Exposición de arte sacro en la parroquia de Argelita

Tras 72 curvas de la carretera CV20 que sale de Onda, se llega a Argelita. En invierno la población no pasa de 40 personas. Encajada entre montañas, custodia el nacimiento del río Villahermosa. A través de callejuelas por las que apenas cabe un coche, se llega a la plaza de la iglesia de San Joaquín y Santa Ana. Por fuera la fachada es extremadamente austera, pero una vez dentro el visitante queda sorprendido por la decoración del templo. Con la misma discreción, esta parroquia del interior cuenta con un grupo de fieles pequeño pero muy activo. Ellos han decidido con el acuerdo del párroco montar una exposición de arte sacro con más de 200 piezas.

La muestra se abrió en agosto y expone cálices, devocionarios, imágenes y reliquias de San Pedro o San Antonio María Claret, por ejemplo. Pero el gran tesoro es la colección de vestimentas litúrgicas recopiladas en su mayoría por uno de sus promotores, José Bachero. Entre las más destacadas están dos dalmáticas de estilo francés del siglo XVII. Están tejidas con la técnica del espolín, que usa una trama de oro y plata. También hay muestras de costura valenciana, muy florida, o alemana con un estilo sobrio.

 

El párroco, D. Telesforo Nsengimana, explica que “las piezas permiten acercarse a tiempos lejanos, pero que conectan con la actualidad al ser arte sacro y pertenecer a la misma Iglesia que celebra hoy”. Desde la inauguración calculan que han pasado unas 200 personas. Hasta turistas alemanes y canadienses, recuerda Bachero. Está previsto mantener la exposición hasta Semana Santa, ya que entonces se necesita de la capilla lateral para los oficios de Tríduo Pascual.

 

Pastoral personalizada

 

En invierno la vida cultual de la parroquia es mínima. Con todo, el párroco mantiene la celebración de la Eucaristía desde media semana hasta el domingo. El jueves la Misa se prosigue con dos horas de exposición del Santísimo: “Si a alguien le ayuda este tiempo con el Señor, aunque sea unos minutos, lo echaría en falta si cerrase la iglesia después de la misa”. En este contexto, D. Telesforo Nsengimana defiende un estilo pastoral muy personalizado: “No hay catequesis, ni horarios de oficina; todo se hace a través de los encuentros personales”.

 

La parroquia de Argelita perteneció hasta la actual configuración de la Diócesis, en 1960, a Valencia. Sus párrocos eran a menudo canónigos de la Catedral y siempre han mantenido un vínculo con la población. De hecho en el 300 aniversario del templo asistieron 25 antiguos curas. Esto podría explicar la riqueza en la decoración del templo. El patrimonio de la parroquia también cuenta con las dos torres que quedan del antiguo palacio del caudillo Zayd Abu Zayd, último rey musulman de Valencia que se convirtió al cristianismo.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.