Entradas

El dolor y la muerte ¿forman parte de la vida humana o, por el contrario, son obstáculos para ella?

#NoHayEnfermosIncuidables

#SembradoresDeEsperanza

El dolor y la muerte forman parte de la vida humana desde que nacemos hasta que morimos: causamos dolor a los que nos quieren y sufrimos por el propio proceso que conduce a la muerte. Así lo acreditan la experiencia personal de cada uno de nosotros y la literatura universal, en la que esta experiencia es no solo motivo de inspiración, sino objeto de reflexión constante.

A lo largo de toda la existencia, el dolor físico y el sufrimiento moral están presentes de forma habitual en todas las biografías humanas: nadie es ajeno al dolor y al sufrimiento. El dolor producido por accidentes físicos —pequeños o grandes— es compañero del ser humano en toda su vida; el sufrimiento moral (producto de la incomprensión ajena, la frustración de nuestros deseos, la sensación de impotencia, el trato injusto, etc.) nos acompaña desde la más tierna infancia hasta los umbrales de la muerte.

La muerte es la culminación prevista de la vida terrenal, aunque incierta respecto a cuándo y cómo ha de producirse. Forma parte de nuestra biografía, porque nos afecta la de quienes nos rodean y porque la actitud que adoptamos ante el hecho de que hemos de morir determina en parte cómo vivimos.

El dolor y la muerte son dimensiones o fases de la existencia humana. Obstáculo para la vida es la actitud de quien se niega a admitir la presencia de estos hechos constitutivos de toda vida, intentando huir de ellos como si fuesen totalmente evitables, hasta el punto de convertir tal huida en valor supremo. Esta es la negación de la propia realidad, que puede llegar a ser causa de deshumanización y de frustración vital.

(Del documento “Sembradores de esperanza Acoger, proteger y acompañar en la etapa final de esta vida”.)

“Ante el dolor en el mundo, Dios está crucificado, unido a los padecimientos de los hombres y mujeres”

A las cinco de la tarde, los fieles de Segorbe-Castellón se han vuelto a reunir a través de las televisiones locales y redes sociales para participar en el Oficio de la Pasión del Señor. El Obispo ha presidido la liturgia de este Viernes Santo en la Concatedral acompañado por los presbíteros de Santa María, Miguel Simón, Ángel Cumbicos y David Barrios. Ante la pregunta sobre dónde está Dios ante tanto dolor en el mundo, D. Casimiro López Llorente daba esta respuesta: “Está ahí, en la cruz, crucificado porque siempre está unido a los padecimiento de los hombres y mujeres y porque nunca huye del dolor, sufrimiento y muerte humana”.

Leer más