Maestros y profesores de 10

La suspensión de las clases presenciales a mediados de marzo como medida de prevención fue un trastorno fuerte para los alumnos y sus familias. En esas semanas la gente salía a las 20h para aplaudir  merecidamente a los sanitarios. Rápidamente se añadieron gestos de agradecimiento a otros sectores que permitieron que la vida siguiera, como el de la distribución, cajeros, fuerzas de seguridad… A medida que ha pasado el tiempo y que la desescalada va avanzando, cada vez queda más de manifiesto la labor que ha realizado otro colectivo: los docentes. Esta semana acaban las clases, y al final de un curso tan especial, maestros y profesores se merecen un 10.

Los primeros días no fue fácil adaptarse a una nueva realidad que cambiaba las reglas de la docencia impartida hasta el momento. “Fue una situación que nos llegó de forma repentina, a la que tuvimos que adaptarnos rápidamente y dar una respuesta eficaz a situaciones muy complicadas“, reconoce Consuelo Moreno, directora del colegio diocesano Obispo Pont, en Vila-real.

“Al principio esto ha sido superlativo, todo el día intentando averiguar cómo hacer cuestionarios y videos en plataformas digitales”, admite Álvaro Monferrer, profesor de religión en el IES Penyagolosa. “Han sido unos meses con mucho trabajo y un cambio de chip total, porque resulta muy difícil ser maestra sin tener delante las caritas y los corazones de los niños”,  explica Mª Lidón Segura, maestra de religión en infantil y primaria en los colegios Isabel Ferrer y Vicent Marçà de Castellón.

La adaptación a los medios tecnológicos no ha desafiado solo a los docentes. Desde el Colegio Seminario de Segorbe, la profesora Carolina Estal comparte las dificultades que han tenido las familias “ya sea por falta de dispositivos en el hogar, o por el desconocimiento en el uso de las plataformas habilitadas para el trabajo”. Consuelo Moreno añade además otras circunstancias sobrevenidas por la imposibilidad de ir a los centros educativos: “Tuvimos que detectar las situaciones de vulnerabilidad de algunas de nuestras familias, y han sido muchas horas de llamadas telefónicas, correos y mensajes”.

Retomando el control

Al final, todo se fue encarrilando. “La docencia no sería presencial, pero ha seguido y los profesores se han volcado. Hemos trabajado mucho en equipos docentes y atención personalizada, y el ingenio de los profesores se ha puesto en marcha para ver cómo ayudar”, asegura Vicent Mechó, director pedagógico del colegio diocesano Mater Dei. Los alumnos son “nativos” de la era digital. Con todo, Ana María Pascual, directora pedagógica de la Milagrosa de Segorbe, afirma con alivio y satisfacción que el trabajo que ya se hacía desde hace unos cursos demuestra que “se les está dotando de la competencia digital que necesitarán en el futuro”.

Las asignaturas han seguido con las necesarias adaptaciones, pero todos reconocen que un factor esencial durante estos meses ha sido el acompañamiento. “Lo que se vivía en la sociedad estaba en las casas, y por eso la manera de llegar a los alumnos y la personalización ha sido una constante”, declara Vicent Mechó. Abelardo Arteaga, profesor de religión en el IES La Plana de Castellón, comparte que podía ver cómo los alumnos estaban “desorientados, sin saber lo que iba a pasar, y te preguntaban las mismas preguntas que te hacías tú. Pero tienes que dar la cara, e intentar consolarlos y darles ánimo“.

También ha sido el contacto con las familias: “una relación más cercana”, “conocer sus preocupaciones y necesidades”, “descubrir su situación y ayudarles tanto en aspectos académicos como de acompañamiento”… compartían recientemente los docentes de La Milagrosa en un claustro. Su directora, Ana María Pascual, destaca la importancia de transmitir la capacidad de resiliencia, es decir, “saber manejarse en esta situación crítica para crecer y desarrollar todo el potencial”. Carolina Estal, del Seminario de Segorbe, ha organizado incluso tutorías con los padres para “garantizar que el proceso de enseñanza-aprendizaje de sus hijos sea lo más parecido al trabajo realizado en la escuela”.

Mascotas y otras sorpresas en clase

Las plataformas digitales han aportado algo inédito hasta entonces: alumnos y profesores entraban recíprocamente en sus casas. “Muchas veces las mascotas irrumpían en las clases y se convertían en auténticos protagonistas”, recuerda con humor la directora del  Obispo Pont. En el Seminario de Segorbe se ha aprovechado para realizar proyectos educativos. En definitiva, las videollamadas han colaborado a mantener el contacto y, hasta cierto punto, una normalidad perdida, como defienden Vicent Mechó y Consuelo Moreno.

Ante esta dedicación, la respuesta de alumnos y familias ha sido de agradecimiento y reconocimiento. Álvaro Monferrer asegura que los chicos y chicas se han abierto más y que ha crecido la complicidad con el profesor. María Lidón Segura explica que recibió la carta de una alumna que no cursa religión, pero que aseguraba que en estos días había realizado las tareas de la asignatura y que agradecía las palabras de ánimo porque la ayudaban en la situación que vivía. El claustro del Mater Dei se emocionó cuando una profesora leyó una carta de reconocimiento de una alumna. Y una maestra de la Milagrosa confesaba: “Para mi, ese contacto con los padres y los alumnos es bonito y necesario. Me hace sentir que mi labor es importante y me aporta mucho”.

“Hemos crecido como personas y profesionales”

Aún no está claro cómo comenzará el nuevo curso. Pero los  maestros y profesores han salido reforzados del confinamiento escolar. María Lidón Segura afirma que ahora valora más “el regalo de vivir la educación de forma presencial, convivir día a día con mis compañeros y alumnos juntos en el cole”. La directora del Obispo Pont confirma que “pese a las dificultades, que ha habido muchas, hemos crecido como personas y profesionales, nos ha enfrentado a nuevos retos y nos ha hecho entrar definitivamente en un nuevo tipo de enseñar y a de aprender”. Abelardo Arteaga, lo resume así: “Hemos adelantado 10 casillas de golpe”.

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.