Vacaciones: tiempo de reencuentro

Queridos turistas y visitantes:

Sed bienvenidos a nuestra Diócesis de Segorbe-Castellón con motivo de vuestras vacaciones de verano. Os deseo de corazón que la estancia entre nosotros os ayude a ver realizados los sueños y las ilusiones que no hayáis podido lograr durante el período laboral. Es propio de las vacaciones poder realizar otro tipo de actividad, distinta al resto del año. Disponemos de mucho tiempo y podemos elegir qué hacer con el tiempo disponible. Se puede simplemente matar o emplear bien el tiempo, dejarlo pasar o aprovecharlo de forma enriquecedora.

Las vacaciones ofrecen sobre todo la posibilidad del descanso físico y psíquico; pero también nos ofrecen mucho tiempo para la lectura formativa, para la reflexión, para la convivencia y para el encuentro con la familia, con los amigos y con otras culturas. El tiempo estival, las vacaciones y el ocio son una oportunidad para encontrarse consigo mismo y para mejorar la relación con nuestros semejantes, con los familiares y con los amigos. Los días de vacación ofrecen también más tiempo para compartir con el necesitado y para dedicarlo a Dios: son una ocasión muy propicia para profundizar nuestra relación con Dios y para ahondar en nuestra vida cristiana, acercándonos más a Cristo a través de la oración y los sacramentos.

Las vacaciones no pueden suponer un alejamiento de Dios y de Cristo; al contrario, deben ser tiempo para llenarnos de Dios, para dejarle hablar en nosotros y para sumergirnos en Él. Dios no se toma vacaciones en su búsqueda de amor al hombre y para ofrecerle caminos hacia la felicidad. Las vacaciones pueden ser tiempo excepcional para ir a su encuentro. Y es que en verano tenemos una magnífica oportunidad de ser cristianos y demostrarlo. En la playa, en la montaña, en la serranía, podemos descubrir la presencia de Dios y alabarle por haberla hecho tan hermosa. También en el ocio y en la diversión podemos y debemos vivir la condición de cristiano, sin avergonzarnos de serlo. También en verano, el domingo sigue siendo el día del Señor y tenemos más tiempo para participar en la Eucaristía dominical y para hacerlo en familia.

En los desplazamientos debemos saber conducir y conducirnos con prudencia para no peligrar la propia vida y evitar riesgos a la vida de los demás. Y en el ocio debemos vivir con limpieza de corazón superando el egoísmo y el hedonismo. Pensemos también en quienes no tienen vacaciones. La caridad tampoco toma vacaciones.

La Iglesia de Segorbe-Castellón, su Obispo, sus sacerdotes, sus religiosos y sus seglares os damos una cálida bienvenida y os ofrecemos nuestra fraterna amistad. Tanto las personas como las parroquias nos ponemos a vuestra disposición. Nos encantará informaros de los horarios de culto y del resto de nuestras actividades. Y nos alegrará vuestra participación en las celebraciones litúrgicas. Estamos a vuestro servicio para lo que necesitéis.

De nuevo. Sed bienvenidos y que, con la ayuda y la presencia cercana de la Virgen María, tengáis una feliz y provechosa estancia entre nosotros.

Con mi afecto,

 

+ Casimiro López Llorente

Obispo de Segorbe-Castellón

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.