Lectura y evangelio de la memoria (obligatoria) de santa Cecilia, virgen y mártir, y discurso del Papa Francisco a las “Scholae Cantorum”

LECTURA. Macabeos 4, 36-37. 52-59

En aquellos días, Judas y sus hermanos propusieron: «Nuestros enemigos están vencidos; subamos, pues, a purificar el santuario y a restaurarlo». Se reunió toda el ejército y subieron al monte Sion.

El año ciento cuarenta y ocho, el día veinticinco del mes noveno (es decir, casleu), todos madrugaron para ofrecer un sacrificio, según la ley, en el nuevo altar de los holocaustos que habían reconstruido.

Precisamente en el aniversario del día en que lo habían profanado los gentiles, lo volvieron a consagrar, cantando himnos y tocando cítaras, laúdes y timbales. Todo el pueblo se postró en tierra adorando y alabando al Cielo, que les había dado el triunfo.

Durante ocho días celebraron la consagración, ofreciendo con alegría holocaustos y sacrificios de comunión y de alabanza. Decoraron la fachada del santuario con coronas de oro y escudos. Restauraron también el portal y las dependencias, poniéndoles puertas. El pueblo celebró una gran fiesta, que invalidó la profanación de los gentiles. Judas, con sus hermanos y toda la asamblea de Israel, determinó que se conmemorara anualmente la nueva consagración del altar con solemnes festejos, durante ocho días a partir del veinticinco del mes de casleu.

Salmo: Sal Crón 29, 10bc . 11abc.11d-12a. 12bcd

R. Alabamos tu nombre glorioso, Señor.

Bendito eres, Señor,
Dios de nuestro padre Israel,
por los siglos de los siglos. R.

Tuyos son, Señor, la grandeza y el poder,
la gloria, el esplendor, la majestad,
porque tuyo es cuanto hay en cielo y tierra. R.

Tú eres rey y soberano de todo.
De ti viene la riqueza y la gloria. R.

Tú eres Señor del universo,
en tu mano está el poder y la fuerza,
tú engrandeces y confortas a todos. R.

Aleluya Jn 10, 27

R. Aleluya, aleluya, aleluya

Mis ovejas escuchan mi voz, dice el Señor ,
y yo las conozco, y ellas me siguen. R.

EVANGELIO. Lucas 19, 45-48

En aquel tiempo, Jesús entró en el templo y se puso a echar a los vendedores, diciéndoles: «Escrito está: ‘Mi casa será casa de oración’; pero vosotros la habéis hecho una ‘cueva de bandidos’».

Todos los días enseñaba en el templo. Por su parte, los sumos sacerdotes, los escribas y los principales del pueblo buscaban acabar con él, pero no sabían que hacer, porque todo el pueblo estaba pendiente de él, escuchándolo.

DISCURSO DEL PAPA FRANCISCO

Queridos hermanos y hermanas:

Os doy la bienvenida a todos: al Presidente, Mons. Tarcisio Cola, a quien agradezco sus palabras, a la Junta Directiva y a vosotros, cantantes, directores de coro, organistas, llegados de diversas partes de Italia.

Formáis parte de la benemérita Asociación Italiana de Santa Cecilia, antigua por fundación ―140 años― y todavía viva y activa y deseosa de servir a la Iglesia. El afecto y la estima de los Papas por esta Asociación es bien conocido, especialmente el de San Pío X, que dio al pueblo de Dios disposiciones orgánicas sobre la música sacra (cf. Motu Proprio Tra le sollecitudini, 22 de noviembre de 1903). San Pablo VI os quiso renovados y activos para una música que se integra en la liturgia y de ella recaba sus características fundamentales. No una cualquier música, sino una música santa, porque santos son los ritos; dotada de la nobleza del arte, porque a Dios se le debe dar lo mejor; universal, para que todos puedan comprender y celebrar. Sobre todo, bien diferenciada y diversa de la utilizada para otros fines. Y os recomendó que cultivaseis el sensus ecclesiae, el discernimiento de la música en la liturgia. Dijo: «No todo es válido, no todo es lícito, no todo es bueno. Aquí lo sacro debe unirse a lo bello en una síntesis armoniosa y devota» (Discurso a las religiosas encargadas del canto litúrgico, 15 de abril de 1971). Benedicto XVI os exhortó a no olvidar el patrimonio musical del pasado, a renovarlo e incrementarlo con nuevas composiciones.

Queridos amigos, yo también os animo a seguir por este camino. Ser una asociación es un recurso: os ayuda a generar movimiento, interés, esfuerzo para servir mejor a la liturgia. Asociación que no es protagonista ni propietaria de ninguna música, pero que tiene como programa el amor y la fidelidad a la Iglesia. Juntos podéis comprometeros más con el canto como parte integral de la Liturgia, inspirados por el primer modelo, el canto gregoriano. Juntos os ocupáis de la preparación artística y litúrgica, y promovéis la presencia de la schola cantorum en cada comunidad parroquial. El coro, efectivamente, guía la asamblea y, con sus repertorios específicos, es una voz cualificada de espiritualidad, comunión, tradición y cultura litúrgica. Os recomiendo que ayudéis a cantar a todo el pueblo de Dios, con una participación consciente y activa en la Liturgia. Esto es importante: la cercanía al pueblo de Dios.

Hay varios campos de vuestro apostolado: la composición de nuevas melodías; la promoción del canto en los seminarios y en las casas de formación religiosa; el apoyo a los coros parroquiales, a los organistas, a las escuelas de música sacra, a los jóvenes. Cantar, tocar, componer, dirigir y hacer música en la Iglesia son algunas de las cosas más hermosas para la gloria de Dios. Es un privilegio, un don de Dios, expresar el arte de la música y contribuir a la participación en los misterios divinos. Una música bella y buena es una herramienta privilegiada para acercarse a lo trascendente, y a menudo ayuda a entender un mensaje incluso a aquellos que están distraídos.

Sé que vuestra preparación implica sacrificios ligados a la disponibilidad de tiempo para dedicar a los ensayos, a la participación de las personas, a las actuaciones en los días festivos, cuando quizás los amigos os invitan a divertiros. ¡Tantas veces! Pero vuestra dedicación a la liturgia y a su música representa una forma de evangelización a todos los niveles, desde los niños hasta los adultos. De hecho, la Liturgia es la primera “maestra” de catecismo. No lo olvidéis: la Liturgia es la primera “maestra” de catecismo.

La música sacra también desempeña otra tarea, la de soldar la historia cristiana: en la Liturgia resuenan el canto gregoriano, la polifonía, la música popular y la música contemporánea. Es como si en ese momento todas las generaciones pasadas y presentes alabaran a Dios, cada una con su propia sensibilidad. No sólo: la música sacra ―y la música en general― crea puentes, acerca a las personas, incluso a los más distantes; no conoce barreras de nacionalidad, etnia, color de piel, sino que envuelve a todos en un lenguaje superior, y consigue siempre sintonizar a personas y grupos de muy diferentes procedencias. La música sacra acorta las distancias, también con aquellos hermanos y hermanas que a veces no sentimos cercanos. Por eso, en cada parroquia el grupo de canto es un grupo donde se respira disponibilidad y ayuda mutua.

Por todo esto, queridos hermanos, os doy las gracias y os animo. ¡Qué el Señor os ayude a ser constantes en vuestro compromiso! La Iglesia aprecia el servicio que prestáis en las comunidades: las ayudáis a sentir el atractivo de la belleza, que desintoxica de la mediocridad, las eleva hacia Dios, y une los corazones en la alabanza y en la ternura. Os bendigo a vosotros y a todos los miembros de la Asociación de Santa Cecilia. ¡Qué la Virgen os proteja. Y puesto que los que cantan rezan dos veces, confío en que rezaréis también por mí ¡Gracias!

Discurso del Papa Francisco a las “Scholae Cantorum” de la Asociación Italiana Santa Cecilia. Sábado, 28 de septiembre de 2019

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.