Entradas

Un matrimonio de misioneros castellonenses del Camino Neocatecumenal visita a Don Casimiro

Los misioneros laicos del Camino Neocatecumenal de nuestra Diócesis, David y María, han visitado esta mañana a Monseñor López Llorente en el Palacio Episcopal de la capital de la Plana, acompañados por sus siete hijos y la hermana María Huerta. Ambos han mantenido una reunión con el Obispo de Segorbe-Castellón en la que le han explicado los detalles de la misión que están llevando a cabo en Odesa (Ucrania) desde 2011, “porque es un signo de comunión con nuestro pastor y nos gusta tener esta relación directa con él para contarle también nuestros problemas y que nos dé una palabra de ánimo”, ha comentado David. Don Casimiro les ha instado a no perder la intimidad con Cristo, que es lo que realmente les dará Vida y Paz. Leer más

ucraniano obispo

Entrevista entre Mons. López Llorente y el obispo católico ucraniano encargado de los emigrantes

Esta mañana han mantenido una reunión mons. Casimiro López Llorente y el obispo auxiliar de Kiev, en Ucrania, y responsable de la pastoral de emigrantes, mons. José Milyan (en la foto, a la izquierda). Han estado acompañados por Andrés Martínez Esteban, vicario para España del Ordinariato para los Católicos Orientales, entidad dependiente de la Congregación Vaticana para los ritos orientales, y que está bajo la responsabilidad del cardenal Carlos Osoro, en Madrid. El objetivo del encuentro ha sido estudiar la atención pastoral a los fieles ucranianos católicos en la Diócesis.

Leer más

familia misión Ucrania

Nuevos métodos de evangelización en Ucrania

La familia de David Rubio y María Millán con sus siete hijos han visitado al Obispo, Mons. Casimiro López Llorente, aprovechando unos días de vacaciones en Castellón. Desde hace ocho años participan en una misión ad gentes en Odessa, Ucrania.  Han vivido en primera persona los conflictos entre las facciones pro y contra Europa, así como la anexión de Crimea por parte de Rusia. El próximo curso van a aplicar nuevos métodos para evangelizar. Se trata de favorecer el contacto de la gente con la comunidad cristiana.

Leer más

Jóvenes visitas mision ad gentes Ucrania

Jóvenes de Castellón viajan a Ucrania para conocer la misión ad gentes

Un grupo de 28 jóvenes de la parroquia de Santo Tomás de Villanueva han aprovechado la semana de Magdalena para hacer un viaje a Ucrania. El objetivo era conocer de primera mano la misión ad gentes en la que participan cuatro familias, entre ellas el matrimonio de Castellón formado por David Rubio y María Millán, junto con sus siete hijos. Los jóvenes están comprometidos desde hace año y medio a rezar un rosario diario por la misión. Leer más

La diócesis recauda más de 53.000€ para Ucrania

La Iglesia en Segorbe-Castellón ha conseguido 53.400€ para Ucrania, se trata de la colecta que se promovió hace unas semanas en todas las parroquias de la diócesis, a iniciativa del Papa Francisco y que ha cuatriplicado la recaudación de un domingo normal, a falta del 25 % de las parroquias aún por entregar.

Tal y como informó Radio Vaticana, 3.500.000 personas necesitan ayuda a los dos lados de la línea que separa los territorios bajo control del Gobierno ucraniano y de las milicias. Uno de cada cuatro niños es refugiado. Medio millón de personas tienen necesidad urgente de alimento y hay carestía de anestésicos e insulina. Para casi un millón y medio de personas peligra el acceso al agua potable y el suministro de gas y energía eléctrica es discontinuo.

En el Domingo de la Misericordia, el pasado 3 de abril, Francisco explicó que además de acompañarlos con su constante recuerdo y oración, sintió la necesidad de promover esta ayuda humanitaria: “Este gesto de caridad, además de aliviar los sufrimientos materiales, quiere expresar mi personal cercanía y solidaridad y la de toda la Iglesia. Deseo vivamente que esto pueda ayudar a promover sin posteriores atrasos la paz y el respeto del derecho en esa tierra tan probada”.

Una familia misionera de Castellón vive en Ucrania el drama de la guerra

La semana pasada, 200 personas se enfrentaron en una de las principales plazas de Odesa, Ucrania. A un lado pro-rusos. Al otro, pro-europeos. Es la tensión en la que vive una sociedad que aunque ya no sufre bombardeos, sí siente el peso de un conflicto que puede resurgir en cualquier momento. Muy cerca de donde tienen lugar los enfrentamientos viven David Rubio, María Millán y sus 6 hijos, familia misionera de Castellón. El domino, las parroquias de Segorbe-Castellón hicieron una colecta especial para ayudar a la población afectada por la guerra que se ha cobrado 9.000 vidas y ha dejado desamparados a 200.000 niños.

David y Marí bautizaron en Pascua a su sexto hijo, Francisco Javier. Los otros cinco, comparten sus aulas con numerosos desplazados que han huido de Donets, a unos 450 kilómetros al nor-este, donde aún hay combates aislados. Se calcula que un millón y medio de personas han tenido que huir de sus hogares para buscar refugio.

Para el conjunto de la población, el conflicto ha supuesto una enorme inflación, que ha doblado el precio de productos básicos como el pan o la leche: “En el día a día se nota muy fuerte el impacto económico en toda Ucrania. La grivna, moneda nacional, ha caído mucho, y la clase baja y media ha perdido considerablemente su estabilidad de vida porque los salarios valen la mitad”, explica el padre de familia en misión.

David Rubio asegura que el país sigue dividido. En este contexto, la Iglesia católica, que representa una minoría del 10% (8% greco-católicos y 2% latinos), está comprometida en una labor de pacificación. “Cuando la gente me habla –explica el misionero castellonense-  intento no encenderlos más. Eso es lo que hace la Iglesia: decir que hay que amar al enemigo, no enfrentar más a la gente y pedir la paz”.