Entradas

`Disciple´, un juego de mesa de temática cultural y católica para niños y familias

Vicente Miquel es publicista y ha formado parte de los equipos que lanzaron juegos muy conocidos como Scattergories, Trivial o Pictionary. En 2012 tuvo que cerrar su propia agencia debido a la crisis económica, y desde entonces se ha dedicado a emprender en distintos sectores, lo que le ha permitido un importante enriquecimiento profesional, aunque todo ello  alejado de Dios, hasta que un día “empecé a notar señales, que terminé de unir a finales de Enero de 2019, cuando surgió en mi mente Disciple”.

¿En qué consiste el juego?

Es un juego de preguntas y respuestas de temática católica y cultural, y que funciona con una app para smartphone que se ubica en el soporte central del juego. Disciple se divide en dos juegos diferentes, “El Pescador de Hombres” y “Los 7 regalos”. Son dos tableros divididos en los tiempos del año litúrgico y en 6 temáticas: Vida de Jesús, Antiguo Testamento, Historia, Música, Actualidad, Arte y una casilla comodín, “Experimentos”. Los jugadores, que pueden ser hasta 6, deben conseguir llenar el barco correspondiente de hombres o el cofre con los 7 regalos, según el juego, intentando contestar las preguntas de los distintos temas. Una vez lleguen al centro del tablero deberán contestar una pregunta única que consiste en adivinar la imagen en 3D que aparecerá en la tablet o en el móvil, en forma de realidad aumentada. Hay distintos tipos de preguntas según su dificultad, y algunas incorporan tres alternativas, otras son preguntas directas, otras se apoyan en imágenes, otras son de verdadero o falso y otras de completar.

¿Cuál es el objetivo principal?, ¿para qué público están pensados?

“El Pescador de Hombres” está dirigido a jóvenes, adultos y familias; y “Los 7 Regalos” (Los Sacramentos), está dirigido a niños de entre 6 y 13 años, pero siendo necesario jugar con adultos. El juego de niños puede ser una herramienta complementaria y un apoyo en las catequesis, en las clases de religión y en casa, con la familia. Está pensado para que se puedan divertir mientras son educados en valores y principios católicos, sirviendo de complemento a los profesores y catequistas. Respecto a los jóvenes y adultos, la finalidad es trasmitirles educación católica y cultural, de valores y principios, a la vez que se divierten.

El confinamiento ha disparado un 41% la venta de juegos de mesa, ¿ha sido una buena ocasión para que muchas familias los redescubriesen?

Por supuesto, el juego de mesa educativo conlleva dos cosas que hacen imprescindible el tenerlo en casa. Por un lado la socialización, el compartir vivencias, de forma alegre y divertida, y nos da satisfacción, tanto en familia como con amigos. Y por otro nos aporta educación, por la propia interacción con los demás y por el contenido cultural. Considero que los creadores de juegos no deben olvidar que estamos en la era de las tecnologías, y los usuarios no deben olvidar que el juego de mesa en casa enriquece mucho más, sin comparación, que un juego tecnológico individual.

También podemos decir que es un juego solidario…

Si, por un lado, con la venta del juego se destina un 1% a instituciones católicas o entidades como Cáritas, o a las parroquias, todo dependiendo de las necesidades de la Iglesia en el momento de hacer la donación.

¿Dónde se puede encontrar?

En nuestra página web www.discipletoys.es, pero también en librerías Troa, San Pablo, Paulinas, librerías diocesanas, librerías afines a temas cristianos, en muchas parroquias. Ahora estamos cerrando un acuerdo con El Corte Inglés y con El Toro TV. Y una primicia: para primeros de octubre, en la Ocho TV se iniciará la emisión del  programa concurso Disciple, un programa basado en nuestro juego y que se emitirá para toda la Comunidad Valencia y Murcia, donde participarán 27 colegios en la primera fase.