Recopilación de las propuestas para avanzar en el estudio del clero

La Vicaría del clero organizó el pasado lunes 25 de noviembre una jornada sacerdotal en la que se recopilaron las propuestas de los sacerdotes acerca de la dimensión humana del presbítero. Éstas se han trabajado a nivel personal y en grupo durante los meses precedentes y se enmarcan dentro de la reflexión sobre el estado del clero en la Diócesis. El sacerdote valenciano  Miguel Navarro fue el encargado de dirigir la reflexión a partir de una ponencia en la que trató el modo concreto de vida del sacerdote, sobre la virtud de la pobreza y la afectividad.

De izquierda a derecha, Miguel Navarro, mons. López Llorente y Marc Estela, vicario del clero.

El ponente recordó que la dimensión humana es fundamental para la eficacia pastoral del ministerio sacerdotal: “el modo concreto de celebrar, de hablar, de vivir, de vestir, de relacionarse… Esta humanidad tan concreta del presbítero es mediación a través de la cual llega la gracia“. Por ello Miguel Navarro invitaba a mantener una formación humana constante que debe ser llevada a la oración, escrutando la Palabra de Dios.

Tras la charla, los asistentes se reunieron en grupos más pequeños para reflexionar sobre temas concretos con el objetivo de fortalecer la misión que el Señor encomienda a cada uno. Entre otras cuestiones, se abordó la manera de crecer en comunión, superando prejuicios o falta de conocimiento mutuo.

Favorecer una conversión pastoral

En mayo del 2018 Mons. Casimiro López Llorente constituyó una comisión diocesana con el objetivo de impulsar una reflexión y estudio a nivel de presbiterio sobre la vida y el ministerio de los sacerdotes de la Diócesis. Esta iniciativa responde a la constatación expuesta en diversos ámbitos diocesanos, como los encuentros de arciprestes y el Consejo Presbiteral sobre la situación del clero. La finalidad última es favorecer una “conversión pastoral” que comience por los propios evangelizadores, y en especial los ministros ordenados.

Los objetivos son reavivar en los sacerdotes el carisma recibido con ilusión y empeño renovados, profundizar con humildad en la situación actual del clero de nuestra diócesis, analizar y tomar conciencia de los retos que nos plantea el ejercicio de nuestro ministerio en el momento presente, y en cuarto lugar discernir las respuestas y caminos hacia los que nos impulsa el Espíritu en la línea de la conversión personal y pastoral. Para ello se tendrán en cuenta las dimensiones espiritual, humana, comunitaria, intelectual y pastoral en la vida y ministerio de los sacerdotes.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.