predicarles el Evangelio.

Salmo: Sal 99, 1-2. 3. 5
R. Aclama al Señor, tierra entera.
Aclama al Señor, tierra entera, servid al Señor con alegría,
entrad en su presencia con vítores. R.
Sabed que el Señor es Dios: que él nos hizo y somos suyos,
su pueblo y ovejas de su rebaño. R.
El Señor es bueno, su misericordia es eterna,
su fidelidad por todas las edades. R.

EVANGELIO

Juan 15, 18-21
En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
«Si el mundo os odia, sabed que me ha odiado a mí antes que a vosotros. Si fuerais del mundo, el mundo os amaría como cosa suya, pero como no sois del mundo, sino que yo os he escogido sacándoos del mundo, por eso el mundo os odia. Recordad lo que os dije: “No es el siervo más que su amo”. Si a mí me han perseguido, también a vosotros os perseguirán; si han guardado mi palabra, también guardarán la vuestra.
Y todo eso lo harán con vosotros a causa de mi nombre, porque no conocen al que me envió».

COMENTARIO

Resulta muy interesante e instructivo ver cómo en los Hechos de los Apóstoles el Espíritu Santo es el que guía a los Apóstoles en su misión…

Pablo y Timoteo atravesaron la Frigia debido a que “el Espíritu Santo les impidió anunciar la palabra en la provincia de Asia”. Se dirigieron luego a Bitinia , “pero el Espíritu de Jesús no se lo consintió”: por dos veces parece que el Espíritu Santo obstaculiza su labor de evangelizar. Solo cuando llegaron a Troade entendieron que Dios tenía un diseño mucho más grande: hacerle pasar a Macedonia y luego a Europa. Pero en aquel momento no comprenderían nada, aunque siguieron dóciles a los mandatos y a las inspiraciones
También a nosotros nos ayuda en este sábado a ser dóciles al Espíritu Santo cuando contrasta con nuestros proyectos buenos. Si lo que deseamos llevar a cabo es demasiado humano, podemos llegar a comprenderlo, pero si es bueno y viene obstaculizado, es difícil comprender que los obstáculos procedan precisamente del Señor. Es difícil porque muchas veces sin darnos cuenta es posible incluso en los proyectos buenos se infiltre nuestra voluntad, en lugar de buscar la voluntad de Dios. Y entonces hace falta rezar para tener la luz que nos permita vislumbrar que en nuestra vida no se infiltre nuestra ambición, nuestro egoísmo, nuestra vanidad.
María es ejemplo de búsqueda constante en su vida de la voluntad de Dios. En Belén no ha buscado circunstancias que se adaptaran a su estado físico, sino que ha seguido el diseño de Dios, que había dispuesto que el acontecimiento más grandioso de la historia, la llegada del Mesías, tuviera lugar en un rincón pobre y humilde. Y a lo largo de toda su vida ha permanecido humilde, escondida, silenciosa, hasta el Calvario, cuando ha participado con tanto dolor a la pasión y muerte de su Hijo.
No busquemos grandes cosas que puedan satisfacer nuestra ambición o egoísmo, sino las cosas humildes para vivir en el silencio y el amor.