Entradas

El Obispo, D. Casimiro, pide a los seminaristas que se formen como pastores para “dar la vida por las ovejas, conocerlas y amarlas”

En la tarde de ayer, nuestro Obispo, D. Casimiro López Llorente, visitó a los seminaristas diocesanos. Se trataba de la primera visita del curso, en la que presidió la celebración de la Eucaristía en el Mater Dei, y presentó el Plan de Formación de Sacerdotes. En total acudieron 26 seminaristas pertenecientes al Seminario Mayor y Menor Mater Dei, así como al Redemptoris Mater, junto a sus respectivos rectores.

En la homilía, D. Casimiro pidió la fuerza del Espíritu Santo ante el inicio de curso, “estamos comenzando un nuevo curso en el seminario, y lo hacemos pidiendo la fuerza del Espíritu para que nos acompañe a pesar de las incertidumbres que pueda haber por la pandemia”.

Un nuevo curso es un tiempo de gracia, un don, les decía, “que Dios os concede, en este caso para discernir y madurar si la vocación a la que os llama el Señor es la de ser sacerdotes, como discípulos, como pastores y como misioneros”.

“¿Qué es el seminario?”, les preguntaba, “es un tiempo para encontrarse con el Señor, para discernir si os llama a servir como pastores, y si es así para madurar y formarse para ello”, a la vez que recordaba las características del Buen Pastor, “dar la vida por las ovejas, conocerlas, amarlas, e ir en busca de aquellas que, o se han alejado o no han escuchado todavía el Evangelio del Señor”.

Todo sacerdote, todo seminarista, todo cristiano, añadía, “debe poner en el centro de su vida el amor de Dios que se nos ofrece, y que llega a nosotros en su Hijo Jesucristo, que es lo que al final queda, es lo más grande de todo”.

En este sentido, hablando de la vocación, explicaba que “es un don gratuito del amor de Dios”, recordando que “nuestra vida ha de ser una respuesta permanente al amor recibido de Dios”, y “acoger la vocación es responder con generosidad a este amor que hemos recibido”.

Plan de Formación Sacerdotal

Tras la Misa, el Obispo, D. Casimiro, les ha presentado el “Plan de Formación Sacerdotal, Normas y Orientaciones para la Iglesia en España”, con el que los seminaristas, de la mano de sus rectores y formadores, trabajarán los fundamentos de la formación: la dimensión humana, la espiritual, la intelectual y la pastoral.

El Obispo preside el claustro de profesores del CSET ante el inicio de curso

Presidido por el Obispo, D. Casimiro López Llorente, esta mañana se ha celebrado el claustro de profesores del Centro Superior de Estudios Teológicos (CSET) Mater Dei, lugar en el que son formados los futuros sacerdotes de nuestra Diócesis.

Dicho claustro está compuesto por una veintena de profesores, cuatro de ellos seglares, y a día de hoy, este curso, que se iniciará el próximo lunes 14 de septiembre, lo forman once alumnos de filosofía y teología. Tres de estos seminaristas pertenecen al Seminario Mater Dei y ocho al Seminario Redemptoris Mater. Por otra parte, los cuatro candidatos al diaconado permanente comenzarán el curso el 22 de septiembre.

El CSET permite conseguir el grado en estudios eclesiásticos, necesario para la admisión de los seminaristas a la ordenación presbiteral. Las asignaturas se reparten en ciclos cada año, y se completan con seminarios específicos. La formación y los estudios están financiados por la Diócesis, por las campañas del Día del Seminario y por donativos y aportaciones de particulares.

Inicio de curso en el Seminario Menor

Esta semana también han empezado sus clases y su formación los diez alumnos internos que pertenecen al Seminario Menor Mater Dei, junto a algunos externos. Cinco de ellos, la mitad, se han incorporado en este nuevo curso.

Por otra parte, el rector, José Antonio Morales, ha informado de que en breve ya se celebrará la primera de las convivencias vocacionales para chicos, así como la primera destinada a las chicas.

Se trata de una jornada en la que se les presenta el concepto de vocación, no solo sacerdotal o religiosa, sino también al matrimonio y la familia. Un encuentro en el que cabe la oración, el deporte, un poco de formación, e incluso el cine.  José Antonio insiste, y nos invita a todos, a que recemos por las vocaciones.

Los colegios diocesanos comienzan el curso conscientes de los retos pero transmitiendo confianza a las familias

“Comprendemos la preocupación y el miedo al contagio, pero el colegio es uno de los lugares más seguros para nuestros hijos e hijas; Se han tomado todas las medidas sanitarias y de prevención necesarias”. La contundencia de Consuelo Moreno, directora pedagógica del colegio diocesano Obispo Pont, se corresponde con la de los otros tres centros de titularidad eclesiástica: el Seminario y la Milagrosa en Segorbe, y el Mater Dei en Castellón. Todos son conscientes de los retos que plantea este curso. Al mismo tiempo miran la vuelta presencial a las clases con ilusión y transmitiendo confianza a las familias.

Leer más

El Obispo acoge al profesorado del Colegio Diocesano Mater Dei al inicio del curso

Esta mañana los maestros y profesores han retornado a sus aulas para preparar la llegada de los alumnos la semana que viene. En el Colegio Diocesano Mater Dei, los docentes han sido acogidos por el Obispo, D. Casimiro López Llorente, quien les ha exhortado a tener a Jesucristo como modelo a seguir, tanto en el centro como para el crecimiento de los alumnos. También ha presentado a la nueva directora pedagógica y nuevo jefe de estudios, Patricia Montalvá y Pablo Tomás, respectivamente, y ha agradecido la labor realizada durante casi dos décadas por Vicent Mechó y Estreya Ayet (en la foto, entrega de una cerámica en reconocimiento por su labor).

Leer más

Los seminaristas diocesanos viven un verano diferente a causa del coronavirus

Los seminaristas están viviendo un verano diferente al de otros años a causa de la pandemia. Así lo explican los rectores de los seminarios diocesanos. Juan Carlos Vizoso, rector del Mater Dei, ha comentado que en años anteriores, “durante el verano suelen ayudar en las parroquias o se van al santuario de Lourdes un par de semanas para colaborar en la acogida y servicio a los peregrinos, o incluso echan una mano en alguno de los campamentos diocesanos o parroquiales”. En esta ocasión, debido al Covid-19, se quedarán junto a sus familias y ejercerán labores pastorales en sus respectivas parroquias, en la diócesis.

Por su parte, Pablo Vela, rector del Redemptoris Mater, ha explicado que “todos los veranos los seminaristas se van en misión fuera de España, normalmente a países de Sudamérica, pero en esta ocasión, y también a causa del coronavirus, estarán aproximadamente un mes sirviendo en varias parroquias de la diócesis, algunos, y otros en parroquias de sus respectivas diócesis de nacimiento”. También, los seminaristas que son de otros países se van a quedar en España para evitar problemas con el regreso y garantizar que puedan iniciar el curso que viene con normalidad.

La UPV expide un certificado de seguridad ante el Covid-19 al Colegio Mater Dei

Al entrar en el Mater Dei, una cámara térmica toma la temperatura y da permiso para acceder al recinto.  El suelo está marcado con indicadores de distancia, y todos los puntos de atención al público están protegidos con paneles. Estas son algunas de las medidas que le han valido al Colegio Diocesano el reconocimiento del Centro de Gestión de la Calidad y el Cambio de la Universitat Politècnica de València (UPV), según el cual “cumple con todos los requisitos y recomendaciones realizadas por las autoridades pertinentes”.

Leer más

Dos nuevos sacerdotes para la Iglesia de Segorbe-Castellón

SÁBADO 20 DE JUNIO A LAS 12:00 H.

Este sábado próximo, la Concatedral de Santa María de Castellón acogerá la ordenación de dos nuevos sacerdotes. El Obispo, D. Casimiro López Llorente, presidirá la celebración a la que acudirán familiares y amigos, además de sacerdotes desde todos los puntos de la diócesis para acompañar a los diáconos a su paso definitivo hacia el sacerdocio.

Será una celebración cargada de emotividad en la que, con la gracia del Espíritu Santo, César Igual Coll y Jon Solozabal Iglesias, recibirán el sacramento del Orden, consagrándose al ministerio del servicio a la Iglesia y a Dios, y servirán al Pueblo de Dios como colaboradores del Obispo.

Fueron ordenados diáconos el 7 de diciembre del año pasado, y desde entonces llevan realizando tareas pastorales en diferentes parroquias de la diócesis. Han sido, pues, siete meses de preparación, con el drama de la pandemia del coronavirus por medio, en los que según afirma César Igual “la acción como diáconos se ha visto muy restringida, por lo que yo decidí desarrollarla mediante la atención telefónica a todos cuantos pude, sintiéndome muy gratificado por esta acción”.

Las ordenaciones podrán seguirse en directo por varios canales locales de televisión, como son Televisió de Castelló, TV4 Segorbe, TV4 La Vall, L’Alcora TEVE, TV Onda, Medi TV, así como a través del canal de YouTube del Obispado: Diócesis Segorbe-Castellón.

CÉSAR IGUAL COLL

“Estoy convencido de la vocación, y afirmo que estoy deseoso de seguirla”

César tiene 56 años, nacido en Valencia, en una familia con varios referentes de personas consagradas. Cuenta que tras un periodo alejado de la Iglesia y con una vida muy activa, trabajando en su profesión de Ingeniero de Caminos, inició sus estudios en el Instituto Superior de Estudios Teológicos Mater Dei, entrando en el Seminario en el año 2002.

Por motivos personales se suspendió el camino hacia del sacerdocio, hasta que en el 2017, “nuestro Obispo, D. Casimiro, me animó en mi deseo de ser sacerdote si ésta era mi vocación, pues en el seguimiento de la vocación está la plenitud de la felicidad y del sentido de la vida”. Así, en septiembre de 2018 se reincorporó al Seminario Mater Dei y, “como ya tenía terminados mis estudios de Filosofía y Teología, proseguí los estudios de Derecho Canónico suspendidos en 2007, viviendo en la parroquia de Benicàssim, donde he realizado mi pastoral”.

Sobre la vocación a la que el Señor le llama, “en 1997, en un proceso de interiorización y conversión, comprendí que cuando tenía 13 ó 14 años había recibido la vocación al sacerdocio, que entonces no atendí”. Y todo desde entonces, “incluso la suspensión en 2007 del camino al sacerdocio, me ha confirmado la vocación sacerdotal, particularmente como sacerdote diocesano”. “Estoy convencido de la vocación divina, y si hace algunos años decía que no me atrevía a no seguirla, ahora afirmo que estoy deseoso de seguirla”, afirma con entusiasmo y alegría.

Estos últimos meses ha estado leyendo mucho sobre el sacerdocio, “particularmente los escritos de Benedicto XVI -que trata ampliamente al Santo Cura de Ars-, y lo que espero es simplemente ser un buen sacerdote, conforme a la identidad sacerdotal propia y la acción in persona Christi”.

JON SOLOZABAL IGLESIAS

“En la llamada al sacerdocio reconozco la forma que Dios ha dispuesto para que yo pueda amar”

 Jon tiene 29 años y es de Elorrio (Vizcaya), nacido en el seno de una familia cristiana. Cuenta que la primera vez que sintió la llamada fue durante la Jornada Mundial de la Juventud de Sydney, en 2008, con Benedicto XVI, “en aquella época me encontraba en una situación de crisis existencial, tenía 17 años y no entendía mi vida. Estaba en rebeldía conmigo mismo, con mi historia, no aceptaba a mi familia, y había fracasado en todo”. Abandonó los estudios y estaba trabajando, “y aunque seguía en la Iglesia y tenía mi comunidad, llevaba una vida pagana”.

Gracias a esa peregrinación, “vi que Dios me llamaba a cambiar de vida, concretamente fue en el encuentro vocacional al final de la peregrinación, con los iniciadores del Camino Neocatecumenal, en el que el Señor tocó mi corazón por el anuncio del kerygma con una catequesis sobre Zaqueo, en la que yo me vi muy reflejado en la pobreza de este recaudador de impuestos”. Cuando se pidieron vocaciones para el presbiterado se levantó, “mejor dicho: el Señor me levantó, porque yo estaba totalmente incapacitado para levantarme, y un año después entré en el Seminario Redemptoris Mater de Segorbe-Castellón”. Esa llamada se ha ido confirmando “gracias a la ayuda y el discernimiento de la Iglesia durante más de 10 años de formación”.

Durante todos estos años el Señor le ha regalado “el poder conocerme a mí mismo, mi pobreza profunda, y a partir de aquí, poco a poco, el Señor me ha regalado ir aceptándome y amarme como soy”. La relación con los compañeros y la obediencia a los formadores, “me han ayudado a salir de mí mismo”. También la vida de oración “me ha ayudado a vivir de cara a Jesucristo y a sentirme amado por Él en mis pecados”. “Durante estos años también he podido reconciliarme con mi familia, recuperando la relación que estaba dañada por el pecado”, añade. “En definitiva – concluye – el Seminario me ha hecho persona, me ha devuelto la dignidad que yo había perdido.

Maestros y profesores de 10

La suspensión de las clases presenciales a mediados de marzo como medida de prevención fue un trastorno fuerte para los alumnos y sus familias. En esas semanas la gente salía a las 20h para aplaudir  merecidamente a los sanitarios. Rápidamente se añadieron gestos de agradecimiento a otros sectores que permitieron que la vida siguiera, como el de la distribución, cajeros, fuerzas de seguridad… A medida que ha pasado el tiempo y que la desescalada va avanzando, cada vez queda más de manifiesto la labor que ha realizado otro colectivo: los docentes. Esta semana acaban las clases, y al final de un curso tan especial, maestros y profesores se merecen un 10.

Leer más

El Obispo se reúne con los seminaristas tras el confinamiento

En la tarde de ayer, el Obispo, D. Casimiro López Llorente, se reunió por primera vez después del confinamiento, con algunos seminaristas de los Seminarios Diocesanos Mayor y Menor Mater Dei, de los que ha estado muy pendiente en todo momento.

Cabe recordar que cinco de los jóvenes del seminario mayor y cinco del menor han estado viviendo juntos en el seminario durante todas estas semanas de confinamiento, combinando la formación humana e intelectual con la espiritual.

D. Casimiro celebró la Eucaristía junto a ellos y los rectores, Juan Carlos Vizoso y José Antonio Morales, en la que agradeció a Dios que los seminaristas hubieran vivido todas estas semanas como una bendición, ya que en ellos se ha dado un verdadero crecimiento humano, en la fe, en comunidad, ya que han compartido tiempo, ratos de deporte y de servicio en el seminario, y también un crecimiento académico, pues han podido mantener y aprovechar las rutinas de estudio.

Por otra parte, y a raíz de la primera lectura del día (2 Tim 1, 1-3.6-12), en la que San Pablo escribe a Timoteo, por quien ora de noche y de día, y aconsejándole que reavive el don que recibe de Dios, el Obispo también pidió para que en estos jóvenes se diese continuamente este “reavivar la vocación” con intensidad desde Dios y vinculados a Cristo, que es el camino, la verdad y la vida.

 

Familiares y benefactores se reencuentran con los seminaristas del Mater Dei

Aprovechando las disposiciones sanitarias que permiten retomar la participación del pueblo en las celebraciones eucarísticas respetando un tercio del aforo, los seminarios mayor y menor Mater Dei compartieron con familiares y benefactores la Misa del domingo pasado. El rector del mayor, Juan Carlos Vizoso, ha declarado que fue un acto en el que se percibió “mucha paz, alegría y deseo de vivir la fe” después de dos meses de confinamiento.

Leer más