Jubileo de las Siervas de Jesús de la Caridad: 150 años de amor y sacrificio

El 25 de julio de 1870, Santa María Josefa del Corazón de Jesús, con el apoyo del sacerdote Mariano José de Ibargüengoitia, fundó la congregación de las Siervas de Jesús de la Caridad. Ciento cincuenta años después, en Bilbao se ha abierto el año jubilar por el aniversario de la fundación. Las celebraciones quedarán condicionadas a la situación sanitaria. Sin embargo no deja de ser significativo que el aniversario coincida en época de pandemia, ya que su carisma es el cuidado del enfermo. Queda de manifiesto la actualidad del lema de la fundadora: amor y sacrificio.

La misma Santa María Josefa fue quien fundó la casa de Castellón en 1887. Hasta hace dos años aún seguían acompañando a enfermos de la ciudad, pero actualmente su misión está centrada en atender a las religiosas mayores. Como en el resto de iglesias y capillas de la congregación, se puede ganar la indulgencia plenaria. Cada día se celebra la Eucaristía a las 8:30 de la mañana, y mantienen la Hora Santa que iniciaron durante el confinamiento a las 16:30 de lunes a viernes.

La madre Alba Montoya, superiora de la comunidad de 13 religiosas de la Plana, explica que una gracia que la congregación espera obtener en este año jubilar es la beatificación de su cofundador: “El 12 de julio, pocos días antes del inicio del Jubileo, se aprobaron las virtudes de Mariano José de Ibargüengoitia y Zuluaga, por lo que ahora ya es venerable”. La fundadora, Santa María Josefa, fue canonizada por San Juan Pablo II el 1 de octubre de 2000 y su fiesta es el 18 de mayo.

El valor del sufrimiento

Desde su carisma, la madre Alba Montoya reivindica la importancia de valorar el sufrimiento, en especial en un tiempo como el actual: “En los colegios y en las universidades nos enseñan muchas cosas, pero el tema del sufrimiento es un tema ausente”, advierte. Sin embargo, asegura, “es una realidad que está con nosotros y forma parte de la existencia humana”.

Lejos de una mirada resignada, las Siervas de Jesús ven en el dolor la ocasión de tomar conciencia de la fragilidad humana, abrirse a la trascendencia y sacar lo mejor de nosotros mismos: “Buscamos valores estables, y el sufrimiento nos ayuda a valorar lo que verdaderamente vale en esta vida. Podía querer tener una buena casa, pero cuando sufro lo que de verdad me importa es que la persona que quiero esté a mi lado acompañándome“.

La primera guardería de Europa

El carisma de la Siervas de Jesús de la Caridad se centra en los enfermos, pero han abierto su campo de apostolado a los mayores y a los niños: “La primera guardería fundada en Europa fue la que creó nuestra Madre en 1889 en Tolosa, para los hijos de los mineros y pescadores”, explica la superiora de Castellón. La congregación está presente en 18 naciones de cuatro continentes. En el 2000 se creó una asociación de laicos vinculados al carisma de las Siervas, y en 2009 la rama masculina de Siervos de Jesús.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.