Instauración del Catecumenado bautismal en la Diócesis

Con fecha 8 de diciembre, Solemnidad de la Inmaculada Concepción de la Virgen María, el Obispo de Segorbe-Castellón, Mons. Casimiro López Llorente, ha firmado el Decreto por el que se instaura en la Diócesis de Segorbe-Castellón el Catecumenado bautismal de adultos y se establece su normativa diocesana.

Ya el Concilio Vaticano II había ordenado la restauración del Catecumenado bautismal de adultos (cf. Sacrosanctum Concilium, 64) en la Iglesia, como la institución que, en el seno de la pastoral de la Iniciación Cristiana de la Diócesis, esté al servicio del proceso de formación en la fe y en la vida cristiana de aquellos personas que desean recibir el Bautismo y su inserción al misterio de Cristo e incorporación a la Iglesia mediante el Bautismo, la Confirmación y la Eucaristía.

Con este decreto se da respuesta a los casos cada vez más frecuentes de personas que no recibieron el bautismo en su infancia y que, por un motivo u otro, solicitan recibirlo una vez han llegado al uso de razón. Hay que tener en cuenta que en esta cuestión, la Iglesia católica considera ‘adultos’ no sólo a los mayores de 18 años, sino también a los niños a partir de los siete años -antes se les llama ‘infantes’- porque a esta edad ya son capaces de pedir el Bautismo y responder personalmente, aunque sea necesaria la autorización de sus padres.

En el decreto y la normativa se distinguen por ello tres posibles grupos de personas según su edad: adultos mayores de 18 años, niños entre los 7 y los doce años, y adolescentes-jóvenes entre los 13 y 17 años, estableciendo para cada grupo un acompañamiento distinto.

En la normativa se establecen cuatro itinerarios para la Iniciación Cristiana. Para los mayores de 18 años se ofrecen dos itinerarios: el típico o completo en cuatro etapas para cuando se pueda formar un grupo de catecúmenos y el simplificado en tres etapas para la Iniciación Cristiana para los casos individuales.

Niños no bautizados

Así mismo se ofrecen otros dos itinerarios para los niños entre 7 y 12 años y para los adolescentes-jóvenes entre 13 y 17 años: el típico en cuatro etapas para cuando se pueda formar un grupo de catecúmenos de niños o adolescentes-jóvenes, y el itinerario simplificado o extraordinario para la Iniciación Cristiana en casos individuales. Se trata ordinaria y especialmente del caso de niños no bautizados mayores de siete años que se acercan con sus compañeros a la catequesis para recibir la primera Comunión o de adolescentes-jóvenes no bautizados para recibir la Confirmación.

En la normativa también se trata de la preparación que ha de ofrecerse a los adultos mayores de 18 años, que, habiendo recibido el Bautismo y la Eucaristía, no recibieron en su momento la Confirmación y ahora la solicitan porque desean completar su Iniciación Cristiana o porque quieren contraer matrimonio ante la Iglesia.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.