Entradas

Los jóvenes del Teen Star concluyen el curso con una peregrinación jubilar a la Catedral de Segorbe

 

Unos 35 adolescentes del curso afectivo-sexual Teen Star y de catequesis de confirmación de la parroquia de la Trinidad de Castellón peregrinaron durante los días 22, 23, 24 y 25 desde Barracas hasta Segorbe a pie para pasar por la Puerta Santa y conseguir indulgencia plenaria.

Los jóvenes de entre 14 y 17 años participaron durante estos 3 días en catequesis sobre la misericordia de Jesucristo en pasajes concretos del evangelio y cómo poder aplicarla en su vida cotidiana. Cada mañana, además, comenzaban la jornada rezando laudes antes de iniciar la marcha y el viernes celebraron un acto penitencial. Momentos de catequesis, oración y formación que se entretejieron con los más lúdicos y con el camino a pie de una población a otra. Leer más

Voluntarios y trabajadores de Pastoral Caritativo-social celebran el Jubileo de la Misericordia por la Semana de la Caridad

 

El sábado unos 250 voluntarios y empleados de la Pastoral Caritativosocial  de toda la diócesis participaron en el jubileo en la Catedral de Segorbe. La Jornada comenzó a las 10h. en la iglesia del Colegio Seminario, con la acogida y el trabajo por grupos de los voluntarios. A las 12h. la peregrinación, presidida por el Obispo, Mons. Casimiro López, partió rumbo a la Catedral para pasar por la Puerta Santa y dar comienzo a la misa.eucaristia1

A los voluntarios Mons. López Llorente les interpeló: “Sed testigos de la misericordia del Señor, sed misericordiosos como el Padre, compasivos, pero no como algo que queda en el afecto, sino con una compasión que lleva a padecer con cada uno”. El Obispo asegura que la clave está en “contemplar, experimentar, para vivir la misericordia de Dios”. Leer más

El Gesto de la Semana de la Caridad visibiliza las huellas de la Misericordia

“Ya es una tradición en la Iglesia diocesana”. Así ha definido el Obispo el Gesto que cada año realizan las entidades organizadoras de la Semana de la Caridad. Esta vez la tonalidad ha estado de pleno en el Jubileo convocado por el Papa Francisco para mostrar las huellas de la Misericordia a través de las diversas obras que encarnan Cáritas, Manos Unidas, la Casa Cuna de las Siervas de la Pasión, las Terciarias Capuchinas, las Hijas de San Vicente de Paúl o Pastoral Penitenciaria, entre otros. El acto ha concluido con una celebración penitencial en la Concatedral. Leer más

Religiosos de la diócesis celebran el Jubileo de la Misericordia

 

Ayer por la tarde la Basílica del Lledó acogió a unos 60 religiosos de diferentes congregaciones de vida activa de la diócesis en un Jubileo de la Misericordia. La celebración estuvo presidida por Mons. Casimiro López.Jubileo religiosas2

“La misericordia debe ser la columna vertebral de la Iglesia”, dijo el Obispo, “ y “vosotros debéis ser portadores de esta misericordia perdonando de corazón, enseñando al que no sabe, orando por los vivos y por los difuntos…” Leer más

María, madre de misericordia

Queridos diocesanos: En la Salve Regina llamamos a María ‘Madre de Misericordia‘. Ella, que ha experimentado la misericordia divina, que ha acogido en su seno la fuente misma de esta misericordia, Jesucristo, y que ha vivido siempre íntimamente unida a su Hijo, sabe mejor que nadie lo que Él quiere: que a ninguna persona le […]

Sacerdotes evangelizadores con espíritu de misericordia

Dentro de las actividades organizadas por la Vicaría del Clero para los sacerdotes que ejercen su ministerio en la Diócesis, están los retiros mensuales que este curso siguen el programa propuesto por la Conferencia Episcopal: Evangelizadores con espíritu de misericordia. Este lunes el tema de la meditación ha sido salir de uno mismo para ir hacia todas las periferias.

D. José Antonio Morales, encargado en esta ocasión de guiar el encuentro, ha explicado que “hay que perder el miedo a equivocarse. El Papa dice que es necesario cambiar la manera de actuar y ya no se puede esperar: hay que lanzarse”. Los presbíteros se han reunido en el Palacio Episcopal, donde han dedicado un tiempo largo a la oración ante el Santísimo Sacramento expuesto.

Castellón, Burriana y Vila-real se unen a Segorbe con templos jubilares

Mons. Casimiro López Llorente ha emitido un decreto en el que dispone siete modos de aprovechar las indulgencias vinculadas con el Jubileo de la Misericordia convocado por el Papa Francisco desde el pasado 8 de diciembre. Entre ellos, ha concedido que junto con la Catedral de Segorbe, donde se abrió en la Diócesis la Puerta Santa, también gocen de gracias jubilares templos deCastellón, Burriana y Vila-real. Para coordinar todos los actos de este año, ha nombrado al Vicario de Pastoral, D. Javier Aparici, Delegado Diocesano.

Podrá obtenerse la indulgencia plenaria en la Concatedral de Santa María todos los días del año. En Castellón también tendrán este privilegio el Santuario-Basílica de la Virgen del Lledó los días del Triduo y Fiesta principal de la patrona de la ciudad, y la parroquia de El Salvador todos los primeros viernes de mes, donde se venera la imagen del Cristo de la Misericordia.

Igualmente, la imagen del Cristo de la Misericordia de la parroquia de Santa Isabel de Aragón, en Vila-real, justifica la obtención de indulgencia plenaria los días del Quinario (del 29 de febrero al 4 de marzo) y la Vigilia y Fiesta, el 5 y 6 de marzo. En Burriana, por la Virgen de la Misericordia, patrona de la población, la Basílica de El Salvador también será jubilar del 21 al 30 de mayo y la vigilia y fiesta el 7 y 8 de septiembre.

El decreto también establece que se podrá obtener la indulgencia plenaria donde se celebren los actos de las 24 horas para el Señor y los jubileos particulares, en los monasterios de clausura, los enfermos y ancianos en sus casas, los presos en los centros penitenciarios, por el ejercicio de las obras de misericordia, y en provecho de los difuntos.

La indulgencia plenaria va más allá del perdón de las faltas en el sacramento de la reconciliación, permitiendo curar de las huellas negativas que los pecados dejan en los comportamientos y pensamientos, y liberar de todo residuo, consecuencia del pecado, capacitando para obrar con caridad, crecer en el amor y no recaer.

Una multitud de fieles acompaña al Obispo en la apertura de la Puerta Santa

Sacerdotes, religiosas y seglares en representación de fieles de la toda la Diócesis han acompañado a Mons. Casimiro López Llorente en la apertura de la Puerta Santa en la catedral de Segorbe. Queda abierto así el Jubileo en la Diócesis desde este sábado 12. Al final de la celebración, el Obispo ha explicado que, además de la catedral, habrá otras iglesias en momentos puntales para que todos puedan experimentar la Misericordia de Dios.

Mons. López Llorente ha descrito el Jubileo como un año de alegría, de descubrir la profundidad del amor del Padre y de convicción para crecer en el misterio insondable de la Misericordia: “No es un concepto abstracto y frío, sino la manifestación divina en la historia de salvación y su amor como un padre o una madre que se conmueve desde las entrañas por su hijo”.

El Obispo ha mencionado tres dimensiones que ayudan a vivir el Jubileo: Contemplar la misericordia en Cristo y en la Palabra de Dios, experimentarla especialmente por el perdón y la gracia de la indulgencia que sana de la herida del pecado, y vivirla por las obras espirituales y corporales de la misericordia: “Dondequiera que haya un cristiano, cualquiera debería encontrar un oasis de Misericordia”.

El Obispo ha deseado “que cada vez que atravesemos la puerta santa nos sintamos partícipes del Amor de Dios”, y ha invitado a peregrinar a la Iglesia Madre como una experiencia de conversión. Al mismo tiempo, para facilitar que todos los fieles puedan recibir la gracia del Jubileo, habrá lugares santos durante el año coincidiendo con determinadas celebraciones en lugares con una advocación específica de la misericordia, como la basílica del Salvador en Burriana o la parroquia de El Salvador de Castellón donde se venera un Cristo de la Misericordia: “Ahí donde se celebre, ese día será jubilar para que nadie se encuentre privado de la misericordia del Señor”.

La misericordia de Dios: don pascual

Queridos diocesanos

El segundo Domingo de Pascua es el Domingo de la Misericordia divina. Así lo llamó el beato Juan Pablo II. Durante la octava de Pascua hemos cantado: “Dad gracias al Señor porque es bueno, porque es eterna su misericordia” (Sal 118, 1). La misericordia es un ‘segundo nombre’ del amor divino; es el amor divino en su aspecto más profundo, en su actitud de aliviar cualquier necesidad y en su infinita capacidad de perdonar. El Papa Francisco nos ha dicho que “el rostro de Dios es el de un padre misericordioso, que siempre tiene paciencia. ¿Habéis pensado en la paciencia de Dios, la paciencia que tiene con cada uno de nosotros? Ésa es su misericordia. Siempre tiene paciencia, paciencia con nosotros, nos comprende, nos espera, no se cansa de perdonarnos si sabemos volver a Él con el corazón contrito”.

Al contrario de lo que pudiera parecer, la misericordia no es expresión de un espíritu débil y apocado, sino que la manifestación del amor que todo lo puede. Sólo el que es poderoso puede permitirse ser misericordioso. La misericordia es verdadera cuando engendra ternura, bondad, perdón y ayuda.

La misericordia divina nos llega a los hombres a través de Cristo crucificado y resucitado, que nos muestra el rosto de Dios. La misericordia es el don pascual por excelencia. Cristo crucificado y resucitado mismo es el Amor y la Misericordia en persona. Cristo derrama esta misericordia sobre la humanidad mediante el envío del Espíritu Santo.

La muerte y la resurrección de Cristo es un prodigio de la misericordia de Dios que cambia radicalmente el destino de la humanidad. Es un prodigio en el que se manifiesta plenamente el amor del Padre, que no se arredra ni siquiera ante el sacrificio de su Hijo unigénito. La Pascua no cesa de decir que Dios-Padre es absolutamente fiel a su eterno amor por el hombre. Creer en ese amor significa creer en la misericordia.

El amor de Dios es más fuerte que el egoísmo humano, que el pecado y que la muerte. Ese amor se revela en nuestra existencia diaria, y nos impulsa acoger la misericordia y el persona de Dios y, en Él, saber perdonar al prójimo. Amar a Dios y amar al próximo es el programa de vida de todo bautizado y de la Iglesia entera. Amor a Dios y amor a los hermanos son inseparables. No es fácil amar con un amor verdadero, constituido por la entrega auténtica de sí mismo. Este amor se aprende sólo en la escuela de Dios, al calor de su caridad. Fijando nuestra mirada en Dios, sintonizándonos con su corazón de Padre, llegamos a ser capaces de mirar a nuestros hermanos con ojos nuevos, con una actitud de generosidad y perdón: en una palabra, con ojos de misericordia.

Si aprendemos el secreto de esta mirada misericordiosa, será posible establecer un estilo nuevo de relaciones entre las personas y entre los pueblos. Desde este amor podremos afrontar la crisis de sentido, los desafíos más diversos y, sobre todo, la exigencia de salvaguardar la dignidad de toda persona humana. La misericordia divina es el don pascual que la Iglesia recibe de Cristo resucitado y ofrece a la humanidad.

Con mi afecto y bendición,

 

+Casimiro López Llorente

Obispo de Segorbe-Castellón