Lourdes, la alegría de la misión

PlumaQueridos diocesanos:

El pasado fin de semana, hemos peregrinado como Iglesia diocesana al Santuario de Lourdes junto con la Hospitalidad diocesana y otros muchos peregrinos. Las palabras “Lourdes, la Alegría de la Misión” han ido marcando estos cuatro intensos días. Este lema propuesto por el Santuario era una fuerte invitación a convertirnos en discípulos misioneros, como nos ha pedido el Papa Francisco en su exhortación apostólica: “La alegría del Evangelio”.

        Como Bernadita hemos ido al encuentro con nuestra Madre, y ella nos ha llevado al encuentro con Aquel que disipa la tristeza, la desconfianza, el cansancio y el derrotismo que tan a menudo impregnan nuestras vidas.

Benedicto XVI nos dijo: “No se co­mienza a ser cristiano por una decisión ética o una gran idea, sino por el en­cuentro con un acontecimiento, con una Persona, que da un nuevo horizon­te a la vida y, con ello, una orientación decisiva”. Y el papa Francisco nos invita a todos a este encuentro con Jesucristo vivo, que llena de alegría, cambia la vida e impulsa a comunicar lo vivido.

En el ambiente único del Santuario de Lourdes y en torno a Maria hemos podido experimentar el encuentro real con Jesucristo resucitado. En la oración personal y comunitaria, en el rezo meditado del rosario, en la escucha de la Palabra de Dios y en las celebraciones de las eucaristías, en los gestos de verdadera caridad con los enfermos y los peregrinos, Jesús mismo, presente entre nosotros, nos atraía hacia si llenando nuestros corazones de una auténtica alegría; y en el sacramento de la Penitencia pudimos experimentar el gozo profundo y her­moso de su misericordia y de su perdón. Quien se ha dejado encontrar por Cristo resucitado estos días, ha sentido cómo quedaba transformada toda su per­sona y cómo él nos unía como discípulos suyos. Porque si la experiencia de encuentro personal con Jesús es genuina, restaura radical­mente nuestro ser, nuestro pensar, sentir y actuar. Hemos visto cómo ha cambiado nuestro ánimo, y hemos pasado de la tristeza y de la desesperanza a la ale­gría y a la esperanza. Y la alegría del encuentro nos impulsa a anunciar aquello que hemos gustado y a compartir  con alegría la experiencia de salvación que hemos vivido estos días.

Porque, en efecto, es una alegría habernos encontrado o reencontrado con el Señor; es motivo de gozo ser y sentirnos de nuevo discípulos de Cristo en la gran familia de los cristianos, su Iglesia; y es motivo de inmenso gozo habernos sentido de nuevo enviados por Él para llevar con alegría el tesoro de su Evangelio a todos: “Id y haced discípulos de todos los pueblos, bautizándolos en el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo; y enseñándoles a guardar todo lo que os he mandado” (Mt 28,19-20). Porque ser cristiano, discípulo misionero, no es una carga, sino un don: Dios Padre os ha bendecido en Jesucristo, su Hijo, Salvador del mundo.

Este encuentro renovador con Cristo Jesús nos impulsa ahora a comunicarlo a otros. Como nos dice San Pablo: “¿cómo oirán hablar de Él sin nadie que les anuncie?”. En ocasiones, quizá por miedo o el escaso vigor de nuestra experiencia del encuentro con Cristo escondemos esa perla preciosa que, sin mérito alguno, hemos recibido. Haga­mos nuestras las palabras de Jesús: “Gratis lo habéis recibido, dadlo gratis” (Mt 10,8).

Pidamos a la Virgen de Lourdes que nos enseñe a llevar a otros al encuentro personal y salvador con su Hijo, como ella lo hizo con Bernardita. Que el Señor nos conceda la gracia de ser discípulos misioneros suyos y sepamos trasmitir con alegría a otros el don que gratis hemos recibido.

Con mi afecto y bendición,

+Casimiro López Llorente

Obispo de Segorbe-Castellón

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.