Vila-real, unida en la devoción a la Virgen de Gracia

El domingo pasado se concluyeron las fiestas de la Virgen de Gracia en Vila-real, con el regreso de la imagen a la ermita. Durante diez días, la patrona de la ciudad ha concentrado la devoción mariana de los fieles y une en unas mismas celebraciones las cinco parroquias. El arcipreste, D. José Francisco Pastor, explica que, junto con Corpus, es uno de los momentos en que se palpa la unidad, y adelanta que ya están pensando en un nuevo evento para el 2017: el centenario de San Pascual como patrón.

 

Los actos religiosos jalonan el programa de fiestas. La novena organizada cada día por una parroquia con la colaboración de las diversas entidades eclesiales, se completa con vigilias de adoración, ofrenda de flores o el acto de recuerdo y acción de gracias de las mujeres que llevan por nombre “Gracia”, explica D. Vicente Gimeno, sacerdote adscrito a la Arciprestal.

 

La fiesta viene del voto perpetuo realizado por el Ayuntamiento en 1757 por el que la imagen pasa una novena en la Arciprestal, entonces única iglesia de Vila-real. Pastor asegura que “la Virgen devuelve así la visita que durante todo el año los fieles hacen a la ermita”. Desde 2007 la Mare de Déu de Gracia es patrona canónica con coronación pontificia.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.