Imagen Cartas 320x200

Hacia el Congreso nacional de laicos

Queridos diocesanos:

Nos estamos preparando para celebrar en Madrid un Congreso Nacional de Laicos del 14 al 16 de febrero de 2020; ha sido convocado por la Conferencia Episcopal Española para culminar el Plan Pastoral actual, titulado “Iglesia en misión al servicio de nuestro pueblo”. Este plan está inspirado en la llamada a la conversión misionera que el Papa Francisco ha dirigido a toda la Iglesia, en continuidad con el magisterio de los últimos pontífices, siguiendo la ruta trazada en el Concilio Vaticano II. Dice el Papa: “Cada Iglesia particular, porción de la Iglesia católica bajo la guía de su obispo, también está llamada a la conversión misionera… En orden a que este impulso misionero sea cada vez más intenso, generoso y fecundo, exhorto también a cada Iglesia particular a entrar en un proceso decidido de discernimiento, purificación y reforma” (EG 30). Efectivamente, la conversión espiritual, pastoral y misionera que propone el Papa empieza con el discernimiento, lleva a la purificación, y se concreta en propuestas para el cambio y la reforma para que nuestra Iglesia diocesana sea de verdad misionera.

Siguiendo esta llamada, el Congreso se propone impulsar la conversión pastoral y misionera de los laicos, para ser una Iglesia “en salida”, que anuncie el Evangelio de la salvación, la esperanza y de la alegría, y acompañe a los hombres y mujeres en sus anhelos y necesidades, en su camino hacia la vida plena. Los Obispos queremos más en concreto propiciar un laicado evangelizador, potenciar la caridad política como corazón de la identidad y espiritualidad laical, ayudar a los laicos a tomar conciencia de su vocación bautismal y la llamada universal a la santidad para contribuir así de manera responsable en la transformación del mundo. Se trata, en definitiva, de transmitir una mirada de esperanza ante los desafíos que presenta nuestra sociedad actual, viviendo la fe cristiana con fidelidad, alegría y esperanza.

En nuestra diócesis de Segorbe-Castellón comenzamos el día 2 de febrero, con una jornada en el Seminario Diocesano Mater Dei, la fase diocesana de preparación del Congreso. Posteriormente enviamos un cuestionario, titulado Un laicado en acción. Vivir el sueño misionero de llegar a todas las personas, para ayudar a los grupos en la oración, la reflexión, el discernimiento y la presentación de propuestas; fue enviado a parroquias, comunidades eclesiales, movimientos, asociaciones y cofradías, entre otros.  Deseábamos en efecto que llegara a todos y que todo nuestro Pueblo de Dios se implicara en la preparación del Congreso, que considero muy importante para nuestra Iglesia diocesana: en primer lugar para los laicos –mujeres y hombres-, pero también para los consagrados, los diáconos permanentes y sacerdotes. Todos juntos formamos esta porción del Pueblo de Dios, y somos corresponsables de su vida y de su misión en la Iglesia y en el mundo.

Ahora llega el momento de clausurar la fase diocesana del Congreso. Lo haremos en un Encuentro diocesano el próximo día 9 de noviembre, en el Seminario diocesano Mater Dei, a partir de las 12:30. En el mismo será presentada y comentaremos la síntesis de las respuestas recibidas de diversos grupos al citado cuestionario. Os confieso que esperaba un mayor número de respuestas. Por ello y con mayor razón agradezco de todo corazón las respuestas recibidas y a quienes han participado. En cualquier caso, la síntesis la enviaremos a la Conferencia Episcopal. Será nuestra aportación al documento base o instrumento de trabajo del Congreso.

Queridos todos. Una vez más os recuerdo que la misión de la Iglesia corresponde a todos los bautizados según el carisma, el ministerio y la función que cada uno ha recibido. Las palabras de Jesús “Id al mundo entero y proclamad el Evangelio a toda la creación” (Mc 16, 15), se dirigen a todos los bautizados. Ya el Concilio Vaticano II nos enseñó que también los fieles laicos, incorporados a Cristo y a la Iglesia por el bautismo, están llamados a participar, según su condición, en la misión evangelizadora de todo el pueblo de Dios. No es una concesión de los pastores, sino un don y una llamada, que han recibido del mismo Señor en el bautismo. Sin la implicación efectiva de los laicos no será posible la urgente tarea de la nueva evangelización de nuestra Iglesia y comunidades y menos aún de nuestra sociedad.

Os espero en la Jornada diocesana del día 9 de noviembre. Muchas gracias.

Con mi afecto y bendición,

+Casimiro López Llorente

Obispo de Segorbe-Castellón

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.