Don Casimiro celebra la tradicional reunión mensual con los sacerdotes jóvenes de la Diócesis

Monseñor López Llorente ha celebrado su tradicional reunión mensual con el clero joven de nuestra diócesis. En esta ocasión, nuestros sacerdotes se han reunido con el Obispo de Segorbe-Castellón en la Parroquia de Santo Tomás de Villanueva de Castellón y han reflexionado sobre la importancia de la Penitencia. Don Jaime Sancho, rector de la Basílica de la Mare de Déu dels Desamparats, ha sido el encargado de impartir la charla formativa y ha comenzado glosando para los presentes los momentos y autores más importante en la historia de la dicho sacramento, a fin de comprenderlo y reactivarlo en el momento presente.

Leer más

congreso internacional San Vicente Ferrer

Clausura del Congreso Internacional sobre San Vicente Ferrer en Valencia

Mons. Casimiro López Llorente participó el miércoles 6 de marzo en el acto de clausura del Congreso Internacional San Vicente Ferrer, mensajero del Evangelio. Ayer y hoy, celebrado durante tres días en la Facultad de Teología de Valencia. Junto con el obispo de Segorbe-Castellón, también asistieron el Prior de la Provincia Hispania de los Dominicos, Jesús Díaz Sariego, el rector de la UCV, José Manuel Pagán, y el Decano de la Facultad de Teología, Vicente Botella. El evento estuvo presidido por el Arzobispo de Valencia, Cardenal Antonio Cañizares.

Leer más

Los jóvenes acuden a la Vigilia Diocesana del primer viernes de Cuaresma

Con el inicio de la Cuaresma, la Delegación de Juventud convocó a la segunda vigilia de oración de jóvenes con el Obispo. La cita fue el viernes 8 de marzo en la Concatedral de Santa María, en Castellón. El Delegado de Juventud, José Miguel Sala, confió el gesto de este encuentro al Movimiento Scout Católico (MSC), que propuso “enterrar lo que nos impide acercarnos a Dios y al prójimo”. Aseguran que han asumido los preparativos con mucha ilusión.

Leer más

Jueves después de Ceniza, feria o Santas Perpetua y Felicidad, mártires, conmemoración.

LECTURA. Deuteronomio 30, 15-20

Moisés habló al pueblo, diciendo: «Mira: hoy pongo delante de ti la vida y el bien, la muerte y el mal. Pues yo te mando hoy amar al Señor, tu Dios, seguir sus caminos, observar sus preceptos, mandatos y decretos, y así vivirás y crecerás y el Señor, tu Dios, te bendecirá en la tierra donde vas a entrar para poseerla. Pero, si tu corazón se aparta y no escuchas, si te dejas arrastrar y te postras ante otros dioses y les sirves, yo os declaro hoy que moriréis sin remedio; no duraréis mucho en la tierra adonde tú vas a entrar para tomarla en posesión una vez pasado el Jordán.

Hoy cito como testigos contra vosotros al cielo y a la tierra. Pongo delante de ti la vida y muerte, la
bendición y la maldición. Elige la vida, para que viváis tú y tu descendencia, amando al Señor, tu Dios,
escuchando su voz, adhiriéndote a él, pues él es tu vida y tus muchos años en la tierra que juró dar a tus
padres Abrahán, Isaac y Jacob».

Salmo: Sal 1, 1-2. 3. 4 y 6

R. Dichoso el hombre que ha puesto su confianza en el Señor.

Dichoso el hombre que no sigue el consejo de los impíos, ni entra por la senda de los pecadores, ni se sienta en la reunión de los cínicos; sino que su gozo es la ley del Señor, y medita su ley día y noche. R.

Será como un árbol plantado al borde de la acequia: da fruto en su sazón y no se marchitan sus hojas; y cuanto emprende tiene buen fin. R.

No así los impíos, no así; serán paja que arrebata el viento. Porque el Señor protege el camino de los justos, pero el camino de los impíos acaba mal. R.

Aleluya Mt 4, 17

V: Convertíos – dice el Señor – porque está cerca el reino de los cielos.

EVANGELIO. Lucas 9, 22-25

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «El Hijo del hombre tiene que padecer mucho, ser desechado por los ancianos, sumos sacerdotes y escribas, ser ejecutado y resucitar al tercer día».

Entonces decía a todos: «Si alguno quiere venir en pos de mí, que se niegue a sí mismo, tome su cruz cada día y me siga. Pues el que quiera salvar su vida la perderá; pero el que pierda su vida por mi causa la salvará. ¿De qué le sirve a uno ganar el mundo entero si se pierde o se arruina a sí mismo?».

Monseñor López Llorente: “La Cuaresma tiene un sentido penitencial que nos prepara para la Pascua”

Don Casimiro López Llorente ha celebrado la Santa Misa del Miércoles de Ceniza en la Catedral de Segorbe, que ha congregado a numerosos fieles entre los que se encontraban los alumnos de los colegios diocesanos de La Milagrosa y el Seminario Menor, así como el equipo docente de ambos centros educativos. El Obispo de Segorbe-Castellón ha reflexionado en la homilía de dicha celebración eucarística sobre el sentido del Tiempo de Cuaresma que se inicia hoy –ha explicado- y que “posee un sentido penitencial que nos introduce y prepara para la Pascua”. Leer más

Miguel Navarro: “San Vicente Ferrer fue un predicador de masas que nunca se dejó deslumbrar por el éxito”

Miguel Navarro Sorní, sacerdote de la diócesis de Valencia, es licenciado en Teología y doctor en Historia Eclesiástica por la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma. En la actualidad es vicedecano y catedrático de Historia de la Iglesia en la Facultad de Teología de Valencia, donde enseña Historia de la Iglesia e Historia de la Teología, así como presidente de la Academia de Historia Eclesiástica de Valencia, académico de la Acadèmia Valenciana de la Llengua y socio correspondiente de la asociación científica italiana “Roma nel Rinascimento”. Leer más

Miércoles de Ceniza, feria. Ayuno y abstinencia.

Día de ceniza e inicio de la muy sagrada Cuaresma. He aquí que vienen días de penitencia para la remisión de los pecados, para la salvación de las almas; he aquí el tiempo favorable, en el que se asciende a la montaña santa de la Pascua (elog. del Martirologio Romano).

Comienza hoy el ciclo pascual, cuyo centro lo ocupa la Pasión, muerte y Resurrección del Señor y que concluirá con la venida del Espíritu Santo el día de Pentecostés. Empieza hoy la Cuaresma, un tiempo en el que mediante la oración, la limosna y el ayuno, nos preparamos para llegar con un corazón limpio a la celebración del misterio pascual de Cristo (cf. orac. de bendición de la ceniza I). Es un tiempo de penitencia y conversión en el que tenemos que rasgar los corazones, no las vestiduras (1 lect.). Se trata de hacer las prácticas penitenciales, no para que las vean las gentes, sino para que las vea solamente Dios, que ve en lo escondido y nos recompensará en consecuencia (Ev.). Dejémonos en este tiempo reconciliar con Dios; ahora es el tiempo de la gracias (2 lect.). Y el mejor medio para ello será celebrar esa reconciliación en el sacramento de la penitencia.

PRIMERA LECTURA. Joel 2, 12-18

Ahora – oráculo del Señor- convertíos a mí de todo corazón con ayuno, con llanto, con luto; rasgad vuestros corazones, no vuestros vestidos; y convertíos al Señor vuestro Dios, un Dios compasivo y misericordioso, lento a la cólera y rico en amor que se arrepiente del castigo.

¡Quién sabe si cambiará y se arrepentirá dejando tras de sí la bendición, ofrenda y liberación para el Señor, vuestro Dios! Tocad la trompeta en Sión, proclamad un ayuno santo, convocad a la asamblea, reunid a la gente, santificad a la comunidad, llamad a los ancianos; congregad a muchachos y niños de pecho; salga el esposo de la alcoba, la esposa del tálamo.

Entre el atrio y el altar lloren los sacerdotes, servidores del Señor, y digan:«Ten compasión de tu pueblo, Señor no entregues tu heredad al oprobio, ni a las burlas de los pueblos». ¿Por qué van a decir las gentes:«Dónde está su Dios»? Entonces se encendió el celo de Dios por su tierra y perdonó a su pueblo.

Salmo: Sal 50, 3-4. 5-6a. 12-13. 14 y 17

R. Misericordia, Señor, hemos pecado.

Misericordia, Dios mío, por tu bondad, por tu inmensa compasión borra mi culpa; lava del todo mi delito, limpia mi pecado. R.

Pues yo reconozco mi culpa, tengo siempre presente mi pecado: contra ti, contra ti sólo pequé,
cometí la maldad en tu presencia. R.

Oh, Dios, crea en mí un corazón puro, renuévame por dentro con espíritu firme. No me arrojes lejos de tu rostro, no me quites tu santo espíritu. R.

Devuélveme la alegría de tu salvación, afiánzame con espíritu generoso. Señor, me abrirás los labios,
y mi boca proclamará tu alabanza. R.

SEGUNDA LECTURA. Corintios 5, 20-6,2

Hermanos: Actuamos como enviados de Cristo, y es como si Dios mismo exhortara por medio de nosotros. En nombre de Cristo os pedimos que os reconciliéis con Dios. Al que no conocía el pecado, lo hizo pecado en favor nuestro, para que nosotros llegáramos a ser justicia de Dios en él. Y como cooperadores suyos, os exhortamos a no echar en saco roto la gracia de Dios. Pues dice: «En el tiempo favorable te escuché, en el día de la salvación te ayudé». Pues mirad: ahora es tiempo favorable, ahora es el día de la salvación.

Aleluya Sal 94, 8a. 7d

R. Aleluya, aleluya, aleluya

V: No endurezcáis hoy vuestro corazón; escuchad la voz del Señor.

EVANGELIO. Mateo 6, 1-6.16-18

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Cuidad de no practicar vuestra justicia delante de los hombres para ser vistos por ellos; de lo contrario, no tenéis recompensa de vuestro Padre celestial. Por tanto, cuando hagas limosna, no mandes tocar la trompeta ante ti, como hacen los hipócritas en las
sinagogas y por las calles para ser ser honrados por la gente; en verdad os digo que ya han recibido su
recompensa.

Tú, en cambio, cuando hagas limosna, que no sepa tu mano izquierda lo que hace tu derecha; así
tu limosna quedará en secreto y tu Padre, que ve en lo secreto, te recompensará. Cuando recéis, no seáis como los hipócritas, a quienes les gusta orar de pie en las sinagogas y en las esquinas de las plazas, para que los vean los hombres. En verdad os digo que ya han recibido su recompensa. Tú, en cambio, cuando ores, entra en tu cuarto, cierra la puerta y ora a tu Padre, que está en lo secreto, y tu Padre, que ve en lo secreto, te lo recompensará.

Cuando ayunéis, no pongáis cara triste, como los hipócritas que desfiguran sus rostros para hacer ver a los hombres que ayunan. En verdad os digo que ya han recibido su paga. Tú, en cambio, cuando ayunes, perfúmate la cabeza y lávate la cara, para que tu ayuno lo note, no los hombres, sino tu Padre, que está en lo escondido; y tu Padre, que ve en lo escondido, te recompensará».

Decreto que declara precepto la fiesta de San Vicente Ferrer el 29 de abril de 2019

DECRETO

POR EL QUE SE DECLARA PRECEPTO, EN LAS DIÓCESIS DE VALENCIA, ORIHUELA-ALICANTE Y SEGORBE-CASTELLÓN, LA FIESTA DE SAN VICENTE FERRER, PATRÓN DE LA COMUNITAT VALENCIANA, EL LUNES 29 DE ABRIL DE 2019

 

Los Obispos de las Diócesis en las que todo su territorio está en la Comunidad Valenciana, a saber: El Emmo. y Rvdmo. D. Antonio Cardenal Cañizares Llovera, Arzobispo Metropolitano de Valencia, el Excmo. y Rvdmo. D. Jesús Murgui Soriano, Obispo de Orihuela-Alicante y el Excmo. y Rvdmo. D. Casimiro López Llorente, Obispo de Segorbe-Castellón, valoramos la enorme importancia que la devoción a san Vicente Ferrer, patrono de la Comunidad Valenciana, tiene para nuestras respectivas Diócesis.

Leer más

Lectura y evangelio del martes de la VIII semana del Tiempo Ordinario

LECTURA. Eclesiástico 35, 1-15

Quien observa la ley multiplica las ofrendas, quien guarda los mandamientos ofrece sacrificios de comunión. Quien devuelve un favor hace una ofrenda de flor de harina, quien da limosna ofrece sacrificio de alabanza.

Apartarse del mal es complacer al Señor, un sacrificio de expiación es apartarse de la injusticia. No te presentes ante el Señor con las manos vacías, pues esto es lo que prescriben los mandamientos. La ofrenda del justo enriquece el altar, y su perfume sube hasta el Altísimo. El sacrificio del justo es aceptable, su memorial no se olvidará. Glorifica al Señor con generosidad y no escatimes las primicias de tus manos.

Cuando hagas tus ofrendas, pon cara alegre y paga los diezmos de buena gana. Da al Altísimo como él te ha dado a ti, con generosidad, según tus posibilidades. Porque el Señor sabe recompensar y te devolverá siete veces más. No trates de sobornar al Señor, porque no lo aceptará; no te apoyes en sacrificio injustos. Porque el Señor es juez, y para él no cuenta el prestigio de las personas.

Salmo: Sal 49, 5-6. 7-8. 14 y 23

R. Al que sigue buen camino le haré ver la salvación de Dios.

Congregadme a mis fieles, que sellaron mi pacto con un sacrificio». Proclame el cielo su justicia; Dios en persona va a juzgar. R.

«Escucha, pueblo mío, me voy a hablarte; Israel, voy a dar testimonio contra ti; – yo, soy Dios, tu Dios -. No te reprocho tus sacrificios, pues siempre están tus holocaustos ante mí». R.

Ofrece a Dios un sacrificio de alabanza, cumple tus votos al Altísimo. «El que me ofrece acción de gracias, ése me honra; al que sigue buen camino le haré ver la salvación de Dios». R.

Aleluya Cf. Mt 11, 25

R. Aleluya, aleluya, aleluya

V: Bendito seas, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque has revelado los misterios del reino a los pequeños. R.

EVANGELIO. Marcos 10, 28-31

En aquel tiempo, Pedro se puso a decir a Jesús: «Ya ves que nosotros lo hemos dejado todo y te hemos seguido». Jesús dijo: «En verdad os digo que no hay nadie que haya dejado casa, o hermanos o hermanas, o madre o padre, o hijos o tierras, por mí y por el Evangelio, que no reciba ahora, en este tiempo, cien veces más – casas y hermanos y hermanas y madres e hijos y tierras, con persecuciones -, y en la edad futura, vida eterna. Muchos primeros serán últimos, y muchos últimos primeros».