Disposiciones para la celebración de la Semana Santa y el Triduo Pascual ante la pandemia Covid-19

 CASIMIRO LÓPEZ LLORENTE,

POR LA GRACIA DE DIOS Y DE LA SANTA SEDE APOSTÓLICA,

OBISPO DE SEGORBE-CASTELLÓN

 

 La expansión de la pandemia del Covid-19 nos pide ser responsables y prudentes para evitar los contagios, observando las precauciones debidas. Además hemos de atender y cumplir las restricciones sobre la movilidad, las reuniones y las concentraciones de las personas, decretadas por el Gobierno de España al declarar el estado de alarma, así como las indicaciones de las autoridades sanitarias.

Cercana ya la Semana Santa y la Pascua, cuya fecha no puede ser trasladada, y teniendo en cuenta los decretos de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos de 19 y 25 de marzo de 2020 y su Nota aclaratoria de 26 de marzo de 2020 así como la carta del Presidente de la Conferencia Episcopal Española sobre la fecha de la Misa Crismal de 21 de marzo de 2020, por el presente dispongo lo siguiente:

1. Los actos litúrgicos de la Semana Santa (Misa de Domingo de Ramos, Misa en la Cena del Señor de Jueves Santo, Liturgia de la Pasión de Viernes Santo y Vigilia Pascual) se celebrarán sin presencia del pueblo, evitando, en la medida de lo posible, la concelebración y omitiendo el saludo de paz.

 

2. En la celebración de los actos litúrgicos citados, aunque deban ser sin presencia del pueblo, el sacerdote puede contar con la ayuda de algún ministro asistente, como diácono, sacristán, lector o cantor, sobre todo si se retransmiten por medios de comunicación telemática, tomando todas las precauciones necesarias para evitar el contagio.

 

3. Los fieles serán avisados de la hora del inicio de las celebraciones, de modo que puedan unirse en oración desde sus propias casas. Con este fin manténganse los horarios acostumbrados. Podrán ser de gran ayuda los medios de comunicación telemática en directo, no grabados. En todo caso, es importante animar a los fieles a que dediquen un tiempo oportuno a la oración, rezando, sobre todo, la Liturgia de las Horas, y usando otros materiales que se ofrecerán desde la Delegación diocesana de sagrada Liturgia y Música sacra.

 

4. Dada la excepcionalidad de la situación y dado que las celebraciones han de ser sin presencia del pueblo, los actos litúrgicos presididos por un servidor, Obispo diocesano de Segorbe-Castellón, tendrán lugar este año en la S.I. Concatedral de Santa María de Castellón de la Plana, y no en la S.I. Catedral-Basílica de Segorbe como ha sido habitual en todos los años de mi ministerio episcopal en Segorbe-Castellón. Si las restricciones del estado de alarma no se prorrogan más allá del día 11 de abril, celebraré, D.m., como todos los años la Misa estacional del Domingo de Pascua de Resurrección en la S.I. Catedral-Basílica de Segorbe.

 

5. Los párrocos celebrarán los actos litúrgicos citados en sus respectivas iglesias parroquiales. Los sacerdotes que tengan encomendadas varias parroquias lo harán en una sola: en la del lugar de residencia o en la de mayor población.

 

6. Domingo de Ramos.

a) En la Iglesia Concatedral, la Conmemoración de la Entrada del Señor en Jerusalén se celebrará según la segunda forma prevista en el Misal Romano que es la Entrada solemne dentro de la propia iglesia.

b) En las iglesias parroquiales, dicha Conmemoración se celebrará según la forma tercera del Misal Romano que es la Entrada simple, que no incluye la bendición de los ramos.

c) En las iglesias y templos de seminarios, conventos y comunidades religiosas, se celebrará según la segunda o la tercera forma, atendiendo a la amplitud del templo.

 

7. Santa Misa Crismal.

a) Tendrá lugar el Lunes santo (día 6 de abril), como es costumbre en nuestra Diócesis de Segorbe-Castellón, con el fin de tener los nuevos óleos consagrados o bendecidos en el tiempo pascual, y para mantener un proceder común con el resto de las Diócesis de España, tal como aconseja la Comisión Ejecutiva de la Conferencia Episcopal Española, según indica su Presidente en la carta de 21 de marzo de 2020.

b) Su celebración será en la S. I. Concatedral de Santa María de Castellón de la Plana a las 11:00 horas de la mañana.

c) Participarán en la misma el Párroco, los Vicarios parroquiales de Santa María y un diácono. Podrán participar, si así lo desean, los Vicarios General, Judicial y Episcopales, un representante del Cabildo Catedral y otro del Cabildo Concatedral.

d) Hasta que cada parroquia pueda recoger los óleos pueden ser utilizados los consagrados o bendecidos por el Obispo el año pasado.

e) La renovación de las promesas sacerdotales se pospone a la celebración de una jornada sacerdotal: a la Fiesta de San Juan de Ávila, patrono del clero secular español, o a la Fiesta de Jesucristo, Sumo y Eterno Sacerdote. Dependerá de la duración del estado de alarma.

 

8. Jueves Santo: Misa en la Cena del Señor.

a) Se celebrará sin pueblo en la S. I. Concatedral por el Obispo y en las iglesias parroquiales, no en otra capilla u oratorio o en sus casas, por los párrocos o asimilados a ellos en derecho. El sacerdote encargado de varias parroquias la celebrará sólo en la iglesia parroquial de su lugar de residencia o en la iglesia parroquial de mayor población, como se indica en el número 5.

b) Se podrá celebrar también en las iglesias, templos o capillas de los seminarios, conventos y comunidades religiosas, observando la distancia física y los medios de prevención establecidos.

c) Los sacerdotes que no tienen encomendada ninguna parroquia pueden celebrar la Misa en la Cena del Señor en un “lugar adecuado”.

d) Los sacerdotes que no tienen posibilidad de celebrar la Misa rezarán las Vísperas.

e) Conforme a los decretos de la Congregación para el Culto Divino se omite el lavatorio de los pies, la procesión al final de la Misa y el Monumento; el Santísimo Sacramento se reservará en el Sagrario.

 

9. Viernes Santo: Celebración litúrgica de la Pasión y Muerte del Señor.

a) Se celebrará sólo en la S.I. Concatedral y en las iglesias parroquiales, según lo establecido en el número 5.

b) Podrá celebrarse en las iglesias, templos o capillas de los seminarios, conventos y comunidades religiosas, observando la distancia física y los medios de prevención establecidos.

c) A tenor de los decretos de la Congregación para el Culto Divino, en la oración universal se incorporará una especial intención por los que se encuentran en situación de peligro, los enfermos y los difuntos por el Covid-19. Será preparada y enviada por nuestra Delegación diocesana de sagrada liturgia y música sacra.

d) La adoración de la Cruz con el beso se limitará al celebrante.

 

10. Vigilia Pascual.

a) Se celebrará en la S.I. Concatedral y en las iglesias parroquiales, según lo establecido en el número 5.

b) Podrá celebrarse en las iglesias, templos o capillas de los seminarios, conventos y comunidades religiosas, observando siempre la distancia física y los medios de prevención establecidos.

c) Según los decretos de la Congregación para el Culto Divino, al “inicio de la vigilia o lucernario” se omitirá el fuego y la procesión; se bendecirá y encenderá el cirio, y se hará el pregón pascual. A continuación sigue la “Liturgia de la Palabra”.

d) En la “Liturgia bautismal” únicamente se renovarán las promesas bautismales y no se bendecirá el agua. Y se sigue con la “Liturgia eucarística”.

 

11. Domingo de Pascua de Resurrección.

Oremos a Dios para se acabe pronto esta situación de pandemia, y podamos celebrar la Pascua de Resurrección con la solemnidad debida. A día de hoy, el estado de alarma concluye el día 11 de abril a las 24:00 horas. Esperemos nuevas disposiciones de las autoridades gubernativas y sanitarias. Confiemos en la ayuda de Dios.

 

12. Subsidios para la oración personal y familiar.

La Delegación diocesana de sagrada liturgia y música sacra está preparando diversos materiales para ayudar a la oración de los fieles en sus casas, principalmente con la Liturgia de las Horas como señala el decreto de la Congregación para el Culto divino, pero también con otras oraciones (hora santa, vía crucis…).

 

Pido a Dios que estas medidas extraordinarias en la celebración de los actos litúrgicos de la Semana Santa y, en especial, del Triduo Sacro, motivadas por la pandemia del coronavirus, no nos impida celebrar con verdadera fe y devoción profunda el misterio central de nuestra salvación: la pasión, muerte y resurrección del Señor. ¡Que la santísima Virgen María nos proteja y nos consuele a todos!

 

Dado en Castellón de la Plana, a veintiocho de marzo del Año del Señor de dos mil veinte.

 

+Casimiro López Llorente

Obispo de Segorbe-Castellón

 

Doy fe

Ángel E. Cumbicos Ortega

Canciller-Secretario General

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.