Las monjas de clausura

Queridos diocesanos:

Este domingo, día 19, es la Fiesta de la Santísima Trinidad, y, como cada año, celebramos la Jornada ‘Pro orantibus’, es decir “por los que oran”. Es un día dedicado a los monjes y monjas de vida contemplativa. Es un día para dar gracias a Dios por el gran don de la Vida contemplativa y por la presencia luminosa de los conventos y monasterios de clausura que pueblan nuestra geografía. Nuestra Diócesis de Segorbe-Castellón cuenta aún con doce monasterios de monjas de vida contemplativa, que oran por nosotros todos los días del año. En este día les queremos mostrar nuestra gratitud y nuestra alta estima por lo que representan para la Iglesia y para la sociedad.

Es doloroso comprobar el gran desconocimiento y, en consecuencia, la poca estima del  valor y de la necesidad de los monjes y monjas para la vida de la Iglesia y, por ello, la escasa o nula preocupación por nuevas vocaciones. Llevados por los criterios al uso de la eficacia y de la utilidad, muchos piensan que no tiene sentido que personas –y más aún si son jóvenes- se retiren del mundo, para dedicarse de por vida a la oración contemplativa, cuando hay –dicen- tantas necesidades en el mundo y en la Iglesia. Se expresa así un escaso aprecio del valor de la oración a Dios en la vida de la Iglesia; se olvida que la mayor pobreza que padece nuestro mundo es la falta del sentido de Dios. Ante el posible cierre de algún monasterio porque la avanzada edad y la falta de vocaciones han hecho inviable la vida comunitaria y contemplativa del mismo, parece que la única preocupación sea el destino de su patrimonio temporal, especialmente el histórico-artístico; parece, por el contrario, que poco o nada importase la pérdida del patrimonio espiritual que supondría su cierre.

Si realmente nos importan los monasterios de vida contemplativa y si de verdad apreciamos y agradecemos esta forma de vida para nuestra Iglesia y nuestra sociedad, esto nos debería llevar a atajar las causas, que asegurasen su presencia en nuestra Iglesia diocesana: es decir, a orar y trabajar por las vocaciones a la vida contemplativa y por las monjas de clausura para que vivan con fidelidad y contagio su propia vocación. Este es el camino para garantizar su presencia entre nosotros en el presente y en el futuro.

Los monasterios y los conventos son y están llamados a ser ‘escuelas de fe en el corazón de la Iglesia y del mundo’. Aquí radica su valor inestimable para la Iglesia y para la sociedad. Los monasterios son ‘faros luminosos’ en medio de un mundo que ha perdido la luz de Dios; nos hacen presente a Aquel que siempre nos acompaña, y, a su vez, acompañan con amor a Quien se ha hecho nuestra mejor compañía.

Las monjas nos recuerdan que hay una Palabra por antonomasia –la de Dios- que es preciso escuchar, y que hay una presencia por excelencia –la de Dios-con-nosotros, sobre todo en la Eucaristía-, que debemos siempre acoger y adorar. Esa Palabra ha llenado su silencio con una voz inconfundible, y esa Presencia ha colmado su soledad con una plenitud inmerecida. Las monjas no se desentienden ni de la Iglesia ni del mundo. Separadas de todo, están unidas a todo porque nada humano ni eclesial les es ajeno. Ellas nos dan el más precioso testimonio de su encuentro con Dios en Cristo Jesús, para que nos sea devuelta la luz a los ojos y nos vuelva a latir el corazón con el fuego de Dios.

Con mi afecto y bendición,

 

+ Casimiro López Llorente

Obispo de Segorbe-Castellón

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.