Los sacerdotes vigorizan su llamada con San Juan de Ávila

El clero secular de Segorbe-Castellón ha celebrado la fiesta de su patrón, San Juan de Ávila, con una jornada sacerdotal y la celebración de la Eucaristía en la Concatedral de Santa María. Mons. Casimiro López Llorente ha presidido la Misa en la que se ha recordado los presbíteros fallecidos en el último año – el último, el franciscano José María Botella, el mismo día-, y felicitado a los ordenados el año pasado, y los que cumplían su bodas de plata, oro y hasta diamante: D. Miguel Antolí, que tiene 60 años de sacerdocio.

En la homilía, el Obispo ha invocado sobre los presbíteros la bendición de Dios “por las fatigas por el Evangelio” y la santidad a través de la intercesión de su santo patrón, maestro por su vida austera y orante, y celo apostólico: “También a los sacerdotes de hoy el Señor nos invita a seguirle con el fuego de San Juan de Ávila”. Mons. López Llorente aseguraba que se necesita ser “maestros de espiritualidad, testigos de la fe en Jesucristo resucitado, y referentes claros de pastores entregados”.

 

Los nuevos sacerdotes desde la última celebración de San Juan de Ávila, son D. Francisco Javier Phuc Pham Van y D. David Escoín. Los que cumplen 25 años de ordenación D. Albert Arrufat y D. Eloy Villaescusa. Con medio siglo de ministerio están D. Manuel Blasco, D. José García, D. Eduardo García y D. Miguel Ibañez. D. Miguel Antolí, activo aún como capellán del hospital Rey Don Jaime de Castellón, celebraba las bodas de diamante. Los fallecidos han sido el agustino Javier Iraola, D. Francisco Tormo, D. Bernardo Guerrera, y el franciscano José María Botella.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.