La Hoja del 16 de febrero

En La Hoja del 16 de febrero, nº 3020:

  • Sufrir, acompañar y curar. La pastoral de la salud.
  • Mons. López Llorente: “Acompañar en el duelo”.
  • Exposición de Benliure por el 50 aniversario de San Francisco en Vila-real.
  • Experiencia de una familia misionera en Chile.
  • Entrevista con Javier Prades, rector de la Universidad San Dámaso de Madrid.

Puedes leerlo aquí.

La Cooperativa Agrícola de Onda cumple 100 años

El pasado domingo se celebró centenario de la Cooperativa Ntra. Sra. de la Esperanza de Onda con una eucaristía presidida por el Obispo, y a la que asistió su presidente, Salvador Calzada, el Consejo Rector, así como la alcaldesa de del municipio, Carmina Ballester.

Durante la homilía, Casimiro López Llorente recordó las raíces cristianas de la cooperativa, papel que desempeñó el sacerdote Antonio Vicent junto a los círculos de Obreros Católicos de Onda, así como la importancia que ha tenido y que tiene para el municipio.

Cabe recordar que la cooperativa surgió del proceso en que cristaliza el catolicismo social a partir de la encíclica “Rerum Novarum” de León XIII (1891) como respuesta al sindicalismo de corte laicista, situándose así en las asociaciones cristianas fundadas por el padre Vicent, y teniendo como fondo la doctrina social de la Iglesia y el asociacionismo católico español derivado de la misma encíclica.

La celebración concluyó con toda la asamblea cantando el himno de la Virgen de la Esperanza, pidiéndose su intercesión, y después de la eucaristía en la parroquia de La Asunción de Nuestra Señora, el Obispo visitó la sede de la cooperativa y firmó en el libro de visitas.

Decreto de la creación de la Comisión para el Diaconado Permanente y nombramiento de los miembros

 

 

CASIMIRO LÓPEZ LLORENTE,

POR LA GRACIA DE DIOS Y DE LA SANTA SEDE APOSTÓLICA,

OBISPO DE SEGORBE-CASTELLÓN

 

El Señor, que no vino “a ser servido sino a servir” (Mt 20,28), quiso elegir y enviar a los apóstoles para proclamar el Evangelio de la salvación hasta los confines de la tierra y llamar a la fe y a la conversión. Para realizar esta misión, los apóstoles tuvieron diversos colaboradores (cf. Hch 6,1-6) y muy pronto establecieron en la Iglesia tres órdenes: “obispos, presbíteros y diáconos” (Fil 1,1; Tim 3,8-13). Desde la época apostólica, la Iglesia ha tenido gran veneración por el orden sagrado de los diáconos a quienes se “les impone las manos no en orden al sacerdocio, sino al ministerio. Así confortados con la gracia sacramental, en comunión con el Obispo y su presbiterio, sirven al Pueblo de Dios en el ministerio de la liturgia, de la palabra y de la caridad” (LG 29).

De acuerdo con esta tradición de la Iglesia desde la época apostólica, testificada por el Nuevo Testamento (cf. Hch 6,1-ó; Fil 1,1; Tim 3,8-13), por los Padres (Didajé 15, l; Carta de san Policarpo a los Filipenses 5,1-2) y por los concilios de los cuatro primeros siglos, el ministerio diaconal ha sido reinstaurado por el Concilio Vaticano II en la Iglesia católica latina como un “grado propio y permanente de la jerarquía” (LG, n. 29; cf. también OE, n. 17 y AG, n. 16), que también dispuso que fuera establecido allí “donde lo crean oportuno las Conferencias Episcopales” (Decreto Ad Gentes, 16).

La Conferencia Episcopal Española en su XXVII Asamblea Plenaria (del 21 al 28 de noviembre de 1977) restauró el diaconado permanente en España y aprobó las Normas prácticas para la instauración del Diaconado Permanente en España en las que se determinan las funciones, su figura, la elección y formación de los candidatos y la vida que han de llevar los diáconos permanentes. Estas Normas fueron ratificadas por la Sagrada Congregación para los Sacramentos y el Culto Divino, el 29 de abril 1978.

La restauración del diaconado permanente en España por la Conferencia Episcopal no implicaba la obligación de su instauración en cada una de las diócesis. Sería el obispo diocesano quien, oído el parecer de los Consejos Presbiteral y Pastoral, habría de determinar si era conveniente hacerlo en su diócesis. Así ocurrió en nuestra Diócesis de Segorbe-Castellón, donde el diaconado permanente fue instaurado mediante decreto de 26 de diciembre de 1981 por nuestro predecesor, Mons. José María Cases Deordal (BOO 1982, 6-7), quien igualmente promulgó un “Directorio para el diaconado permanente en la Diócesis de Segorbe-Castellón” (BOO 1987, 166-173). En éste se preveía el nombramiento de una comisión encargada de la admisión de candidatos y de su formación inicial en las dimensiones intelectual, espiritual y pastoral (cf. Directorio n. IV). También en las Normas básicas para la formación de los diáconos permanentes en las diócesis españolas de la Conferencia Episcopal Española, aprobadas por su CII Asamblea Plenaria (del 18 al 22 de noviembre de 2013), está prevista la constitución de una Comisión diocesana para el diaconado permanente (n. 42).

Por todo ello y considerando que se ha de cuidar el discernimiento para la admisión de candidatos al diaconado permanente así como su formación inicial y la formación permanente de los diáconos ya ordenados, teniendo en cuenta la realidad actual y en virtud de las facultades que me otorga el derecho de la Iglesia, por el presente:

 

DECRETO

 

1. La creación de la Comisión Diocesana para el Diaconado Permanente que ayude al Obispo diocesano en las tareas de admisión al diaconado permanente, de la formación inicial de los candidatos y de la formación permanente de los ya ordenados.

 

2. La Comisión Diocesana estará compuesta por los siguientes miembros:

El Vicario Episcopal para el Clero, que la convoca y preside.

El Rector del Seminario Mayor Mater Dei y Director del Centro Superior de Estudios          Teológicos de la Diócesis.

Un sacerdote diocesano encargado especialmente de la formación intelectual.

Un diácono permanente.

 

3. Las funciones de esta Comisión Diocesana son las siguientes:

a) Recibir las solicitudes de admisión al diaconado permanente.

b) Discernir la vocación de quienes hayan solicitado del Obispo ser recibidos como candidatos al diaconado permanente. Para ello, el Rector del Seminario Mayor Mater Dei recabará los informes que estime necesarios sobre las cualidades y estilo de vida de los solicitantes. Después de una adecuada evaluación dará una respuesta definitiva a la solicitud.

c) Elaborar el curriculum académico y de formación específica para los candidatos al diaconado permanente “de modo que cultiven la vida espiritual y cumplan dignamente los oficios propios de este orden” (c. 236 CIC).

d) Proveer el acompañamiento de cada candidato en la formación inicial con las colaboraciones que sean necesarias.

e) Elaborar, al finalizar el proceso de formación, un informe de idoneidad de cada candidato para recibir el sagrado Orden del diaconado y presentarlo al Obispo diocesano. Esto no obsta a que el Rector del Seminario Mayor Mater Dei, sea el encargado de hacer el expediente de órdenes, haya de emitir su propio informe y solicitar el resto de informes establecidos en derecho.

f) Sensibilizar a la comunidad diocesana sobre el significado e importancia de este ministerio.

g) Programar, cuidar y asegurar la formación permanente de los diáconos permanentes en la diócesis.

h) Procurar un sacerdote que acompañe espiritual y pastoralmente a cada uno de los diáconos permanentes.

i) Velar para que el período de formación no sea gravoso para el candidato.

j) Proponer al Obispo diocesano las funciones concretas que se pueden encomendar a cada diácono permanente, siguiendo las indicaciones aprobadas por la Conferencia Episcopal Española.

k) Elaborar un Directorio diocesano para el diaconado permanente, sobre la base del ya existente, y presentarlo al Obispo diocesano para su aprobación.

 

Confiamos a la protección de la Virgen de la Cueva Santa y a la intercesión de San Pascual Bailón, patronos de nuestra Diocesis de Segorbe-Castellón, el buen hacer de esta Comisión para bien de los diáconos permanentes y de nuestra Iglesia diocesana.

 

Dado en Castellón de la Plana, a diecisiete de febrero del Año del Señor de dos mil veinte.

 

+Casimiro López Llorente

Obispo de Segorbe-Castellón

 

Ante mí,

Ángel E. Cumbicos Ortega

Canciller-Secretario General

 

 

 

 

CASIMIRO LÓPEZ LLORENTE,

POR LA GRACIA DE DIOS Y DE LA SANTA SEDE APOSTÓLICA,

OBISPO DE SEGORBE-CASTELLÓN

Habiendo creado la Comisión Diocesana para el Diaconado Permanente mediante Decreto de diecisiete de febrero de dos mil veinte, con los fines, la composición y las tareas y funciones señalados en el mismo, y vistas las cualidades de los interesados y lo cargos que ostentan, por el presente venimos en nombrar y

 

NOMBRAMOS

 

miembros de la Comisión Diocesana para el Diaconado Permanente a:

 

  • Marc Estela Pujals, Vicario Episcopal para el Clero, como presidente.
  • Juan Carlos Vizoso Corbel, Rector del Seminario Mayor Mater Dei y Director del Centro Superior de Estudios Teológicos de la Diócesis.
  • Nuno M. Carvalho Vieira, encargado de la formación intelectual.
  • Daniel O. Castro Cortesi, Diácono Permanente.

 

Confiamos a la protección de la Virgen de la Cueva Santa y a la intercesión de San Pascual Bailón, patronos de nuestra Diocesis de Segorbe-Castellón, el buen hacer de esta Comisión para bien de los diáconos permanentes y de nuestra Iglesia diocesana.

 

Dado en Castellón de la Plana, a diecisiete de febrero del Año del Señor de dos mil veinte.

 

+Casimiro López Llorente

Obispo de Segorbe-Castellón

 

Ante mí,

Ángel E. Cumbicos Ortega

Canciller-Secretario General

 

Creación de la Comisión para el Diaconado Permanente

El Obispo, D. Casimiro López Llorente, ha promulgado un decreto por el que establece la creación de una Comisión Diocesana para el Diaconado Permanente. al mismo tiempo, ha nombrado los miembros que la conformarán: Marc Estela Pujals, Vicario Episcopal para el Clero, como presidente, Juan Carlos Vizoso Corbel, Rector del Seminario Mayor Mater Dei y Director del Centro Superior de Estudios Teológicos de la Diócesis, Nuno M. Carvalho Vieira, encargado de la formación intelectual y Daniel O. Castro Cortesi, Diácono Permanente.

Las funciones de la comisión serán la admisión y formación de los candidatos, así como el acompañamiento y formación permanente de los ya ordenados. Igualmente recibe el encargo de sensibilizar la comunidad diocesana sobre el significado e importancia de este ministerio, y elaborar un Directorio Diocesano. Desde el 1 de febrero, la Diócesis cuenta con 11 diáconos permanentes.

Decreto Comisión Diocesana para el Diaconado Permanente

Esta semana se abren las inscripciones del segundo retiro Emaús para mujeres en la Diócesis

El miércoles se abren las inscripciones del segundo retiro Emáus para mujeres en la diócesis. El primero se celebró en octubre pasado, y dada la buena respuesta se ha previsto un segundo del 24 al 26 de abril en la Casa de Espiritualidad de Santa Teresa, en el Desierto de las Palmas. Para inscribirse o pedir información, se puede escribir al correo emauscastellonst@gmail.com. Desde hace un mes, también se están reuniendo un grupo de hombres en la parroquia de la Santísima Trinidad de Castellón para preparar el retiro masculino antes del verano.

Leer más

“El Congreso de Laicos abre una etapa preciosa y esperanzadora”

En la homilía de la Eucaristía de clausura del Congreso Nacional de Laicos, el cardenal Ricardo Blázquez, presidente de la Conferencia Episcopal, levantó un momento los ojos de los papeles e improvisó: “Estamos al comienzo de una etapa preciosa y esperanzadora para nuestras iglesias”. Es el mejor resumen de lo vivido durante el fin de semana por los 2.000 congresistas representantes de las diócesis españolas. Próximamente se definirá el modo de trasladar la vivencia a la Diócesis.

Leer más

Intensa jornada de trabajo en el día central del Congreso de Laicos

Al final del día, los congresistas estaban agotados. Han sido ocho horas de reflexión, intercambios, elaboración de propuestas… sin prácticamente pausas. El sábado, segundo día del Congreso de Laicos, ha sido la jornada central, en la que se han debatido y trabajado las 40 líneas temáticas agrupadas en los cuatro itinerarios: primer anuncio, acompañamiento, procesos formativos y presencia en la vida pública.  Para encontrar luz, discernimiento, y algo de reposo, los participantes –seglares, religiosas y obispos- iban pasando por un módulo preparado como capilla, en la que el Santísimo ha estado expuesto.

Leer más

Imagen Cartas 320x200

Acompañar en el duelo

Queridos diocesanos:

Terminada la semana, dedicada de modo especial a los enfermos y a la pastoral de la salud, deseo referirme hoy a la pastoral del duelo; es decir al acompañamiento pastoral de las personas que han perdido a un ser querido. Quien ha pasado o está pasando por esta situación, sabe que es una de las experiencias más duras y difíciles de la vida. Cuando perdemos a un ser querido, algo se nos rompe por dentro; su muerte siempre supone una ruptura con el consiguiente desgarro interior.

A veces se intenta superar el dolor por la muerte de un ser querido dejando pasar el tiempo “que todo lo cura”, sufriéndolo en silencio y en soledad. Otras veces se intenta  negar lo ocurrido, evitar los recuerdos o vivir como si nada hubiera pasado. Y otras quizás suponiendo que no hay más salida que el lamento y el desahogo. Pero el tiempo del duelo ofrece la oportunidad para entrar en un proceso de sanación; para ello es necesario dar expresión y cauce sano a los sentimientos, serenar el sufrimiento aceptando la realidad de la muerte, abriéndose al futuro con esperanza, amando con un nuevo lenguaje de amor a la persona a quien echamos en falta.

 

Leer más

La diócesis celebra la I Jornada de Pastoral de la Salud

Esta mañana se ha celebrado la I Jornada Diocesana de Pastoral de la Salud, a la que han asistido voluntarios, sanitarios, visitadores de enfermos, sacerdotes, religiosas, así como miembros de varios movimientos y asociaciones como Hospitalidad Ntra. Sra. de Lourdes o Vida Ascendente.

Tras la oración con la que ha comenzado la jornada, el sacerdote Francisco Román, director del secretariado diocesano de  pastoral del enfermo y del mayor de la diócesis de Orihuela-Alicante, ha presentado su conferencia sobre la nueva organización y el funcionamiento del secretariado en dicha diócesis.

«Al principio empezamos trabajando en encontrar la forma con la que poder realizar nuestra labor con las dos realidades con las que nos encontramos, ya que por un lado están los enfermos, y por el otro los mayores, las dos muy grandes y muy importantes».

«Estas realidades no siempre van unidas – ha dicho – pues el enfermo no tiene porque ser mayor, y el mayor no siempre tiene porque estar enfermo, y cada una tiene sus propias características y sus propias necesidades».

De igual modo que la realidad del enfermo de hoy no es la misma que la del enfermo de los años 90, «también ha cambiado mucho la realidad del mayor, por muchos factores, como la inversión de la pirámide poblacional, el envejecimiento de la población, la baja natalidad, la proliferación de las residencias de mayores», ha proseguido.

«¿Y qué les ofrecemos?, ¿qué respuesta les damos?, ¿estamos llegando a ellos? – ha continuado – en mi opinión, las delegaciones o secretariados de la salud, del enfermo, del mayor, deben cumplir una función de servicio, ya que es el delegado el que debe ir a las parroquias a preguntar e interesarse por la situación en la que se encuentran y por las necesidades concretas que puedan tener, así como ayudar a dar soluciones».

Desde esta perspectiva, la diócesis de Orihuela-Alicante creó la figura de los coordinadores, de modo que cada zona pueda estar atendida por dos laicos y un sacerdote. «Se trata de dos figuras bien delimitadas, así, por un lado está el sacerdote, que cumple con las funciones de consiliario, que acompaña, orienta, anima, administra los sacramentos, y por el otro están los dos coordinadores, que se encargan de la coordinación, de convocar, de llegar a la gente y de detectar posibles problemas en su zona».

Una vez finalizada la conferencia, esta primera jornada de pastoral de la salud ha concluido con el trabajo por grupos y con la puesta en común de los asistentes.

El Papa invita a los congresistas a “arremangarse para salir al encuentro del otro”

Esta tarde, viernes 14 de febrero, ha comenzado el Congreso Nacional de Laicos (CNL). Los 16 representantes de la Diócesis se han encontrado con el Obispo, D. Casimiro López Llorente, y juntos han participado en los primeros actos de este evento excepcional. El cardenal Kevin Farrell, prefecto del Dicasterio para los Laicos, Familia y Vida, ha transmitido un mensaje del Papa Francisco, en el que anima a ser con libertad interior y sin miedo “Pueblo de Dios en salida”, tal como reza el lema.

Leer más