Al servicio de la Evangelización

Queridos diocesanos:

Nuestra ‘Hoja Parroquial’ está de enhorabuena. Con el presente número cumple cincuenta años. Semana a semana ha venido informando puntualmente, sobre todo, de la vida de nuestra Iglesia diocesana en todos sus ámbitos y dimensiones. Parroquias, arciprestazgos, delegaciones, vicarias, movimientos, comunidades y un largo etcétera han estado presentes en la Hoja, como lo han estado también noticias sobre la formación y la catequesis, la liturgia y la acción caritativa y social, las misiones y otros ámbitos de la acción pastoral de nuestra Diócesis. No han faltado tampoco la palabra periódica de los Obispos, los artículos de formación, de información y de reflexión así como las entrevistas. Una amplia cobertura han tenido igualmente las informaciones sobre la vida de la sociedad o de la Iglesia Universal, de otras Iglesia Diocesanas o de la Iglesia en España.

Al contemplar hoy estos cincuenta años de historia damos en primer lugar gracias a Dios por el don de este medio de comunicación tan necesario para nuestra Iglesia diocesana y por el bien que ha reportado a tantas personas. Recordamos y agradecemos a todos aquellos que la han hecho posible en tareas de dirección, de redacción, de información, de colaboración, de gestión, de impresión o de reparto. Gracias al buen trabajo de muchos, tantas veces anónimo y desinteresado, sus muchos lectores han podido tener en sus manos puntualmente la Hoja Parroquial. Gracias de corazón a todos.

En la era de la información, los medios de comunicación, en general, los propios de nuestra Iglesia, en particular, y la Hoja parroquial, en especial, son imprescindibles para el llevar a cabo la tarea de la Evangelización. Los cincuenta años de nuestra Hoja Parroquial la avalan como un medio de comunicación muy importante e imprescindible de nuestra Iglesia hacia adentro y hacia fuera.

Aunque gracias a la técnica disponemos ya de otros medios más rápidos, este medio escrito sigue teniendo su lugar propio y necesario. Queremos que, ante todo, siga estando al servicio de la información de la rica y variada vida de nuestra Iglesia diocesana en sus múltiples ámbitos, dimensiones y facetas. Para conseguir este fin es preciso que haya una comunicación mayor de noticias a la redacción de la Hoja desde todos los ámbitos de nuestra Iglesia diocesana. Esto ayudará a un mayor y mejor conocimiento de la rica vida de nuestra Iglesia en sus comunidades, tareas y servicios, y favorecerá que crezcamos en la toma de conciencia de formar parte de esta Iglesia diocesana de Segorbe-Castellón. Como lo ha hecho hasta ahora, la Hoja seguirá ofreciendo la carta semanal del Obispo y breves artículos de formación. En cualquier caso, la ‘Hoja Parroquial’ seguirá siendo un medio al servicio de la comunión en nuestra tarea de la Evangelización.

Desde aquí animo a todos a su lectura y difusión. También en el interior de nuestra Diócesis necesitamos comunicarnos más para conocernos mejor y crecer en la comunión y en la misión. Finalmente felicito a los responsables y colaboradores de la Hoja; y les animo a seguir con ilusión renovada en este trabajo tan importante para la misión de nuestra Iglesia.

Con mi afecto y bendición,

 

+ Casimiro López Llorente

Obispo de Segorbe-Castellón

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.