Imagen Cartas 320x200

Encuentro diocesano de Infancia Misionera

Queridos diocesanos:

El cuarto domingo de enero, el día 26, celebramos en España la Jornada de la Infancia Misionera. En nuestra Diócesis está precedida por el encuentro anual de Infancia Misionera, el sábado anterior, el día 25. Es muy reconfortante y un verdadero gozo encontrarse cada año con más de 500 niños y jóvenes, venidos de todos los rincones de la Diócesis, acompañados por padres, catequistas, profesores y sacerdotes. Los pequeños intuyen muy bien y celebran con alegría que ellos también son Iglesia y que están también llamados a la misión de anunciar el Evangelio; ellos quieren ser “pequeños misioneros” (san Juan Pablo II) aquí y ahora; ellos saben que su testimonio misionero, por pequeño que sea, es importante. La experiencia del encuentro nos anima a todos, pequeños y mayores, a ser misioneros con la fuerza y el coraje necesarios para poder anunciar el Evangelio en medio de las dificultades.

Leer más

Imagen Cartas 320x200

El bautismo: don de Dios y tarea nuestra

Queridos diocesanos:

En la Fiesta del Bautismo de Jesús, el 12 de enero, con que concluye el tiempo de la Navidad, recordamos el bautismo de Jesús a orillas del río Jordán de manos de Juan Bautista. Jesús recibe de Juan el bautismo de penitencia, de petición de perdón, y transforma este gesto en una solemne manifestación de su divinidad. “Apenas se bautizó Jesús,… vino una voz del cielo, que decía: Este es mi Hijo, el amado, mi predilecto” (Mt 13, 17). Son las palabras de Dios-Padre que muestra a Jesús como su Hijo unigénito, el amado y predilecto. Jesús es el Cordero que toma sobre sí el pecado del mundo; ahora comienza públicamente su misión salvadora, que concluirá con su muerte y resurrección. Jesús es el enviado por Dios para traernos su perdón, su luz, su vida y la libertad. Este hombre, aparentemente igual a todos los demás, es Dios mismo, que viene para liberar del pecado y dar el poder de convertirse “en hijos de Dios, a los que creen en su nombre; los cuales no nacieron de sangre, ni de deseo de hombre, sino que nacieron de Dios” (Jn 1, 12-13). En el Jordán se abre una nueva era para toda la humanidad.

Leer más

Imagen Cartas 320x200

La Epifanía del Señor

 

Queridos diocesanos:

Antes de nada os felicito a todos para el año recién comenzado. A cada uno os digo: “El Señor te bendiga y te proteja, ilumine su rostro sobre ti y te conceda su favor; el Señor se fije en ti y te conceda la paz” (Nm 6, 24. 26). Esta era la bendición que los sacerdotes solían invocar sobre el pueblo de Israel al final de las grandes fiestas litúrgicas, especialmente en la fiesta del año nuevo. Al recordar hoy esta antigua bendición invoco sobre todos nosotros la bendición del Señor para el nuevo año, a fin de que sea para todos un tiempo de gracia, de verdadera felicidad,de prosperidad material y espiritual y de paz.Y para ello hemos de fijar nuestra mirada en el Niño-Dios; Él es el príncipe de la paz y la luz que ilumina nuestros caminos por este mundo.

Leer más

Imagen Cartas 320x200

Vocación al amor. Los grupos parroquiales de matrimonios

Queridos diocesanos:

En Navidad, el Hijo de Dios se hace hombre para mostrarnos y ofrecernos a Dios que es Amor. El Niño-Dios nos muestra que el ser humano está llamado al amor. Porque Dios es Amor y el hombre está creado a su imagen y semejanza, su identidad más profunda es la vocación al amor. En Jesús queda renovada la creación entera y el ser humano; todas las dimensiones de la vida humana han sido iluminadas por Él, y han quedado sanadas y elevadas, incluidos el matrimonio y la familia.

El domingo siguiente a Navidad celebramos la Fiesta de la Sagrada Familia y la Jornada de la familia. Porque fue en el seno de una familia humana donde Jesús fue acogido con gozo, donde nació, creció y se educó. La familia, formada por Jesús, María y José, es un hogar en el que cada uno de sus integrantes vive el designio del amor de Dios para con cada uno de ellos: José, la llamada de Dios para ser esposo de María y padre legal de Jesús; María, la de ser madre del Hijo de Dios en la carne y esposa de José; y Jesús se prepara para su misión de enviado de Dios para salvar a los hombres. La Sagrada Familia es una escuela de amor, de acogida y de respeto recíproco, de diálogo y de comprensión mutua y de una existencia según la vocación divina al amor.

Leer más

Carta de Monseñor López Llorente a los sacerdotes sobre los Grupos Parroquiales de Matrimonios

Castellón de la Plana, 26 de diciembre de 2019

GRUPOS PARROQUIALES DE MATRIMONIOS

*******

A LOS SACERDOTES EN LA DIÓCESIS DE SEGORBE-CASTELLÓN

Queridos hermanos sacerdotes:

Como ya sabéis, nuestra Iglesia diocesana a través de la Delegación diocesana de Pastoral familiar y de la vida ha lanzado en este curso la iniciativa de crear en las parroquias “Grupos parroquiales de matrimonios”. Yo mismo la presente en la primera reunión de Arciprestes de este curso pastoral y lo he hecho también en los encuentros con los grupos de sacerdotes de los Arciprestazgos a lo largo de este primer trimestre. Sinceramente creo que es algo urgente y necesario para ayudar a nuestros matrimonios- jóvenes y no tan jóvenes- a vivir su propio matrimonio desde la vocación de Dios al amor esponsal y ayudarles así a ser una familia cristiana, donde se viva y transmita la fe a los hijos.

Como todo en la vida -y quizá más en nuestra misión pastoral- no será fácil la creación de estos grupos parroquiales de matrimonios. Es necesario, por ello, acoger esta iniciativa con calor e interés, con compromiso e implicación personal y poner, sobre todo, mucho ardor pastoral. Si que os puedo decir que en las parroquias donde se ha ofrecido esta iniciativa ya ha habido respuesta; es más, en alguna parroquia la iniciativa ha partido de los mismos matrimonios. Hay matrimonios que buscan la cercanía y el acompañamiento de los pastores y de la comunidad parroquial para mejor vivir su propia vocación esponsal y su realidad familiar.

Puedo decir que de los grupos ya existentes se están beneficiando los esposos, sus familias y sus hijos; y también las mismas parroquias, llamadas a ser “familia de familias’, implicadas en la vida y misión parroquial, muy en especial en la iniciación cristiana de sus hijos. Están, por tanto, ayudando también a la tan necesaria renovación de nuestras parroquias.

Para reflexionar sobre este tema os invito a una reunión el día 11 de enero de 2020, a las 12 de la mañana, en la sala de reuniones del palacio episcopal de Castellón. Partiremos de la realidad. Algún matrimonio nos hablará de su experiencia en un grupo de matrimonios. Os ruego que, a ser posible, los sacerdotes vengáis acompañados de algún matrimonio o seglar casado que esté encargado de la pastoral matrimonial y familiar en vuestras parroquias.

Confío en que sabréis acoger con interés esta iniciativa e invitación. Nuestra Iglesia diocesana se juega mucho en una pastoral familiar capilar, anterior y posterior a la celebración de matrimonio. No nos podemos limitar a la preparación a la celebración matrimonio con los cursillos; son muy importantes, pero claramente insuficientes. Aprovecho para agradeceros de corazón vuestro trabajo pastoral en este campo y también vuestra acogida a esta invitación.

Hasta ese día, recibid mi deseo de una feliz y santa Navidad y de la bendición del Señor para el próximo Año nuevo.

+  Casimiro López Llorente, Obispo de Segorbe-Castellón

Imagen Cartas 320x200

Celebración cristiana de la Navidad

Queridos diocesanos:

Podría parecer obvio hablar de celebración cristiana de la Navidad. Pero los hombres somos capaces de adulterar todo. Es palpable la creciente pérdida del sentido propio y originario de la Navidad. Los mismos cristianos nos dejamos contagiar por el ambiente exterior y el consumismo de estos días, o por el silenciamiento cada vez mayor del sentido cristiano de la Navidad en las iluminaciones y adornos anodinos y las tarjetas sin motivo religioso alguno. Aumenta la voluntad de borrar el sentido propio de la Navidad excluyendo el belén y los villancicos de lugares públicos. So capa de tolerancia ante el pluralismo religioso, algunos promueven entre nosotros el silencio y la exclusión del cristianismo que contrasta con el trato exquisito de otras religiones.

Menos mal que también somos capaces de darnos cuenta y rectificar. El papa Francisco acaba de regalarnos una hermosa carta en la que nos alienta a mantener viva la costumbre de hacer el belén en nuestros hogares y de ponerlo en los lugares de trabajo, en las escuelas, en los hospitales, en las cárceles, en las plazas. Es una tradición que nos ha de ayudar a recuperar y fortalecer la celebración cristiana de la Navidad. Personal, familiar y comunitariamente hemos de centrar nuestra celebración en el Misterio que nos recuerda el belén, y evitar todo derroche, todo dispendio y tantos otros excesos, contrarios al significado profundo de esta Fiesta.

Leer más

Imagen Cartas 320x200

Acogida de la Luz de Belén

 

Queridos diocesanos:

Cercana la Navidad nos disponemos a acoger la conocida como “Luz de la Paz de Belén”. En la ciudad de Belén, situada hoy en el territorio palestino de Cisjordania, hay una basílica donde, según la tradición, nació Jesús. Es una iglesia pequeña y sencilla. En ella, una estrella de plata señala el lugar exacto del nacimiento. A su alrededor hay muchas lámparas permanentemente encendidas en recuerdo de la natividad del Hijo de Dios. Desde 1986, los Scouts de Austria envían cada año a un joven o una joven unas semanas antes de Navidad a la gruta de Belén a encender una lámpara, que es trasladada a Viena como mensaje de paz y de vida, de amor y de esperanza. Una vez en Viena, en una ceremonia ecuménica con presencia de delegaciones de Scouts de todo el mundo, la Luz de Belén se distribuye entre los participantes. Ellos la llevarán a su vez a países de los cinco continentes para que llegue a las parroquias y a las familias, a los niños y a los jóvenes, a los ancianos, a los enfermos y a los más pobres y necesitados.

Este año tenemos la dicha de acoger la “Luz de la Paz de Belén” en nuestra Diócesis de Segorbe-Castellón que será traída desde Viena para distribuirla desde aquí a toda España. Será el domingo, 15 de diciembre, en la Concatedral de Santa María de Castellón a las 17:00 horas. Os invito a todos a este sencillo, pero emotivo acto.

Leer más

Imagen Cartas 320x200

La Inmaculada en nuestro Adviento

Queridos diocesanos:

Apenas comenzado el Adviento celebramos la fiesta de la Inmaculada Concepción de María, que tan arraigada está en toda nuestra Diócesis. En este día celebramos una verdad fundamental de nuestra fe católica; a saber, que María, por haber sido elegida por Dios para ser la Madre del Salvador fue preservada de toda mancha del pecado original y de todo pecado desde el instante mismo de su concepción.

La Virgen fue agraciada con dones a la medida de la misión tan importante para la que había sido elegida. María es la “llena de gracia” (Lc 1, 28), una plenitud de gracia y de amor de Dios que ella abraza con fe, con una total disponibilidad y entrega de su persona a Dios: “He aquí la esclava del Señor, hágase en mí según tu palabra” (Lc 1, 38). Ella creyó en las palabras del Ángel y respondió con palabras de total entrega a Dios. Así, con su fe y su amor, la Virgen colabora desde el principio de manera totalmente singular con la obra redentora de su Hijo para restablecer la vida de unión y amistad de toda la humanidad con Dios, germen de fraternidad entre los hombres. Por esta razón, la Virgen es nuestra madre en el orden de la gracia, asociada para siempre a la obra de la redención. Ella es el fruto primero y más maravilloso de la redención realizada por su Hijo, Cristo Jesús.

Leer más

Imagen Cartas 320x200

Tiempo de Adviento

Queridos diocesanos:

Este domingo comenzamos el tiempo litúrgico del Adviento. Es el tiempo que la Iglesia nos ofrece para prepararnos a la celebración de la Navidad, la ‘primera’ venida en la historia en Belén de Jesús, el Hijo de Dios, el Mesías esperado durante siglos por el Pueblo de Israel y anunciado por los Profetas. Por otra parte, en este tiempo dirigimos nuestra mirada hacía la ‘segunda’ venida de Jesucristo al final de los tiempos, con poder y con gloria para juzgar a vivos y muertos.

Esta doble perspectiva hace del Adviento el tiempo de la alegría y de la esperanza. Nuestra vida cristiana, la vida de la creación y de la humanidad entera adquieren sentido a partir de estos dos momentos históricos: la entrada de Dios mismo en nuestra historia, con el nacimiento de su Hijo, para desvelarnos que Dios es amor y comunicarnos este amor, perdonar nuestros pecados y devolvernos a la vida de Dios; y su Parusía, su venida al final de los tiempos, que llevará su obra de Salvación a su total cumplimiento.

Leer más

Imagen Cartas 320x200

Jesucristo Rey del Universo

Queridos diocesanos:

Este Domingo, último del Año Litúrgico, celebramos la solemnidad de Jesucristo Rey del Universo. Esta fiesta nos muestra que Jesucristo es como la piedra angular sobre la que se edifica el mundo creado y la historia de la humanidad y la clave que los cerrará como Juez de vivos y muertos, cuando vuelva con poder y gloria al final de la historia. Su confesión ante Pilatos “Soy Rey”, queda completada por San Pablo al decir que Jesús es “imagen de Dios invisible, primogénito de toda criatura, Cabeza del Cuerpo, que es la Iglesia, reconciliador de todas las cosas” (cf. Col 1,12-20). Cristo es el centro de la creación, del pueblo de Dios y de la historia de la humanidad.

Leer más