Un informe de Cáritas revela que crecen las desigualdades entre los hogares valencianos

El informe anual del Observatorio de Investigación sobre Pobreza y Exclusión en la Comunidad Valenciana, integrado por la Universidad CEU Cardenal Herrera, Cáritas-CV y la Fundación Foessa, pone de relieve que las desigualdades entre los hogares valencianos están creciendo al mismo tiempo que la renta, “lo que demuestra que la recuperación económica se está repartiendo de manera desigual entre la población”, según destaca el profesor del Departamento de Economía y Empresa de la Universidad CEU Cardenal Herrera y director del Observatorio, Enrique Lluch.

Las cifras agregadas de la evolución económica, que presentan mejoras en la renta media y en los ingresos medios, no se corresponden con la situación de las personas más desfavorecidas, que son cada vez más pobres. Así, por ejemplo, El 20% de los hogares valencianos más pobres percibe el 5,8% de las rentas, mientras que el 20% de los hogares más ricos acumula el 41,5%. Aumentan un 25,7% el número de hogares en riesgo de pobreza; también una de cada cinco personas que viven solas se encuentra en la misma situación. Los hogares valencianos con carencias severas son el 5,9%, frente al 5,1% de la media nacional.

De izquierda a derecha: Minerva Saura, Juan Manuel Aragonés y Enrique Lluch.

En definitiva, podemos concluir que, cuando vemos las cifras desde el enfoque de la privación, poniendo el foco en quienes peor están, podemos observar que “los colectivos más desfavorecidos no tienen una mejora sustancial y en ocasiones empeoran. La mejora económica agregada está, por tanto, mejorando a quienes ya están bien y llega escasamente a quienes se encuentran en peores condiciones”, afirma el profesor Lluch Frechina.

La respuesta de Cáritas diocesana

El director de Cáritas Diocesana de Segorbe-Castellón, Juan Manuel Aragonés, confirma que los colectivos más desfavorecidos no mejoran y, en ocasiones, incluso empeoran su situación.  Éste es el caso de las personas en situación de sin hogar, especialmente aquellos que además presentan problemas de salud mental.

Desde Cáritas, se realizan acompañamientos de procesos de desarrollo integral y proponen, ante la dolorosa realidad de las personas en situación de sin hogar, los siguientes puntos de mejora: Voluntad política y compromiso común para erradicar el “sinhogarismo”. Políticas públicas en la Comunidad Valenciana que faciliten el acceso a una vivienda digna, ya que el acceso a una vivienda adecuada, no es un privilegio, sino un derecho. Estrategias de prevención, de manera que sea posible anticiparse a la pérdida del hogar. Es necesario trabajar en la prevención de desahucios, en la intervención temprana de situaciones de ruptura familiar, y en asegurar el alojamiento tras la salida de una institución.

Vista general de la sala.

Claridad y agilización en la implementación y desarrollo de la RVI, en el que se facilite el requisito del empadronamiento a todas las personas en situación de sin hogar. Finalmente, visibilizar la realidad de las mujeres en situación de sin hogar, a menudo invisible, violenta y desconocida, caracterizada por situaciones de mayor vulnerabilidad que los hombres.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.