Manos Unidas recuerda a las víctimas de la pandemia y trata de salvar la financiación de los proyectos de la campaña

El jueves pasado, 17 de septiembre, Manos Unidas ofreció Misas por las víctimas de la pandemia y otras causas, de voluntarios, familias, socios, colaboradores y personas cercanas a la organización católica de ayuda al desarrollo. Las celebraciones se  realizaron en Castellón – donde el consiliario, Juan Crisóstomo Nangagahigo presidió el acto en la Concatedral de Santa María -, San Pedro de Segorbe, la Arciprestal de San Jaime en Villareal, la Natividad de Almazora y Santo Tomás de Villanueva en Benicasim.

El confinamiento y las medidas adoptadas para prevenir contagios han tenido una repercusión muy negativa en la colecta de fondos para Manos Unidas. Nieves Prieto, responsable de comunicación, explica que en la Diócesis se basa mucho en los actos que se organizan, y que tanto conciertos como Cenas del Hambre se han tenido que suspender.

En los próximos días se realizará una reunión para plantear el modo de afrontar este curso. De momento se da por hecho que se podrá realizar el Mercadillo Solidario a finales de noviembre, y se cuenta con la participación de las diversas secciones en las ferias populares de sus poblaciones.

Proyectos en Camerún y Haití

Los proyectos que se habían asumido este año están ubicados en Camerún y en Haití. En el primero se trata de la formación, equipamiento y espacios sanitarios en una zona rural. En el segundo se quiere apoyar la mejora de la capacidad de atención y prevención de enfermedades.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.