Un año para la vida consagrada

PlumaQueridos todos en el Señor:

 

En un encuentro con su­periores mayores en 2013, el Papa Francisco convocó un año dedicado a la vida consa­grada. Este año se extenderá desde el 30 de noviembre de 2014 hasta la fiesta de la Presen­tación del Señor el 2 de febre­ro de 2016. El Papa quiere así recordar los cincuenta años de la Consti­tución “Lumen Gentium”, que en su capítulo 6º trata de los religiosos, y del Decreto “Perfectae caritatis” sobre la renovación de la vida religiosa, del Concilio Vaticano II.

 

Bajo el lema “Evangelio, profecía y esperanza”, el Papa ha marcado tres objetivos para este año: a saber, “mirar al pasado con gratitud”, “vivir el presente con pasión” y “abrazar el futuro con esperanza”. El Papa espera de este año de y para los religiosos que sean testigos de la alegría, que despierten al mundo siendo “exégesis viviente” del Evan­gelio, que se conviertan en expertos de “comunión y fraternidad”, y que salgan de sí mismos para ir a las periferias existen­ciales, a las personas que han perdido el sentido de la vida y están sedientos de lo divino, que esperan la luz del Evangelio.

 

Si bien los primeros destinatarios de este año son los mismos religiosos y religiosas, el Papa ha convocado a todo el Pueblo de Dios a que se una a su celebración. La vida consagrada, los distintos institutos con sus respectivos carismas y los mismos consagrados son dones de Dios por la acción del Espíritu Santo a la Iglesia universal y a nuestra Iglesia diocesana así como a toda la sociedad. El mundo y la Iglesia tie­nen mucho que agradecer a la vida religiosa sea en el ámbito la caridad, de la salud, del arte o de la cultura sea de la intercesión, la predicación, la catequesis, la educación, o del servicio a los pobres y a los enfermos. Por todo ello, este año es una ocasión para que todos los miembros del pueblo de Dios agradez­camos al Señor el don de la vida consagrada, oremos por los consagrados y pidamos a Dios el don de nuevas vocaciones a la vida consagrada.

 

A lo largo de este año habrá distintas celebraciones. Una de ellas será la San­ta Misa a la 6:30 de la tarde en la S.I. Concatedral de Castellón el domingo 1 de febrero, en la víspera de la Fiesta de la Presentación de la Vida Consagrada. Todo el Pueblo de Dios -sacerdotes, religiosos y seglares- estamos convocados e invitados. Hagamos un esfuerzo y unámonos a esta celebración. Mostremos nuestra gratitud a Dios y nuestra cercanía a nuestros religiosos y religiosas. Os espero.

 

Con mi afecto y bendición,

 

 

 

+ Casimiro López Llorente

Obispo de Segorbe-Castellón

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.